Por Zaira Salvador (embrióloga) y Laura Garrido (embrióloga).
Actualizado el 08/10/2018

El vaginismo consiste en la contracción involuntaria de los músculos perivaginales, en el tercio inferior de la vagina, lo que impide la penetración en las relaciones sexuales o la hace muy difícil y dolorosa.

Esta disfunción sexual afecta a un grupo reducido de la población femenina y, además, es una causa de esterilidad en las mujeres que se encuentran en edad reproductiva.

El vaginismo puede solucionarse con un tratamiento combinado de sexología y ginecología, lo que permitirá mejorar la vida sexual de estas mujeres y darles la posibilidad de concebir.

Definición

Vaginismo es el término médico utilizado para describir la estrechez vaginal, es decir, el encogimiento de la luz de la vagina debido a la contracción involuntaria de los músculos del suelo pélvico que se encuentran a su alrededor.

Este cierre total o parcial de la vagina supone una barrera para las relaciones sexuales. Además, en caso de que la penetración fuera posible, ésta sería muy dolorosa para la mujer, dando lugar a la aparición de dispaurenia (dolor en las relaciones sexuales).

En función del momento de su aparición, el vaginismo puede clasificarse en dos tipos:

Vaginismo primario
la mujer no ha sido capaz de mantener una relación sexual con penetración, es decir, todavía es virgen. Este tipo de vaginismo suele diagnosticarse en las mujeres adolescentes y está más asociado a una causa psicológica.
Vaginismo secundario
la mujer ha disfrutado de coitos placenteros con anterioridad hasta la aparición de esta complicación. Las causas del vaginismo secundario están más relacionadas con algún tipo de traumatismo en el aparato reproductor femenino, como es el caso del parto o una cirugía ginecológica.

Cabe destacar que, además de impedir la penetración vaginal durante el coito, el vaginismo también dificulta otros tipos de penetración, como la inserción de un tampón, la administración de óvulos vaginales, la masturbación o la toma de muestras durante una revisión ginecológica.

Causas del vaginismo

Las causas de esta disfunción sexual son muy variadas, pero es posible agruparlas de la siguiente manera:

Motivos psicológicos

Los trastornos psicológicos suelen ser la causa más frecuente del vaginismo. A continuación, vamos a comentar los más importantes:

  • Educación sexual escasa o ligada a tabúes y prejuicios
  • El desconocimiento del propio cuerpo y el de la pareja
  • Baja autoestima o insatisfacción por la propia imagen corporal
  • Traumas en la infancia que no tienen por qué ser de naturaleza sexual
  • Miedo a quedarse embarazada
  • Miedo a perder la virginidad
  • Los fracasos reiterados al inicio de la vida sexual
  • Experiencias sexuales y/o ginecológicas previas negativas
  • Haber sufrido violación, abusos o agresiones
  • Sufrir ansiedad o depresión

Para combatir el vaginismo desde su origen, es muy importante una completa educación sexual desde la infancia de todas las niñas.

Motivos fisiológicos

Las causas físicas o fisiológicas del vaginismo son menos comunes que las que ya hemos comentado, pero también es importante tenerlas en cuenta:

  • Himen rígido
  • Las infecciones vaginales y/o la aparición de úlceras vaginales
  • La inflamación de las glándulas de Bartholi, localizadas en la entrada de la vagina y que contribuyen a su lubricación
  • Un aborto o parto traumático
  • Mala cicatrización de la episiotomía (incisión que se practica para facilitar la salida del bebé en el parto)
  • La disminución de estrógenos en la sangre, como ocurre en la menopausia, ya que provoca un aumento de la sequedad vaginal
  • Tumores en la pelvis

La contracción involuntaria de la vagina y el dolor asociado a ella puede deberse a un motivo físico que requiere de un tratamiento ginecológico, además de un posible abordaje psicológico.

Signos y síntomas

Como ya hemos comentado, la principal consecuencia del vaginismo es la dificultad de la penetración vaginal.

