Amenorrea

Por (embrióloga).
Actualizado el 15/06/2016

La menstruación viene ocasionada por una serie de señales que produce nuestro organismo a través de unas conexiones hormonales que hay entre el cerebro y los ovarios, a las que llamamos eje hipotálamo-hipófisis-ovario.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Cuando esas señales no funcionan se produce una ausencia de menstruación conocida como amenorrea funcional. Evidentemente, para sufrir este tipo de patología es necesario haber tenido previamente la regla, es decir, que una mujer tenga sus ciclos menstruales normales y esté en edad reproductiva. Con esto nos referimos a que no se considera amenorrea la ausencia de regla previa a la pubertad ni posterior a la menopausia, pues en esas épocas es normal que no baje la menstruación.

¿Por qué no me viene la regla?

Hay una serie de causas que pueden producir un desajuste hormonal y con ello la amenorrea. A continuación comentamos algunas de las más frecuentes:

  • Pérdida excesiva de peso, en un tiempo breve, ya sea por trastornos de la alimentación o por dietas no guiadas por nutricionistas que pueden dañar nuestro organismo, son causa común de amenorrea. Si se llega a tener un Índice de Masa Corporal inferior a 19, puede producirse esta patología.
  • La carencia de algún componente vitalpara el organismo puede ser causa de ausencia de regla, por ejemplo, en casos de anemia severa.
  • El estrés es otra de la causas, incluyendo aquí no sólo situaciones laborales o escolares, sino también las de alguna enfermedad psiquiátrica que pueda llegar a generar mucho estrés como la ansiedad o la depresión.
  • El ejercicio físico intenso puede ser otro motivo de facilite la desaparición de la regla, refiriéndonos principalmente a chicas que practiquen deporte de forma profesional y muy intensamente.

Por otra parte, si existiera alguna hormona desregulada en el cuerpo se podría producir también la amenorrea. Por ejemplo, cuando los niveles de prolactina están por encima de los normales (hiperprolactinemia), podría darse el caso de detención de la bajada menstrual.

Esta es la razón por la que durante la lactancia (alto nivel de prolactina) muchas mujeres no tienen la regla.

Síntomas

La falta de liberación de estrógenos por parte del ovario causada por las situaciones anteriormente mencionadas puede llevar a la aparición de síntomas como:

  • Las alteraciones del estado emocional
  • Alteraciones del sueño
  • Disminución de la libido
  • Sequedad vaginal y por consiguiente relaciones sexuales dolorosas

Además, la desregulación hormonal en caso de amenorrea causa a su vez a la anovulación y por tanto a la aparición de esterilidad secundaria.

En aquellas mujeres que desean quedarse embarazadas, la frustración, ansiedad y el estrés causado cuando la gestación no se produce, puede causar la amenorrea. Además, si ésta se prolonga en el tiempo, el embarazo no se producirá y ello aumenta a su vez el grado de ansiedad, creándose así un círculo vicioso negativo que requiera de atención psicológica para poder superar esta patología transitoria y que el embarazo pueda producirse.

Diagnóstico

Para poder diagnosticar esta enfermedad es necesario que falte la regla al menos tres meses. En ese momento, cuando se acudirá al especialista, éste deberá descartar un embarazo, por muy improbable que sea.

Una vez descartado el embarazo, la rutina general es la de elaborar la historia clínica de la paciente, para poner en antecedentes al ginecólogo y poder valorar si existe algún trastorno que pueda inducirla. Ello se seguirá con una exploración física, la cual servirá tanto para valorar el aparato genital, como para comprobar por ejemplo, el índice de masa corporal (IMC).

Deberá, por lo general, realizarse una ecografía vaginal/abdominal que complementará la exploración física, ayudando a valorar el déficit estrogénico, el cual podrá determinarse más exactamente con un análisis hormonal.

Tratamiento

No hay que preocuparse excesivamente por esto, puesto que esta patología tiene solución y conviene solucionarla para evitar efectos negativos en un futuro.

Se deberá por tanto valorar el origen y buscar soluciones en base al mismo, como por ejemplo recuperar una vida sana y equilibrada, mejorando los hábitos alimenticios y moderando la práctica de ejercicio físico.

Muchas veces la corrección de este tipo de hábitos no se consigue en un abrir y cerrar de ojos, sino que habrá que ir poco a poco y lentamente, pero por ello el ginecólogo podrá pautar una medicación adicional para poder subsanar la carencia de estrógenos ocurrida.

La cura de esta patología ocurre cuando de nuevo, la menstruación vuelve a estar presente y de forma regular. A partir de ese momento, la vida de la paciente será normal incluso para poder quedarse embarazada, puesto que sus niveles hormonales han sido restaurados nuevamente y habrá recuperado la fertilidad.

Amenorrea por métodos anticonceptivos hormonales

Los métodos anticonceptivos hormonales causan un bloqueo de la ovulación al actuar sobre el sistema de regulación del ciclo menstrual, el eje hipotálamo-hipófisis-ovario. Así, las hormonas que de forma natural libera el ovario son administradas por el anticonceptivo (oral, inyectado o implantado en el brazo).

Esto lleva a que el cerebro (hipotálamo e hipófises) reduzcan o bloqueen la liberación de hormonas y por consiguiente se impide la ovulación. La baja de la regla se produce por deprivación de dichas hormonas.

Esta situación hormonal especial lleva a unas menstruaciones muy suaves, de corta duración y poco sangrado e incluso en algunos casos a la total amenorrea.

También es importante no alarmarse ante un periodo de amenorrea generalmente cuando se abandonan los anticonceptivos hormonales. Al dejar de administrar las hormonas, el organismo puede requerir un tiempo para restablecer el desajuste hormonal y ello puede llevar a un tiempo de amenorrea pasajera de entre 1 y 4 meses.

Esto es algo común; no obstante, si el periodo de amenorrea en estos casos se prolonga, se recomienda visitar al especialista para provocar la primera menstruación y conseguir la regulación hormonal habitual.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Laura Gil Aliaga
Laura Gil Aliaga
Embrióloga
Licenciada en Biología y Bioquímica por la Universidad Miguel Hernández de Elche y la Universidad de Alicante (UA). Máster Universitario en Biología de la Reproducción Humana Asistida. Embrióloga en clínica UR Vistahermosa (Alicante) Más sobre Laura Gil Aliaga

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.