Infertilidad femenina por factor tubárico: causas y tratamientos

Por (ginecólogo) y (embrióloga).
Actualizado el 14/08/2018

Las trompas de Falopio son unas estructuras del sistema reproductor femenino que unen los ovarios con el útero. Su función consiste en recoger el óvulo liberado por el ovario, permitir el encuentro con los espermatozoides y la fecundación y, finalmente, transportar el embrión hacia el útero.

Por todo esto, cualquier lesión u obstrucción de las trompas de Falopio que impida su funcionalidad será una causa de esterilidad femenina.

Hoy en día, la fecundación in vitro (FIV) es el tratamiento de elección para las mujeres con factor tuboperitoneal, pues no precisa de permeabilidad tubárica para tener éxito.

Causas

Las alteraciones tubáricas suponen un impedimento para conseguir el embarazo en un 30-40% de las pacientes con problemas de infertilidad.

Como hemos dichos, las trompas de Falopio deben ser permeables y con capacidad de movimiento para llevar a cabo su función.

En ocasiones, la mujer solamente presenta un factor tubárico unilateral, es decir, una de las trompas está afectada y la otra está sana. En este caso, el embarazo natural sí es posible, aunque las posibilidades se reducen a la mitad.

Cuando el factor tubárico es bilateral, ambas trompas están dañadas y, por tanto, el embarazo no será posible.

A continuación, vamos a comentar las causas que provocan este factor tuboperitoneal.

Infección pélvica

La infección pélvica es la causa más frecuente de lesión tubárica, pues engloba el 80% de los casos.

Los microorganismos responsables de la mayoría de infecciones en el aparato reproductor femenino son Chlamydia Trachomatis (clamidia) y Neisseria Gonorrhoae (gonorrea), los cuales son responsables de enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Es muy importante que las mujeres cuiden su higiene íntima diariamente y tengan precaución con las relaciones sexuales sin protección con el objetivo de evitar ETS.

Otras causas que pueden provocar infección pélvica son el legrado después de un aborto, la sepsis puerperal o la inserción de un DIU de cobre.

Si las infecciones por microorganismos no se tratan de manera adecuada, pueden afectar a las células del cuello cervical y extenderse hacia los ovarios, las trompas o el útero, causando enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) e infertilidad.

Cirugía pélvica

Las cirugías a nivel de la pelvis y sus cicatrices pueden causar adherencias en los tejidos abdominales que limiten la actividad de las trompas.

Algunos ejemplos de intervenciones quirúrgicas que pueden complicarse son los siguientes:

Las adherencias pélvicas son bandas de tejido cicatricial que se forman entre los órganos de la pelvis (ovarios, trompas de Falopio, útero, vejiga e intestino) y pueden causar que éstos se adhieran entre sí y pierdan su funcionalidad.

Endometriosis

La endometriosis es una enfermedad invasiva en la que el tejido endometrial sale fuera del útero y se implanta en otras localizaciones.

Por tanto, la endometriosis es otra alteración que puede causar adherencias pélvicas que dañan u obstruyen las trompas de Falopio.

El tejido endometrial puede insertarse entre los ovarios y las trompas dificultando la recepción de los óvulos por la parte más externa de la trompa: las fimbrias.

Si quieres leer más sobre esta patología que afecta a las mujeres en edad reproductiva, puedes entrar en el siguiente post: ¿Qué es la endometriosis?

Hidrosalpinx

El hidrosalpinx es una alteración de las trompas de Falopio caracterizada por la acumulación de líquido en su interior. Esto provoca que la trompa se dilate y, además, presente obstrucción.

La causa más común del hidrosalpinx suele ser una infección previa.

Es muy importante el tratamiento y eliminación del hidrosalpinx antes de intentar el embarazo, ya que, además de provocar obstrucción tubárica, el líquido que cumula es tóxico para los embriones.

Puedes obtener más información sobre este tema en el siguiente post: ¿Qué es el hidrosalpinx?

Otras

Existen otros problemas relacionados con las trompas de Falopio que pueden impedir su funcionalidad. Los comentamos a continuación:

Cualquier alteración en las trompas de Falopio que impida su permeabilidad y libertad de movimiento es una causa de esterilidad por factor tubárico.

