¿Qué es la astenozoospermia? – Definición, causas y tratamiento

Por (embrióloga) y (embrióloga).
Actualizado el 23/02/2017

La astenozoospermia o astenospermia se diagnosita en aquellos hombres que presentan problemas de movilidad en los espermatozoides. Se trata de una alteración del esperma que coloquialmente conocemos como espermatozoides vagos, lentos o inmóviles.

En este artículo, explicaremos las causas de la mala movilidad espermática, así como la forma de detectarla y el tratamiento que suele aplicarse.

¿Cómo se diagnostica?

El seminograma o espermiograma es la prueba diagnóstica que se utiliza para analizar el esperma. Es, por tanto, la que nos permite estudiar el movimiento de los espermatozoides. Durante este análisis espermático, se deposita una gota de semen en la cámara de contaje (cámara Makler o cámara Neubauer) y, bajo el microscopio, se anota cómo es el movimiento de unos 100 espermatozoides aproximadamente.

Se diagnosticará astenozoospermia si se observa una elevada cantidad de espermatozoides inmóviles, con movimiento lento o no progresivo en la muestra de semen.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece unos valores de referencia para marcar la calidad de una muestra espermática. En concreto, estos son los valores de movilidad o motilidad considerados normales:

  • Valores iguales o superiores a un 40% de espermatozoides móviles (progresivos y no progresivos)
  • Valores superiores a un 32% de movilidad progresiva, es decir, capaces de desplazarse y avanzar en distancia con ese movimiento

Si los niveles se encuentran por debajo de estas referencias, son considerados anormales o causantes de astenozoospermia.

Tipos de astenospermia

Dependiendo del porcentaje exacto de espermatozoides inmóviles que encontremos en la muestra de esperma analizada, el grado de astenozoospermia será más o menos severo.

Como veremos más abajo, la gradación de la astenospermia no está claramente definida. Se indicará mayor o menor gravedad en función de la forma y rapidez del movimiento, así como de la cantidad de espermatozoides inmóviles.

Distinguimos generalmente dos niveles según la gravedad hallada:

Leve o moderada

Se indica este grado cuando el porcentaje de espermatozoides sin movilidad o con mala movilidad se sitúa entre el 60 y el 75%.

Al igual que en el caso anterior, es fundamental considerar el tipo de movimiento. Esto es así porque, si se mueven pocos pero al menos el movimiento de éstos es rectilíneo y permite el avance, podremos calificarlo como astenozoospermia leve.

Severa o grave

La astenospermia severa o grave se diagnostica cuando el porcentaje de espermatozoides con baja o nula movilidad es muy elevado.

Aunque no hay un valor determinado, podríamos decir que estamos ante un caso de astenozoospermia severa cuando el porcentaje de espermatozoides inmóviles es cercano al 75-80% o incluso superior.

También es importante tener en cuenta no solo la motilidad total, sino el tipo de movilidad: si hay muy pocos espermatozoides con movilidad progresiva y rápida, hablaremos también de astenozoospermia grave.

Causas

Las causas por las que se produce la astenospermia no se han definido con exactitud. No obstante, se sabe que la movilidad de los espermatozoides puede estar influenciada por los siguientes factores:

  • Presencia de anticuerpos antiespermáticos
  • Consumo excesivo de alcohol, tabaco, marihuana y otra drogas
  • Edad avanzada (se ha estudiado un descenso importante de la movilidad a partir de los 45 años)
  • Fiebre
  • Exposición a agentes tóxicos como fertilizantes, solventes químicos…
  • Infecciones que afecten al semen
  • Mala alimentación
  • Exposición prolongada al calor
  • Problemas testiculares
  • Tratamientos oncológicos como la quimioterapia y la radioterapia
  • Varicocele

De igual modo, la presencia de otras alteraciones en los espermatozoides como la teratozoospermia o la oligospermia pueden dar lugar a astenozoospermia. En definitiva, todas hacen referencia a la mala calidad de los espermatozoides.

Cabe recordar que el término teratozoospermia hace referencia a las alteraciones que afectan a la forma o la morfología de los espermatozoides. En cambio, oligospermia se refiere a una baja concentración de espermatozoides en el semen.

Tratamiento para los «espermatozoides vagos»

En cuanto a las opciones de tratamiento, existen dos vías que pueden ayudar a mejorar la movilidad de los espermatozoides e incluso suponer la solución a la astenozoospermia leve:

Tratamiento natural
se recomienda llevar un estilo de vida saludable y evitar los hábitos tóxicos que puedan afectar a la calidad general del esperma, incluida la movilidad espermática. Esto puede ser de gran ayuda en casos de astenozoospermia leve o ligera.
Tratamiento farmacológico
existen algunos medicamentos destinados a mejorar la calidad seminal que pueden ayudar a reducir los problemas de movilidad espermática. No obstante, esto solo será efectivo en casos leves de infertilidad masculina por factor espermático.

La astenozoospermia severa es difícil de mejorar con alguno de estos tratamientos. Se requerirá, por tanto, la reproducción asistida para recuperar la capacidad fecundante y poder lograr el embarazo.

Astenozoospermia e infertilidad

La astenozoospermia es una causa de infertilidad. El motivo es que, para lograr el embarazo natural, los espermatozoides deben recorrer un largo y costoso camino desde que son depositados en la vagina tras la eyaculación hasta que alcanzan las trompas de Falopio, donde se encuentra el óvulo. Puesto que esta alteración afecta a la movilidad de los espermatozoides, la inseminación artificial no está indicada ante casos de baja movilidad.

