Durante la histerosalpingografía, se introduce un medio de contraste a través del tracto reproductor femenino para poder tomar las imágenes por rayos X. Cuando el resultado de la prueba es positivo, es decir, no existe ninguna alteración aparente, es posible observar el útero con paredes uniformes y las trompas con aspecto filiforme (forma de hilo).

Por el contrario, si existe algún problema de obstrucción tubárica, el líquido del contraste no podrá fluir a través de las trompas ni llegar hasta la cavidad abdominal. Por tanto, no será posible observar la trompa de Falopio. Si la obstrucción se encuentra en la porción de la trompa más cercana al ovario, es posible que se observe una dilatación de la trompa, puesto que el líquido se quedará en su interior sin fluir hacia delante.

Puedes leer el artículo completo en:    341
Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies