¿Qué es la azoospermia? – Causas, diagnóstico y tratamiento

Por (embrióloga) y (embrióloga).
Actualizado el 31/08/2017

La azoospermia es la ausencia total de espermatozoides en el eyaculado. Dependiendo de cuál sea la causa, distinguimos entre azoospermia obstructiva o secretora.

El pronóstico para conseguir el embarazo en cada caso será diferente: en el primero, pueden conseguirse espermatozoides mediante biopsia testicular y ser utilizados en una ICSI, pero en el segundo será más difícil obtenerlos y puede ser necesario recurrir a esperma de donante para realizar el tratamiento de reproducción asistida.

¿Qué es y cómo se diagnostica?

Para estudiar la fertilidad masculina, la prueba más habitual que se realiza es el seminograma. Consiste en recoger una muestra del eyaculado y examinarla en el laboratorio para comprobar, entre otras cosas, la concentración y movilidad de los espermatozoides.

Una vez obtenido el resultado del espermograma, se compara la concentración con los valores de referencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para realizar el diagnóstico:

Azoospermia
cero espermatozoides en el eyaculado.
Criptozoospermia
menos de 100.000 espermatozoides/ml.
Oligospermia
menos de 15 millones/ml.
Normozoospermia
ningún parámetro seminal alterado.

Por tanto, se clasifica como azoospermia a la ausencia de espermatozoides en el eyaculado. Se calcula que, dentro de los problemas de infertilidad masculina, la azoospermia es la causa de entre el 3% y el 10% de los casos esterilidad.

La azoospermia es un trastorno que no tiene síntomas perceptibles para el hombre, así que para su diagnóstico es necesario realizar un espermograma.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas, ya que, evidentemente, no todos son iguales.

Esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

También puede ser útil determinar los niveles de la hormona FSH. Ésta es producida por el cerebro y es la responsable de que se realice la espermatogénesis (formación de espermatozoides) en los testículos. Si los valores de FSH son altos, significa disminución o ausencia de células madre de los espermatozoides. También se puede analizar la concentración de testosterona y fructosa para conseguir un diagnóstico más exacto.

Puedes obtener más detalles sobre este tema en el siguiente artículo: ¿Cómo se diagnostica la azoospermia?

Causas

El hecho de que no haya espermatozoides en el eyaculado puede deberse principalmente a dos causas:

Azoospermia secretora o no obstructiva
los testículos no son capaces de producir espermatozoides.
Azoospermia obstructiva
se producen espermatozoides, pero no pueden ser expulsados en el eyaculado por una obstrucción en los conductos deferentes.

Para determinar el tipo de azoospermia, es necesario realizar una biopsia testicular, que consiste en obtener un pequeño fragmento de cada testículo y analizar la presencia o ausencia de espermatozoides. De esta manera, se puede saber si se trata de una azoospermia obstructiva o secretora, respectivamente.

Mediante el análisis hormonal también puede determinarse el tipo de azoospermia, ya que, si se encuentran alterados los niveles de las hormonas implicadas en la espermatogénesis, se tratará de azoospermia secretora. No obstante, este método no es tan fiable como la biopsia para saber si existen espermatozoides disponibles para realizar el tratamiento de reproducción asistida.

Azoospermia secretora

La azoospermia secretora o no obstructiva es la más severa y frecuente, y supone el 70% de los casos de azoospermia. Puede ser congénita (desde el nacimiento) o adquirida (por enfermedad o tratamiento con fármacos tóxicos). Sus causas más comunes son:

  • Anomalías del descenso de los testículos.
  • Exposición a sustancias tóxicas: fármacos, radioterapia y quimioterapia.
  • Genéticas: alteraciones en genes relacionados con la espermatogénesis, como mutaciones o deleciones en el factor de azoospermia (AZF), situado en el cromosoma Y.
  • Alteraciones hormonales, como el hipogonadismo hiponadotropo (deficiencia de las hormonas liberadas por la hipófisis y encargadas de estimular la producción espermática en los testículos).
  • Problemas en los testículos: paperas, traumatismo, inflamaciones y varicocele severo.

