Legrado uterino: procedimiento, recuperación y complicaciones

Por (embrióloga).
Actualizado el 30/07/2018

El legrado uterino, también llamado curetaje, es una técnica ginecológica que consiste en raspar el tejido de las paredes internas del útero, con el fin de eliminar la capa mucosa del mismo: el endometrio.

Se trata de una cirugía menor realizada normalmente bajo anestesia local por parte de un ginecólogo. Aunque su principal indicación es en caso de aborto, el legrado uterino también puede realizarse ante otras situaciones.

¿Qué es un legrado uterino?

El legrado uterino es una intervención quirúrgica en la que se raspan las paredes internas del útero con el objetivo de que éste quede limpio.

En concreto, con el legrado se extraen las células de la capa interna del útero conocida como endometrio, el cual tiene la capacidad de regenerarse en cada ciclo menstrual.

Esta intervención sencilla es realizada por parte de un ginecólogo bajo anestesia local o general suave.

¿Cuándo se realiza?

La mayoría de mujeres asocia el legrado con un aborto, pero realmente éste tiene varias indicaciones. Las comentamos a continuación:

Aborto espontáneo
consiste en vaciar el contenido del útero en caso de aborto incompleto o aborto retenido, es decir, cuando el embrión muere en el interior del útero, pero no es expulsado de forma natural mediante un sangrado.
Abortos provocados o terapéuticos
el legrado es la forma más común para interrumpir un embarazo durante el tercer trimestre, ya sea por decisión personal de la mujer, porque su salud corra peligro o porque haya alguna malformación o alteración genética en el embrión.
Diagnóstico
el legrado uterino biópsico permite recoger una muestra de tejido endometrial para analizar en caso de sospecha de cáncer de útero. Este tipo de cáncer es más común en mujeres menopáusicas.
Tratamiento de una menstruación irregular
el legrado también es utilizado para intentar solucionar sangrados fuera del periodo menstrual, menstruaciones muy abundantes, etc.
Eliminación de miomas o pólipos
esto son masas tumorales benignas que crecen en el interior del útero y que pueden dar lugar a complicaciones como menstruaciones abundantes, abortos espontáneos repetidos, fallos de implantación, etc.
Incrustación del DIU
los dispositivos intrauterinos utilizados como anticonceptivos de larga duración pueden quedarse incrustados en el endometrio, siendo imposible su extracción. El legrado en este caso sirve para eliminar parte del endometrio que retiene al DIU y poder retirarlo.

¿Cómo se hace un legrado?

Como ya hemos comentado, el legrado uterino es una intervención muy sencilla que dura unos 15 minutos aproximadamente.

Aún así, es necesario administrar anestesia local o general a la paciente para que no sufra ningún dolor.

En general, el legrado uterino consta de las siguientes partes:

La dilatación
consiste en la apertura de la entrada del útero para facilitar la introducción del instrumental necesario para el curetaje. Para ello, el ginecólogo introduce unos cilindros metálicos pequeños a través del cuello uterino, los cuales van ensanchándose y agrandando el cérvix poco a poco hasta conseguir un tamaño adecuado.
El curetaje
consiste en la introducción de una varilla, denominada legra o cureta, que tiene en su extremo una pequeña y fina asa para poder hacer el raspado de la cavidad uterina. Poco a poco, el ginecólogo irá extrayendo el endometrio por el cuello del útero.

Actualmente, existen varillas con una cámara incorporada que permiten dirigir mejor el raspado y, por tanto, aumentar la eficacia y reducir las complicaciones del legrado uterino.

Además, el asa de estas nuevas varillas puede calentarse de tal manera que se produce la coagulación de las heridas a la vez que el raspado, reduciendo así el sangrado.

Cuidados tras legrado uterino

Después de haberse sometido a un legrado, es posible que la mujer tenga sangrado vaginal durante 10 o 15 días debido a la intervención.

También es posible sufrir algunas molestias como dolor abdominal o pélvico. En este caso, se recomienda hacer reposo y tomar analgésicos para aliviar el dolor.

A pesar de ello, el tiempo de recuperación tras un legrado uterino es muy rápido. La mujer puede seguir con su estilo de vida y actividades habituales al día siguiente, aunque deberá tener en cuenta algunas recomendaciones:

  • Abstinencia sexual al menos durante las dos semanas después del legrado.
  • No utilizar tampones.
  • No realizar duchas vaginales ni bañarse.
  • Evitar realizar ejercicio físico intenso.

En cuanto al estado de ánimo, es normal sentir tristeza y decaimiento en caso de haber sufrido un aborto espontáneo. Por ello, se recomienda que la mujer se encuentre acompañada los días siguientes del legrado e intentar mantenerse distraída.

