Test de receptividad endometrial ERA: ¿qué es y para qué sirve?

Por (ginecóloga) y (embrióloga).
Actualizado el 14/08/2018

El test de receptividad endometrial, también conocido como Test ERA o ERA Test por sus siglas en inglés, Endometrial Receptivity Array, es un examen diagnóstico molecular que se emplea para determinar el estado de receptividad del endometrio.

Gracias a este examen, es menos probable que se produzcan fallos de implantación ya que nos permite determinar el día más adecuado para realizar la transferencia embrionaria.

Conocimientos previos

Antes de explicar en qué consiste esta prueba es conveniente introducir unos conceptos necesarios para comprender mejor cuál es la finalidad de la misma.

La receptividad endometrial

El endometrio es la capa mucosa que recubre internamente el útero. Gracias a la acción de las hormonas sexuales femeninas, estradiol y progesterona, conforme avanza el ciclo menstrual se engrosa y adquiere numerosas glándulas que secretan sustancias para favorecer la implantación del embrión.

La receptividad endometrial hace alusión a la capacidad del endometrio de interaccionar con el embrión para que se produzca la implantación. Esta propiedad del endometrio varía a lo largo del ciclo menstrual.

Debido a esto, la implantación embrionaria no se puede producir en cualquier momento del ciclo de la mujer, sino que queda restringida a un periodo concreto del mismo conocido con el nombre de ventana de implantación.

Ventana de implantación

El concepto de ventana de implantación hace referencia al periodo de tiempo en el que el endometrio se encuentra receptivo. En ese periodo, el endometrio ya ha adquirido las características morfológicas y funcionales necesarias para que se pueda producir la implantación embrionaria.

Este fenómeno se inicia, normalmente, entre 5 y 7 días después de que se haya producido la ovulación. Sin embargo, pueden ocurrir casos en los que la ventana de implantación se encuentre desplazada y no se produzca en esos días concretos.

La receptividad endometrial es esencial para lograr el embarazo, pues aunque consigamos embriones de muy buena calidad, si se transfieren en un momento inadecuado del ciclo, probablemente se produzca un fallo de implantación.

Test de receptividad endometrial

El test de receptividad endometrial es una prueba que consiste en analizar la expresión genética del endometrio para determinar si se encuentra o no en estado receptivo.

Este tipo de estudios se han desarrollado con el propósito de coordinar al máximo la transferencia embrionaria con el momento de mayor receptividad endometrial. De esta forma la probabilidad de embarazo es mucho mayor.

La Dra. Pilar Alamá nos indica que:

ERA permite conocer si existe la presencia de los genes implicados en la receptividad endometrial, es decir, va más allá.

No solo permite saber la morfología uterina, sino que nos permite saber si ese endometrio está capacitado para poder implantar los embriones.

¿Qué se necesita para la prueba de receptividad endometrial?

Para este estudio de receptividad endometrial es necesario obtener una muestra de tejido del endometrio.

Aunque la obtención de la biopsia es sencilla, puede producir ciertas molestias durante su realización. A pesar de ello, no es necesario entrar a quirófano ni aplicar anestesia, pues se puede realizar en consulta.

Una vez el tejido se ha recolectado y depositado en un recipiente adecuado y estéril, se mantiene a bajas temperaturas hasta que es procesado.

Obtención de la biopsia: cuándo y cómo

Lo adecuado cuando se realiza el primer Test ERA, es realizar la biopsia endomentrial en el momento en el que teóricamente debería comenzar el periodo de la ventana de implantación.

En el caso de un ciclo natural, este periodo comienza en el día 21 del ciclo. Lo que se conoce como el día LH+7.

Esta expresión viene dada por el momento en el que se produce, en el ciclo menstrual, el pico de la hormona LH. Esta hormona desencadena la ovulación y con ella empiezan a aumentar los niveles de progesterona que permitirán el cambio del endometrio de un estado no receptivo a receptivo.

Por lo tanto, para la obtención de la biopsia, se dejarán pasar 7 días desde el día del pico de LH, momento en el que, en teoría, el endometrio ya sería receptivo.

En un ciclo sustituido en el que la mujer esté tomando medicación hormonal para la preparación endometrial, la biopsia se practica 5 días después de comenzar la administración de progesterona, en el día P+5.

¿Qué analiza el test de receptividad endometrial ERA?

Las características que diferencian un endometrio receptivo de uno no receptivo pueden identificarse analizando el propio tejido al microscopio.

Esta técnica permite identificar detalles característicos que denotan que el endometrio se encuentra en un estado de receptividad. Como por ejemplo:

  • Engrosamiento endometrial: el endometrio mide entre 7 y 10 mm cuando se encuentra receptivo.
  • Presencia de pinópodos: proyecciones citoplasmáticas que surgen de las células endometriales.
  • Glándulas: la presencia de glándulas en el tejido endometrial es característica del periodo de receptividad.
  • Crecimiento celular: el engrosamiento endometrial viene dado por el aumento masivo de células endometriales.