Diagnóstico

En la mayoría de casos, los problemas en las trompas de Falopio no provocan síntomas que la mujer pueda percibir. Por tanto, el factor tubárico solamente será diagnosticado cuando la pareja lleve un tiempo sin concebir y proceda a hacerse pruebas de fertilidad.

Las alteraciones en las trompas de Falopio pueden detectarse a través de las siguientes pruebas diagnósticas:

Histerosalpingografía (HSG)
es la prueba más importante para comprobar la permeabilidad de las trompas. Consiste en la inyección de un líquido de contraste a través del cuello uterino para observar su trayectoria hacia las trompas a medida que se van tomando fotografías por rayos X. Si hubiera alguna obstrucción, el líquido de contraste quedaría atrapado y provocaría la distensión de la trompa.
Histerosalpingosonografía (HSSG)
es una versión mejorada de la anterior HSG. Aquí, se utiliza una solución salina o un gel espumoso para inyectarlo por el cuello uterino en lugar del líquido de contraste. Además, el uso de rayos X se sustituye por una ecografía transvaginal rutinaria. Para hacer la HSSG, se puede utilizar el ExEm Foam Kit, cuya información se encuentra detallada en el siguiente enlace: ExEm Foam Kit para hacer una histerosalpingosonografía.
Laparoscopia
es una intervención quirúrgica en la que se realizan dos pequeñas incisiones bajo el ombligo y se introduce una cámara que permite observar las trompas desde la cavidad abdominal, así como su relación con el resto de estructuras del aparato reproductor. Se suele hacer en caso de sospecha de endometriosis o de alguna adherencia que pueda retirarse en ese mismo momento.

Tratamiento

Las infecciones bacterianas como la clamidia deben tratarse con antibióticos como la azitromicina y la doxiciclina. No obstante, si las trompas de Falopio ya están dañadas, los fármacos no podrán solucionar esta alteración.

En cuanto a la aplicación de la cirugía para reparar las trompas de Falopio, ésta será posible en función de la causa que provoca la obstrucción tubárica y su severidad. Normalmente, la endometriosis sí que se opera con una laparoscopia.

A pesar de ello, resulta bastante complicado recuperar la fertilidad después de la intervención de trompas por su complejidad. Por esta razón, los especialistas recomiendan la reproducción asistida para que las mujeres con obstrucción tubárica puedan ser madres.

En concreto, el tratamiento que no precisa de funcionalidad tubárica para conseguir el embarazo es la fecundación in vitro.

De hecho, tal y como nos comenta el Dr. Miguel Dolz:

Hace ya algunos años, el problema de obstrucción tubárica era la indicación fundamental para someterse a una FIV.

En este caso, la fecundación no se produce en la trompa como ocurre de manera natural, sino que tiene lugar en el laboratorio. Primero se obtienen los óvulos de la mujer con una punción ovárica y, a continuación, se ponen en contacto con los espermatozoides del varón, salvando el obstáculo de las trompas. A continuación, los embriones resultantes de la FIV pueden transferirse al útero materno y/o criopreservarse para futuros intentos.

Para consultar todos los detalles del tratamiento de FIV, puedes acceder al siguiente artículo: ¿Qué es la FIV y cuál es su precio?

Si necesitas hacerte un tratamiento de fecundación in vitro para poder ser madre, en 3 simples pasos, esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Preguntas de los usuarios

¿Cuál es la mejor solución para conseguir un embarazo con las trompas de Falopio obstruidas?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

El tratamiento de FIV es el más adecuado para conseguir la gestación cuando la mujer no tiene funcionalidad tubárica. Normalmente, es la técnica de elección en mujeres que tienen una ligadura de trompas hecha y desean tener un hijo.

Además, la ventaja de la FIV es que también ofrece garantías de éxito aunque el semen del varón no sea de buena calidad.