Menstruación después del legrado uterino

El sangrado vaginal que tiene lugar después del legrado no tiene nada que ver con la menstruación. Ésta se presentará de nuevo unos 30-40 días después de la realización del legrado.

A partir de este momento, se reanudarán los ciclos menstruales habituales y la ovulación tendrá lugar unos 15 días después.

No obstante, hay que tener en cuenta que también podría ocurrir una ovulación antes de esta menstruación y, por tanto, la mujer podría quedarse embarazada de nuevo.

La mayoría de especialistas recomiendan esperar unos 2 o 3 meses después de un legrado para intentar un nuevo embarazo. De esta manera, tanto el estado físico como anímico de la mujer se habrán recuperado.

Riesgos y complicaciones

Aunque se trata de una intervención sencilla que no suele implicar riesgos, el legrado uterino puede dar lugar a algunas complicaciones como las siguientes:

Daños en el útero
perforación del útero con la varilla, desgarro del cérvix con la dilatación y/o el curetaje.
Síndrome de Asherman
se trata de una mala cicatrización de las paredes uterinas, las cuales quedan adheridas entre sí. Esto lleva a una situación de infertilidad porque el útero se colapsa y no puede albergar una gestación.
Infecciones del útero o zona pélvica
esto puede ocurrir debido al traspaso de los microorganismos de la vagina al útero al introducir los instrumentos quirúrgicos, o por el abandono de tejido endometrial o restos abortivos en el interior uterino tras el raspado. Los síntomas de una posible infección son la fiebre, el flujo vaginal con mal olor y el dolor intenso.
Hemorragias
es normal que haya sangrado de la herida provocada en el útero, pero habrá que controlar que no sea muy intenso o con coágulos, ya que esto podría deberse a una complicación mayor.

Además de todo esto, también hay que tener en cuenta el impacto psicológico que puede ocasionar el legrado debido a un aborto involuntario en la mujer.

Fertilidad tras legrado

La técnica del legrado en sí no afecta a la fertilidad de la mujer, por lo que puede tener lugar un embarazo tras su realización sin ningún problema.

De hecho, en algunos casos, el legrado uterino puede mejorar o incluso solucionar el problema de esterilidad como, por ejemplo, cuando se eliminan miomas submucosos o pólipos endometriales que causan fallos de implantación.

Sin embargo, también es verdad que el legrado puede tener algún efecto negativo sobre la fertilidad debido a las posibles complicaciones asociadas, como es el caso del síndrome de Asherman.

Si te interesa conocer más información sobre este tema, puedes seguir leyendo en el siguiente artículo: La fertilidad después de un aborto.

Preguntas de los usuarios

¿Cuál es el precio de un legrado uterino?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Esta intervención quirúrgica suele realizarse por la Seguridad Social sin coste alguno, sobre todo cuando es necesario hacerlo por abortos espontáneos u otras patologías.

En caso de querer interrumpir el embarazo de forma voluntaria en una clínica privada, el coste del aborto quirúrgico en España se sitúa aproximadamente entre los 325 y 450€.

¿Cuáles son los efectos secundarios de un legrado uterino?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Los síntomas o efectos secundarios de un legrado son pocos. En general, se produce un sangrado vaginal durante los días posteriores a la intervención, que puede ir acompañado de cólicos en la zona de la pelvis y dolor de espalda.

A pesar de ello, la mujer ya puede hacer vida normal al día siguiente de la realización del legrado, ya que los analgésicos alivian estas molestias.

¿Es necesario coger la baja laboral tras un legrado uterino?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Esto depende de cada mujer y de cuál haya sido la causa del legrado. En general, solamente se recomienda mantener reposo el día de la intervención y, en algunos casos, también al día siguiente, pero es habitual que la mujer recupere pronto su rutina diaria.

Ahora bien, en las mujeres que han sufrido un aborto espontáneo de varias semanas o si el sangrado vaginal es muy abundante, el médico suele dar una semana de baja laboral aproximadamente. Esto también dependerá del tipo de trabajo de la mujer y de cuáles son sus funciones.

Lectura recomendada

Una de las cuestiones que más preocupa a las mujeres que han sufrido un legrado es cuando van a poder volver a intentar el embarazo. Encontrarás toda la información sobre esto aquí: ¿Cuánto tiempo ha de pasar tras un aborto para intentar el embarazo?

La aspiración y el legrado uterino suelen ser las técnicas utilizadas para realizar una interrupción voluntaria del embarazo (IVE). Si quieres saber más detalles sobre dónde hacen este procedimiento y sus trámites, puedes entrar en el siguiente post: Interrupción voluntaria del embarazo en España.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.