Diferencias entre ovario poliquístico y SOP

Por (embrióloga).
Actualizado el 26/11/2018

En nuestra sociedad es muy común confundir la presencia de ovarios de aspecto poliquístico con el padecimiento del síndrome de ovarios poliquísticos (SOP). Esta asociación es completamente equívoca, pues ambas situaciones tienen un origen y unas consecuencias muy diferentes.

En este artículo nos centramos en establecer los aspectos en los que estas dos condiciones difieren.

¿Es lo mismo ‘ovarios poliquísticos’ que ‘SOP’?

Rotundamente no. Estas situaciones son totalamente diferentes a pesar de que en ambas se da el hecho de que la mujer posee ovarios poliquísticos.

Es importante introducir brevemente en qué consiste cada una de estas condiciones antes de establecer cuáles son las principales diferencias entre en el SOP y el ovario poliquístico.

¿Qué entendemos por ‘ovario poliquístico’?

Un ovario de aspecto poliquístico se caracteriza por la presencia de 8 o más folículos en condiciones basales, esto es, en periodo de menstruación.

El tamaño de estos folículos suele oscilar entre 2 y 9 mm y se encuentran en estado de reposo, es decir, no están creciendo. Esto hace que se atrofien y formen los llamados quistes que caracterizan esta condición.

¿Qué es el SOP?

Por su parte, el síndrome de ovarios poliquísticos es una patología caracterizada por alterar tanto el sistema reproductivo como el endocrino y/u hormonal de la mujer. Este síndrome produce alteraciones en diversas hormonas que repercuten negativamente en la fertilidad de la paciente.

La presencia de ovarios poliquísticos es uno de los síntomas más comunes de este síndrome, de ahí que ambas situaciones se puedan confundir.

¿En qué se diferencian el SOP y el ovario poliquístico?

A pesar de que comparten la característica de presentar ovarios poliquísticos, estas dos condiciones se diferencian en aspectos tan importantes como:

  • Origen
  • Síntomas
  • Implicaciones en la fertilidad

A continuación, procedemos a comentar más detalladamente estas diferencias.

¿Qué las origina?

Poseer ovarios de aspecto poliquístico está considerado como una característica ginecológica más del aparato reproductor de la mujer. No existe, por tanto, una explicación sobre por qué se poseen ovarios con este aspecto, sino que su origen viene determinado por la propia genética de la mujer sin ser una condición patológica.

En el caso del SOP, tras años de investigación, se ha descubierto que existe una implicación genética muy importante, dado que se han hallado una serie de genes cuya alteración podría explicar el origen de esta patología. También se sabe que existe una fuerte influencia del estilo de vida de la mujer, sobre todo en lo referente a la alimentación y los hábitos de salud. Sin embargo, la causa principal sigue siendo difusa.

Si deseas saber qué posibles explicaciones existen para justificar el origen de este síndrome, sigue este enlace: Causas del SOP.

Síntomatología

Poseer ovarios de aspecto poliquístico es una condición generalmente asintomática. Uno de los pocos síntomas que puede causar es la alteración de los ciclos menstruales, lo cual puede provocar que éstos sean un poco más largos.

Normalmente, esta situación no genera grandes alteraciones hormonales y/o reproductivas por las que se necesite acudir al ginecólogo. Por ello, su diagnóstico se suele realizar de forma espontánea cuando la mujer acude a una revisión rutinaria.

Por lo que respecta al SOP, se produce un cuadro clínico con bastantes desajustes hormonales que pueden provocar:

Oligoovulación/anovulación
ausencia de periodo menstrual o periodos muy escasos y/o esporádicos.
Hiperandrogenismo clínico y/o bioquímico
presencia elevada de hormonas masculinas en sangre, así como hirsutimo (vello en zonas típicamente masculinas) y acné excesivo.
Obesidad
exceso de grasa corporal.
Ovarios poliquísticos
ovarios con múltiples folículos en estado de reposo que les dan el llamado aspecto de ovarios en collar de perlas.

Debido a que esta sintomatología es más evidente, su diagnóstico no ocurre de forma casual, sino que los problemas que el SOP conlleva motivan a la mujer a acudir a consulta.

El SOP es una patología muy heterogénea y no siempre se presentan todos los síntomas con el mismo grado de afección. Ello dificulta mucho su diagnóstico.

Para saber qué criterios se emplean para determinar la presencia de esta patología, te recomendamos que leas el siguiente enlace: ¿Cómo se diagnostica el SOP?

Problemas reproductivos

Los problemas reproductivos que estas dos situaciones pueden acarrear son muy diferentes. A continuación, comentamos las principales diferencias.

Fertilidad en ovario poliquístico

Como se cita más arriba, presentar ovarios de aspecto poliquístico no tiene por qué afectar al sistema hormonal y, con ello, a la fertilidad de la mujer.

No obstante, en ocasiones sí pueden producirse ciertas alteraciones menstruales que dificultan la consecución del embarazo. Las más comunes son:

Anovulación
debido al elevado número de folículos que crecen en sus ovarios, estas mujeres pueden presentar ciclos menstruales sin ovulación.
Oligomenorrea
esta alteración menstrual supone presentar ciclos de 35 días o más. Esto complica mucho determinar qué día se produce la ovulación, si la hubiere, y qué días son los más adecuados para concebir.

Estos problemas son fácilmente solucionables con tratamientos inductores de la ovulación que permiten regular los ciclos y conseguir el embarazo de forma natural. Estos tratamientos consisten en aumentar la producción de las hormonas que estimulan el crecimiento de los folículos. Normalmente, se suelen administrar mediante vía oral durante 4 o 5 días y a nivel económico son bastante asequibles.

