¿Qué es el fallo ovárico prematuro? – Causas y tratamiento

Por (embrióloga).
Actualizado el 21/04/2016

El fallo ovárico prematuro (FOP) se define como el cese de la actividad ovárica a una edad temprana, lo cual supone que los ovarios dejen de funcionar antes de la edad menopáusica.

Por lo tanto, la mujer deja de ovular y sus niveles de estrógenos en sangre disminuyen.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Cuándo ocurre?

El fallo ovárico precoz ocurre en 1 de cada 100 mujeres menores de 40 años y en 1 de cada 1000 mujeres menores de 30 años.

Alrededor de la octava semana de gestación comienza la diferenciación ovárica, de forma que a la semana 20 de gestación ya hay un número próximo a 6-7 millones de ovogonias, las células madre que darán lugar a los óvulos.

Estas ovogonias se irán atresiando (muriendo) y su número disminuirá hasta el momento de nacer. En el momento de la pubertad habrá unos 300.000 óvulos que irán liberándose en los ciclos menstruales durante la vida reproductiva.

En teoría, las mujeres tienen al nacer un número suficiente de óvulos que liberar por lo menos hasta los 50 años.

Así pues, cuando exista un cese de la menstruación por un agotamiento folicular del ovario antes de los 40 años, o bien si existe una falta de respuesta de los folículos ováricos a los estímulos hormonales de las gonadotropinas durante un tratamiento de reproducción asistida, hablaremos de fallo ovárico prematuro.

Causas y síntomas

Las causas que originan el FOP pueden ser varias y a veces difíciles de conocer, entre ellas podemos encontrar:

  • Desórdenes genéticos (Síndrome de X-frágil, Síndrome de Turner, etc.).
  • Exposición a tóxicos como quimioterápicos y radiación.
  • Defectos enzimáticos o metabólicos (galactosemia, hemocromatosis, etc.).
  • Enfermedades como la anorexia nerviosa, diabetes, anemia perniciosa y lupus.
  • Infecciones por Herpes Zóster o citomegalovirus.

Sin embargo, en la mayoría de los casos se desconoce la causa, aunque si hay antecedentes familiares directos puede haber una mayor probabilidad de desarrollar fallo ovárico precoz.

Algunos de los síntomas que pueden presentarse son:

  • Reglas irregulares o ausencia de menstruación
  • Sudores nocturnos
  • Sequedad vaginal
  • Sofocos o bochornos
  • Insomnio
  • Irritabilidad y susceptibilidad
  • Falta de deseo sexual
  • Dificultad de concentración
  • Problemas de fertilidad

En general, los síntomas suelen ser parecidos a los de la menopausia y son debidos a los bajos niveles de estrógenos.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico se realiza mediante un análisis de la historia clínica previa junto con una exploración física y ginecológica.

Para la confirmación del síndrome se efectúa una analítica de las hormonas FSH Y 17β-estradiol. Una FSH elevada y un estradiol bajo confirmará la evidencia de fallo ovárico.

Si el fallo ovárico no tiene un motivo aparente, se puede efectuar un análisis de sangre para estudiar el cariotipo (cromosomas).

El tratamiento del FOP dependerá de los síntomas de la mujer y de si existen riesgos para la salud como osteoporosis o enfermedad cardíaca provocada por los bajos niveles de estrógenos.

La terapia hormonal sustitutiva, mediante píldoras o parches de estrógenos y progesterona, es la más utilizada ya que alivia los síntomas menopáusicos y ayuda a combatir la pérdida ósea provocada por la osteoporosis.

Para aquellas mujeres que no quieren concebir, la píldora anticonceptiva combinada puede ser también una solución.

Consecuencias en la fertilidad

Por la ausencia de ovulación y los bajos niveles de estrógenos es muy habitual que haya infertilidad. En estos casos la estimulación ovárica para un tratamiento de fecundación in vitro con óvulos propios no suele ser efectiva.

Sin embargo, en un 5-10% de los casos puede conseguirse un embarazo si la alteración no es permanente y el ovario puede tener cierta actividad. Para ello el fallo ovárico debe ser espontáneo y el cariotipo es normal, aunque no hay ninguna forma de saber si esto va a suceder.

En caso de que la estimulación ovárica no surta el efecto deseado la técnica de reproducción asistida recomendada sería la donación de óvulos.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Llano E, Gomez-H L, García-Tuñón I, Sánchez-Martín M, Caburet S, Barbero JL, Schimenti JC, Veitia RA, Pendas AM. STAG3 is a strong candidate gene for male infertility. Hum Mol Genet. 2014;23(13):3421-31.

Caburet S, Arboleda VA, Llano E, Overbeek PA, Barbero JL, Oka K, Harrison W, Vaiman D, Ben-Neriah Z, García-Tuñón I, Fellous M, Pendás AM, Veitia RA, Vilain E. Mutant cohesin in premature ovarian failure. N Engl J Med. 2014;370(10):943-949.

Autores y colaboradores

 Teresa Rubio Asensio
Teresa Rubio Asensio
Embrióloga
Máster Universitario en Medicina y Genética Reproductivas por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM). Profesora de cursos de Embriología Clínica en la UHM. Miembro y redactora de contenidos científicos en ASEBIR y ASPROIN. Embrióloga especialista en Medicina Reproductiva en UR Virgen de la Vega. Más sobre Teresa Rubio Asensio

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.