La receptividad uterina como causa de esterilidad y soluciones

Por (ginecólogo), (ginecóloga) y (embrióloga).
Actualizado el 05/12/2019

La receptividad endometrial o uterina se define como la capacidad del útero para permitir que un embrión llegue a implantar y dar inicio a una gestación.

Gracias a los avances en reproducción asistida y sobre todo al tratamiento de fecundación in vitro (FIV), se ha podido estudiar más en profundidad el papel del endometrio y su implicación en el éxito reproductivo.

Las alteraciones en la receptividad endometrial, por tanto, son una causa de esterilidad femenina, ya que conducen a sufrir los llamados fallos de implantación repetidos.

¿Qué es la receptividad del endometrio?

El endometrio es el tejido interno del útero, cuya principal función es la interacción con el embrión para conseguir su implantación y en consecuencia una gestación evolutiva.

Este tejido es altamente dinámico y sufre múltiples cambios a lo largo del ciclo menstrual, desde prepararse para la implantación hasta evacuarse a través de la menstruación cuando no se ha producido el embarazo, a través de una regulación hormonal y adoptando una función inmunológica.

Dentro de este contexto, la receptividad uterina hace referencia a un estado concreto del endometrio en el que sus condiciones son óptimas para que ocurra la implantación embrionaria.

Cabe destacar que el endometrio solamente es receptivo unos determinados días del ciclo menstrual, exactamente entre 6-7 días tras la ovulación. Esto es lo que se conoce como ventana de implantación.

La receptividad endometrial implica una serie de cambios moleculares, estructurales y vasculares en la capa interior del útero que van a permitir la anidación del embrión en desarrollo.

La importancia del grosor endometrial

La manera clásica que existe para valorar la receptividad uterina es con la medición del grosor endometrial.

Un endometrio óptimo para la implantación tiene que medir entre 8-12 mm y tener un aspecto trilaminar. Endometrios con un grosor inferior a los 7 mm y superior a los 13 mm han demostrado tener una menor tasa de gestación.

Por todo esto, la ecografía en una prueba esencial para determinar si el útero está preparado para que se produzca la implantación embrionaria, algo que tiene que comprobarse siempre en cualquier tratamiento de reproducción asistida.

Baja receptividad endometrial

En ocasiones, al analizar el endometrio con ecografía se comprueba que éste no tiene el grosor adecuado o, aún teniendo el aspecto correcto y embriones de buena calidad, la mujer no consigue quedarse embarazada.

Es entonces cuando el especialista tiene que empezar a prestar atención a la receptividad del útero, pues existen varias causas que pueden estar afectándola y, en función de cada caso, se podrán indicar pruebas diagnósticas adicionales.

Causas

Las causas de la baja receptividad endometrial son muchas y muy variadas, con implicación de diversos mecanismos fisiopatológicos:

  • Anormalidades en la cavidad uterina: pólipos, tabiques, miomas, sinequias, etc.
  • Procesos infecciosos o inflamatorios: endometritis, hidrosálpinx.
  • Déficit de proliferación endometrial: endometrio fino sin grosor suficiente para la implantación embrionaria. Esto se conoce como endometrio refractario.
  • Alteraciones del sistema de la coagulación (trombofilias).
  • Desplazamiento de la ventana de implantación.
  • Alteraciones genéticas.
  • Enfermedades inmunológicas sistémicas.
  • Procesos inmunológicos locales: en el endometrio debe producirse un ambiente de tolerancia inmunitaria para que el embrión no sea rechazado por la madre, lo cual está condicionado por factores genéticos, epigenéticos y ambientales.
  • Alteraciones de la microbiota: microorganismos como bacterias, hongos y/o virus que establecen una “biopelícula” en el interior del útero.
  • Incompatibilidad de “diálogo” entre embrión y endometrio: implica cambios morfológicos y funcionales (genómicos y /o moleculares en el endometrio ante la llegada del embrión).

En ocasiones, son varios los factores que provocan una receptividad uterina baja o puede que la causa no se conozca todavía, algo que llevaría al diagnóstico de esterilidad de origen desconocido (EOD).

Pruebas endometriales

Como ya hemos comentado, la evaluación clásica del endometrio se ha realizado mediante ecografía y también histeroscopia, análisis de histología e inmunología.

Sin embargo, a día de hoy existen técnicas más novedosas y específicas que permiten un estudio más avanzado del endometrio. Son las llamadas pruebas genómicas, ya que estudian la receptividad del endometrio a nivel de los genes y su expresión.

Una de las pruebas más importantes para analizar la receptividad endometrial es el test ERA (por sus siglas en inglés Endometrial Receptivity Array). Se trata de una prueba molecular que estudia la expresión de 248 genes asociados al estado receptivo del endometrio. Gracias a ello, es posible determinar si en un momento concreto del ciclo menstrual el endometrio está receptivo o, en cambio, la ventana de implantación está desplazada.

La biología molecular, a través del ARN y la transcriptómica y la secretómica, nos han permitido profundizar en la receptividad endometrial y en el ajuste de la ventana de implantación del embrión.

Por otra parte, también existen análisis de la microbiota endometrial con el objetivo de conocer con mayor profundidad la microflora intrauterina y tratar sus desequilibrios previamente a los tratamientos. Son los llamados test EMMA y test ALICE.

Puedes conocer con más detalle cada una de estas pruebas endometriales en el siguiente artículo: ¿Qué es el test EndomeTRIO?

Todavía el endometrio esconde grandes descubrimientos para los científicos, y maximizar su conocimiento nos permitirá mejores resultados en las técnicas de reproducción asistida.

¿Cómo conseguir el embarazo?

Una vez analizada la receptividad uterina y, en función de si ha sido posible identificar la causa exacta de tener un endometrio no receptivo, pueden llevarse a cabo diversas estrategias para intentar conseguir la gestación. Las comentamos a continuación:

  • En caso de tener una ventana de implantación desplazada identificada por el test ERA, se deberá programar la transferencia embrionaria en otro momento del ciclo menstrual donde se demuestre que el endometrio está receptivo.
  • Si la paciente sufre endometritis o cualquier otra infección en el tracto reproductor, deberá llevar a cabo un tratamiento específico con antibióticos antes de intentar un nuevo embarazo. Los test EMMA y ALICE identifican los microorganismos responsables de la infección y determinan qué antibiótico es el adecuado para combatirlos.
  • Tratamiento con aspirina y/o heparina en caso de diagnóstico de trombofilia.
  • Tratamiento con corticoides o inmunoglobulinas en caso de rechazo inmunológico del embrión.
  • Ante un endometrio refractario incapaz de proliferar con los estrógenos y la progesterona, se pueden indicar fármacos que favorezcan el aporte sanguíneo al endometrio, como sildenafilo, pentoxifilina, vitamina A, vitamina E, etc.
  • Valorar hacer un scratching endometrial. Se trata de una pequeña intervención quirúrgica para provocar un daño en el endometrio y que éste se regenere.

En definitiva, ante un caso de fallo de implantación repetitivo y un endometrio con poca receptividad, es muy importante llevar a cabo un estudio exhaustivo y realizar todas las pruebas necesarias para acercarse a un diagnóstico exacto que permita establecer la estrategia reproductiva.

Por último, cabe recordar que mantener unos hábitos de vida saludables junto a una dieta sana y equilibrada siempre ayudará a mejorar el estado de salud en general y facilitar la llegada del embarazo.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Lógicamente, no todos son iguales.

Esta "herramienta" seleccionará las clínicas más cercanas a ti que cumplen nuestros rigurosos criterios de calidad. Además, el sistema realizará una comparativa de presupuestos y condiciones que ofrecen las diferentes clínicas para que te resulte más sencillo tomar una decisión.

Preguntas de los usuarios

¿Por qué mi endometrio no crece aun administrando estrógenos y progesterona?

Por Dra. Paloma de la Fuente Vaquero (ginecóloga).

Sabemos que la correcta perfusión endometrial es clave para el crecimiento del endometrio y por tanto para la correcta implantación embrionaria. Si no existe un correcto aporte sanguíneo al endometrio, aunque administremos hormonas exógenas, nunca llegarán a alcanzarlo debidamente. Esta es la causa por la cual administramos fármacos que favorecen la llegada de sangre al endometrio (sildenafilo, pentoxifilina, vitamina A, vitamina E…) cuando nos encontramos ante endometrios refractarios al tratamiento con estrógenos y progesterona (aquellos que no crecen pese al correcto aporte hormonal).

¿Las células Natural Killer también pueden provocar fallos de implantación?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Sí. Los últimos estudios han revelado que las mujeres con fallos de implantación repetidos presentan un número más elevado de células NK y, además, este aumento es más significativo en el endometrio que en la sangre de la mujer.

¿Es cierto que la viagra puede ayudar a engrosar el endometrio?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

El mecanismo de acción de la viagra consiste en dilatar los vasos sanguíneos para aumentar el flujo de sangre hacia el pene. Hay estudios que han demostrado que la viagra también sirve como vasodilatador para aumentar el flujo sanguíneo hacia el útero y mejorar el crecimiento endometrial.

Aunque no es muy usual, algunos especialistas recetan unos óvulos vaginales con el principio activo de la viagra para favorecer el engrosamiento del endometrio.

¿Un endometrio engrosado está receptivo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

No tiene por qué. Un endometrio receptivo es aquel que tiene un grosor entre 8-12 mm y un aspecto trilaminar. Un grosor endometrial superior a los 13 mm se relaciona con baja tasa de implantación.

Además, para que un endometrio sea receptivo tiene que haber experimentado varios cambios estructurales que sólo podrán visualizarse tras una biopsia y observación del tejido endometrial bajo el microscopio: presencia de pinópodos, glándulas endometriales, mayor número de células, etc.

Lectura recomendada

Como hemos dicho a lo largo del artículo, la baja receptividad uterina puede llevar a la paciente a sufrir repetidos fallos de implantación, algo que trae un gran desgaste físico, emocional y económico en los tratamiento de fertilidad. Si quieres leer más sobre esto, te recomendamos seguir leyendo aquí: Fallos repetidos de implantación embrionaria: causas y soluciones.

Por otra parte, existen algunas recomendaciones que puede seguir la mujer con tal de mejorar el estado de su endometrio y favorecer la implantación. Puedes leerlas en el siguiente post: Consejos para mejorar el grosor endometrial y conseguir el embarazo.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Casper RF. It's time to pay attention to the endometrium. Fertil Steril. 2011 Sep;96(3):519-21.

D'Ippolito S, Di Nicuolo F, Pontecorvi A, Gratta M, Scambia G, Di Simone N. Endometrial microbes and microbiome: Recent insights on the inflammatory and immune "players" of the human endometrium. Am J Reprod Immunol. 2018 Dec;80(6):e13065.

Mariani G, Bellver J. Strategies to improve endometrial receptivity. Rev. Iberoam. Fert Rep Hum, 2017; 34; 9-20

Sociedad Española de Fertilidad. Guía 9. Bruna I, Morraja J, Collado O. Estudio del fallo repetido de implantación y sus posibles alternativas terapéuticas. (ver)

Preguntas de los usuarios: '¿Por qué mi endometrio no crece aun administrando estrógenos y progesterona?', '¿Las células Natural Killer también pueden provocar fallos de implantación?', '¿Cuándo está el endometrio receptivo?', '¿Es cierto que la viagra puede ayudar a engrosar el endometrio?' y '¿Un endometrio engrosado está receptivo?'.

Ver más

Autores y colaboradores

Dr. Óscar Oviedo Moreno
Dr. Óscar Oviedo Moreno
Ginecólogo
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Caldas (Colombia) y especialista en Medicina Interna por la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Título homologado en España en 2003. Especialidad en Ginecología y Obstetricia por la Universidad Complutense de Madrid, con formación en el Hospital Clínico Universitario San Carlos de Madrid. Experto en Medicina Reproductiva y título de Ecografía Obstétrico-Ginecológica (niveles I, II y III). Más sobre Dr. Óscar Oviedo Moreno
Número de colegiado: 282858310
Dra. Paloma de la Fuente Vaquero
Dra. Paloma de la Fuente Vaquero
Ginecóloga
Graduada en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid, con el Máster en Reproducción Humana y Doctorado en Medicina y Cirugía por Universidad de Sevilla. Miembro de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), actualmente desempeña sus funciones como ginecóloga especialista en reproducción asistida en la clínica YES! Reproducción. Más sobre Dra. Paloma de la Fuente Vaquero
Número de colegiado: 4117294
 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.