Tanto en el embarazo natural como en la inseminación artificial, la fecundación se produce en las trompas de Falopio, por lo que es fundamental que éstas sean permeables.

Gracias a la histerosalpingografía (prueba diagnóstica para ver el útero y las trompas), es posible valorar esta permeabilidad tubárica y saber si existe alguna alteración que provoca infertilidad por factor tubárico.

Puedes leer el artículo completo en:    281

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar