Infertilidad inmunológica: tipos, causas y tratamientos

Por (embrióloga).
Actualizado el 18/06/2018

Los trastornos del sistema inmunológico y las enfermedades autoinmunes pueden ser causa de infertilidad tanto en los hombres como en las mujeres.

Estas alteraciones son difíciles de diagnosticar, pero aproximadamente el 20% de los casos de infertilidad de origen desconocido se deben a algún tipo de trastorno inmunitario.

La infertilidad de origen inmunológico tiene diferentes formas de manifestarse: puede destruir los propios gametos, impedir la implantación del embrión o incluso provocar abortos espontáneos de repetición.

¿Qué es el sistema inmunológico?

El sistema inmune del organismo está compuesto por multitud de células, moléculas y mecanismos que protegen al cuerpo de los agentes extraños, como virus, bacterias y otros agentes infecciosos que causan enfermedades.

Unas de las células inmunitarias más importantes son los linfocitos o glóbulos blancos, capaces de reconocer a las estructuras propias y también de producir los anticuerpos que reconocen a las sustancias extrañas.

En ocasiones, el sistema inmunitario falla, no puede diferenciar lo propio de lo extraño y, finalmente, actúa contra las células del propio cuerpo. Este fallo es lo que provoca la aparición de las conocidas enfermedades autoinmunes.

El sistema inmune también es el responsable de los rechazos que se producen con los trasplantes de órganos, ya que detecta que se han introducido células de otro individuo y las ataca.

El embarazo

El embarazo es una situación especial en el cuerpo de la mujer, ya que durante 9 meses ésta debe gestar a un "cuerpo extraño".

El embrión tiene un sistema inmune distinto al de la madre, pues también está formado por genes de origen paterno, los cuales son desconocidos por el sistema inmune de la madre.

Para que el embarazo pueda avanzar con normalidad, el sistema inmunológico de la madre desarrolla un mecanismo de tolerancia para no atacar al embrión.

De hecho, es el propio embrión el que "avisa a la madre" a través de la expresión del antígeno HLA G para suprimir las células del sistema inmunitario y que éste pueda crecer en el útero.

Tipos de infertilidad inmunológica

Existen multitud de alteraciones del sistema inmunológico y muchas de ellas pueden afectar a la fertilidad masculina y/o femenina, aunque ésta última en una mayor medida.

El cuerpo de la mujer puede reconocer como extraños a los espermatozoides y/o al embrión, lo cual provocará fallos de implantación repetidos o abortos en el primer trimestre.

A continuación, vamos a comentar algunos tipos de esterilidad inmunológica.

Anticuerpos antiespermatozoides (AEA)

Esta es la forma más común de infertilidad inmunológica masculina. Los anticuerpos antiespermatozoides son un tipo de proteínas que se unen a los espermatozoides, afectando a su capacidad de movimiento y fecundación del óvulo.

Además, al unirse los AEA a los espermatozoides, el cuerpo los identifica como extraños y dirige sus defensas hacia ellos para destruirlos.

Este tipo de anticuerpos antiespermáticos pueden formarse tanto en el organismo del hombre como en el de la mujer. Las causas en cada caso son las siguientes:

Origen masculino
rotura de la barrera hematotesticular por varicocele, infección seminal, torsión del testículo, etc. Los anticuerpos antiespermatozoides aparecen en la sangre y en el semen.
Origen femenino
infecciones de transmisión sexual, endometriosis genital, cervicitis, etc. Los anticuerpos antiespermatozoides se encuentran en el moco cervical e impiden el avance de los espermatozoides hacia el útero.

Si quieres obtener información más detallada sobre esto, puedes seguir leyendo aquí: Los anticuerpos antiespermatozoides en el hombre.

Trombofilias hereditarias

La trombofilia es una patología autoinmune que consiste en la aparición de coágulos sanguíneos anormales en los vasos (venas y/o arterias) debido a anormalidades en los mecanismos que previenen el exceso de coagulación.

En concreto, la causa de las trombofilias se debe a la falta de anticoagulantes naturales o a mutaciones de los sistemas anticoagulantes o mecanismos fibrinolíticos.

En función de cuál sea la causa, se conocen los siguientes tipos de trombofilias:

  • Mutación G1691A en el gen del factor V Leiden
  • Mutación G20210A en el gen de la protrombina
  • Mutación C677T homocigota en el gen de la enzima metilentetrahidrofolatoreductasa (MTHFR)
  • Déficit de antitrombina
  • Déficit de proteína C
  • Déficit de proteína S
  • Desfibrinogenemia
  • Homocystinuria homocigota

Es posible que estas alteraciones genéticas no tengan ninguna repercusión grave en la salud de las mujeres que las padecen. Sin embargo, durante el embarazo, los coágulos que se forman en la sangre pueden llegar hasta la placenta y bloquear el desarrollo del feto.

Para conseguir que un embarazo sea evolutivo y puede llegar a nacer el bebé, las pacientes que sufren trombofilia deben seguir un tratamiento con ácido acetilsalicílico (Aspirina, Adiro) y heparina durante toda la gestación.

Síndrome antifosfolípido (SAF)

Los anticuerpos antifosfolípidos son un tipo de células del sistema inmune que se encuentran en la sangre materna y que provocan un estado de hipercoagulabilidad, lo que conlleva a formación de trombos en la placenta y la pérdida del embarazo.

