¿Qué es la histerosalpingografía? – Indicaciones y resultados

Última actualización: 30/05/2018

La histerosalpingografía (HSG) es una prueba ginecológica que sirve para estudiar la arquitectura de la cavidad uterina y las trompas de Falopio, así como su permeabilidad.

Normalmente, las pacientes que recurren a la reproducción asistida tienen que hacerse esta prueba para comprobar si existe algún factor uterino o tubárico que impide el embarazo.

Pruebas de fertilidad

Cuando una pareja o mujer con problemas de fertilidad acude por primera vez a un centro de reproducción asistida, se les abre una historia clínica en la que se valoran diferentes aspectos de su vida reproductiva. Por ejemplo, si tienen hijos previos, cuánto tiempo llevan intentándolo, etc.

A continuación, en función de la información recogida, se someterá tanto al hombre como a la mujer a una serie de pruebas para analizar el estado de su fertilidad.

Entre las pruebas que se solicitan para chequear la fertilidad femenina está la histerosalpingografía, también conocida con nombres como histerograma, uterosalpingografía, uterotubografía o prueba de Cotte.

En general, esta prueba diagnóstica es muy temida por las mujeres debido a las molestias que ocasiona durante su realización y posterior recuperación. No obstante, puede dar mucha información a los médicos sobre las causas de infertilidad y el posible tratamiento a seguir para conseguir el embarazo.

Otras pruebas médicas que se solicitan junto a la HSG son la ecografía y el perfil hormonal, el cual brinda información sobre la reserva ovárica y la capacidad ovulatoria de la mujer.

Indicaciones de la HSG

Para que tenga lugar la fecundación y el embarazo natural, es necesario que los espermatozoides eyaculados del hombre durante el coito alcancen el óvulo expulsado por el ovario de la mujer en una trompa de Falopio. A continuación, el embrión fecundado de esta unión viaja a través de la trompa de Falopio hasta el útero, donde implanta en su endometrio y da comienzo a una gestación.

Si existe una obstrucción tubárica que impida el contacto entre el óvulo y el espermatozoide en ambas trompas de Falopio, evidentemente, el embarazo no podrá tener lugar de manera natural hasta que no se solucione esta obstrucción.

La histerosalpingografía, por tanto, permite valorar tanto la integridad anatómica del aparato reproductor femenino como la funcionalidad de las trompas de Falopio, ya que aporta información sobre la permeabilidad tubárica.

En definitiva, la histerosalpingografía es de gran ayuda a la hora de determinar la causa de infertilidad y decidir la técnica de reproducción asistida con mayores probabilidades de éxito, bien la inseminación artificial (IA) o la fecundación in vitro (FIV).

Puesto que la inseminación artificial requiere que las trompas sean permeables para que tenga lugar la fecundación, esta técnica reproductiva no será adecuada en caso de que la HSG indique que las trompas están tapadas. Ante esta situación, la paciente tendrá que recurrir a la fecundación in vitro directamente.

Si solamente existe obstrucción en una de las trompas de Falopio, sí que es posible conseguir un embarazo natural, aunque las posibilidades son menores y el tiempo para lograrlo puede ser mayor.

La histerosalpingografía también está indicada para el estudio de mujeres con alteraciones menstruales, dolor en la pelvis, tumores en la pelvis y malformaciones congénitas. Además, es posible hacerla para comprobar el éxito de una ligadura de trompas.

Si estás pensando en hacerte un estudio de fertilidad, recuerda que en Reproducción Asistida ORG tenemos precios especiales a tu disposición en la Sección de Descuentos.

Puedes conseguir tu cupón descuento con una visita gratuita en el siguiente enlace: Ver descuentos para el estudio de fertilidad femenino.

¿Cómo se hace la histerosalpingografía?

La HSG es una prueba muy similar a la radiografía, en la cual se inyecta un contraste radiopaco en el interior del cuello uterino para poder observar la anatomía del cérvix, del útero y de las trompas de Falopio a través de una máquina de rayos X.

A continuación, vamos a comentar todos los detalles a tener en cuenta para hacer una histerosalpingografía, en qué consiste y cómo es su recuperación.

Preparación

Es importante asegurarse de que la mujer no está embarazada en el momento de hacer la histerosalpingografía, ya que los rayos X serían perjudiciales para el feto.

Por ello, las siguientes consideraciones son muy importantes antes de hacer esta prueba, además de otras recomendaciones:

  • Hacer la HSG entre los días 8 y 10 del ciclo menstrual, cuando el sangrado de la menstruación ya haya acabado y antes de que tenga lugar la ovulación.
  • Tomar un laxante o colocar un enema la noche anterior a la prueba o unas horas antes, para vaciar los intestinos. Esto permite que el útero y las trompas se vean con mayor claridad.
  • No es necesario acudir en ayunas ya que no va a administrarse anestesia. No obstante, es recomendable no ingerir ningún alimento en las horas previas.
  • Sí que es posible tomar un analgésico antes para reducir las molestias de la histerosalpingografía.
  • La mujer no debe hacerse esta prueba en caso de infección genital. Es posible que el ginecólogo recete un antibiótico para antes y después de la HSG para no correr este riesgo.