A lo largo del tracto reproductor femenino, los espermatozoides se encuentran con diferentes obstáculos: solo el más hábil y rápido será capaz de superarlos y llegar primero a la meta, esto es, el encuentro con el óvulo. Es por ello que el movimiento progresivo y la velocidad del espermatozoide son aspectos tan importantes para lograr un embarazo de forma natural.

Cuando los espermatozoides no se mueven o lo hacen pero de forma inadecuada (sin avance), la fecundación natural se vuelve muy complicada. Es en estos casos cuando se debe recurrir a la reproducción asistida.

Soluciones para lograr el embarazo

Cuando un hombre tiene astenozoospermia y, por ello, no logra que su pareja quede embarazada, es recomendable realizar un tratamiento de fecundación in vitro (FIV), ya sea convencional o mediante ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides). La inseminación artificial no está indicada ante casos de baja movilidad en los espermatozoides. En resumen, estas son los posibles tratamientos de reproducción asistida:

FIV convencional
si la astenozoospermia es leve, es posible que esta técnica, que es la versión más sencilla y fisiológica de la fecundación in vitro, sea suficiente para que el espermatozoide puede fecundar por sí solo el óvulo.
ICSI
en los casos más extremos se recurre a esta técnica. En ella, es el propio embriólogo quien introduce el espermatozoide en el interior del óvulo, por lo que no es necesario que éste se mueva.
Donación de semen
en caso de no conseguir el embarazo con ninguna de estas técnicas, sería necesario recurrir a la donación de semen para poder tener hijos.

Si necesitas hacerte un tratamiento de fecundación in vitro para poder ser madre, en 3 simples pasos, esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Entrevista a Laura Mifsud Elena

En el siguiente vídeo, la embrióloga Laura Mifsud Elena nos explica qué es la astenozoospermia y las opciones de tratamiento para tener un hijo en estas parejas.

Preguntas de los usuarios

¿Puedo ser padre de forma natural si tengo astenozoospermia o necesito tratamiento para lograr el embarazo de mi mujer?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Existe posibilidad de embarazo natural aun teniendo astenozoospermia, siempre y cuando ésta sea leve. Sin embargo, en caso de problemas graves de movilidad de los espermatozoides será necesario aplicar algún tipo de tratamiento reproductivo para poder lograr la gestación.

¿Cuáles son los síntomas que pueden hacerme sospechar que tengo astenozoospermia?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

La astenozoospermia no da lugar a ningún síntoma determinado, por lo que la única forma de detectar si se padece o no es realizando un espermiograma.

Los resultados de mi seminograma indican astenozoospermia discreta, ¿qué significa?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Significa que un porcentaje mayor al 60% de los espermatozoides de la muestra seminal analizada son inmóviles o presentan problemas de movilidad. El calificativo discreta hace referencia a que no se trata de un porcentaje muy elevado o muy por encima del valor de referencia.

Lectura recomendada

Hemos comentado que es necesario que lo espermatozoides se muevan de forma progresiva para lograr el embarazo. ¿Quieres saber cómo se analiza la movilidad de los espermatozoides? Descúbrelo en este artículo: ¿Cómo se mueven los espermatozoides?

También hemos hablado del seminograma como la prueba que permite diagnosticar no solo la astenozoospermia, sino también otras alteraciones a nivel espermático. Si quieres saber más sobre esta prueba de análisis seminal, te recomiendo pinchar en este enlace: ¿Qué es el seminograma?

Por último, si quieres saber más acerca de la ICSI, la técnicas que suele aplicarse como tratamiento para lograr el embarazo, puedes leer este artículo: ¿En qué consiste la inyección intracitoplasmática de espermatozoides?

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Aitken RJ, Buckingham DW, Brindle, J, Gomez E, Baker HWG, Irvine DS (1995): Analysis of sperm movement in relation to the oxidative stress created by leukocytes in washed sperm preparations and seminal plasma. Hum Reprod 10:2061–2070.

Blanco AM (1992): El laboratorio en el estudio del factor masculino en infertilidad. In: Guitelman A, Aszpiz SM (Eds). Exploracion Funcional Endocrina. Buenos Aires: Ed. Akadia, 1992.

Bruno Dahlberg (1990) Asthenozoospermia/Teratozoospermia and Infertility, Archives of Andrology, 25:1, 85-87.

Dahlberg B (1988): Sperm motility in fertile men and males in infertile units: In vitro test. Arch Androl 20:31-34.

S. M. Curi, J. I. Ariagno, P. H. Chenlo, G. R. Mendeluk, M. N. Pugliese, L. M. Sardi Segovia, H. E. H. Repetto & A. M. Blanco (2003) Asthenozoospermia: analysis of a large population, Archives Of Andrology, 49:5, 343-349.

World Health Organization (1992): WHO Laboratory Manual for the Examination of Human Semen and Sperm–Cervical Mucus Interaction, ed 3. Cambridge,UK: Cambridge University Press.

Preguntas de los usuarios: '¿Puedo ser padre de forma natural si tengo astenozoospermia o necesito tratamiento para lograr el embarazo de mi mujer?', '¿Cuáles son los síntomas que pueden hacerme sospechar que tengo astenozoospermia?' y 'Los resultados de mi seminograma indican astenozoospermia discreta, ¿qué significa?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Andrea  Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo
 Laura Mifsud Elena
Laura Mifsud Elena
Embrióloga
Licenciada en Biología por la Universidad de Valencia. Tiene un Máster en Investigación Biomédica por la Universidad de Valencia y otro en Medicina y Genética Reproductiva por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Cuenta con una amplia experiencia como embrióloga y es la responsable de laboratorio en el hospital Quirónsalud de Valencia. Más sobre Laura Mifsud Elena

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.