No obstante, la determinación de la receptividad endometrial mediante la observación directa del tejido puede no ser del todo precisa. Por ello, se han desarrollado herramientas moleculares como el ERA con las cuales obtener resultados más fiables.

Gracias a los avances científicos y tecnológicos en el campo de la genética, ha sido posible identificar la expresión de ciertos genes clave para que un endometrio alcance el estado receptividad.

Entre los muchos que se han analizado, se ha encontrado que la expresión de 238 genes es vital para calificar a un endometrio de receptivo.

El ERA Test consiste en identificar qué genes se están expresando en la muestra de endometrio de la paciente y comparar estos genes con los 238 que se han identificado como marcadores de receptividad endometrial.

Una vez analizada la muestra endometrial, el resultado podrá ser:

  • Receptivo: la muestra endometrial está expresando los genes de receptividad, por lo que la ventana de implantación se corresponde con el día en el que se realizó la biopsia. Ese momento del ciclo es propicio para realizar la transferencia embrionaria y no sería necesario repetir el ERA Test.
  • No receptivo: la muestra endometrial no está expresando los genes de receptividad endometrial y, por tanto, el día en el que se obtuvo la biopsia no se corresponde con el periodo de ventana de implantación, la cual está desplazada. En este caso sería necesario repetir la prueba en otro día del ciclo menstrual.

Transferencia embrionaria tras el ERA Test

Tanto si el resultado del test de receptividad endometrial es receptivo como no receptivo, la transferencia embrionaria debe aplazarse hasta, al menos, el siguiente ciclo. El procesamiento de la muestra y la obtención de los resultados pueden tardar unos días por lo que el periodo de ventana de implantación de ese mismo ciclo se perdería.

Ello obliga a tener que congelar los embriones hasta el momento de la transferencia.

En el caso de que el resultado sea receptivo, se planificará la transferencia embrionaria para el siguiente ciclo en el mismo día en el que se practicó la biopsia endometrial.

Si por el contrario, el resultado es no receptivo, se planificará de nuevo la práctica de la biopsia en un día diferente al que se realizó la primera vez.

Aplicación en reproducción asistida

El ERA Test ha demostrado ser una herramienta muy útil a la hora de aumentar las tasas de éxito en los ciclos de reproducción asistida.

Su alto beneficio se ha visto comprobado en mujeres con fallo de implantación repetitivo en tratamientos de FIV/ICSI. En muchos casos, tanto el grosor endometrial como la calidad de los embriones a transferir eran óptimos, pero no se producía la implantación porque no se transfería en un momento del ciclo adecuado.

Esta prueba nos permite identificar con precisión el momento del ciclo más propicio para transferir los embriones.

Preguntas de los usuarios

¿Cuál es el precio del test de receptividad endometrial?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

El coste de la prueba depende de cada clínica, aunque suele encontrarse entre los 350€ y los 600€.

¿Es necesaria una operación para el test ERA?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

No, para la obtención de la biopsia no es necesaria la práctica de una intervención quirúrgica, pues simplemente mediante una cánula se puede tomar una muestra de tejido del fondo uterino.

¿Se puede mejorar la receptividad endometrial?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Un buen descanso, comer de forma equilibrada y una práctica deportiva moderada ayudan a mejorar los niveles de estrés. Si nos encontramos en épocas de muchos nervios, se pueden ver alteradas la circulación sanguínea y la función hormonal que tan importantes son para un buen desarrollo endometrial.

A nivel farmacológico también se puede mejorar el crecimiento del endometrio mediante la aplicación de hormonas. Sin embargo, este tratamiento debe estar siempre supervisado por un médico especialista.

¿El ERA Test es la solución al fallo de implantación?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

No, desgraciadamente el test de receptividad endometrial no es siempre la solución a los casos de fallo de implantación.

En ciertas ocasiones sí se descubre, gracias al test ERA, que la ventana de implantación de la paciente está desplazada y por tanto una mala receptividad endometrial era la causa del fallo. Sin embargo, existen otros muchos casos que no se deben a que la transferencia se esté realizando en un momento inadecuado del ciclo.

Las causas del fallo de implantación pueden ser muy dispares y no todas se pueden identificar con el test de receptividad endometrial.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

Dra. Pilar Alamá Faubel
Dra. Pilar Alamá Faubel
Ginecóloga
Licenciada en Medicina por la Universidad de Valencia, con doctorado en Medicina y Cirugía con la máxima calificación por la Universidad de Valencia. Ejerce su actividad asistencial como ginecóloga especialista en Reproducción Asistida en IVI Valencia, donde también es la Directora del Programa de Ovodonación. En el área docente, es profesora del curso de Biotecnología de la Reproducción del IVI y del Máster de Reproducción Humana. Más sobre Dra. Pilar Alamá Faubel
Número de colegiada: 464619335
 Victoria Moliner
Victoria Moliner
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV), con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV y el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Actualmente desarrolla su labor como bióloga investigadora. Más sobre Victoria Moliner

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.