A veces, puede ser necesario realizar controles ecográficos para controlar mejor el momento de la ovulación y la programación de las relaciones sexuales.

Fertilidad en SOP

En cuanto al SOP, sí existe una relación directa con la infertilidad debido a las alteraciones hormonales que comporta este síndrome.

Los elevados niveles de andrógenos en sangre impiden que el desarrollo folicular se produzca correctamente. Al no poder completar su maduración, los folículos no pueden liberar el óvulo y quedan atrofiados en el ovario. Esta situación se puede ver considerablemente agravada por el desajuste de otras hormonas como la LH o la insulina, cuyos niveles excesivamente elevados también contribuyen a impedir la ovulación y alterar la calidad de los ovocitos.

Normalmente, se necesita recurrir directamente a tratamientos de estimulación con gonadotropinas, las cuales se aplican mediante inyecciones, dado que los inductores de la ovulación no son suficientes. Esto implica la necesidad de realizar un mayor control mediante ecografías y analíticas hormonales.

En el SOP, los tratamientos de fertilidad requeridos son más agresivos dado que el cuadro clínico supone alteraciones más graves.

En función del grado de severidad que comporte el síndrome, así como la calidad de la muestra de semen empleada, se puede plantear un coito programado o realizar una inseminación artificial o, incluso, una FIV/ICSI.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Es evidente que no todos son iguales.

Esta "herramienta" seleccionará las clínicas más cercanas a ti que cumplen nuestros rigurosos criterios de calidad. Además, el sistema realizará una comparativa de presupuestos y condiciones que ofrecen las diferentes clínicas para que te resulte más sencillo tomar una decisión.

Preguntas de los usuarios

Tengo ovarios de aspecto poliquístico, ¿puedo acabar desarrollando SOP?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

El hecho de presentar ovarios poliquísticos no tiene por qué ser un indicio de que se vaya a padecer SOP en el futuro. Sin embargo, si se desarrollan otro tipo de complicaciones a nivel hormonal, la mujer tiene más riesgo de que el cuadro clínico evolucione al síndrome.

Aunque tus ovarios presenten múltiples folículos no quiere decir que puedas desarrollar SOP.

Tengo muchos quistes en los ovarios, ¿soy menos fértil?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

No se es menos fértil por poseer ovarios de aspecto poliquístico. La única complicación que puede surgir es que, al presentar ciclos irregulares, sea más complicado determinar el momento de la ovulación y, por tanto, qué días son más propicios para mantener relaciones sexuales.

¿Hay alguna manera de diferenciar los ovarios poliquísticos del SOP?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Para diferenciar estas dos situaciones es necesario realizar una serie de chequeos médicos sencillos: una analítica de sangre para comprobar los niveles hormonales, así como una exploración física para determinar si la mujer padece algún signo claro de hiperandrogenismo.

Lectura recomendada

Los tratamientos empleados para paliar los síntomas de estas dos situaciones son muy diferentes. En el SOP, se emplea medicación para regular los niveles hormonales, mientras que en el caso de presentar ovarios poliquísticos no es necesario si la mujer no tiene deseos reproductivos. ¿Quieres saber cómo es el tratamiento para controlar el SOP? Sigue este enlace: Medicación para el síndrome de ovarios poliquísticos.

Como hemos comentado anteriormente, en caso de padecer SOP y tener deseos de ser madre, es necesario recurrir a técnicas de reproducción asistida más o menos complejas en función del cuadro clínico que presente la mujer. La mayoría de veces se realiza un proceso de estimulación ovárica. ¿Quieres saber en qué consiste? Pincha el enlace que tienes a continuación: El tratamiento de estimulación ovárica.

Para descartar que una mujer que posea múltiples quistes ováricos padezca realmente SOP es conveniente que visite a su ginecólogo y éste le realice una serie de pruebas. Te contamos qué exámenes son necesarios para evaluar la fertilidad en este artículo: Pruebas de fertilidad en la mujer.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Adams J, Polson DW, Franks S 1986 Prevalence of polycystic ovaries in women with anovulation and idiopathic hirsutism. British Medical Journal 293, 335–359.

Balen A, Mitcehlmore K. What is polycystic ovary syndrome? Human Reproduction 2002;
17:2219-2227.

Battaglia C, Regnani G, Petraglia F et al. 1999b Polycystic ovary syndrome: is it always bilateral? Ultrasound in Obstetrics and Gynecology 14, 183–187.

Carmina E, Wong L, Chang L, Paulson RJ, Sauer MV, Stanczyk FZ et al, Endocrine abnormalities
in ovulatory women with polycystic ovaries on ultrasound, Hum Reprod 1997;12:905-9.

Cheung AP, Chang RJ 1990 Polycystic ovary syndrome. Clinical Obstetrics and Gynecology 33, 655–667.

Clayton RN, Ogden V, Hodgkinson J et al. 1992 How common are polycystic ovaries in normal women and what is their significance for the fertility of the population. Clinical Endocrinology 37, 127–134.

Eden JA 1988 Which is the best way to detect the polycystic ovary? Australian and New Zealand Journal of Obstetrics and Gynaecology 28, 221–224.

Robert Y, Ardaens Y, Dewailly D. Imaging polycystic ovaries. In: Kovacs G. (ed) Polycystic Ovary
Syndrome. Cambridge University Press 2000;56-69.

Preguntas de los usuarios: 'Tengo ovarios de aspecto poliquístico, ¿puedo acabar desarrollando SOP?', 'Tengo muchos quistes en los ovarios, ¿soy menos fértil?' y '¿Hay alguna manera de diferenciar los ovarios poliquísticos del SOP?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Victoria Moliner
Victoria Moliner
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV), con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV y el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Actualmente desarrolla su labor como bióloga investigadora. Más sobre Victoria Moliner

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.