Existen más de 20 tipos de anticuerpos antifosfolípidos, pero los más importantes son el anticoagulante lúpico, los anticuerpos anticardiolipina y los beta2-glicoproteina1. Todos estos anticuerpos alteran el mecanismo de los fosfolípidos, unas sustancias necesarias para el correcto funcionamiento de la circulación sanguínea y la coagulación.

El SAF es considerado un tipo de trombofilia adquirida que, además, es responsable del 15% de los abortos recurrentes aproximadamente.

Para más información sobre esta patología, te recomendamos leer el siguiente post: El síndrome antifosfolípido.

Infertilidad aloinmune

El sistema inmunológico de la mujer no reconoce al embrión como propio, ya que se forman anticuerpos contra el tejido que expresa proteínas de origen paterno.

Como consecuencia, se impide la implantación embrionaria o puede tener lugar la pérdida del embarazo.

En estas pacientes, se encuentra un número elevado de células Natural Killer (NK), un tipo de linfocitos con capacidad para destruir los organismos que no reconoce como parte del cuerpo de la mujer.

Los tratamientos posibles para combatir este tipo de infertilidad todavía se encuentran en vías de investigación.

Puedes obtener información más detallada sobre este tema en el siguiente post: Aborto causado por ataque de las células Natural Killer al embrión.

Reproducción asistida

De todos los tipos de infertilidad inmunológica descritos en este artículo, el que seguro necesitará técnicas de reproducción asistida para conseguir un embarazo son los anticuerpos antiespermatozoides.

En función de la localización de los AEA y su gravedad, los tratamientos que pueden hacerse son los siguientes:

Inseminación artificial (IA)
si los anticuerpos que se unen a los espermatozoides se encuentran en la mucosa vaginal, sobre todo en la zona del cérvix. Con la IA, el semen se introduce mediante una cánula en el fondo uterino, por lo que no entra en contacto con los anticuerpos antiespermatozoides, las células del sistema inmunológico no actúan contra ellos y pueden llegar hasta el óvulo para fecundarlo.
Fecundación in vitro (FIV)
si la presencia de anticuerpos antiespermatozoides es mayor o se encuentran en todo el tracto reproductor femenino. Si se utiliza la técnica de ICSI, además, el espermatozoide se introduce directamente dentro del óvulo y se elimina toda posibilidad de interacción con los anticuerpos.

Las trombofilias y otros trastornos del sistema inmunológico también pueden requerir un tratamiento de fertilidad para conseguir el embarazo. No obstante, si la mujer no tiene otros problemas de esterilidad asociados, podrá quedarse embarazada sin riesgo de perderlo con un tratamiento de fármacos anticoagulantes.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Es evidente que no todos son iguales.

Esta "herramienta" seleccionará las clínicas más cercanas a ti que cumplen nuestros rigurosos criterios de calidad. Además, el sistema realizará una comparativa de presupuestos y condiciones que ofrecen las diferentes clínicas para que te resulte más sencillo tomar una decisión.

Preguntas de los usuarios

¿En qué consiste un estudio inmunológico de infertilidad?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Por una parte, se hace un estudio de trombofilias, que incluye el factor anticoagulante lúpico, los anticuerpos anticardiolipina, el estudio antifosfolípido, etc.

A continuación, también es necesario hacer un estudio inmunológico de autoanticuerpos, células Natural Killer, citoquinas, compatibilidad KIR-HLA, etc.

¿La tiroiditis autoinmune provoca infertilidad?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Sí. La tiroiditis autoinmune, también conocida como tiroiditis de Hashimoto, es la causa más común del hipotiroidismo. El cuerpo de la mujer crea anticuerpos que atacan a la glándula tiroides. Como consecuencia, hay una disminución de hormonas tiroideas que conlleva alteraciones del ciclo menstrual, entre otras.

Puedes obtener más información sobre este tema en el siguiente artículo: Infertilidad femenina por problemas en la glándula tiroides.

¿La celiaquía provoca infertilidad?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Efectivamente, la celiaquía es una enfermedad autoinmune en la que la persona tiene intolerancia al gluten y su consumo provoca una respuesta autoinmune en los intestinos.

Además, las mujeres celiacas puede tener dificultad para ser madres por trastornos en el ciclo menstrual, fallos de implantación y abortos de repetición.

En cuanto a los varones celiacos, éstos pueden presentar una mala calidad seminal y mayor riesgo de impotencia.

Te recomendamos seguir leyendo sobre este tema aquí: Trastornos de fertilidad asociados a la enfermedad celíaca.

Lectura recomendada

En ocasiones, la esterilidad de origen inmunológico es la causa de los abortos de repetición debido a la falta de reconocimiento del feto por parte de las células inmunes. Si quieres continuar leyendo sobre este tema, puedes acceder al siguiente post: ¿Qué es el aborto recurrente?

Otro tipo de infertilidad inmunológica, aunque muy rara, es la alergia al semen. Esta anomalía obliga a las parejas a tener que utilizar preservativos y, por tanto, el embarazo no será posible. Puedes saber más sobre esto en el siguiente artículo: ¿Qué es la alergia al semen?

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.