Existen otras contraindicaciones de la histerosalpingografía aparte de las ya nombradas en este apartado, como las siguientes: enfermedad inflamatoria pélvica, inflamación, metrorragia (sangrado entre reglas) o en caso de haber ingerido recientemente un contraste para algún otro estudio radiológico del aparato digestivo.

Procedimiento

La histerosalpingografía es una prueba que dura aproximadamente 20-30 minutos y que resulta muy sencilla de realizar por parte del especialista médico.

La colocación de la mujer será la misma que para la de un examen ginecológico, colocando los pies en unos estribos, como si fuese a realizarse una simple citología.

Una vez la paciente se encuentra en la posición adecuada, se colocará un espéculo en la vagina para poder lavar la zona del cuello uterino con una solución salina. A continuación, a través de una cánula que se introducirá por el cuello del útero, se empezará a pasar el contraste a la cavidad uterina.

Durante la realización de la histerosalpingografía, es posible que la mujer sienta un leve dolor abdominal. Algunas mujeres sienten incluso una molestia más intensa. No obstante, estos dolores desaparecen una vez se deja de introducir el contraste.

La máquina de rayos X estará colocada por encima del abdomen de la paciente e irá haciendo las tomas de imágenes necesarias.

Cuidados después de la HSG

Es posible que la mujer sienta ligeras molestias durante el día en el que se ha hecho la histerosalpingografía. En caso de presentar un dolor abdominal más agudo, cólicos u otras molestias posteriores, el médico podría recetar un fármaco como Buscapina para aliviar estos dolores.

También es posible presentar un ligero sangrado vaginal o flujo marrón durante los días posteriores a de la HSG.

En cualquier caso, no es necesario tener ninguna consideración especial ni hacer reposo después de la realización de la histerosalpingografía, a no ser que el médico así lo indique.

Otros tipos de HSG

Hoy en día, existe una versión mejorada de la histerosalpingografía que permite hacer este examen en menor tiempo y con menos molestias para la mujer.

Se trata de la histerosalpingosonografía (HSSG) y, tal y como indica su nombre, utiliza los ultrasonidos para obtener las imágenes en lugar de los rayos X, lo que ya supone una gran ventaja.

Por otra parte, en función del medio de contraste utilizado, se diferencian los siguientes tipos de HSSG:

HyCoSy

HyCoSy es la abreviación de Histerosalpingo-Contrast-Sonografía, un tipo de HSSG que utiliza suero fisiológico o una solución de galactosa como contraste.

Este contraste se inyecta por el cuello uterino y, a través de una ecografía transvaginal, se sigue su recorrido por el útero y las trompas de Falopio.

HyFoSy

HyFoSy es la abreviación de Histerosalpingo-Foam-Sonografía, un tipo de HSSG aún más novedoso que no utiliza agentes de contraste.

En su lugar, se inyecta un gel espumoso por vía vaginal que rellena la cavidad uterina y difunde hacia las trompas de Falopio, ofreciendo unas imágenes mucho más claras y nítidas a través de la ecografía.

Las principales ventajas de esta HSSG con espuma son las siguientes: se puede realizar en la misma consulta del ginecólogo, es muy fácil de usar, es más cómoda para la mujer, no hay riesgo de alergia al contraste, no utiliza rayos X, etc.

La Histerosalpingo-Foam-Sonografía se hace con el ExEm Foam Kit, un producto que permite obtener un gel espumoso de fácil aplicación y tránsito tubárico excelente, ofreciendo unas imágenes de gran calidad.

Puedes conocer todos los detalles sobre este producto en el siguiente post: ExEm Foam Kit para hacer una histerosalpingosonografía.

Resultado de la histerosalpingografía

Una vez la paciente obtiene el resultado, lo mejor es que no trate de interpretarlo por sí misma, puesto que es complicado de ver y la nomenclatura utilizada es muy específica. El médico que ha prescrito la prueba es el encargado de valorar sus resultados en la consulta.

En la imagen obtenida se podrá ver la cavidad uterina como un acúmulo ovalado o en forma de pera invertida y, además, dos delgadas líneas que salen de la parte superior que corresponden a las trompas de Falopio.

El resultado obtenido será:

Cotte positivo
indica que las trompas son permeables y, por tanto, se observa que el contraste pasa por las dos trompas y es expulsado a la cavidad abdominal.
Cotte negativo
ya sea unilateral o bilateral, significa que una o ambas trompas se encuentran obstruidas y, como consecuencia, no dejan pasar el contraste a través de su estructura, provocando que éstas se inflen. También es posible que las trompas de Falopio no se puedan ver debido a una malformación tubárica o uterina.

Si el resultado es positivo, la pareja podría someterse a una inseminación artificial para intentar tener un hijo, siempre y cuando el resto de pruebas masculinas y femeninas así lo indiquen.

En caso de resultado anormal, el médico podría indicar otra prueba adicional para hacer un diagnóstico más acertado y saber qué tratamiento sería más adecuado.

¿Qué alteraciones pueden diagnosticarse?

La histerosalpingografía no solamente indica si hay o no una obstrucción tubárica. También aporta información sobre otras afecciones del tracto reproductor femenino:

En el cérvix
cuello demasiado estrecho o ancho (incompetencia cervical), alargamiento del cuello uterino, duplicación del cuello uterino, etc.
En el útero
orientación anómala (en anteversión o en retroversión), malformaciones uterinas congénitas, miomas, adenomiosis, sinequias, pólipos, hipoplasia, hiperplasia, cáncer, etc.
En las trompas
hidrosalpinx, salpingitis, rigidez tubárica, etc.

Algunas de estas patologías necesitan pruebas diagnósticas alternativas como, por ejemplo, una histeroscopia o laparoscopia, para poder confirmarse. Para obtener más información sobre estas pruebas, te recomendamos leer el siguiente artículo: La cirugía endoscópica.

Preguntas de los usuarios

¿La histerosalpingografía puede destapar las trompas obstruidas?

Sí. En casos de obstrucción tubárica leve, es posible que el paso del contraste líquido a través de las trompas durante la histerosalpingografía elimine dicha obstrucción. Por tanto, es posible conseguir el embarazo fácilmente después de la histerosalpingografía.

¿Cuánto cuesta la histerosalpingografía?

El precio aproximado de la histerosalpingografía es de 100-150 euros en función del centro médico. Si la mujer o la pareja se encuentra en proceso de hacer un tratamiento de fertilidad a través de la Seguridad Social, esta prueba será gratuita, al igual que el resto de análisis.

Sin embargo, es posible que exista lista de espera para hacer la HSG por la Seguridad Social y, por tanto, la fecha no corresponda con la indicada para hacérsela. En ese caso, la mujer puede presentar una prueba de embarazo negativa del mismo día de la HSG para verificar que no se encuentra embarazada.

¿Qué es la histerosalpingografía virtual?

La histerosalpingografía virtual supone un avance de la prueba convencional, en la cual la histerosalpingografía se hace por Tomografía Computada Multislice, similar al TAC que todos conocemos. Las ventajas de esta nueva técnica son que no presenta ninguna molestia en la mujer, no es invasiva y, además, ofrece una información más completa con sus imágenes.

Para una información más detallada sobre esta técnica, puedes visitar el siguiente post: ¿Qué es la histerosalpingografía virtual?

¿Cuáles son los riesgos de una histerosalpingografía?

Aunque no son muy frecuentes, algunas complicaciones que pueden surgir como consecuencia de la histerosalpingografía son las siguientes: reacción alérgica al contraste (yodo), endometritis, salpingitis, perforación en el útero, etc., además de los riesgos añadidos de cualquier prueba en la que el paciente se someta a la exposición de rayos X.

Lectura recomendada

Como hemos dicho, el examen de la histerosalpingografía sirve para ver si las trompas de Falopio están tapadas. Existen varias causas que provocan esta obstrucción tubárica. En el siguiente post puedes encontrar más información sobre todas ellas: Obstrucción de trompas de Falopio.

En caso de obtener un resultado positivo de la HSG, es decir, no hay problemas uterinos ni tubáricos aparentes en la mujer, será posible hacer una inseminación artificial para intentar un embarazo. Si quieres obtener más información sobre esta técnica reproductiva, te recomendamos leer el siguiente artículo: ¿Qué es la IA?

Autores y colaboradores

Embrióloga especialista en Medicina Reproductiva
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI).
Embrióloga especialista en Medicina Reproductiva. Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI).

69 comentarios

  1. Destacado
    avatar
    Didor

    ¡Hola a todas!

    Tengo un nene de 3 años y medio pero al no quedarme embarazada del 2 empecé a ir al gine. En principio todo bien, hormonas, espermiograma y todo… Pero llevamos 2 IA y 8 meses de búsqueda y nada… Hoy me he hecho la histeros y es soportable, incómodo porque notas presión al paso del contraste, pero se aguanta. Mi pregunta es: si me la hicieron a las 9, puedo mantener relaciones?

    Gracias

    • avatar
      Zaira SalvadorEmbrióloga especialista en Medicina Reproductiva

      Hola Didor,

      Es recomendable dejar pasar algunos días después de la HSG para mantener relaciones sexuales. Con dos o tres días sería suficiente para haber eliminado por completo el líquido del contraste.

      Espero haberte ayudado.

      Un saludo

  2. Destacado
    avatar
    mariela

    Hola, mi ginecóloga me ordenó el estudio pero tengo que solicitar cita cuando tenga la regla y la misma no me viene si no la provoco, se puede realizar igual? O tengo que menstruar? Gracias

    • avatar
      Zaira SalvadorEmbrióloga especialista en Medicina Reproductiva

      Hola mariela,

      Sí que puedes hacerte la prueba de HSG aunque no tengas la menstruación. Lo importante es asegurar con un test que no estás embarazada en el momento de hacerla, ya que esto podría afectar al desarrollo del feto.

      Espero haberte ayudado.

      Un saludo

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies