Es hora de prestar atención al endometrio

Por (embrióloga) y (ginecóloga).
Actualizado el 02/03/2015

Normalmente en reproducción el endometrio recibe menos atención que el ovario. Sin embargo, esto está cambiando en los últimos años y actualmente hay muchas investigaciones que estudian la importancia de conocer la morfología del endometrio y determinar si existe algún defecto en la fase lútea que pueda producir fallos en la implantación.

Una de éstas investigaciones ha llevado a la aparición y utilización clínica de un nuevo método que permite conocer el mejor momento para la implantación. Se trata del método ERA que explicamos a continuación.

A pesar de esta novedosa tecnología, el control ecográfico continúa siendo clave para determinar el patrón endometrial, el grosor y su contractilidad, con el objetivo de predecir y evitar fallos de implantación.

Array de receptividad endometrial

Actualmente, con la aparición de los microarrays se ha abordado el endometrio y las fases menstruales del ciclo desde un patrón genómico y proteómico. Gracias a estos microarrays se han podido determinar genes que regulan la ventana de implantación. Estos hallazgos sobre biomarcadores permiten ayudar clínicamente a identificar el momento de la implantación.

El array de receptividad endometrial, ERA por sus siglas en inglés (Endometrial Receptivity Array), es una novedosa técnica que evalua si el endometrio se encuentra en condiciones adecuadas para la implantación embrionaria. Se ofrece por tanto una herramienta de personalización de la transferencia de los embriones, aumentando con ello las posibilidades de éxito de los tratamiento de fertilidad.

En casi todos estos estudios sobre expresión génica se utiliza la biopsia de endometrio, la cual se realiza en dos momentos diferentes del ciclo para comparar la receptividad:

  • Una muestra después de dos días tras la ovulación
  • Otra muestra después de siete días

Este estudio en dos tiempos diferentes, en la misma paciente y durante un mismo ciclo plantea un problema, ya que se cree que la primera muestra que se toma puede causar inflamación y perjudicar la expresión de genes del endometrio en la segunda biopsia.

Control ecográfico del endometrio

Como técnica no invasiva, la ecografía vaginal nos permite estudiar el endometrio durante todo el ciclo menstrual. En reproducción asistida, durante la estimulación ovárica, se miden de forma estándar el grosor y el patrón endometrial para valorar la receptividad del endometrio y concretar el mejor día de la transferencia embrionaria.

Actualmente también se está empezando a medir ecográficamente las contracciones uterinas durante la transferencia de embriones y el impacto que pueden causar éstas en las tasas de embarazo. Tanto en los ciclos de FIV como en los ciclos naturales, las contracciones uterinas disminuyen a partir del pico de la LH siendo mínimas a mitad de la fase lútea. La administración de progesterona en los ciclos de FIV disminuye la frecuencia de estas contracciones y mejora la implantación.

Se cree que la buena tasa de embarazo conseguida con las transferencias de blastocistos en el día 5 podría también estar relacionada con la reducción de las contracciones uterinas por la administración de dos días más de progesterona, en comparación con las transferencias realizadas en el día 3.

En los programas de donación de ovocitos o en transferencias de embriones congelados, la ecografía vaginal juega un papel fundamental para confirmar que el endometrio está preparado. Las únicas hormonas necesarias para preparar el endometrio son los estrógenos (E) y la progesterona (P).

Grosor endometrial

El objetivo para poder realizar la transferencia de embriones es conseguir un endometrio con un espesor adecuado. Parece ser que un endometrio idóneo es aquel que alcanza más de 7 mm. con un patrón trilaminar. Endometrios menores a 6 mm. están asociados con bajas tasa de embarazo a término.

En determinadas pacientes no se logra alcanzar un grosor endometrial bueno. En algunos casos, esto se relaciona con el Síndrome de Asherman's o con el uso de citrato de clomifeno en las estimulaciones ováricas. También se ha observado que los endometrios delgados que no responden a la acción de los estrógenos podrían estar relacionados con el uso prolongado de pastillas anticonceptivas durante más de 10 años.

¿Por qué existe una baja tasa de implantación en endometrios delgados?

Según comenta la Dra. Pilar Alamá:

Hay que hacer una distinción entre un endometrio delgado en el que no existe transformación y un endometrio delgado que sí pasa por las tres fases. En el caso en el que sea un endometrio delgado y que no sufre transformación, la tasa de implantación y gestación sí están disminuidas.

Actualmente se postulan dos razones principales por las que un endometrio delgado da lugar a una tasa de implantación baja:

  • Por la existencia de una anomalía en los receptores de estrógenos.
  • La tensión de oxígeno en el endometrio.

La tensión de oxígeno disminuye durante la ovulación y en el momento de la implantación pero en endometrios menores de 7mm, donde la capa funcional no existe o es delgada, la implantación del embrión se haría en la capa basal que es más vascularizada y donde la tensión de oxígeno es mucho mayor. Se sabe que las altas tensiones de oxígeno son perjudiciales para el desarrollo embrionario, lo que podría explicar que en estos casos hubiera fallos de implantación.

El hallazgo de citoquinas que induce el crecimiento endometrial, junto con el futuro descubrimiento de nuevos biomarcadores que determinan la ventana de implantación y las nuevas técnicas de ecografía para seguir el desarrollo endometrial o la contractilidad auguran un futuro prometedor para mejorar las tasas de implantación.

Fuente: Fertility and Sterility_ Vol. 96, No. 3, September 2011

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Laura Garrido
Laura Garrido
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Pablo de Olavide (UPO), con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad de Valencia (UV) y el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Experiencia en laboratorios de FIV, andrología y análisis general. Embrióloga especialista en reproducción asistida. Más sobre Laura Garrido
Dra. Pilar Alamá Faubel
Dra. Pilar Alamá Faubel
Ginecóloga
Licenciada en Medicina por la Universidad de Valencia, con doctorado en Medicina y Cirugía con la máxima calificación por la Universidad de Valencia. Ejerce su actividad asistencial como ginecóloga especialista en Reproducción Asistida en IVI Valencia, donde también es la Directora del Programa de Ovodonación. En el área docente, es profesora del curso de Biotecnología de la Reproducción del IVI y del Máster de Reproducción Humana. Más sobre Dra. Pilar Alamá Faubel
Número de colegiada: 464619335

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.