Esterilidad de origen genético: causas, diagnóstico y tratamiento

Por (ginecóloga) y (embrióloga).
Actualizado el 31/12/2018

La infertilidad genética es aquella causada por alguna alteración en la secuencia de ADN del hombre o la mujer que está intentando tener un hijo.

En función del tipo de anomalía genética, es posible diferenciar entre:

Aneuploidias
alteraciones numéricas o estructurales de los cromosomas.
Mutaciones genéticas
defectos en uno o varios genes.

En ocasiones, los futuros padres no son conscientes de que son portadores de alguna alteración genética hasta que empiezan a tener dificultades para conseguir un embarazo.

Infertilidad masculina genética

Aunque aparentemente no muestren otros síntomas que afecten a su salud, los hombres afectos o portadores de alguna patología genética pueden sufrir esterilidad.

A continuación, vamos a describir los casos más comunes de esta esterilidad genética en el varón:

Síndrome de Klinefelter
estos hombres presentan un cromosoma X de más (47,XXY). Como consecuencia, la espermatogénesis es defectuosa y no producen espermatozoides, siendo la causa genética más importante de la azoospermia secretora.
Microdeleciones del cromosoma Y
se trata de pequeñas pérdidas de material genético en el cromosoma Y. La consecuencia de esto también es una azoospermia secretora en el hombre.
Mutaciones en el gen de la fibrosis quística (CFTR)
estos defectos originan la conocida ausencia bilateral congénita de los conductos deferentes. Como consecuencia, los espermatozoides no pueden salir por la uretra con la eyaculación y es la principal causa genética de la azoospermia obstructiva.

Gracias a la reproducción asistida, estos hombres han podido tener hijos al obtener los espermatozoides del testículo con una biopsia y hacer una fecundación in vitro (FIV). No obstante, hay que resaltar que existe un riesgo de transmitir esta infertilidad genética a la descendencia.

Por otra parte, también es posible que el hombre no tenga ninguna alteración en su material genético, pero sí sus espermatozoides, lo cual daría lugar a fallos de fecundación, fallos de implantación o abortos recurrentes.

Estos fallos genéticos tendrían origen en el proceso de formación y maduración de los espermatozoides en los testículos y serían los siguientes:

  • Fragmentación del ADN de los espermatozoides
  • Espermatozoides diploides (con dos cromosomas en lugar de uno)
  • Espermatozoides nulisómicos (sin material genético)
  • Espermatozoides con anomalías estructurales en los cromosomas

Por desgracia, a día de hoy no existen técnicas para separar los espermatozoides genéticamente sanos de aquellos con anomalías en su ADN, por lo que la única opción de estas parejas es recurrir al diagnóstico genético preimplantacional (DGP) o al semen de donante.

Infertilidad femenina genética

En el caso de las mujeres, la enfermedad cromosómica más relevante que causa esterilidad es el síndrome de Turner. Este trastorno se debe a la presencia de un único cromosoma sexual (45,X0).

Las mujeres con síndrome de Turner tienen características definidas como la baja estatura o el cuello corto, además de otras alteraciones relacionadas con la fertilidad, como la falta de desarrollo sexual, fallo ovárico, ausencia de menstruación, etc.

Por otra parte, hay mujeres que presentan síndrome de Turner en mosaicismo. Esto significa que algunas células de su cuerpo son normales, mientras que a otras les falta un cromosoma X.

Las mujeres con síndrome de Turner mosaico suelen enterarse de esta condición al tener problemas para concebir y hacerse las pruebas genéticas.

Otros trastornos que pueden causar esterilidad femenina de origen genético son las trombofilias hereditarias, como la mutación del gen MTHFR. Los defectos en la coagulación de la sangre pueden dar lugar a abortos de repetición.

Por último, al igual que en el caso de los espermatozoides, los óvulos también pueden ser portadores de anomalías cromosómicas numéricas o estructurales causadas en el proceso de la meiosis.

Alteraciones genéticas en el embrión

Puede ocurrir que, aunque los óvulos y los espermatozoides de la pareja estén bien y no presenten alteraciones genéticas, los embriones resultantes de la fecundación no sean viables.

Durante la fecundación, el núcleo femenino del óvulo debe fusionarse con el núcleo masculino del espermatozoide y establecerse la nueva dotación cromosómica del embrión. Cualquier error en este proceso dará lugar a embriones aneuploides que no podrán implantar o, en caso de hacerlo, darán lugar a un aborto espontáneo o al nacimiento de un bebé enfermo.

La principal causa de estas alteraciones genéticas en los embriones es la mala calidad ovocitaria por una edad materna avanzada.

Diagnóstico

En la mayoría de casos, la infertilidad genética no se diagnostica hasta que no se hacen pruebas de fertilidad más específicas, ya que con un simple seminograma, ecografía o análisis hormonal no es posible de detectar.

A continuación, vamos a comentar las pruebas más comunes a la hora de hacer un diagnóstico genético de la infertilidad.

Análisis del cariotipo

El cariotipo hace referencia al conjunto de cromosomas que se encuentran dentro de cada célula. En la especie humana, el cariotipo está formado por 22 pares de cromosomas autosómicos y un par de cromosomas sexuales que definen el sexo del individuo:

Hombre
46,XY.
Mujer
46,XX.

Por tanto, el análisis del cariotipo sirve para estudiar si una persona tiene la carga cromosómica que le corresponde o, en cambio, presenta algún tipo de translocación, trisomía, monosomía, etc.

El cariotipo se realiza en ambos miembros de la pareja y tiene un coste aproximado de unos 100-200€.

FISH de espermatozoides

La hibridación in situ fluorescente o FISH es otra técnica que sirve para analizar posibles anomalías en el número o estructura de los cromosomas.

Al poder realizarse sobre los espermatozoides, esta prueba diagnóstica aporta más información sobre la capacidad reproductiva del varón.

Los cromosomas analizados son aquellos que presentan una mayor probabilidad de estar alterados: 13, 18, 21, X e Y, aunque en casos de abortos recurrentes también se analizan los cromosomas 16 y 22.

No obstante, después del análisis, estos espermatozoides no pueden utilizarse en ninguna técnica de reproducción asistida para conseguir el embarazo, por lo que no es posible seleccionar ni separar los espermatozoides viables de aquellos con alteraciones cromosómicas.

Encontrarás toda la información sobre esta prueba genética en el siguiente post: FISH en espermatozoides.

Diagnóstico genético preimplantacional

El diagnóstico genético preimplantacional o DGP es un análisis genético que se realiza a los embriones resultantes de la fecundación de los óvulos y los espermatozoides de la pareja.

El DGP, por tanto, es la única herramienta que permite asegurar el embarazo de un bebé sano, libre de cualquier alteración genética procedente de los padres.

Para realizar un DGP, es necesario llevar a cabo una fecundación in vitro (FIV) como tratamiento base. Si estás buscando una clínica donde iniciarlo, te recomendamos obtener este informe de fertilidad personalizado, con información detallada de las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Para realizar el DGP, es necesario que la pareja pase por un tratamiento de fecundación in vitro (FIV) para obtener los embriones en el laboratorio. A continuación, se hace una biopsia embrionaria para obtener una o varias células de cada embrión y poder analizarlas.

Una vez obtenidos los resultados del DGP, se seleccionan los embriones genéticamente viables para transferirse al útero materno y se descartan aquellos con cualquier aneuploidia o mutación genética.

Puedes leer más sobre este proceso en el siguiente artículo: ¿Qué es el diagnóstico genético preimplantacional?

Test prenatales

En caso de presentar algún riesgo de tener hijos con patologías genéticas y no haber hecho un DGP para asegurar un embarazo viable, existen pruebas genéticas prenatales que pueden realizarse en el feto durante el transcurso de la gestación.

En caso de obtener un mal resultado, la mujer o pareja se verá en la situación de elegir si interrumpir el embarazo con el objetivo de evitar el nacimiento de un bebé enfermo.

Los diferentes tipos de pruebas genéticas prenatales son las siguientes:

Test de ADN fetal en sangre
se trata de un análisis prenatal no invasivo, ya que se analiza el ADN del feto que se encuentra en la sangre materna.
Biopsia corial
a través de una punción abdominal o vaginal, se obtiene una muestra de las vellosidades coriales de la placenta para realizar el estudio genético.
Amniocentesis
se obtiene líquido amniótico a través de una punción abdominal y se analizan las células fetales suspendidas en él.

Puedes leer información más detallada sobre todas estas pruebas en el siguiente artículo: Tipos de test de diagnóstico prenatal.

Preguntas de los usuarios

¿Es recomendable realizar un DGP siempre que haya riesgo de aneuploidías?

Por Dra. Concha Leal Cariñena (ginecóloga).

Si, es la única técnica que permite transferir al útero embriones con dotación cromosómica normal, sin aneuploidías cromosómicas.

¿Qué es el asesoramiento genético?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

El asesoramiento o consejo genético es un servicio para proporcionar toda la información y apoyo a las parejas que padecen o tienen riesgo de transmitir algún desorden genético.

En la consulta, el genetista analiza toda la historia familiar de los pacientes y los estudios genéticos realizados para poder informar sobre los riesgos genéticos que existen, así como recomendar el tratamiento más adecuado en cada caso.

¿Cuándo es necesario hacer un cariotipo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

El cariotipo está indicado en todas las parejas que acuden a una consulta de reproducción asistida por problemas de esterilidad. No obstante, hay clínicas que solamente lo mandan en los siguientes casos:

  • Azoospermia
  • Oligozoospermia severa
  • Fallos repetidos de implantación
  • Abortos de repetición

Lectura recomendada

Además de todo lo comentado a lo largo de este artículo, también hay enfermedades genéticas hereditarias que, aunque no causan esterilidad, los futuros padres no quieren transmitir a sus hijos. Por ello, también será necesario un DGP para evitar estas patologías: ¿Qué enfermedades genéticas o cromosómicas puede detectar el DGP?

Por otra parte, puedes saber más sobre las pruebas que se realizan durante el embarazo con el objetivo de asegurar la salud tanto del bebé como de la futura mamá en el siguiente artículo: Control prenatal del embarazo.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Control prenatal del embarazo normal. PROTOCOLOS SEGO. Progresos de Obstetricia y Ginecología 2011;54(6): 330-349

Delhanty, J.D.A. and Handyside, A.H. (1995) The origin of genetic defects in the human and their detection in the preimplantation embryo. Hum. Reprod. Update, 1, 201–215.

Flannigan R, Schlegel PN. Genetic diagnostics of male infertility in clinical practice. Best Pract Res Clin Obstet Gynaecol. 2017 Oct;44:26-37.

Griffin DK, Finch KA (2005). The genetic and cytogenetic basis of male infertility. Human Fertil;8(1);19-26

Hendriks S, Peeraer K, Bos H, Repping S, Dancet EAF. The importance of genetic parenthood for infertile men and women. Hum Reprod. 2017 Oct 1;32(10):2076-2087.

O'Flynn O'Brien KL, Varghese AC, Agarwal A. The genetic causes of male factor infertility: a review. Fertil Steril. 2010 Jan;93(1):1-12.

Rodrigo, L.; Rubio, C.; Mateu, E. y Buendía, P., 2014. Capítulo 14: El laboratorio de diagnóstico genético preimplantacional. Instituto Universitario IVI Valencia. Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida. 9ª Edición (2014-2016). 1213-1277

Preguntas de los usuarios: '¿Es recomendable realizar un DGP siempre que haya riesgo de aneuploidías?', '¿Qué es el asesoramiento genético?' y '¿Cuándo es necesario hacer un cariotipo?'.

Ver más

Autores y colaboradores

Dra. Concha  Leal Cariñena
Dra. Concha Leal Cariñena
Ginecóloga
Licenciada en Medicina por la Universidad de Zaragoza. Cuenta con una extensa carrera como ginecóloga especialista en reproducción asistida y, además, es profesora asociada al departamento de Cirugía, Ginecología y Obstetricia de la Universidad de Zaragoza. Más sobre Dra. Concha Leal Cariñena
Nº de colegiado: 5008547
 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.