Endoscopia en ginecología: histeroscopia y laparoscopia

Por (ginecólogo) y (embrióloga).
Actualizado el 24/10/2019

La endoscopia es una técnica que consiste en introducir un tubo acoplado a una cámara (endoscopio) para observar el interior de un órgano o cavidad. Este instrumento se inserta mediante una pequeña incisión o por orificios naturales como la vagina o el ano.

Hasta hace poco tiempo, este tipo de procedimientos se empleaban con un fin meramente diagnóstico. Sin embargo, a día de hoy, los métodos endoscópicos permiten también un correcto tratamiento de las patologías de una forma menos agresiva.

La endoscopia ginecológica no requiere hospitalización, permitiendo volver a la paciente a su domicilio el mismo día de la intervención. Dentro de ella se puede distinguir dos modalidades: histerosocopia y laparoscopia.

A continuación tienes un índice con los 7 puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué es la endoscopia?

La endoscopia es un procedimiento diagnóstico que consiste en introducir un sistema óptico o endoscopio a través de un orificio natural o una pequeña incisión para observar el interior de un órgano o cavidad. De esta forma, se obtiene información que no puede ser proporcionada de forma fiable por otras técnicas externas como una radiografía. Se trata de una intervención quirúrgica que se lleva a cabo mediante anestesia local, regional o sedación.

Un endoscopio es un instrumento formado por un tubo con luz que se introduce en el interior de las cavidades o conductos para su visualización.

La cirugía endoscópica ginecológica es una disciplina novedosa con doble finalidad: diagnóstico y tratamiento de patologías. En este caso, para visualizar las cavidades de los órganos reproductores femeninos, el endoscopio puede introducirse de dos maneras:

  • A través de la vagina (histeroscopia).
  • Mediante pequeñas incisiones en el abdomen (laparoscopia).

Ventajas de la cirugía endoscópica

La cirugía endoscópica en considerada la técnica de elección en determinadas situaciones debido a sus numerosas ventajas:

  • Recuperación rápida.
  • Hospitalización durante unas pocas horas.
  • Cicatrices de menor tamaño.
  • Menor probabilidad de hemorragias y pérdidas sanguíneas.
  • Hay comunicación entre el paciente y el médico durante la prueba si la mujer no está sedada.

Por todo lo comentado anteriormente, las técnicas endoscópicas se conocen como cirugía mínimamente invasiva.

Histeroscopia ginecológica

La histeroscopia es una técnica que consiste en diagnosticar y tratar las patologías de la cavidad uterina mediante su visualización directa. Para ello, se inserta un histeroscopio de pequeño tamaño (3-5 mm) a través del orificio del cuello uterino. Además, para dilatar la cavidad se tiene que inyectar dióxido de carbono o suero fisiológico.

El histeroscopio es un instrumento ginecológico delgado que puede ser rígido, semirígido o flexible.

Hay dos tipos de histeroscopias en función de su finalidad y del grosor de histeroscopio: diagnóstica y quirúrgica. En ambos tipos, la mujer se tumba en posición ginecológica. Posteriormente, el médico coloca el espéculo para ensanchar la abertura de la vagina y se limpia el cuello del útero con una solución yodada.

Una vez limpiada la zona, el doctor introduce el histeroscopio de forma suave por el cuello del útero liberando líquido para dilatar el área, lo que ayudará a ver con claridad la cavidad uterina. Mediante el uso de monitores, el especialista examinará con detalle el útero. Además, si el procedimiento se realiza para tratar una patología, insertará otros instrumentos a través del histeroscopio.

A continuación, se detallan cada uno de los tipos de histeroscopia.

Histeroscopia diagnóstica

En este modelo de histeroscopia se utiliza un histeroscopio de menor calibre y se lleva a cabo de forma ambulatoria, sin necesidad de anestesia ni sedación.

El momento más adecuado para realizar una histeroscopia en pacientes de edad fértil es en la fase proliferativa del ciclo menstrual, es decir, entre el sexto y décimo día. De esta forma, se reduce el sangrado y el endometrio está más fino.

La histeroscopia diagnóstica está indicada en los siguientes casos:

  • Sospecha de adherencias uterinas, pólipos endometriales, miomas o septos uterinos.
  • Extracción del DIU y otros dispositivos.
  • Estudio de infertilidad y fallos de implantación.
  • Valoración de alteraciones menstruales.
  • Evaluación de la cavidad endometrial.

El uso de esta técnica asegura una buena fiabilidad en la interpretación de las imágenes, minimizando, a su vez, el riesgo de complicaciones. Sin embargo, pueden aparecer molestias secundarias como dolor pélvico o abdominal.

Histeroscopia quirúrgica

Este modelo de histeroscopia se realiza cuando se tiene un diagnóstico de alguna alteración endometrial o uterina.

En la histeroscopia quirúrgica, el histeroscopio es de mayor grosor y se lleva a cabo en quirófano bajo sedación o anestesia regional. Además, el histeroscopio lleva acoplado herramientas ginecológicas para poder realizar diferentes tipos de cirugía, tanto si es necesario extirpar como manipular.

Por otro lado, cuando se realiza una histeroscopia quirúrgica es necesario dilatar más el cuello del útero que en una histeroscopia diagnóstica.

A continuación, describimos los casos en los que está indicada la histeroscopia quirúrgica:

  • Ablación o reducción endometrial.
  • Extracción de fibromas o pólipos.
  • Eliminación de adherencias intrauterinas.
  • Resección de septos uterinos.

Riesgos

Gracias a los avances tecnológicos, la histeroscopia se ha convertido en una técnica primaria en la práctica ginecológica.

En general, la histeroscopia se considera una técnica segura, por lo que la probabilidad de que aparezcan complicaciones es baja, pero no imposible. Existe la posibilidad mínima de que se perfore el útero, lo que puede generar sangrados.

Otras complicaciones de la histeroscopia son las que se comentan a continuación:

  • Reflejo vasovagal: debido a una falta de habilidad del especialista y del diámetro del histeroscopio. Esta complicación suele provocar malestar, sensación de calor, palidez, etc.
  • Embolia gaseosa: es muy grave, pero poco frecuente. Se trata de un efecto secundario derivado de la distensión con dióxido de carbono.
  • Infección pélvica.

Por tanto, es de vital importancia detectar cualquier signo que sea propio de una complicación para evitar poner en riesgo la salud de la mujer.

Contraindicaciones de la histeroscopia

A pesar de que la histeroscopia es una de las principales técnicas en ginecología, existen casos donde no se debe realizar. A continuación, se describen algunos de ellos:

  • Mujer en fase aguda de una infección pélvica, ya que puede provocar una diseminación endometrial o tubárica.
  • Excesivo sangrado uterino porque impediría una correcta visualización de la zona.
  • Cáncer cervical.
  • Gestación evolutiva.

Excepcionalmente, la histeroscopia se puede realizar en una mujer embarazada para extraer un DIU, pero siempre antes de la semana 10 de gestación.

Laparoscopia ginecológica

La laparoscopia, también denominada celioscopia, es una intervención quirúrgica para buscar problemas en el abdomen o en el aparato reproductor femenino (útero, trompas de Falopio y ovarios). Para ello, se utiliza un tubo delgado (laparoscopio) que se introduce a través de una pequeña incisión en el ombligo. Se trata de una técnica mínimamente invasiva, por lo que la paciente podrá recuperar su actividad rutinaria en 72-78 horas.

La laparoscopia ginecológica requiere que la paciente esté en ayunas y tomar un laxante el día anterior de la cirugía para tener los intestinos vacíos.

El objetivo de la laparoscopia, al igual que la histeroscopia, es doble. Por una parte, esta prueba pretende diagnosticar y por otra resolver todos aquellos problemas que se detecten durante la intervención.

Laparoscopia diagnóstica

Se trata de un procedimiento cuya recuperación es rápida y causa poco dolor. La práctica de la laparoscopia con fines diagnósitos está indicada cuando hay sospechas de endometriosis, esterilidad, hemorragia de los ovarios y dolores en la zona del abdomen y de la pelvis, de los cuales no se consigue explicación.

El momento de realizar la laparoscopia diagnóstica dependerá siempre de la finalidad y de la propia opinión del especialista.

