¿Qué tratamientos existen ante la infertilidad masculina?

Por (embrióloga), (embriólogo) y (embrióloga).
Actualizado el 12/09/2018

La infertilidad masculina es una patología que afecta a la capacidad reproductiva del varón y que puede impedir que la mujer logre un embarazo natural. No obstante, existen diversos tratamientos médicos así como técnicas de reproducción asistida para poner solución a los problemas de fertilidad del hombre y conseguir que pueda ser padre.

Causas de infertilidad en hombres

Los principales factores que pueden alterar la fertilidad masculina son:

  • Factor pretesticular o endocrino: se produce por un problema en la producción y/o liberacion de hormonas masculinas que regulan la espermatogénesis o el desarrollo de los órganos sexuales masculinos.
  • Factor testicular: la patología se encuentra específicamente en el testículo, el cual, por razones genéticas o adquiridas, no produce correctamente los espermatozoides.
  • Factor postesticular: en este caso el problema está causado por una obstrucción o bloqueo en las vías seminales que conducen a los espermatozoides desde el testículo hasta la uretra.
  • Factor espermático: se trata de infertilidad causada por alteraciones en las características espermáticas como la concentración, morfología y/o movilidad.

Si quieres información más detallada de cómo estos 4 factores pueden afectar a la fertilidad, te recomendamos el siguiente artículo: Tipos y causas de esterilidad masculina.

Tratamientos médicos y naturales de la infertilidad masculina

No siempre es posible tratar médicamente un caso de infertilidad masculina, pues desafortunadamente existen muchas situaciones en las que ésta es irreversible.

De entre los casos que pueden tratarse con medicación, la mayoría consisten en alteraciones del sistema endocrino, el conocido como eje hipotálamo-hipófisis-testículo. Ante esta situación es conveniente realizar una analítica hormonal que determine qué hormonas se están produciendo de forma anormal, pues no siempre el tratamiento hormonal de la infertilidad masculina es la solución.

Cuando el problema para conseguir un embarazo se debe a una obstrucción en las vías seminales cabe la posibilidad de recurrir a un tratamiento quirúrgico. En muchos casos, mediante una operación es posible eliminar el bloqueo físico que impide el paso de los espermatozoides o, en su caso, recanalizar los conductos deferentes para que los espermatozoides puedan salir correctamente en la eyaculación.

Además de los tratamientos médicos existen tratamientos naturales ante la infertilidad masculina. Los más recomendados y empleados son aquellos formados a base de complejos vitamínicos y antioxidantes como la vitamina E y la L-carnitina, los cuales pueden mejorar parcialmente la calidad seminal en los casos menos severos.

También es ampliamente conocida la maca peruana como remedio natural de la infertilidad masculina. Debido a su alto contenido en potasio favorece el intercambio celular y la transmisión de lo impulsos nerviosos. Una de sus propiedades más beneficiosas es la reducción del estrés oxidativo, que actúa muy agresivamente en las células y en especial en los espermatozoides.

Finalmente, la mayoría de los urólogos recomienda una dieta sana, rica en frutas, verduras y pescado azul con alto contenido en ácidos grasos omega 3, que aporten vitaminas y complejos antioxidantes.

Reproducción asistida e infertilidad masculina

Cuando los tratamientos médicos o naturales no consiguen remediar el problema de fertilidad en el varón, se hace necesario recurrir a las técnicas de reproducción asistida si el hombre desea tener hijos.

Los tratamientos de reproducción asistida, a pesar de que no permiten al hombre recuperar su fertilidad para lograr el embarazo de forma natural, sí pueden conseguir que éste pueda ser padre mediante las diferentes técnicas que existen.

Normalmente, cuando una pareja decide recurrir a una clínica de reproducción asistida debido a problemas para conseguir el embarazo, el médico especialista en infertilidad realiza una serie de pruebas iniciales para intentar averiguar qué impide la concepción.

En el caso de la mujer, las pruebas más habituales se centran en conocer el estado de su reserva ovárica así como descartar cualquier tipo de enfermedad o anomalía de su aparato reproductor.

