Moco del cuello uterino

Por (embrióloga).
Actualizado el 05/11/2014

El cuello uterino o cérvix uterino es la parte inferior del útero y está proyectado hacia dentro de la vagina. Suele medir de 3 a 4 cm de longitud y 2.5 cm de diámetro. En el momento del parto puede sufrir un aumento de hasta 10 cm. Una de sus principales ventajas es que suele suponer una barrera de cara a la entrada de bacterias.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Para qué sirve el moco uterino?

El moco cervical o moco del cuello uterino es una secreción producida dentro del cuello del útero que suele darse aproximadamente 6 días antes de la ovulación. Su aparición indica a la mujer que se encuentra en una época fértil y por tanto, puede quedar embarazada. Esto es lo que produce fundamentalmente que la mujer sienta humedad en sus días fértiles y por el contrario, sequedad en los infértiles.

Moco del cérvix

El moco tiene una textura viscosa que se va aclarando según van pasando los días y a la vez va aumentando su cantidad. Éste aumenta con las hormonas sexuales y tiene mucha importancia en la fertilidad ya que es el que facilita y permite el ascenso de los espermatozoides. Por tanto, cualquier tipo de problema con él puede constituir un factor de esterilidad femenina.

Cuando esto ocurre la reproducción asistida ofrece la posibilidad de la inseminación artificial intrauterina, técnica que consiste en la colocación de los espermatozoides directamente en la cavidad del útero, precisamente para que no tengan que pasar por el moco cervical.

El moco cervical desaparece con la ovulación dando paso a la sequedad. La calidad del mismo se determina con el llamado examen postcoito (EPC). Este método observa el estado de los espermatozoides en el moco y si son capaces de sobrevivir o no. Analiza también las características del moco.

Problemas con el moco uterino

Problemas relacionados con el moco cervical

Existen algunos problemas relacionados con el moco del cuello uterino que pueden surgir por determinadas causas y que pueden afectar directamente a la fertilidad:

  • Desequilibrios Hormonales: la falta de estrógenos, por ejemplo, altera la secreción del moco cervical.
  • Infecciones como Chlamydia o gonococo.
  • Inmunológicas: aparición de anticuerpos en el moco.
  • Moco escaso: esto puede ser consecuencia de alguna operación (conización, cauterización o criocirugía).
  • Dismucorrea: alteración en la relación moco-semen.
  • Cervicitis crónica: presencia del flujo vaginal crónico que puede infestar el moco de leucocitos.

El moco del cérvix de cada mujer puede ser distinto, aunque es cierto que debe variar dependiendo de la fase del ciclo menstrual en la que se encuentra la mujer, puede que estas variaciones no sean tan visibles. Incluso en la misma mujer, cada ciclo es distinto y puede que segregue una mayor cantidad de moco o menor. Sólo antes casos en los que hay una clara diferencia durante más de un ciclo se debe acudir al ginecólogo para que compruebe si esta alteración indica alguna infección vaginal o problema con el sistema reproductivo.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Laura Gil Aliaga
Laura Gil Aliaga
Embrióloga
Licenciada en Biología y Bioquímica por la Universidad Miguel Hernández de Elche y la Universidad de Alicante (UA). Máster Universitario en Biología de la Reproducción Humana Asistida. Embrióloga en clínica UR Vistahermosa (Alicante) Más sobre Laura Gil Aliaga

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.