Además de esto, la mujer puede sentir otras molestias como las que comentamos a continuación:

  • Dolor durante el coito (dispaurenia) con ardor, escozor, etc.
  • Sensación de que el hombre está “golpeando una pared” durante el coito
  • Molestias al insertar un tampón, copa menstrual u óvulos vaginales
  • Molestias al realizar una citología o prueba de Papanicolaou durante un examen pélvico ginecológico
  • Espasmos musculares generalizados en otras partes del cuerpo, como las piernas, la parte baja de la espalda, etc.
  • Reacciones colaterales durante el intento de coito: cese de la respiración, hiperventilación, palpitaciones, temblores, etc.
  • Dolor sexual continuo de origen desconocido
  • Disminución de la libido por el dolor

Debe quedar claro que el vaginismo no impide que las mujeres se puedan excitar sexualmente o tener un orgasmo. Por tanto, es posible llevar a cabo otras prácticas sexuales que no impliquen penetración y que resulten satisfactorias en estas mujeres.

Por otra parte, existen otros problemas derivados del vaginismo que afectan a la relación de la pareja por la imposibilidad de mantener sexo: aumento de la irritabilidad entre el hombre y la mujer, mayor frecuencia de las discusiones sin causa justificada, etc. El vaginismo podría incluso ser una causa de ruptura si no se consigue poner solución.

Tratamiento

El vaginismo debe tratarse con la actuación coordinada de psicólogos especializados y ginecólogos para abordar esta disfunción desde todas sus vertientes. Desafortunadamente, no hay ningún tipo de cirugía, suplemento vitamínico o fármaco que pueda curar el vaginismo.

Hay algunos medicamentos que sirven para aliviar y controlar el dolor causado por el vaginismo, como la aplicación de lidocaína en gel, pero no pueden curar esta afección a menos que se descubra la raíz del problema y se pueda abordar por completo.

La terapia de pareja en combinación con una terapia física que incluya ejercicios del suelo pélvico es lo más adecuado para tratar el vaginismo.

Los llamados ejercicios de Kegel son los más conocidos para ayudar a la mujer a controlar su musculatura pélvica. Puedes saber en qué consisten en el siguiente artículo: ¿Qué son los ejercicios de Kegel?

Los especialistas también recomiendan hacer técnicas de relajación, respiración y el uso progresivo de dilatadores vaginales. Además, es aconsejable hacer todas estas actividades con la ayuda de la pareja para lograr un clima relajado y distendido.

En los casos en los que el vaginismo curse con dispaurenia, puede ocurrir que la mujer asocie mentalmente la penetración con el dolor durante el coito y, como consecuencia, se contraiga la vagina inconscientemente como reflejo del recuerdo de ese dolor.

Esto provocaría un círculo vicioso entre dispareunia y vaginismo que impediría la relación sexual, por lo que sería muy importante solicitar la ayuda de un sexólogo para lograr mantener unas relaciones sexuales más placenteras y libres de ansiedad.

Conseguir el embarazo

El vaginismo es una causa de esterilidad pero, una vez curado con todos los ejercicios recomendados, la mujer podrá tener relaciones sexuales con penetración y eyaculación, y quedarse embarazada sin problema.

En casos leves de vaginismo, el uso del gel de lidocaína puede ayudar a eliminar el dolor gracias a su efecto anestésico y permitir que la pareja tenga relaciones sexuales sin dolor.

Por otra parte, si la mujer logra quedarse embarazada sin haber eliminado el vaginismo por completo, es posible que sufra dificultades durante los exámenes pélvicos y/o el parto. Por este motivo, se recomienda encarecidamente a estas pacientes resolver esta disfunción antes del parto o incluso del embarazo si es posible.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en las profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Lógicamente, no todos son iguales. "La Calculadora" seleccionará las clínicas más cercanas a ti que cumplen nuestros rigurosos criterios de calidad. Además, el sistema realizará una comparativa de precios y condiciones que ofrecen las diferentes clínicas para que te resulte más sencillo tomar una decisión.