Laparoscopia quirúrgica

En la actualidad, la laparoscopia quirúrgica es un modelo de cirugía bastante seguro para tratar patologías ginecológicas. Para ello, el médico realizará unas pequeñas incisiones mediante las cuales introducirá un trocar para poder utilizar las herramientas quirúrgicas, tales como tijeras, pinzas, etc.

Este procedimiento se realiza bajo anestesia general, por lo que la mujer no sentirá dolor durante la intervención.

La cirugía de la mayoría de alteraciones ginecológicas se puede llevar a cabo mediante laparoscopica. A continuación, se comentan las principales indicaciones para practicar la laparoscopia quirúrgica:

  • Extirpar quistes ováricos o miomas.
  • Tratar la endometriosis.
  • Extirpar un embarazo ectópico.
  • Histerectomía o extirpación de la matriz uterina.

Cuando una paciente se vaya a someter a una laparoscopia quirúrgica deberá tomar antibióticos previos a la intervención para reducir el riesgo de infección.

Recuperación

La recuperación de una mujer que se somete a una laparoscopia es rápida y suele ir acompañada de la administración de algunos analgésicos para el dolor.

Otro aspecto que puede modificar la recuperación es el uso dióxido de carbono para una mejor visualización, ya que este gas puede provocar molestias en el abdomen durante los primeros días posteriores a la intervención. Esto es completamente normal y los síntomas irán desapareciendo conforme el dióxido de carbono sea absorbido.

En cuanto a la actividad sexual, la mujer podrá mantener relaciones una vez se haya detenido cualquier sangrado.

Riesgos de la laparoscopia

Al igual que cualquier otra cirugía, la laparoscopia puede provocar algunas complicaciones. Entre los riesgos más habituales se encuentran los sangrados en el lugar de la inserción o una mala administración del gas para la visualización.

Otros riesgos de la laparoscopia ginecológica son:

  • Daños en el interior del estómago, intestino, vejiga o uréteres.
  • Reacción adversa a la anestesia.
  • Coágulos de sangre.
  • Inflamación abdominal.

Preguntas de los usuarios

¿Me pueden quitar un mioma uterino mediante laparoscopia?

Por Dr. Daniel Sosa (ginecólogo).

Sí. En manos cualificadas se puede emplear la vía de abordaje laparoscópica para extirpar miomas uterinos subserosos e intramurales.

Sin embargo, los miomas que más se relacionan con problemas reproductivos son los submucosos, los cuales se extirpan mediante la histeroscopia.
Leer más

¿Se puede realizar la histeroscopia con la regla?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

No. La histeroscopia se realiza habitualmente en la fase proliferativa del ciclo menstrual, aunque se podría realizar en cualquier etapa del ciclo en la que la paciente no esté sangrando ni exista posibilidad de embarazo.

¿La histeroscopia ginecológica duele?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

Normalmente, la histeroscopia diagnóstica no es dolorosa pero después del procedimiento pueden surgir molestias similares a las de la regla.

Los casos donde se realiza una histeroscopia quirúrgica tampoco se siente dolor porque se realiza con anestesia.

¿Cuáles son las recomendaciones para después de una histeroscopia?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

Como recomendación general, la paciente debe evitar el baño pero sí se puede duchar. Además, no se aconseja mantener relaciones sexuales en dos semanas aproximadamente.

No es necesario permanecer en la cama, pero sí tener algo de reposo durante las primeras 24 horas.

Si se tienen molestias abdominales similares a las de la regla, se puede tomar algún medicamento para el dolor.

¿Es lo mismo la histeroscopia y la histerosonografía?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

No. La histeroscopia y la histerosonografía son dos pruebas diferentes.

La histeroscopia consiste en introducir un tubo (histeroscopio) acoplado a una cámara a través del cuello del útero; mientras que la histerosonografía es una ecografía transvaginal que se realiza junto con la inserción de suero salino mediante una cánula a través del cuello del útero.

Lecturas recomendadas

Una de las recomendaciones para realizar una endoscopia ginecológica es cuando la mujer la mujer no se queda embarazada debido a problemas en su útero. Si quieres seguir leyendo sobre el tema, te invito a pinchar en el siguiente enlace: Esterilidad femenina debida a un factor uterino: causas y tratamiento.

