Esterilidad femenina debida a un factor uterino: causas y tratamiento

Por (ginecólogo), (embrióloga) y (embrióloga).
Actualizado el 23/07/2021

El útero o matriz es, junto con los ovarios, el órgano más importante en el aparato reproductor de la mujer. El útero es capaz de responder a las hormonas sexuales que intervienen en el ciclo menstrual. Además, es el órgano encargado de mantener la gestación del bebé durante 9 meses.

Las alteraciones tanto en la morfología como en el funcionamiento del útero son una causa de esterilidad femenina.

En función de la gravedad o tipo de alteración, habrá complicaciones para conseguir el embarazo o para mantenerlo, hasta el punto de que la mujer se vea en la obligación de renunciar a su sueño de ser madre.

A continuación tienes un índice con los 6 puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Cuáles son las causas uterinas de infertilidad?

Los problemas en el útero de la mujer pueden aparecer desde el nacimiento, debido a anomalías congénitas en su desarrollo, o darse en la edad adulta.

En todos los casos, existirá un problema de esterilidad que impedirá el embarazo. También es posible que el útero sí permita la implantación embrionaria pero, a continuación, la mujer sufra abortos de repetición a medida que avanza la gestación.

Los problemas de factor uterino se pueden dividir en los siguientes apartados.

Malformaciones uterinas

La definición de malformaciones uterinas son alteraciones que suceden durante la formación del útero en la etapa fetal. Esto suele ocurrir entre la semana 8 y 17 de embarazo.

También se conocen como malformaciones müllerianas, ya que el origen de estas malformaciones se encuentra en el desarrollo y/o la fusión de los conductos de Müller en los bebés de sexo femenino.

Los conductos de Müller son unas estructuras embrionarias que dan lugar al útero, las trompas de Falopio, el cérvix y parte de la vagina durante el proceso de la embriogénesis.

A continuación, se enumera la clasificación de los diferentes tipos de malformaciones uterinas que presentan las niñas desde su nacimiento debido a estos problemas en el desarrollo embrionario:

Agenesia mülleriana
ausencia de útero debido a que no se desarrollan ambos conductos de Müller. Esto es lo que se conoce como el síndrome de Mayer-Rokitansky-Kuster-Hauser.
Útero septado o arcuato
se debe a la alteración en la fusión lateral de los conductos de Müller. Como resultado, el útero presenta una pared que lo divide, la cual empieza en la parte superior y se puede extender hasta el cérvix.
Útero unicorne
solamente se desarrolla uno de los conductos de Müller. Por tanto, el útero tiene la mitad del tamaño normal y solamente hay una trompa de Falopio.
Útero bicorne
la fusión de los conductos de Müller es incompleta. El resultado es un útero con forma de corazón.
Útero didelfo
los conductos de Müller se desarrollan pero no se fusionan. La consecuencia es dos cavidades uterinas independientes, con dos cuellos uterinos y dos vaginas.

Normalmente, las mujeres con malformaciones uterinas congénitas no suelen enterarse de estos problemas hasta que no se hacen una ecografía en su primera visita ginecológica.

No es muy frecuente presentar síntomas, pero es posible que las mujeres con malformaciones uterinas sientan dolor pélvico, dismenorrea o ausencia de menstruación.

Si te interesa obtener más información sobre este tema, puedes seguir leyendo en el siguiente post: Malformaciones uterinas.

Sinequias

Las sinequias uterinas son adherencias o lesiones en las paredes del útero que ocasionan una alteración de su morfología. Esta patología es conocida como síndrome de Asherman.

Entre las causas más habituales de las sinequias se encuentran las siguientes:

  • Raspado o legrado uterino que deja cicatrices en la pared uterina.
  • Hemorragia después de cesárea o parto natural.
  • Miomectomía o extirpación de un mioma.
  • Endometritis infecciosa.

Al contrario que las malformaciones müllerianas, el síndrome de Asherman es una alteración adquirida.

Tumoraciones

Los posibles tumores que se pueden encontrar en el útero suelen tener naturaleza benigna. A continuación, vamos a comentar los más importantes:

Miomas
tumores que se forman en la capa muscular del útero: el miometrio. Los del tipo submucoso son los que pueden deformar la cavidad uterina y provocar infertilidad.
Adenomiosis
invasión de tejido endometrial hacia el interior del miometrio.
Pólipos uterinos
tejido endometrial que sobresale en la cavidad uterina e impide la correcta implantación del embrión en el útero.