Si quieres conocer con más detalle en qué consisten estas pruebas, te ofrecemos el siguiente post con más información: Pruebas de fertilidad femeninas.

En el hombre, además de la exploración física y la analítica hormonal, la prueba más común es la realización de un seminograma para conocer la calidad de su muestra seminal.

Para conocer mejor en qué consiste el seminograma y cómo se realiza puedes ver el siguiente post: ¿Cómo se realiza el seminograma?

Dependiendo del resultado de estos análisis el médico establecerá el tratamiento de fertilidad más adecuado. Entre ellos, encontramos los siguientes:

Inseminación artificial

Esta técnica de reproducción asistida es un tratamiento de fertilidad de baja complejidad. La muestra de semen, procesada en el laboratorio, se deposita mediante una cánula en el fondo uterino a la espera de que, por sí sola, ocurra la fecundación.

La inseminación artificial está indicada en casos de infertilidad leve. Generalmente, la muestra seminal debe cumplir estos criterios:

  • REM (recuento de espermatozoides móviles) superior a 3 millones de espermatozoides móviles tras la capacitación seminal.
  • Morfología espermática normal según criterios de la OMS (>4%).

No obstante, estos requisitos para llevar a cabo la IA varían en función del criterio de cada clínica.

Puedes encontrar toda la información sobre esta técnica en el siguiente enlace: La inseminación artificial.

Fecundación in vitro

La FIV es un proceso mucho más complejo. Además de la estimulación ovárica, es necesaria una intervención quirúrgica bajo anestesia para obtener los óvulos y el cultivo posterior de los embriones generados en el laboratorio.

A grandes rasgos, la fecundación in vitro consiste en obtener los óvulos y espermatozoides, ponerlos en contacto para que se produzca la fecundación y transferir los embriones obtenidos al útero de la futura madre.

Si deseas obtener más información sobre la FIV, te dejamos este enlace: ¿Qué es la fecundación in vitro?

Esta técnica está indicada en casos graves de infertilidad masculina, donde los parámetros seminales están más alterados. Por ejemplo:

ICSI

La inyección intracitoplasmática de espermatozoides es una de las técnicas más empleadas en reproducción asistida. A pesar de que es considerada como una variante de la FIV, pues implica que la fecundación ocurra fuera del útero de la mujer, la manipulación de los gametos (óvulo y espermatozoide) es mucho mayor.

A nivel técnico consiste en introducir directamente el espermatozoide en el óvulo mediante un complejo sistema de micropipetas.

Para completar la información que aquí te ofrecemos puedes seguir el siguiente enlace: La inyección intracitoplasmática.

Aunque muchas clínicas emplean la ICSI en los mismos casos en los que estaría indicada una FIV convencional, la inyección intracitoplasmática está especialmente diseñada para los casos más graves de infertilidad masculina. Algunos de estos casos son:

  • Astenospermia: es una alteración espermática en la que la movilidad de los espermatozoides se encuentra reducida. Si estas células son incapaces de desplazarse hasta el óvulo, a pesar de que los demás parámetros sean satisfactorios, difícilmente se va a producir la fecundación. Inyectando el espermatozoide directamente en el óvulo solventamos este problema.
  • Azoospermia: es la ausencia de espermatozoides en el eyaculado. Dado que sólo se necesita un espermatozoide para fecundar al menos un óvulo, bastaría con encontrar algún espermatozoide viable en la muestra seminal.

En caso de no encontrarse espermatozoides en el eyaculado, cabe la posibilidad de obtenerlos directamente del testículo. Para ello es necesario recurrir a uno de estos 3 procedimientos:

  • Biopsia testicular: consiste en realizar un corte en el escroto para acceder directamente al tejido testicular donde se desarrollan los espermatozoides y obtener una muestra. Este procedimiento se realiza en quirófano y bajo anestesia local.
  • Aspiración de epidídimo: la aspiración de epidídimo tiene la misma finalidad que la biopsia testicular, no obstante, la técnica es diferente. En este caso consiste en aspirar el líquido que se almacena en el epidídimo, órgano situado sobre el testículo, para buscar espermatozoides. También requiere intervención quirúrgica.
  • Aspiración testicular: es un proceso muy similar al anterior. La diferencia se encuentra en la zona de aspiración, la cual, en este caso, es el propio testículo.

