¿Qué es el endometrio? – Engrosamiento, tipos y patologías

Doctor o Especialista: Zaira Salvador y Dr. Miguel Dolz Arroyo.
Última actualización: 13/08/2018

El endometrio es la capa mucosa que reviste internamente el útero. Su función es engrosarse durante el ciclo menstrual para permitir que el embrión implante y que pueda tener lugar un embarazo.

Al inicio de cada ciclo menstrual, si no ha tenido lugar el embarazo, el endometrio se desprende con la menstruación para volver a proliferar y renovarse de nuevo.

El papel del endometrio es muy importante en la fertilidad femenina y también es posible que sufra algunas alteraciones durante la etapa reproductiva de la mujer. Por tanto, hay que tener especial cuidado con todos los factores que podrían afectar al endometrio.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué es el endometrio?

El endometrio es la capa más interna del útero, el órgano reproductivo más importante donde se produce la gestación del bebé durante 9 meses.

Para poder comprender mejor la función del endometrio, en este apartado describimos las 3 capas uterinas que existen:

Capa externa o perimetrio
es una capa serosa que cubre parcialmente al útero por su parte externa.
Capa media o miometrio
es la pared muscular del útero. Tiene la capacidad de expandirse durante el embarazo, para permitir el crecimiento del feto, y de contraerse para que pueda tener lugar el parto.
Capa interna o endometrio
es el epitelio mucoso que recubre la parte interna del útero.

La función principal del endometrio es permitir la implantación del embrión, es decir, la unión en el útero para que pueda empezar a desarrollarse la placenta, el saco gestacional y, finalmente, el cordón umbilical a través del cual el feto quedará conectado a la madre.

En palabras del Dr. Miguel Dolz, director médico de la clínica FIV Valencia:

El endometrio es una envoltura que recubre el interior del útero, que tiene una finalidad fundamental en reproducción y es aceptar o dejar que implante el óvulo fecundado con anterioridad.

Composición del endometrio

El endometrio es un tejido muy vascularizado, de naturaleza regenerativa, que se encuentra formado por multitud de vasos sanguíneos y glándulas que se forman y destruyen en cada ciclo menstrual.

El endometrio también se encuentra dividido en dos capas:

Capa basal
en ella se encuentran los vasos sanguíneos y las células madre que generan la capa funcional.
Capa funcional
corresponde a la parte del endometrio que crece durante el ciclo menstrual y finalmente se descama y expulsa al exterior en la menstruación.

Si el óvulo no es fecundado o no existe implantación del embrión en el útero, la capa funcional del endometrio se necrosa y se descama al final del ciclo menstrual produciendo el sangrado que conocemos como regla o menstruación.

Este sangrado marca el inicio de un nuevo ciclo menstrual, en el que la capa funcional del endometrio vuelve a proliferar gracias a las células que existen en la capa basal.

A lo largo del ciclo menstrual, el endometrio sufre modificaciones tanto morfológicas como funcionales, gracias a la función que ejercen las hormonas sexuales secretadas por los ovarios. Estas hormonas son los estrógenos y la progesterona.

Engrosamiento en el ciclo menstrual

Se pueden distinguir dos tipos principales de endometrio según el momento del ciclo menstrual:

Endometrio proliferativo
gracias a la producción de estrógenos, la capa funcional del endometrio comienza a crecer por multiplicación de las células de la capa basal. Aparecen más vasos sanguíneos y glándulas endometriales. La fase proliferativa abarca desde el primer día del ciclo menstrual hasta la ovulación.
Endometrio secretor
después de la ovulación, el cuerpo lúteo que queda en el ovario produce progesterona, que hace que el endometrio madure, lo que causa su engrosamiento. Las glándulas endometriales aumentan de tamaño y comienzan a secretar moco y una sustancia rica en glucógeno. Así, se crea el ambiente idóneo para la implantación.

Al final de la fase secretora del ciclo menstrual, alrededor de los días 26-28, se produce la descamación del endometrio si no ha habido implantación, lo cual provoca la bajada de la regla.

Paralelamente a la menstruación, se va regenerando un nuevo endometrio para la siguiente ovulación. Este es el motivo por el que la menstruación coincide con el inicio de la fase proliferativa de un nuevo ciclo menstrual.

Si quieres conocer con más detalle las fases del ciclo menstrual en la mujer, te recomendamos visitar el siguiente post: Fases del ciclo menstrual.

Implantación en el endometrio

La anidación del embrión en el endometrio se produce cuando han pasado unos 6 o 7 días de la fecundación y el embrión se encuentra en estadio de blastocisto.

Para que esto ocurra, es necesario que haya una perfecta sincronización entre el embrión y el endometrio, es decir, tiene que haber receptividad endometrial.

El endometrio se encuentra receptivo durante la fase conocida como ventana de implantación, que tiene una duración aproximada de 4 días.

Numerosos estudios realizados en pacientes han concluido que el grosor endometrial óptimo para que se lleve a cabo la implantación debe situarse entre los 7-10 mm de espesor. Un endometrio de menos de 6 mm no suele permitir que los embriones implanten.

Para que exista éxito en la implantación, no solo tiene que haber una preparación hormonal del endometrio adecuada, también debe existir un diálogo recíproco entre los tejidos del blastocisto y la mucosa uterina. Para ello, deben actuar diversos factores de crecimiento y citoquinas.

Si finalmente ha habido fecundación del óvulo e implantación del embrión, el endometrio secretor se convierte en un endometrio más especializado gracias al efecto de los estrógenos y la progesterona: es lo que se conoce como decidualización.

El endometrio decidual o decidualizado consiste en una estructura especializada que dará origen a la placenta durante la gestación y participará en el intercambio de gases y nutrientes entre la madre y el embrión.

Para saber más sobre la implantación del embrión, puedes acceder a este artículo: ¿Qué es la implantación embrionaria?

Valoración del endometrio

El grosor endometrial es un factor pronóstico para predecir la implantación embrionaria.

Además, medir el espesor endometrial también puede aportar información sobre algunas patologías o alteraciones en el endometrio.

Las siguientes pruebas son de gran utilidad para medir el grosor del endometrio, así como la receptividad endometrial:

Ecografía transvaginal

El grosor del endometrio es un marcador de las fases del ciclo menstrual.

Para considerar si el endometrio es normal, debe tener un grosor concreto en función del día del ciclo menstrual en el que se encuentre la mujer.

Para medir el grosor endometrial, los ginecólogos realizan una ecografía transvaginal. Posteriormente, deben valorar si este espesor coincide con la fecha de la última regla (FUR) que ha indicado la paciente.

Con la ecografía, es posible diferenciar los siguientes tipos de endometrio:

Endometrio tipo 0
durante la fase menstrual, el endometrio es hiperecogénico, es decir, se observa como una fina y tenue línea blanca <5 mm.
Endometrio tipo I
presenta un patrón trilaminar, es decir, la aparición de tres líneas paralelas entre sí, aunque la línea interior no se distingue bien. Se observa en la fase proliferativa.
Endometrio tipo II
el endometrio es claramente trilaminar, las tres líneas son perfectamente distinguibles. El endometrio puede llegar a medir entre 7 y 10 mm. Se observa en la fase proliferativa poco antes de la ovulación, por la gran influencia de los estrógenos.
Endometrio tipo III
se observa en la fase lútea del ciclo, por lo que el endometrio está en fase secretora bajo la influencia de la progesterona, y es ecorefringente (homogéneo). El endometrio está grueso, tiene contenido líquido y material glicoproteico en las glándulas endometriales.

Técnicas complementarias

Si la ecografía transvaginal no es suficiente para valorar la estructura y el grosor endometrial, o si es necesario un análisis más exhaustivo con el fin de determinar la receptividad endometrial, es posible recurrir a las siguientes técnicas:

Histeroscopia
para valorar la calidad endometrial y actuar sobre patologías, en caso de que las haya.
ERA (array de receptividad endometrial)
para detectar la presencia de genes implicados en la receptividad endometrial, lo que permite saber si el endometrio se encuentra receptivo en un momento concreto y si está capacitado para que implanten los embriones.

El test ERA es utilizado especialmente en pacientes de fecundación in vitro (FIV) con fallo de implantación, lo que permite saber si existe un desplazamiento en la ventana de implantación.

La solución a este problema consiste en vitrificar los embriones y, posteriormente, transferirlos al útero cuando el endometrio se encuentre receptivo.

Si estás pensando en hacerte un estudio de fertilidad, recuerda que en Reproducción Asistida ORG tenemos precios especiales a tu disposición en la Sección de Descuentos.

Puedes conseguir tu cupón descuento con una visita gratuita en el siguiente enlace: Ver descuentos para el estudio de fertilidad femenino.

Si te interesa recibir más información sobre este tema, puedas continuar leyendo en el siguiente post: Test de receptividad endometrial.

Patologías y enfermedades del endometrio

Las alteraciones del endometrio pueden afectar a la implantación embrionaria y a los sangrados de la menstruación en las mujeres.

Por tanto, cualquier señal anómala durante el periodo puede hacer sospechar a la mujer que padece una de las siguientes patologías endometriales:

Endometriosis
crecimiento de tejido endometrial fuera de la cavidad uterina, como en los ovarios, trompas de Falopio, cavidad pélvica o incluso en la vejiga. Suele provocar mucho dolor en las menstruaciones y afectar a la fertilidad. Puedes obtener toda la información relacionada con esta enfermedad en nuestra página especializada laendometriosis.es
Pólipos endometriales
tejido que sobresale del endometrio y que contiene abundantes vasos sanguíneos y glándulas endometriales. Pueden provocar metrorragia y afectar a la implantación embrionaria.
Mioma uterino
tumor benigno que proviene del miometrio. Los miomas submucosos crecen hacia el interior de la cavidad uterina y afectan al endometrio. Aunque los miomas submucosos son los menos frecuentes, provocan un aumento del sangrado y tienen riesgo de volverse malignos.
Adenomiosis
invasión de tejido endometrial en la capa muscular del útero, el miometrio. La adenomiosis provoca alteraciones en el sangrado y dolores.
Hiperplasia endometrial
proliferación de glándulas en la mucosa endometrial.
Hipertrofia endometrial
engrosamiento o aumento excesivo del espesor endometrial.
Cáncer de endometrio, neoplasia endometrial o adenocarcinoma
crecimiento de células malignas en el tejido endometrial. Es el tipo más común de cáncer uterino.

Cuando nos encontramos con síntomas como una hemorragia uterina anormal, puede tratarse de cualquiera de estas alteraciones: miomas, pólipos endometriales, adenomiosis, hiperplasia endometrial o un cáncer endometrial.

Para diagnosticar las enfermedades que afectan al endometrio, es posible que la ecografía no sea suficiente. El ginecólogo puede solicitar pruebas complementarias como las siguientes: un legrado uterino, una biopsia endometrial, una sonohisterografía o una histeroscopia dependiendo de la patología de la que sospeche.

Preguntas de los usuarios

Si el endometrio está engrosado, ¿hay embarazo o es porque viene la menstruación?

El endometrio se engrosa para que pueda tener lugar la implantación y el embarazo. Si no hay fecundación e implantación, aunque el endometrio esté engrosado, no habrá embarazo y llegará la menstruación.

Si el endometrio sigue grueso después de un tiempo o si está excesivamente grueso en la fase secretora, puede tratarse de una hiperplasia endometrial y el médico podrá recetar un tratamiento hormonal a la mujer.

¿Cuánto debe medir el endometrio para quedar embarazada?

El grosor normal del endometrio después de la ovulación, cuando tiene lugar la implantación, es de 7-10 mm. Si el endometrio es demasiado delgado o demasiado grueso, la implantación puede verse dificultada o impedida, ya que el endometrio no es receptivo y, por tanto, puede no producirse el embarazo.

¿Cuál es la causa de que el endometrio sea grueso?

El endometrio se engrosa de forma natural por la acción de los estrógenos y la progesterona, dos hormonas que produce la mujer en sus ovarios durante el ciclo menstrual.

Un endometrio excesivamente grueso puede deberse a una hiperplasia endometrial. Esta anomalía suele estar provocada por una producción excesiva de estrógenos pero sin que se produzca apenas progesterona. En caso de que se padezca esta patología, el médico puede administrar una terapia hormonal.

¿Con un endometrio fino se puede lograr el embarazo? ¿Cómo se puede engrosar?

Si el endometrio mide menos de 6 mm, será complicado lograr un embarazo. En tal caso, el médico podrá recetar a la mujer una medicación hormonal a base de estrógenos y progesterona para estimular el crecimiento del endometrio.