En cualquier caso, el origen de estos tumores uterino es la alteración de células sanas del útero que empiezan a proliferar sin control. De esta forma se origina la masa tumoral, independientemente de que sea benigna o maligna.

Causas de origen endometrial

El endometrio es la capa interna del útero y es donde tiene lugar la implantación embrionaria.

El endometrio tiene naturaleza proliferativa, sufre cambios en respuesta a los niveles hormonales de estrógenos y progesterona. Por ello, el endometrio aumenta su grosor a medida que avanza el ciclo menstrual. Finalmente, el endometrio se descama con la menstruación si no ha tenido lugar un embarazo y, a partir de aquí, empieza a regenerarse de nuevo.

Por tanto, todas las alteraciones que sufre el endometrio pueden influir en la correcta implantación del embrión y provocar infertilidad femenina. Algunas de estas alteraciones se comentan a continuación:

Endometritis
inflamación sistemática del endometrio debida a infecciones provocadas por microorganismos como, por ejemplo, la clamidia, el micoplasma, el gonococo o el estreptococo.
Atrofia endometrial
el endometrio se encuentra muy fino o incluso ausente debido a la falta de estrógenos. La causa puede ser una fallo ovárico primario o secundario.
Hiperplasia endometrial
aumento del espesor endometrial debido a una sobreestimulación por el exceso de estrógenos. La causa también se debe al mal funcionamiento de los ovarios y a la presencia de ciclos anovulatorios.

Tener el correcto grosor endometrial en cada momento del ciclo menstrual es muy importante, sobre todo en aquellas mujeres que buscan el embarazo. Lo ideal sería tener un endometrio de 7-9 mm y con un aspecto trilaminar, pues son las características idóneas que favorecen la implantación embrionaria.

Te recomendamos acceder al siguiente artículo para seguir informándote sobre esto: ¿Qué es el endometrio?

¿Qué tratamientos existen para el factor uterino?

Ante una situación de esterilidad femenina debida a un factor uterino, en primer lugar el médico tendrá que valorar si es posible recuperar la fertilidad con algún tratamiento farmacológico o quirúrgico.

En caso de no ser posible aplicar un tratamiento con medicamentos o no conseguir el embarazo incluso después de una operación, la pareja o la mujer sola tendrá que recurrir a la reproducción asistida para tener un hijo.

Tratamiento farmacológico

Las infecciones que provocan endometritis aguda o crónica suelen tratarse con antibióticos en función del estudio bacteriológico previo.

En los casos de alteraciones tróficas del endometrio, el tratamiento hormonal con hormonas sexuales femeninas como los estrógenos, la progesterona o la FSH suele ser efectivo para recuperar el grosor endometrial adecuado.

Intervención quirúrgica

Esta opción terapéutica suele ser la primera posible solución en los casos de malformaciones müllerianas. A continuación, comentamos las intervenciones necesarias para algunas situaciones:

Histeroscopia
para corregir los septos o tabiques en el útero. También se utiliza para extirpar miomas submucosos pequeños y las sinequias.
Laparoscopia
en los mismos casos anteriores pero que presentan una dificultad mayor. También para la resección de los cuernos malformados para evitar la extirpación total del útero (histerectomía).
Cirugía ginecológica
en los casos en los que no es posible aplicar las técnicas endoscópicas. Por ejemplo, un mioma subseroso grande.

En la mayoría de casos, una vez ha sido eliminada la patología uterina con una operación quirúrgica, la tasa de éxito para conseguir el embarazo se ve aumentada tanto de manera natural como por técnicas de reproducción asistida.

