¿Cómo es el moco cervical en el periodo fértil?

Por (embrióloga).
Actualizado el 02/03/2017

El moco cervical presenta diferentes características dependiendo de la fase del ciclo menstrual en la que se encuentra la mujer. Esto se debe a que las hormonas que lo regulan influyen en la mucosidad y hacen que sea distinta en cada etapa. Por tanto, analizar el moco cervical puede ayudar a saber cuándo se produce la ovulación y conseguir el embarazo en el caso de desearlo.

Cambios durante el ciclo menstrual

El moco cervical es uno de los encargados de controlar el proceso de la concepción. Por eso, a lo largo del ciclo menstrual, sufre una serie de cambios para facilitar o dificultar el paso de los espermatozoides al útero y que se dé la fecundación:

Periodo fértil
en los días cercanos a la ovulación, permitirá la entrada de espermatozoides aumentando su elasticidad.
Periodo infértil
será más espeso y ácido, para impedir que el semen ascienda en el aparato reproductor femenino y prevenir infecciones.

Por tanto, dependiendo de en qué fase específica del ciclo se encuentre la mujer, el moco tendrá unas características u otras.

Fase folicular

La fase folicular del ciclo menstrual comprende desde el primer día de la menstruación hasta el de la ovulación (día 14 del ciclo), que es cuando se expulsa el óvulo para que pueda ser fecundado.

Por tanto, durante esta etapa, todavía no ocurrirá ni la fecundación ni la implantación, por lo que no es necesario permitir la entrada de esperma. El moco será ácido y espeso para prevenir infecciones. Puede ser transparente o blanquecino.

Al inicio de esta fase, es escaso, pero conforme se acerca la ovulación, aumenta la cantidad debido a que el cuerpo empieza a prepararse para un posible embarazo.

Ovulación

El momento de la ovulación y los días cercanos a ella son el periodo más fértil de la mujer, ya que es más fácil que ocurra la fecundación. Para que ésta se posible, en esta etapa, el moco cervical modifica sus propiedades permitiendo la entrada de espermatozoides.

Los días cercanos a la ovulación son los días más fértiles de la mujer, por lo que será recomendable aumentar las relaciones sexuales en caso de búsqueda del embarazo.

Debido a la influencia de los estrógenos, el moco va aumentando en cantidad y se vuelve progresivamente más elástico, con una consistencia muy parecida a la de la clara de huevo. También pierde acidez, por lo que no es un ambiente tan hostil para los espermatozoides.

El moco fértil puede ser de color blanco, café o turbio. Si aparecen hilos de sangre o tejidos en el moco, puede señalar que la ovulación ya ha tenido lugar: son parte del folículo que se ha abierto para liberar el óvulo.

Fase lútea

La fase lútea es el periodo desde después de la ovulación la menstruación o, en el caso de que haya embarazo, hasta que ocurre la implantación.

En esta etapa, los niveles de progesterona son altos y es lo que hace que las características del moco vuelvan a cambiar. De nuevo es blanquecino, espeso, más cremoso y ácido.

Por tanto, durante la fase lútea, el moco también dificulta el paso de los espermatozoides y microorganismos hacia el útero.

Otros factores que causan cambios

Hay que tener en cuenta que el aspecto del moco cervical puede variar por otros factores diferentes al ciclo menstrual. Por ejemplo, los anticonceptivos hormonales afectan a la mucosidad cervical, ya que interfieren en los niveles de hormonas del ciclo menstrual.

Tampoco será útil si la mujer padece síndrome de ovarios poliquísticos o alguna alteración hormonal. En general, sólo da buenos resultados a las mujeres con ciclo regular ya que la observación del moco cervical es más regular.

Por otra parte, el análisis del moco cervical también puede servir para alertarnos de posibles infecciones en el tracto reproductor femenino. Por ejemplo, si su color es amarillo o verde y ha cambiado su olor, puede indicar que existe alguna enfermedad de transmisión sexual. Además, estas infecciones pueden afectar a la fertilidad.

Análisis casero

Para comprobar la fase del ciclo en la que está la mujer, se debe tomar una muestra de moco cervical con el dedo índice y tocar con el pulgar para comprobar su elasticidad.