¿Qué síntomas puede tener una obstrucción de trompas de Falopio?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

La obstrucción tubárica no suele tener síntomas propiamente dichos. No obstante, sí es posible que la mujer tenga molestias cuando la causa de la obstrucción tiene que ver con la endometriosis o infecciones. Algunas de estas molestias son las siguientes:

  • Flujo vaginal anormal
  • Dolor al orinar
  • Sangrado entre periodos
  • Menstruaciones dolorosas

Lectura recomendada

La histerosalpingografía es la prueba diagnóstica más importante para comprobar la permeabilidad tubárica. Si quieres saber con detalle en qué consiste, puedes seguir leyendo en el siguiente post: Indicaciones y resultados de la histerosalpingografía.

Si estás buscando tener otro bebé, pero tienes una ligadura de trompas hecha, es posible que te interese el siguiente artículo: Embarazo con ligadura de trompas.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Atri M, Tran CN, Bret PT, Aldis AE, Kintzen G. Accuracy of endovaginal sonography for the detection of fallopian tube blockage. J Ultrasound Med 1994;13:429–34.

Audibert F, Hedon B, Arnal F, Humeau C, Boulot P, Bachelard B, et al. Therapeutic strategies in tubal infertility with distal pathology. Hum Reprod 1991;6:1439–42.

Bahamondes L, Bueno JGR, Hardy E, Vera S, Pimental E, Ramos M. Identification of main risk factors for tubal infertility. Fertil Steril 1984;61:478–82.

Camus E, Poncelet C, Goffinet F, et al. Pregnancy rates after in-vitro fertilization in cases of tubal infertility with and without hydrosalpinx: a meta-analysis of published comparative studies. Hum Reprod 1999;14:1243–9.

Gomel V, McComb PF. Microsurgery for tubal infertility. J Reprod Med. 2006;51:177–84

Honore GM, Holden AE, Schenken RS. Pathophysiology and management of proximal tubal blockage. Fertil Steril 1999;71:785–95.

Mardh PA. Tubal factor infertility, with special regard to chlamydial salpingitis. Current Opinion in Infectious Diseases 2004;17:49–52.

Mol BWJ, Swart P, Bossuyt PMM, van Beurden M, van der Veen F. Reproducibility of the interpretation of hysterosalpingography in the diagnosis of tubal pathology. Hum Reprod 1996;11:1204–8.

Friberg B, Joergensen C. Tubal patency studied by ultrasonography. A pilot study. Acta Obst Gynecol Scand 1994;73:53–5.

Gocial G. Primary therapy for tubal disease: surgery versus IVF. Int J Fertil Menopausal Stud 1995;40:297–302.

Heikkinen H, Tekay A, Volpi E, Martikainen H, Jouppila P. Transvaginal salpingosonography for the assessment of tubal patency in infertile women: methodological and clinical experiences. Fertil Steril 1995;64: 293–8.

Papaioannou S, Afnan M, Jafettas J. Tubal assessment tests: still have not found what we are looking for. Reprod Biomed Online 2007;15:376–82.

Siassakos D, Syed A, Wardle P. Tubal disease and assisted reproduction. The Obstetrician & Gynaecologist 2008;10:00–00.

Suresh YN, Narvekar NN. The role of tubal patency tests and tubal surgery in the era of assisted reproductive techniques. The Obstetrician & Gynaecologist 2014;16:37–45.

Volpi E, Piermatteo M, Zuccaro G, Baisi F, Sismondi P. The role of transvaginal sonosalpingography in the evaluation of tubal patency. Minvera Ginecol 1996;48:1–3.

Preguntas de los usuarios: '¿Cuál es la mejor solución para conseguir un embarazo con las trompas de Falopio obstruidas?' y '¿Qué síntomas puede tener una obstrucción de trompas de Falopio?'.

Ver más

Autores y colaboradores

Dr. Miguel Dolz Arroyo
Dr. Miguel Dolz Arroyo
Ginecólogo
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia en 1988 y doctorado en Medicina en 1995, con especialidad en Obstetricia y Ginecología. Es experto en Medicina Reproductiva, con más de 20 años de experiencia en el sector, y actualmente es el director médico y fundador de FIV Valencia. Más sobre Dr. Miguel Dolz Arroyo
Número de colegiado: 464614458
 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.