Reproducción asistida

Si fuera necesario recurrir a un tratamiento de fertilidad para conseguir el embarazo debido a un factor uterino, el médico responsable deberá valorar si es posible hacer una inseminación artificial (IA) o, en cambio, hay que pasar directamente a una fecundación in vitro (FIV):

Inseminación artificial
consiste en introducir el semen capacitado del varón en el interior del fondo uterino. Previamente, la mujer habrá sido sometida a una estimulación ovárica leve.
Fecundación in vitro
se estimula a la mujer con fármacos hormonales para recuperar varios óvulos maduros al mismo tiempo. A continuación, éstos son fecundados en el laboratorio con los espermatozoides de la pareja o un donante anónimo. Los embriones obtenidos se transfieren a la mujer después de varios días de desarrollo.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Evidentemente, no todos son iguales.

Por ello, esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con toda la información detallada de las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

El hecho de utilizar una técnica u otra dependerá de factores como la causa de infertilidad, la edad de la mujer, la calidad seminal del varón, la reserva ovárica, etc.

Gestación subrogada

La gestación subrogada, vulgarmente conocida como vientre de alquiler, es la única estrategia reproductiva a la que pueden recurrir aquellas mujeres que no tienen útero o cuyas malformaciones sean tan graves que impidan la gestación.

Con la gestación subrogada, otra mujer (la gestante) será la encargada de mantener el embarazo y dar a luz al bebé de los padres de intención.

Si la futura madre es capaz de aportar los óvulos porque aún mantiene los ovarios, el bebé nacido por gestación subrogada será hijo biológico suyo. Si esto no es posible, será necesario recurrir a los óvulos de una donante. En ningún caso se utilizan los óvulos propios de la mujer gestante.

Puesto que la gestación subrogada está prohibida en España, los padres de intención que requieran esta técnica tendrán que viajar a los países en los que sí está contemplado por la ley. Si quieres obtener más información sobre este tema, te recomendamos seguir leyendo el siguiente artículo: Gestación subrogada para españoles.

Preguntas de los usuarios

¿Qué posibilidades hay de que el transplante de útero de madre a hija sucediera en España al igual que pasó en Suecia?

Por Dr. Antonio Requena Miranda (ginecólogo).

El transplante de útero es una modalidad de transplante que está en los inicios aunque los ginecólogos estamos muy esperanzados en los buenos resultados que se pueden conseguir a nivel de problemas reproductivos. España cuenta con un gran número de magníficos profesionales en el campo de los transplantes siendo pionera en muchos de ellos. Es por ello que, posiblemente, en no mucho tiempo se pueda realizar esta técnica en nuestro país, si los primeros casos que se van realizando demuestran la utilidad de la técnica.

¿Existen controversias por el hecho de que el trasplante de útero se plantee entre familiares, especialmente, entre madre e hija?

Por Dr. Antonio Requena Miranda (ginecólogo).

Personalmente no creo que tenga más problema que el hecho de donar cualquier otro órgano no vital entre familiares (de hecho, esto se hace con los riñones). El útero es un órgano muy importante pues “aloja” al feto durante 9 meses pero no aporta ningún tipo de información genética al embrión.

¿Qué malformaciones uterinas puede causar el dietilestilbestrol?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

El dietilestilbestrol es un estrógeno sintético que se recetaba a las mujeres embarazadas para disminuir el riesgo de aborto espontáneo. Sin embargo, fue retirado del mercado debido a que causaba malformaciones en el útero y en la vagina en las hijas de las mujeres que lo habían tomado, especialmente el 'útero en forma de T'.

¿Qué es el útero retroverso?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

El útero retroverso o invertido es una una anomalía uterina que puede ser congénita o adquirida. Consiste en una variación en la posición del útero, de manera que éste apunta hacia detrás (hacia el intestino) en lugar de hacia delante (útero en anteversión).

En principio, las mujeres con el útero en retroversión no tienen problemas de infertilidad aunque sí pueden sufrir molestias a la hora de evacuar o durante las relaciones sexuales. Puedes obtener más información sobre este tema en el siguiente enlace: ¿Qué es el útero retroverso?

¿Qué es el útero infantil?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

El útero o matriz infantil es un tipo de hipoplasia que implica la inmadurez del tejido uterino. Durante la pubertad de las niñas, sus órganos sexuales no se desarrollan adecuadamente y también presentan retraso en la menarquia (primera menstruación).

En función del grado o severidad de esta anomalía, la mujer presentará problemas de esterilidad en la edad adulta o no.

Puedes leer más sobre esto aquí: ¿Qué es el útero infantil?