Antes de la ovulación, cuando aún no ha llegado el periodo fértil, hay cierta sequedad, ya que la vulva no se lubrica naturalmente y no será fácil tomar una muestra de mucosidad.

En cambio, el moco fértil es acuoso, elástico y filante, es decir, al separar los dedos, se quedará un hilo de mucosidad entre ellos.

Una vez terminada la ovulación, el moco cervical es escaso de nuevo y se caracteriza por presentar una textura pegajosa. El objetivo es evitar la entrada de alguna infección, así como dificultar el camino a los espermatozoides.

¿Es un indicador fiable de fertilidad?

El análisis del moco cervical puede ser un buen indicador de la fertilidad femenina, siempre y cuando se aprenda a diferenciar correctamente cada una de sus texturas y los cambios de elasticidad que sufre a lo largo del ciclo.

Sabiendo diferenciar las características del moco cervical cuando estamos próximas a la ovulación, podemos determinar cuáles son los días fértiles y aumentar la frecuencia de las relaciones sexuales en estos días con el fin de conseguir el embarazo.

La principal ventaja de este método es que es fácil de realizar y económico. Sin embargo, como desventaja encontramos que su efectividad es limitada, ya que las mujeres pueden presentar algunas variaciones e irregularidades en el ciclo.

Existen otras pruebas más fiables para saber con mayor exactitud la fecha de ovulació, es decir, los días fértiles. Un ejemplo de ello es el test de ovulación. Se trata de un pequeño instrumento que mide los cambios en el nivel de una de las hormonas clave en la fertilidad: la hormona luteinizante (LH). Este test se puede adquirir en farmacias.

Además, también hay que tener en cuenta que, a pesar de que ocurra la ovulación, pueden haber otros factores que impidan la fecundación, como tener las trompas obstruidas o una mala calidad seminal.

Si no se consigue el embarazo tras un año de relaciones sexuales frecuentes sin protección, es recomendable acudir a una clínica de reproducción asistida para analizar la fertilidad de la pareja.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Lógicamente, no todos son iguales.

Esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Preguntas de los usuarios

¿El olor del flujo también varía?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Sí, el olor puede cambiar de una mujer a otra e incluso en una misma mujer, dependiendo del día del ciclo en el que se encuentre. Sin embargo, si este olor cambia de golpe y huele mal, puede ser indicativo de una infección, por lo que será recomendable acudir al ginecólogo.

¿Qué significa el moco en forma de hoja de helecho?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Esta definición hace referencia al patrón que deja al extenderse y secarse el moco en la etapa fértil, es decir, los días próximos a la ovulación.

¿Qué es el método Billings?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

El método Billings es una manera natural de controlar la natalidad que se basa en los cambios del moco cervical que hemos explicado. De esta forma, predice el momento de la ovulación y, por tanto, el periodo más fértil y con mayor probabilidad de embarazo.

Lectura recomendada

Tal y como hemos visto en este artículo, el moco cervical sufre una serie de cambios durante el ciclo menstrual. Para que éste se lleve a cabo de una manera correcta, es imprescindible que haya un equilibrio hormonal perfectamente regulado. Puedes adentrarte en este proceso aquí: ¿Cuáles son las fases del ciclo menstrual?

En el caso de buscar el embarazo, el periodo más importante será el ovulatorio. Si quieres saber más sobre cuándo y cómo ocurre, te recomendamos que visites este enlace: ¿En qué consiste la ovulación?

A pesar de los cambios que se producen durante el ciclo, también pueden ocurrir otros que permiten diagnosticar situaciones anómalas. En este artículo te explicamos cómo detectarlos: ¿Cuándo aparece un flujo anormal?

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Rebeca Reus
Rebeca Reus
Embrióloga
Graduada en Biología Humana (Biomedicina) por la Universitat Pompeu Fabra (UPF), con Máster Oficial en Laboratorio de Análisis Clínicos por la UPF y Máster sobre la Base Teórica y Procedimientos de Laboratorio de Reproducción Asistida por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre Rebeca Reus

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.