La cirugía como solución a los problemas en las trompas de Falopio

Por (ginecóloga) y (embrióloga).
Actualizado el 04/08/2016

Cuando la mujer tiene algún problema en las trompas de Falopio, con el fin de aumentar la fertilidad, se pueden realizar diferentes operaciones con el objetivo de reparar el funcionamiento normal de la trompa.

Es importante no confundir este tipo de cirugía con la ligadura de trompas, pues son contrarias. La cirugía tubárica tiene como objetivo reparar problemas de las trompas de Falopio que impiden su adecuado funcionamiento, mientras que la ligadura es una intervención para bloquear voluntariamente las trompas como método anticonceptivo permanente.

Dependiendo del motivo de la cirguía,la intervención pueden llevarse a cabo mediante una operación abdominal, es decir, por laparotomía, o por cirugía de incisión pequeña, es decir, una laparoscopia.

Con ello, se intenta o bien reparar el funcionamiento de la trompa en el caso de que esta no esté muy dañada o bien extraerla en el caso de que esté muy estriada, tenga líquido acumulado o los cilios muy dañados.

También podría llevarse a cabo una operación en las trompas con el fin de recuperar la fertilidad en el caso de que la mujer, con anterioridad, haya sido sometida a un proceso de esterilización en el que sus trompas fueron selladas o ligadas. Es lo que conocemos como reversión de las trompas de Falopio.

Entre los problemas más frecuentes que aparecen en las trompas y requieren de operación para lograr el embarazo están: las adherencias, la obstrucción del lado del útero o de los extremos cercanos al ovario, restaurar una esterilización previa, o extracción de una de ellas.

Trompas de Falopio obstruidas

La obstrucción de las trompas es, sin duda, uno de los problemas más frecuentes que se encuentran en las parejas que tienen dificultades para conseguir una gestación.

Estas obstrucciones son un obstáculo mecánico que impide que los espermatozoides y el óvulo entren en contacto y, por tanto, imposibilita el embarazo.

Entre los principales problemas que causan la obstrucción de trompas se encuentran:

  • Hidrosalpinx: es una obstrucción que se caracteriza por la acumulación de líquido en el extremo de la trompa, que causa su dilatación y distensión.
  • Endometriosis: es el crecimiento de tejido endometrial fuera del útero, que en este caso crecería en alguna de las trompas. Esta enfermedad es una causa frecuente de infertilidad y puede ser una causa potencial de obstrucción tubárica si aparece en las trompas de Falopio.
  • Enfermedad inflamatoria pélvica (EIP): es una inflamación de los órganos situados en la pelvis, entre los que se encuentran las trompas.

Pueden aparecer en el lado proximal (el lado más próximo al útero) o en el lado distal (más cercano al ovario).

En el caso de las obstrucciones proximales, se puede realizar microcirugía liberando la obstrucción y eliminando la barrera. Las posibilidades de embarazo pueden incrementarse un 50% tras realizar la intervención.

En el caso de las obstrucciones distales, el tratamiento quirúrgico dependerá en gran manera de la zona afectada. Si sólo los extremos de las trompas (fimbrias) están parcialmente obstruidos pueden volver a ser abiertas.

Si la obstrucción es total, se realiza una salpingostomía con el objetivo de reparar el tubo dañado. Dependiendo del alcance de la intervención las posibilidades de embarazo se incrementan en un 15%.

El éxito de este tipo de operaciones se sitúa entre un 20 y un 45%, dependiendo de dónde estaba exactamente la obstrucción, y tras ellas aumenta siempre un poco el riesgo de embarazo ectópico o extrauterino.

Cirugía de trompas de Falopio por embarazo ectópico

El embarazo ectópico se produce cuando el embrión implanta y se desarrolla fuera de la cavidad uterina. Las trompas de Falopio es una zona común del embarazo ectópico que puede derivar en problemas tubáricos que en muchas ocasiones requieren intervención.

Cuando se produce la implantación en las trompas de Falopio es necesario intervenirlas y eliminar el embrión para evitar que éste se desarrollo y pueda causar daños irreparables en las trompas. Hay casos en los que es necesario eliminar la trompa debido al daño causado.

Formación de adherencias tubáricas

Como resultado de los procesos infecciosos de los genitales internos se puede producir la formación de adherencias.

Estas juegan un papel importante como causa de infertilidad porque durante la ovulación la trompa se acerca al ovario, lo abraza y permite el paso de óvulo.

Las adherencias fijan los ovarios y las trompas y los mantiene alejados, lo cual impide la captación del óvulo.

Si existen estas adherencias se puede intentar aflojarlas mediante una intervención. Se ha visto que las posibilidades de embarazo tras realizar la operación se pueden incrementar en un 50%.

Extirpar las trompas de Falopio

Si la trompa está gravemente dañada y no hay posibilidades de que sea reparada se decide extraer la trompa.

Si existe el riesgo de que haya obstrucciones graves la fecundación in vitro es la única posibilidad de embarazo en estas parejas.

En este caso, como preparativo para el tratamiento de FIV, en algunos casos se extraen ambas trompas dañadas. Esto es algo muy habitual en el hidrosalpinx, ya que el líquido que se acumula puede llegar hasta el útero y ser tóxico para los embriones.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

Dra. Elena Martín Hidalgo
Dra. Elena Martín Hidalgo
Ginecóloga
Número de colegiada: 28454504653
 Sara Salgado
Sara Salgado
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Biología Molecular por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), con Máster en Reproducción Humana Asistida por la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Título de Experto Universitario en Técnicas de Diagnóstico Genético por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre Sara Salgado

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.