¿Cómo se estudia la infertilidad por factor uterino?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

Generalmente, la primera prueba diagnóstica que permite determinar si existe una alteración en el útero es una ecografía ginecológica.

Además, hay otras pruebas complementarias como la histerosalpingografía, la histerosonografía y la histeroscopia que también permiten detectar alteraciones uterinas.

¿Qué síntomas producen los problemas uterinos?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

Pese a que las molestias dependerán del tipo de problema en el útero que presente la paciente, existen algunos síntomas que pueden hacer sospechar de la existencia de una alteración uterina. Por ejemplo, un abdomen distendido, dolor en la zona pélvica, ganas de orinar frecuentemente, acumulación de gases y las relaciones sexuales dolorosas pueden manifestar un signo de alarma para las patologías uterinas.

Por ello, siempre se recomienda visitar a un especialista cuando la mujer sienta alguna cosa ajena a la normalidad para saber cuál es la mejor forma de proceder.

Lectura recomendada

Cuando una mujer busca quedarse embarazada, no solamente es imprescindible contar con un útero íntegro y funcional. También es muy importante tener una reserva ovárica óptima y una buena calidad ovocitaria. Si quieres obtener más información sobre este tema, te recomendamos leer el siguiente post: ¿Qué es la reserva ovárica y cómo afecta a la fertilidad?

Si quieres saber con mejor detalle acerca de todos los tratamientos de fertilidad que existen para poder conseguir el embarazo, puedes continuar la lectura haciendo clic en el siguiente enlace: Las técnicas de reproducción asistida.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Christine Hur, Jenna Rehmer, Rebecca Flyckt, Tommaso Falcone. Uterine Factor Infertility: A Clinical Review. Clin Obstet Gynecol. 2019 Jun;62(2):257-270. doi: 10.1097/GRF.0000000000000448.

Dominique de Ziegler, Paul Pirtea, Daniela Galliano, Ettore Cicinelli, David Meldrum. Optimal uterine anatomy and physiology necessary for normal implantation and placentation. Fertil Steril. 2016 Apr;105(4):844-54. doi: 10.1016/j.fertnstert.2016.02.023.

J Preston Parry, Keith B Isaacson. Hysteroscopy and why macroscopic uterine factors matter for fertility. Fertil Steril. 2019 Aug;112(2):203-210. doi: 10.1016/j.fertnstert.2019.06.031.

Kentaro Mori, Yoshimitsu Tokunaga, Tetsurou Sakumoto, Akira Nakashima, Isamu Komesu, Yutaka Hata. A Uterine Motion Classification in MRI Data for Female Infertility. Curr Med Imaging. 2020;16(5):479-490. doi: 10.2174/1573405614666180917123654.

Stuart Campbell. Ultrasound Evaluation in Female Infertility: Part 2, the Uterus and Implantation of the Embryo. Obstet Gynecol Clin North Am. 2019 Dec;46(4):697-713. doi: 10.1016/j.ogc.2019.08.002.

Preguntas de los usuarios: '¿Qué posibilidades hay de que el transplante de útero de madre a hija sucediera en España al igual que pasó en Suecia?', '¿Existen controversias por el hecho de que el trasplante de útero se plantee entre familiares, especialmente, entre madre e hija?', '¿Qué malformaciones uterinas puede causar el dietilestilbestrol?', '¿Qué es el útero retroverso?', '¿Qué es el útero infantil?', '¿Cómo se estudia la infertilidad por factor uterino?' y '¿Qué síntomas producen los problemas uterinos?'.

Ver más

Autores y colaboradores

Dr. Antonio Requena Miranda
Dr. Antonio Requena Miranda
Ginecólogo
Licenciado en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid, con la especialidad en Obstetricia y Ginecología por la Universidad Autónoma de Madrid. Tiene una gran trayectoria como ginecólogo especialista en reproducción asistida y, actualemente, es el Director General Médico de IVI. Más sobre Dr. Antonio Requena Miranda
Número de colegiado: 282841142
 Marta Barranquero Gómez
Marta Barranquero Gómez
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV) y especializada en Reproducción Asistida por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) en colaboración con Ginefiv y en Genética Clínica por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH). Más sobre Marta Barranquero Gómez
Número de colegiada: 3316-CV
 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.