Además, la histeroscopia es una de las pruebas que se realizan para valorar la fertilidad de la mujer. En el siguiente artículo puedes obtener más información acerca de otras técnicas complementarias: Pruebas de fertilidad en la mujer - ¿Cuáles son y en qué consisten? o en concreto para evaluar la permeabilidad de las trompas de Falopio aquí ¿Qué es la histerosalpingografía? - Indicaciones y resultados.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Alonso L, Carugno J. Chronic Endometritis: Three-dimensional Ultrasound and Hysteroscopy Correlation. J Minim Invasive Gynecol. 2019 Sep 3. pii: S1553-4650(19)30406-6. doi: 10.1016/j.jmig.2019.08.028.

Guzmán G, Zaldivar A, Garza P, Bustos H H. Complicaciones en laparoscopia ginecológica. Perinatol Reprod Hum 2000; 14: 32-47.

Joo J, Moon HK, Moon YE. Identification of predictors for acute postoperative pain after gynecological laparoscopy. Medicine (Baltimore). 2019 Oct;98(42):e17621. doi: 10.1097/MD.0000000000017621.

Kamath MS, Bosteels J, D'Hooghe TM, Seshadri S, Weyers S, Mol BWJ, Broekmans FJ, Sunkara SK. Cochrane Database Syst Rev. 2019 Apr 16;4:CD012856. doi: 10.1002/14651858.

Luthra N, Namrata, Grewal A. Air embolism following hysteroscopy. J Anaesthesiol Clin Pharmacol. 2019 Jul-Sep;35(3):416-417. doi: 10.4103/joacp.JOACP_143_18.

Rodríguez-Mias NL, Cubo-Abert M, Gomila-Villalonga L, Gómez-Cabeza J, Poza-Barrasús JL, Gil-Moreno A. Hysteroscopic myomectomy without anesthesia. Obstet Gynecol Sci. 2019 May;62(3):183-185. doi: 10.5468/ogs.2019.62.3.183.

Sánchez C, Brito, M. Histeroscopia diagnóstica y terapéutica. Experiencia de 10 años. Rev Obstet Ginecol Venez v.66 n.4 Caracas dic. 2006.

Smorgick N, Rabinovitch I, Levinsohn-Tavor O, Maymon R, Vaknin Z, Pansky M. Two-step hysteroscopy for management of morbidly adherent retained products of conception. Arch Gynecol Obstet. 2019 Sep;300(3):669-674. doi: 10.1007/s00404-019-05246-1.

Tsunoda Y, Matsushima T, Yoneyama K, Takeshita T. Role of hysteroscopy in the diagnosis of uterine artery pseudoaneurysm: a case report. J Obstet Gynaecol. 2019 Oct 14:1-2. doi: 10.1080/01443615.2019.1650261.

Utida GM, Kulak J Jr. Hysteroscopic and aspiration biopsies in the histologic evaluation of the endometrium, a comparative study. Medicine (Baltimore). 2019 Oct;98(40):e17183. doi: 10.1097/MD.0000000000017183.

Preguntas de los usuarios: '¿Me pueden quitar un mioma uterino mediante laparoscopia?', '¿Se puede realizar la histeroscopia con la regla?', '¿La histeroscopia ginecológica duele?', '¿Cuáles son las recomendaciones para después de una histeroscopia?' y '¿Es lo mismo la histeroscopia y la histerosonografía?'.

Ver más

Autores y colaboradores

Dr. Daniel Sosa
Dr. Daniel Sosa
Ginecólogo
Licenciado en Medicina por la Universidad Nacional de Tucumán en Argentina. Especialista en Ginecología y Obstetricia. Máster en Reproducción Humana por la Universidad Rey Juan Carlos y el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Actual director médico de la clínica FIV Marbella. Más sobre Dr. Daniel Sosa
Nº de colegiado: 290846745
 Marta Barranquero Gómez
Marta Barranquero Gómez
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV) y especializada en Reproducción Asistida por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) en colaboración con Ginefiv y en Genética Clínica por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH). Más sobre Marta Barranquero Gómez
Número de colegiada: 3316-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.