Esterilidad masculina por factor espermático: causas y tratamientos

Por (ginecóloga), (embriólogo) y (embrióloga).
Actualizado el 11/12/2018

La esterilidad masculina debida a un factor espermático está causada por alteraciones en la calidad seminal, es decir, en los espermatozoides. Éstas alteraciones se pueden diagnosticar mediante un espermograma y algunas de las más frecuentes son la astenozoospermia, la teratozoospermia y la azoospermia.

Causas

Durante la espermatogénesis (proceso de formación de los espermatozoides), se pueden producir una serie de fallos o errores que llevan a la producción de espermatozoides alterados, ya sea en su morfología, concentración o movilidad.

Cualquier fallo en la calidad del semen puede dificultar o impedir que se produzca la fecundación del óvulo y, por tanto, no se pueda conseguir el embarazo de forma natural. Por tanto, estas alteraciones en el esperma son una causa de esterilidad masculina.

No obstante, gracias a las técnicas de reproducción asistida, los hombres con problemas de fertilidad pueden ser padres biológicos. Con el avance de estos tratamientos, tanto el número de espermatozoides requeridos como la movilidad de los mismos ya no son factores determinantes para conseguir el embarazo.

Gracias a la aparición de la microinyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), muchos hombres con infertilidad por factor espermático severo pueden ser padres hoy en día.

Los parámetros seminales que se tienen de referencia para diagnosticar estas alteraciones son los que la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó en el año 2010. La prueba utilizada para analizarlos es el seminograma, también denominado espermograma o espermiograma.

En el caso de no haber ninguna alteración en los parámetros seminales, hablaremos de normozoospermia. En el caso contrario, se diagnosticará alguna de las patologías que se mencionan en el siguiente apartado.

Alteraciones en el número de espermatozoides

Una de las causas de infertilidad masculina por factor espermático es tener una cantidad insuficiente de espermatozoides en el eyaculado. Dependiendo de la severidad de la alteración, pueden darse diferentes situaciones:

Oligozoospermia

La oligozoospermia, también denominada oligospermia, se diagnostica cuando existe una baja concentración de espermatozoides en la muestra, inferior a 15 millones/ml. Sólo las concentraciones por encima de este valor están dentro de la normalidad.

Criptozoospermia

La criptozoospermia hace referencia a una muy baja concentración de espermatozoides. Si el hombre expulsa una cantidad menor a 100.000 espermatozoides/ml, padece esta alteración espermática.

Debido a la baja cantidad de espermatozoides que existe en estas muestras, es difícil encontrarlos y puede que solamente aparezcan tras centrifugar la muestra. En estos casos, si se diagnostica de manera errónea como azoospermia (ausencia de espermatozoides en el eyaculado), se indicará que se realice una biopsia testicular innecesariamente.

Azoospermia

La azoospermia es un problema seminal en el que no se encuentran espermatozoides en el eyaculado. Estos hombres son capaces de eyacular, pero al analizar la muestra, no se observan espermatozoides.

Esta anomalía, dependiendo de por qué ocurre el problema, puede ser:

Azoospermia obstructiva
alteraciones en el transporte de los espermatozoides hasta la uretra.
Azoospermia secretora o no obstructiva
problemas en la formación de los espermatozoides.

En los casos en los que se haya realizado una vasectomía, también debería detectarse azoospermía al analizar la muestra seminal.

Astenozoospermia

Astenozoospermia es la palabra empleada para referirse a los casos en que la movilidad de los espermatozoides está alterada. Según los parámetros de referencia de la OMS, se deben tener en cuenta dos tipos de movilidad a la hora de evaluar la calidad seminal:

Movilidad total
cuántos espermatozoides se mueven.
Movilidad progresiva
cuántos son capaces de moverse y desplazarse.

Para considerar una muestra normal, al menos un 40% de los espermatozoides deben presentar movilidad y un 32% deben conseguir una movilidad progresiva. Si no, estamos frente a un caso de astenozoospermia.

Dependiendo de la gravedad de esta alteración, se distingue entre astenozoospermia severa, moderada o leve.

Teratozoospermia

La teratozoospermia es una alteración en la forma de los espermatozoides. La morfología normal de un espermatozoide es:

  • Cabeza ovalada
  • Pieza media o cuello ligeramente engrosado
  • Cola larga y delgada

Para considerar que un hombre no presenta esta alteración, debe tener, al menos, el 4% de los espermatozoides con estas características de normalidad.

Si menos de un 4% de los espermatozoides de su eyaculado son morfológicamente normales, estamos frente a un problema de teratozoospermia: más del 96% de los espermatozoides son anormales.

Sin embargo, en el vídeo del Dr. Jose Sánchez sobre la teratozoospermia, nos aclara que:

No existen estudios concluyentes que relacionen de forma directa la teratozoospermia con las malformaciones fetales.

Hipospermia

La hipospermia hace referencia a un volumen de semen eyaculado menor a 1,5 ml. Según los parámetros de referencia de la OMS, el volumen de una eyaculación normal debe encontrarse entre 1,5 y 6 ml.

Los volúmenes anormales de eyaculado pueden deberse, entre otras causas, a alteraciones en las vesículas seminales o en los conductos eyaculadores.