Finalmente, te dará información acerca de si estas clínicas ofrecen precios especiales o promociones de las que puedes beneficiarte.

Preguntas de los usuarios

¿Es muy común el vaginismo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Aproximadamente 2 de cada 1.000 mujeres sufren vaginismo. Sin embargo, esta cifra podría ser mayor, ya que la recopilación de información fiable es difícil debido a la vergüenza de las pacientes, o porque a algunas mujeres se les da un diagnóstico incorrecto y, por lo tanto, nunca se las trata adecuadamente.

Además, se estima que el 54% de las pacientes diagnosticadas de vaginismo tienen entre 26 y 35 años.

¿El vaginismo se puede curar?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Sí. De hecho, el vaginismo es uno de los trastornos sexuales femeninos más fáciles de tratar. Muchas mujeres logran mantener relaciones sexuales exitosas con el tratamiento adecuado.

Los ejercicios de Kegel (ejercicios del suelo pélvico) en combinación con la inserción de dilatadores son, en la mayoría de los casos, las mejores opciones. Además, este tratamiento puede realizarse en casa de manera cómoda y con la ayuda de la pareja.

¿La hipnoterapia es útil para tratar el vaginismo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

En realidad no. Tampoco lo hacen otras técnicas invasivas como la cirugía o ciertos medicamentos que se publicitan en Internet. En pocas palabras, el tratamiento del vaginismo requiere que la mujer supere el proceso de entrenamiento pélvico que solo puede lograrse con la ayuda de los ejercicios de Kegel y dilatadores vaginales.

¿Cuánto tiempo puede tardase en curar el vaginismo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

La mayoría de mujeres pueden superar el vaginismo en 6-10 semanas de media. Sin embargo, hay que tener claro que tratar el vaginismo requiere un esfuerzo intenso a tiempo completo, en combinación con asistencia profesional si es necesario.

Lectura recomendada

Tal y como hemos comentado a lo largo del artículo, la dispaurenia es una consecuencia directa del vaginismo, aunque ésta también puede ser debida a otros motivos. Puedes encontrar toda la información sobre esto en el siguiente post: Dolor en las relaciones sexuales.

Existen otras causas de esterilidad femenina que, a diferencia del vaginismo, sí pueden complicar más la consecución del embarazo. Puedes encontrarlas en el siguiente post: Enfermedades que producen infertilidad femenina.

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Síguenos en nuestras redes

Todas las novedades sobre la reproducción asistida en nuestros canales.

Bibliografía

Brosens C, Terrasa S y Astolfi E. Vaginismo. Evid Act Pract Ambul. 2009; 12(3): 102-103

Cabello-Santamaria F, Río-Olvera FJ, Cabello-García M. Sexual Pain disorders. Curr Opin Psychatry 2015; 28(6): 412-7

Binik, YM. The DSM diagnostic creiterio for vaginismus. Archives of sexual Behavior 2010; 39(2): 278-291.

Autores y colaboradores

 Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y especialista en reproducción asistida con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia. Más información
Número de colegiada: 3185-CV
 Laura Garrido
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Pablo de Olavide (UPO), con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad de Valencia (UV) y el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Experiencia en laboratorios de FIV, andrología y análisis general. Embrióloga especialista en reproducción asistida. Más información

3 comentarios

  1. Destacado
    CarmenBlasco00

    ¿Es posible que esté sufriendo vaginismo con 50 años? Esto no me había pasado nunca y ahora me cuesta poder tener relaciones con mi marido…

    • Zaira Salvador

      Hola CarmenBlasco00,

      Es posible que tengas vaginismo secundario. Debido a tu edad y la entrada a la menopausia, el nivel de estrógenos en sangre va disminuyendo. Esto provoca sequedad vaginal, entre otros síntomas, y dificulta las relaciones sexuales.

      Mi recomendación es que pruebes algún tipo de lubricante para ver si así mejoran las relaciones y no sientes dolor.

      Espero haberte ayudado.

      Un saludo

  1. Susana arce

    Me gustaría informarme mas sobre la inseminación artificial. Gracias