La recuperación de espermatozoides en la azoospermia secretora es complicada, ya que la espermatogénesis está fuertemente afectada. A pesar de eso, sí que es posible conseguir un embarazo.

En algunos pacientes con esta patología se han hallado pequeños focos de espermatogénesis en los testículos. Por eso, se realizan múltiples y pequeñas biopsias testiculares para encontrar algún espermatozoide. Si se encuentra, se congela la muestra y se emplea posteriormente en una microinyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI).

En función de cuál sea la causa de la azoospermia, en algunos casos también es posible restaurar la espermatogénesis mediante tratamientos hormonales y conseguir así el embarazo.

En los casos en que no sea posible conseguir espermatozoides de ninguna de las maneras explicadas, será necesario recurrir a semen de donante si desean ser padres.

Azoospermia obstructiva

La azoospermia obstructiva se debe a un problema en los conductos que transportan los espermatozoides desde los testículos hasta la uretra, donde se produce el eyaculado. Las causas más comunes de este tipo de trastorno son:

  • Ausencia de conductos deferentes (ya sea desde el nacimiento o debido a una intervención quirúrgica).
  • Inflamaciones o traumatismos en el testículo, epidídimo, conducto deferente o próstata.

En los pacientes con esta alteración es más sencillo obtener espermatozoides. En determinados casos, esta azoospermia puede ser reversible y con diversas técnicas de microcirugía se puede intentar solucionar la obstrucción o unir los conductos separados para que los espermatozoides se encuentren de forma normal en el semen.

Si esto no fuese posible, se obtienen los espermatozoides de los testículos mediante biopsia testicular y se utilizan en un tratamiento de reproducción asistida (ICSI). Con una sola biopsia suele ser suficiente, ya que la espermatogénesis se produce de forma normal.

Azoospermia y varicocele

La relación entre azoospermia y varicocele es bastante común: en un 5% de los casos de varicocele se produce azoospermia. Sin embargo, para que esto suceda el varicocele debe ser muy severo.

El varicocele se define como la dilatación de las venas que forman el cordón espermático y afecta directamente a la espermatogénesis, es decir, a la producción de espermatozoides.

En pacientes azoospérmicos secretores que han corregido su varicocele mediante cirugía (varicocelectomía), se ha llegado a conseguir una recuperación del 50% del tejido testicular y la movilidad espermática en el eyaculado se recupera en un 55% de los casos.

Si quieres saber más sobre cómo conseguir el embarazo con varicocele, te recomendamos que leas el siguiente artículo: ¿Se puede lograr el embarazo con varicocele testicular?

Azoospermia por vasectomía

La vasectomía es un método de esterilización masculina con el que se consigue la ausencia de espermatozoides en el eyaculado. Se trata de inducir la azoospermia obstructiva voluntariamente a través del corte de los conductos deferentes, impidiendo así el paso de los espermatozoides del testículo a la uretra.

Puesto que los conductos deferentes están bloqueados, los espermatozoides quedarán almacenados en el epidídimo y, con el tiempo, serán reabsorbidos por el propio organismo.

La vasectomía no afecta a la producción de espermatozoides, aunque es cierto que, con el paso del tiempo, es posible que el organismo disminuya la producción de espermatozoides o ésta se vea ligeramente alterada.

Preguntas de los usuarios

¿Es lo mismo la azoospermia que la aspermia?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

No. La azoospermia es la ausencia de espermatozoides en el eyaculado, pero el hombre no tiene problemas para eyacular. En el caso de la aspermia, el problema es la ausencia de eyaculación, no hace referencia a los espermatozoides.

¿Cuáles son los síntomas de la azoospermia?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

La azoospermia no da lugar a síntomas notables en el día a día como puedan ser dolor, molestias, hinchazón, etc. Por ello, la forma segura de diagnosticarla no se basa en los síntomas, sino únicamente en el resultado del seminograma.
Leer más

¿Qué tipo de azoospermia es más grave en relación a la infertilidad?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

La azoospermia secretora es más grave. Impide la producción de espermatozoides y, por ello, no es posible tener hijos biológicos aun aplicando técnicas de reproducción asistida. Como hemos comentado, la única opción para lograr el embarazo si se padece este tipo de azoospermia es la donación de semen.

¿Es posible conseguir el embarazo mediante inseminación artificial en los casos de azoospermia?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

No. Para conseguir la gestación con una inseminación artificial es necesaria una concentración espermática buena y los pacientes con azoospermia no presentan espermatozoides en el eyaculado.

¿Se puede conseguir el embarazo natural con azoospermia secretora?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Cualquier forma de azoospermia, secretora y obstructiva, impide el embarazo natural, ya que el eyaculado no contiene espermatozoides. En cuanto a la azoospermia secretora, tampoco será posible lograr el embarazo a través de la reproducción asistida, pues no hay producción espermática.

En función de la causa de la azoospermia, será posible administrar un tratamiento hormonal capaz de restaurar la espermatogénesis para conseguir un embarazo con azoospermia secretora, aunque sea con una fecundación in vitro (FIV). Si no es posible recuperar la producción de espermatozoides, se podrá lograr la gestación mediante la donación de esperma.

Lectura recomendada

Si quieres informarte al detalle acerca de todos los tipos de patologías espermáticas que existe, te recomiendo echarle un vistazo a esta guía: Esterilidad masculina por factor espermático: causas y tratamientos.

Por otra parte, si quieres conocer las soluciones para poder ser padre con azoospermia, puedes seguir leyendo aquí: Conseguir el embarazo con azoospermia.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Andrology-Male Reproductive Health and Dysfunction. Nieschlag E, Behre HM (eds). Berlin: Springer Verlag, 1997.

Comhaire FH, De Kretser D, Farley TMM et al. 1987 Towards more objectivity in diagnosis and management of male infertility: results of World Health Organization multicentre study. International Journal of Andrology 10, 1–53.

Cooper TG, Noonan E, von Eckardstein S, et al. World Health Organization reference values for human semen characteristics. Hum Reprod Update 2010;16:231-45.

Fogle RH, Steiner AZ, Marshall FE, et al. Etiology of azoospermia in a large nonreferral inner-city population. Fertil Steril 2006;86:197-9.

Jarow JP, Espeland MA, Lipshultz LI. Evaluation of the azoospermic patient. J Urol 1989;142:62-5.

Krausz C, Genetic Aspects of Male Infertility, European Urological Review, 2009;3(2):93-96.

Male infertility best practice policy committee of the American Urological Association (AUA). The optimal evaluation of the infertile male. AUA Best Practice Statement. Revised, 2010.

Matsumiya K, Namiki M, Takahara S, et al. Clinical study of azoospermia. Int J Androl 1994;17:140-2.

WHO Manual for standardized investigation and diagnosis and management of the infertile male. Cambridge: Cambridge University Press, 2000.

Preguntas de los usuarios: '¿Es lo mismo la azoospermia que la aspermia?', '¿Cuáles son los síntomas de la azoospermia?', '¿Qué tipo de azoospermia es más grave en relación a la infertilidad?', '¿Es posible conseguir el embarazo mediante inseminación artificial en los casos de azoospermia?' y '¿Se puede conseguir el embarazo natural con azoospermia secretora?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Andrea  Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo
 Rebeca Reus
Rebeca Reus
Embrióloga
Graduada en Biología Humana (Biomedicina) por la Universitat Pompeu Fabra (UPF), con Máster Oficial en Laboratorio de Análisis Clínicos por la UPF y Máster sobre la Base Teórica y Procedimientos de Laboratorio de Reproducción Asistida por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre Rebeca Reus

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.