Necrospermia

Este término se refiere a una cantidad elevada de espermatozoides muertos. Para que no se considere esterilidad masculina por esta causa, es necesario que al menos el 58% de los espermatozoides presentes en el eyaculado estén vivos.

Por tanto, si al analizar el semen se encuentra un índice de mortalidad superior al 58%, se diagnosticará necrospermia.

Varias alteraciones a la vez

Es frecuente que se padezcan varias alteraciones seminales simultáneamente debido a una mala producción espermática. Ésta puede causar, por ejemplo:

Oligoastenozoospermia

La oligoastenozoospermia se produce cuando en un mismo varón existen problemas de baja concentración y mala movilidad de los espermatozoides.

Por tanto, en estos casos, se presenta una concentración menor a 15 millones/ml y una movilidad progresiva menor al 32%.

Oligoastenoteratozoospermia

En los casos de oligoastenoteratozoospermia, se presenta:

  • Baja concentración de espermatozoides (menos de 15 millones/ml)
  • Mala movilidad (menos del 32% de los espermatozoides se mueven y desplazan)
  • Mala morfología (menos del 4% de los espermatozoides tienen una forma normal)

Tratamiento

La calidad espermática es uno de los factores determinantes a la hora de indicar los tratamientos de reproducción asistida. Por tanto, dependiendo de ésta y en ausencia de otras alteraciones que dificulten conseguir el embarazo, se indicará:

Inseminación artificial
cuando la calidad seminal es buena según los parámetros comentados pero no se consigue el embarazo naturalmente, se debe recurrir a esta técnica, ya que es la menos molesta para la paciente.
Fecundación in vitro (FIV)
en los casos en que la calidad seminal está alterada, será necesario optar por la FIV. Aquellos pacientes que tengan alteraciones severas, la ICSI será su única opción.
Biopsia testicular
si se diagnostica azoospermia, se realizará una biopsia testicular para valorar si existe producción espermática o si es necesario recurrir a semen de donante.

No obstante, cabe destacar que cada caso deberá valorarse individualmente, ya que hay otros factores, como el historial clínico de la pareja o la fertilidad de la mujer, que deben tenerse en cuenta a la hora de indicar el tratamiento de reproducción asistida más adecuado.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Lógicamente, no todos son iguales.

Esta "herramienta" seleccionará las clínicas más cercanas a ti que cumplen nuestros rigurosos criterios de calidad. Además, el sistema realizará una comparativa de presupuestos y condiciones que ofrecen las diferentes clínicas para que te resulte más sencillo tomar una decisión.

Preguntas de los usuarios

Si tengo oligozoospermia leve, ¿podemos realizar una inseminación artificial?

Por Dra. Concha Leal Cariñena (ginecóloga).

Sí, siempre que el número de espermatozoides móviles (REM) sea superior a 5x106 espermatozoides/ml, pero también dependerá de otros factores como la edad de la mujer o el tiempo de esterilidad.

¿Se puede conseguir el embarazo natural teniendo azoospermia?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

En el caso de tener esta alteración, lamentablemente, no se puede lograr el embarazo de manera natural, ya que no existen espermatozoides en el eyaculado.

No obstante, si se trata de azoospermia obstructiva, pueden obtenerse espermatozoides mediante una biopsia testicular y conseguir ser padres gracias a las técnicas de reproducción asistida.

¿Cómo puedo saber si tengo algún problema en mis espermatozoides?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

La única manera de diagnosticar estas alteraciones es mediante un seminograma. Éste debe ser realizado por profesionales especializados, ya sea en una clínica de reproducción asistida o en un laboratorio de análisis clínicos.

Lectura recomendada

Tal y como hemos visto, el seminograma es una prueba fundamental a la hora de diagnosticar la esterilidad por factor espermático. Si quieres saber qué parámetros se analizan o cómo se realiza, te recomendamos que leas este artículo: ¿Qué es el seminograma y cómo se hace paso a paso?

Por otra parte, ¿sabías que existen algunos tratamientos naturales que pueden ayudar en la esterilidad? Puedes profundizar más sobre las técnicas disponibles para solucionar estos problemas en el siguiente enlace: ¿Qué tratamientos existen ante la infertilidad masculina?

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

Dra. Concha  Leal Cariñena
Dra. Concha Leal Cariñena
Ginecóloga
Licenciada en Medicina por la Universidad de Zaragoza. Cuenta con una extensa carrera como ginecóloga especialista en reproducción asistida y, además, es profesora asociada al departamento de Cirugía, Ginecología y Obstetricia de la Universidad de Zaragoza. Más sobre Dra. Concha Leal Cariñena
Nº de colegiado: 5008547
Dr. José Antonio Sánchez Férez
Dr. José Antonio Sánchez Férez
Embriólogo
Licenciado en Biología por la Universidad de Murcia. Amplia experiencia como biólogo, embriólogo e investigador. Actualmente es embriólogo clínico en el Instituto Murciano de Fertilidad (IMFER). Más sobre Dr. José Antonio Sánchez Férez
 Rebeca Reus
Rebeca Reus
Embrióloga
Graduada en Biología Humana (Biomedicina) por la Universitat Pompeu Fabra (UPF), con Máster Oficial en Laboratorio de Análisis Clínicos por la UPF y Máster sobre la Base Teórica y Procedimientos de Laboratorio de Reproducción Asistida por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre Rebeca Reus

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.