Las situaciones anteriormente nombradas implican recurrir necesariamente a la técnica de ICSI dado que la cantidad y la calidad de los espermatozoides recuperados serían demasiado reducidas como para optar por una FIV o una IA.

La ICSI también está indicada cuando empleamos muestras de semen de varones con enfermedades infecciosas o cuando se va a tratar con una muestra de semen valiosa, es decir, de varones que han congelado su semen antes de una vasectomía o de un tratamiento de quimioterapia/radioterapia.

Se considera que una muestra de semen es valiosa cuando es difícil que el hombre pueda volver a obtenerla como ocurre después de este tipo de tratamientos.

Precios

Las técnicas que acabamos de comentar tienen precios diferentes. El tratamiento más sencillo es la inseminación artificial, cuyo precio ronda los 600-1.400€.

La fecundación in vitro tiene un coste más elevado, aunque no se diferencia entre si se utiliza la FIV convencional o la ICSI. Su precio aproximado es de 3.000-5.000€.

En ambos casos hay que tener en cuenta que la medicación para la estimulación y preparación del endometrio no está incluida en este precio inicial.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Lógicamente, no todos son iguales.

Esta "herramienta" seleccionará las clínicas más cercanas a ti que cumplen nuestros rigurosos criterios de calidad. Además, el sistema realizará una comparativa de presupuestos y condiciones que ofrecen las diferentes clínicas para que te resulte más sencillo tomar una decisión.

Otras técnicas de reproducción asistida

Las 3 técnicas mencionadas anteriormente son los procedimientos básicos empleados en reproducción asistida. Sin embargo, existen otros métodos complementarios a éstas que se aplican en casos específicos de infertilidad masculina y que potencian aún más la eficacia de la fecundación in vitro convencional o de la ICSI. Estas técnicas son:

IMSI

Este procedimiento llamado IMSI por sus siglas en inglés, Intrcytoplasmic Morphologically Selected Sperm Injection, es una variante de la ICSI. La mejora del IMSI con respecto a la técnica convencional reside en que en el IMSI se emplea un microscopio con 6000 aumentos, mientras que en una ICSI normal solo se emplean 400.

Esta magnificación macroscópica permite evaluar, por parte del embriólogo, la morfología espermática de una forma mucho más detallada para seleccionar el mejor espermatozoide.

Tal y como nos explica el Dr. Jose Sánchez:

Con la IMSI, conseguimos poner de manifiesto detalles estructurales, detalles morfológicos de los espermatozoides que pasaban desapercibidos con la ICSI clásica.

Esta técnica está especialmente indicada en casos graves de teratozoospermia.

Para mayor información sobre esta variante de ICSI, te recomendamos que leas este post: ¿En qué consiste el IMSI?

MACS

El método MACS, Magnetic Activated Cell Sorting, consiste en filtrar el semen a través de un sistema columnar para eliminar de la muestra aquellos espermatozoides muertos o no viables. Esta selección es posible gracias a unas partículas que detectan y detienen ciertos componentes celulares expresados las células muertas.

Este mecanismo de selección espermática está indicado ante fuertes problemas de fertilidad masculina, como por ejemplo muestras seminales con un alto grado de fragmentación espermática o ante fallos repetidos de ICSI.

Para poder entender mejor este proceso te recomendamos que leas el siguiente post: ¿Qué es la técnica MACS?

PICSI

Esta técnica, conocida también como ICSI fisiológico, se basa en la misma práctica que en una ICSI convencional. No obstante antes de realizar la microinyección se ha realizado una selección espermática.

Esta selección consiste en depositar la muestra seminal en una placa con ácido hialurónico, una molécula presente en altas concentraciones en las células del cúmulo que rodean al ovocito. Los espermatozoides reconocen esta molécula gracias a receptores que contienen en la zona de la cabeza.

El hecho de que los espermatozoides queden unidos a la placa confirma que son capaces de reconocer con eficacia al ovocito y por tanto las posibilidades de que la fecundación se produzca son mayores.

Te aconsejamos que leas el siguiente artículo para que conozcas mejor en qué consiste esta técnica: ICSI fisiológico.

Preguntas de los usuarios

Además del seminograma, ¿qué otras pruebas hay para detectar infertilidad masculina?

Por Carolina Andrés Santé (embrióloga).

También podemos evaluar la calidad seminal a través del estudio del contenido genético de los espermatozoides. Por un lado, podemos estudiar la integridad del ADN, fundamental para conseguir un correcto desarrollo embrionario. Sin embargo, en ocasiones este se encuentra fragmentado. El test de fragmentación evalúa el porcentaje de espermatozoides fragmentados en el eyaculado.

Por otro lado, podemos estudiar si los espermatozoides tienen un contenido cromosómico correcto a través del estudio FISH (se valora 5 pares de cromosomas) o Chromosperm (se evalúa un perfil cromosómico general). Un eyaculado con un porcentaje elevado de espermatozoides cromosómicamente alterados podría dar lugar a un mayor número de embriones aneuploides.

¿El varicocele es una causa de infertilidad masculina?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Sí, el varicocele puede ser una causa de infertilidad masculina. Esta patología puede presentarse en diferentes grados de afección, de forma que también su efecto dañino sobre la fertilidad del varón (provoca alteraciones seminales y hormonales principalmente) puede ser de leve a severo.

¿La obesidad puede causar infertilidad en el hombre?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Sí, está científicamente comprobado que aquellos varones con un índice de masa corporal superior a 30 tienen una peor calidad seminal y, por tanto, presentan mayores dificultades a la hora de poder lograr un embarazo de forma natural.

La causa de esto es que los hombres con exceso de peso suelen presentar bajos niveles de andrógenos, como por ejemplo de testosterona, la hormona encargada de regular la formación de espermatozoides en los testículos. Como consecuencia de esta disminución de hormonas sexuales masculinas, la espermatogénesis se ve afectada y puede aparecer oligozoospermia.

¿La infertilidad masculina es reversible?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Depende de cuál sea la causa que esté provocando que el varón presente problemas reproductivos. Por ejemplo, si la infertilidad es debida a un factor genético no es posible revertirla, pero si la infertilidad es debida a una obstrucción en los conductos deferentes o a la toma de algún medicamento que esté afectando a la producción espermática, se puede aplicar un tratamiento quirúrgico o abandonar la medicación, respectivamente.

¿Existen tratamientos de infertilidad masculina que cubra la Seguridad Social?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Sí, es posible realizarse un tratamiento de fertilidad por un factor masculino a través de la sanidad pública siempre que se cumplan los requisitos (edad, hijos previos) establecidos por el sistema sanitario correspondiente.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Carolina  Andrés Santé
Carolina Andrés Santé
Embrióloga
Graduada en Biología Sanitaria por la Universidad de Alcalá de Henares. Tiene un Máster en Citogenética y Biología de la Reproducción por la Universidad Autónoma de Barcelona. Actualmente, es embrióloga de la Clínica Tambre. Más sobre Carolina Andrés Santé
Dr. José Antonio Sánchez Férez
Dr. José Antonio Sánchez Férez
Embriólogo
Licenciado en Biología por la Universidad de Murcia. Amplia experiencia como biólogo, embriólogo e investigador. Actualmente es embriólogo clínico en el Instituto Murciano de Fertilidad (IMFER). Más sobre Dr. José Antonio Sánchez Férez
 Victoria Moliner
Victoria Moliner
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV), con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV y el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Actualmente desarrolla su labor como bióloga investigadora. Más sobre Victoria Moliner

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.