También existen terapias naturales y estrategias que la mujer puede llevar a cabo diariamente para mejorar su espesor endometrial. Te recomendamos leer el siguiente artículo para informarte mejor: Consejos para mejorar el grosor endometrial.

¿Es normal tener un endometrio grueso en la menopausia?

Generalmente, con la llegada de la menopausia se produce una atrofia endometrial, es decir, un adelgazamiento del endometrio debido al descenso natural de los niveles de estrógenos. En la menopausia ya no se producen estrógenos y, por tanto, no hay ciclo menstrual.

Si por el contrario el endometrio es grueso, el médico deberá ver si se trata de una hiperplasia endometrial o de otra patología.

¿Qué es un carcinoma de endometrio y cuáles son sus síntomas?

El carcinoma de endometrio es un tipo de cáncer frecuente en la mujer, sobre todo en aquellas que han entrado en la menopausia. Consiste en el crecimiento de células malignas en el tejido endometrial del útero. Los síntomas más frecuentes son el sangrado vaginal anormal no asociado a la menstruación, el dolor pélvico, y las molestias al orinar o al tener relaciones sexuales.

Como en todos los tipos de tumores, un rápido diagnóstico del cáncer endometrial es fundamental para que su tratamiento sea efectivo y no haya invasión de otras localizaciones del cuerpo.

Lectura recomendada

Un desplazamiento de la ventana de implantación en el endometrio es una causa de fallo de implantación embrionaria. Si quieres saber otros factores que pueden afectar a la implantación, puedes seguir leyendo en el siguiente artículo: Fallos repetidos de implantación embrionaria.

Existen más patologías relacionadas con el útero, además de las que afectan al endometrio. Puedes obtener más información sobre esto en el siguiente post: Esterilidad femenina debida a un factor uterino.

Autores y colaboradores

Embrióloga especialista en Medicina Reproductiva
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI).
Embrióloga especialista en Medicina Reproductiva. Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI).
Ginecólogo especialista en Reproducción Asistida
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia en 1988 y doctorado en Medicina en 1995, con especialidad en Obstetricia y Ginecología. Es experto en Medicina Reproductiva, con más de 20 años de experiencia en el sector, y actualmente es el director médico y fundador de FIV Valencia.
Número de colegiado: 464614458
Ginecólogo especialista en Reproducción Asistida. Licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia en 1988 y doctorado en Medicina en 1995, con especialidad en Obstetricia y Ginecología. Es experto en Medicina Reproductiva, con más de 20 años de experiencia en el sector, y actualmente es el director médico y fundador de FIV Valencia. Número de colegiado: 464614458.
Aviso: La información publicada en Reproducción Asistida ORG es un apoyo general y una base de conocimiento médico que no debe usarse para autodiagnosticar un problema de salud ni reemplazar la consulta a un médico o especialista con licencia.

128 comentarios

  1. Destacado
    avatar
    Mirta

    Hola. Me hice una prueba de embarazo y me salió positivo. Y después me mandó hacer la cuantitativa y me salió 1350 mUI. Eso qué significa? Pero en la ecografía transvaginal todavía no se vio el embarazo. Estaré embarazada? Y el endometrio 30 mm. Contéstenme, por favor.

    • avatar
      Sandra FernándezAsesora en reproducción asistida

      Hola, mirta:

      Para entender los valores de referencia para la beta en el embarazo, pincha aquí: ¿Cuáles son los valores normales de la hormona beta hCG?

      No se recomienda hacer la primera ecografía antes de la octava semana de embarazo, ya que si se hace antes corremos el riesgo de que no se vea el embrión dentro del saco gestacional por ser demasiado pronto. No obstante, las pacientes de reproducción asistida pueden hacérsela en torno a la séptima semana.

      A partir de la semana 7-8, ya será posible tomar las primeras medidas del embrión para poder llevar el control del embarazo. También se podrán escuchar los primeros latidos cardiacos para confirmar que el embarazo es evolutivo.

      Te recomiendo echarle un vistazo al siguiente artículo: Segundo mes de embarazo: síntomas en la madre y cambios en el bebé.

      Espero haberte ayudado,

      Saludos.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies