La esterilidad masculina por un factor testicular congénito o adquirido

Por (embrióloga) y (embrióloga).
Actualizado el 31/07/2020

La esterilidad masculina se define como la incapacidad del semen del varón para fecundar un óvulo y dar lugar a un embarazo. Son varios los factores que pueden llevar al hombre a padecer esta patología, entre ellos, la causa testicular.

Esterilidad debida a factor testicular se refiere a todos aquellos factores que pueden afectar directamente a los testículos e impedir conseguir un embarazo natural.

La esterilidad masculina de factor testicular puede estar producida por causas congénitas, si se presentan desde el nacimiento del individuo, o bien puede estar provocada de forma posterior por agentes externos.

Alteraciones genéticas

La formación de espermatozoides, también llamada espermatogénesis, es un proceso complejo que tiene lugar en los testículos del varón. Por tanto, cualquier alteración de éstos hace que la producción espermática no funcione correctamente y se obtengan espermatozoides con alteraciones en su concentración, movilidad, morfología u otros defectos.

Si la causa de este fallo testicular es congénita, normalmente se debe a alteraciones cromosómicas o mutaciones genéticas. Las enfermedades genéticas suelen heredarse de padres a hijos, incluida la infertilidad.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas, ya que, evidentemente, no todos son iguales.

Esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

No obstante, también hay casos de esterilidad genética adquirida debido a que los problemas surgen en el momento de la fecundación, por el mal reparto de los cromosomas o reordenamientos erróneos de su estructura. La consecuencia de esto es la formación de un embrión compatible con la vida pero con patologías que pueden ser más o menos severas.

A continuación, vamos a centrarnos en las alteraciones genéticas relacionadas con la esterilidad masculina:

Microdeleciones del cromosoma Y

El cromosoma Y solamente se encuentra en el sexo masculino y tiene un menor tamaño que el resto de cromosomas. Cuando un embrión recibe el cromosoma Y del padre, en lugar del cromosoma X, queda establecido el sexo y nacerá un futuro varón.

El cromosoma Y, por tanto, contiene los genes responsables de la formación de los testículos en la región cromosómica llamada AZF. Si existe cualquier alteración en esta zona o algunos genes importantes no estuvieran, el hombre padecerá un factor masculino severo que podría ser desde una oligozoospermia hasta una azoospermia secretora total.

Además, en caso de conseguir tener un hijo por reproducción asistida, cabe considerar que el futuro varón también heredaría esta alteración y padecería esterilidad masculina en el futuro.

Síndrome de Klinefelter

Esta enfermedad es debida a un error en el número de cromosomas sexuales, pues en lugar de nacer con un par XX o XY, el bebé presenta 3 cromosomas sexuales XXY. El resultado de esta alteración cromosómica producida durante la fecundación es el nacimiento de un varón con déficit en la producción de testosterona.

Como consecuencia de esta patología, el niño tendrá problemas a la hora de desarrollar su aparato reproductor y los caracteres secundarios en la pubertad, además de padecer esterilidad por azoospermia.

El tratamiento de este síndrome consiste en la administración de testosterona para poder desarrollar la musculatura y otras características masculinas. Sin embargo, la testosterona no ayuda a recuperar la fertilidad.

Si quieres saber más sobre esta enfermedad genética, puedes seguir leyendo el siguiente post: Síndrome de Klinefelter.

Síndrome de Noonan

Este trastorno genético consiste en una mutación del cromosoma 12 que suele heredarse por parte de la madre, aunque también es posible que aparezca de novo.

Los niños nacidos con este síndrome sufren de un desarrollo anormal en muchas partes del cuerpo como la cara y el esqueleto, además de poder presentar cardiopatías cuando llegan a la pubertad. Algunos de los rasgos físicos más destacados de los individuos diagnosticados con síndrome de Noonan son la cara triangular, los ojos separados, el cuello ancho, la baja implantación de las orejas, etc.

En cuanto a la fertilidad, los niños con el síndrome de Noonan pueden nacer con defectos en el pene o criptorquidia, es decir, los testículos no descienden.

Patologías testiculares

Existen otros defectos en los testículos que no se encuentran relacionados con alteraciones genéticas. De hecho, algunas de estas patologías testiculares se diagnostican en el momento del nacimiento o, por contra, aparecen posteriormente en una edad adulta.

Los tipos más frecuentes de patologías en los testículos que provocan esterilidad son las siguientes:

Criptorquidia

Es un defecto congénito que se define como el descenso incompleto de uno o de los dos testículos por el canal inguinal hasta el escroto.

Los niños que nacen con esta alteración deben ser operados para descender los testículos si ésto no se produce de manera espontánea antes de los 2 años. En caso de no realizar la intervención quirúrgica a temprana edad, el varón tendrá problemas en la formación de sus espermatozoides por la elevada temperatura a la que se encuentran los testículos.

La criptorquidia también puede aparecer en la edad adulta como consecuencia de las paperas y producir esterilidad.

Si te interesa leer más sobre este tema, te animamos a visitar el siguiente post: La criptorquidia.

Varicocele

Esto se produce cuando las venas del cordón espermático que drenan los testículos se dilatan como consecuencia de una alteración en la circulación sanguínea.

El varicocele puede afectar a la fertilidad o no en función de si afecta a uno o los dos testículos. En casos de factor testicular unilateral, el 87% de varones presentan el varicocele en el testículo derecho, mientras que solo en el 3% de los casos es el izquierdo. El 10% restante tiene varicocele bilateral y, por tanto, el grado de esterilidad es mayor.

Los hombres con varicocele pueden recuperar la fertilidad de manera efectiva después de una intervención quirúrgica.

Para obtener más información sobre esta patología, puedes seguir leyendo en el siguiente artículo: El varicocele testicular.

Síguenos en Instagram

Orquitis

La orquitis testicular es la inflamación de uno o ambos testículos debida a una infección o traumatismo. La orquitis unilateral es más frecuente.

La inflamación y elevación de la temperatura que tiene lugar en la orquitis son el motivo de la espermatogénesis defectuosa y la esterilidad masculina, sobre todo si es bilateral.

Las orquitis de origen bacteriano pueden tratarse con antibióticos y, en este caso, la infertilidad revierte fácilmente. Sin embargo, el virus de las paperas puede provocar una situación de esterilidad más grave.

En el peor de los casos, los testículos pueden quedar atrofiados y no producir espermatozoides, presentando un tamaño inferior al normal.

Hidrocele

Se trata de la acumulación excesiva de fluido en el cordón espermático, entre las dos capas que recubren el testículo y la cara interna del escroto.

El hidrocele testicular puede ser congénito o adquirido como consecuencia de un traumatismo, infección o cáncer. También puede ser unilateral o bilateral e ir acompañado o no de una hernia inguinal.

En todos los casos, el hidrocele puede desaparecer por sí solo o intervenirse si produce molestias. No es una causa directa de esterilidad pero puede aparecer como síntoma de otros factores que sí afecten.

En el siguiente artículo puedes obtener más información sobre esta afección de los testículos: El hidrocele testicular.

Hipoplasia testicular

Es una patología congénita ya que se produce durante el desarrollo embrionario. Los testículos no llegan a formarse correctamente y su tamaño será más pequeño que el de los testículos normales.

También se conoce como infantilismo testicular y suele diagnosticarse en la pubertad, cuando no se aprecia el aumento de tamaño correspondiente.

Otros factores externos

Aparte de los casos comentados, existen otras situaciones que pueden conllevar un riesgo a padecer esterilidad temporal o permanente. Las comentamos a continuación:

Agentes tóxicos
tanto los agentes contaminantes medioambientales como las drogas, el alcohol o el tabaco pueden tener influencia en el funcionamiento de las células que intervienen en la espermatogénesis en el testículo.
Medicamentos y tratamientos
los fármacos quimioterápicos y/o radioterápicos contra el cáncer pueden causar daños irreparables en los testículos y dar lugar a esterilidad, así como otros medicamentos fuertes contra enfermedades graves.
Ordenador portátil
un mal uso puede provocar hipertermia en el escroto al colocar el ordenador encima de las piernas del varón. El aumento de la temperatura testicular puede dificultar la producción espermática, ya que ésta se realiza a una temperatura de entre 2 y 4 °C por debajo de la temperatura corporal central.
Teléfono móvil
algunos estudios afirman que las vibraciones de las radiaciones electromagnéticas que emite el móvil afectan a la calidad seminal al guardarlos en el bolsillo del pantalón.
Bicicleta
hay un estudio hecho sobre ciclistas que concluye que, tanto la ropa ajustada como el golpeteo de los genitales sobre el sillín, provocan esterilidad por factor testicular.

Preguntas de los usuarios

¿Las paperas puede causar infertilidad por factor testicular?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

Sí. La parotiditis, comúnmente llamada paperas, es una enfermedad contagiosa provocada por una infección vírica. Como consecuencia de las paperas, puede aparecer meningitis, inflamación del páncreas e inflamación de los testículos, lo que puede ocasionar infertilidad masculina.

La inflamación de los testículos provoca que se atrofien, por lo que la producción espermática resulta alterada. Por tanto, la capacidad reproductiva del varón se ve disminuida.

¿La fertilidad masculina se encuentra afectada en varones con un solo testículo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

El hecho de poseer un solo testículo, ya sea de nacimiento o debido a una enfermedad posterior como el cáncer, no implica que exista un problema de fertilidad. Si el testículo que queda funciona correctamente y la espermatogénesis no está afectada, el hombre podrá dar lugar a un embarazo natural sin ningún problema.

¿La torsión testicular puede causar infertilidad?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

La torsión testicular hace referencia a la torsión del cordón espermático que sostiene el testículo debido a un golpe o mala maniobra, por ejemplo al ir en bicicleta. La consecuencia de esto es la inflamación e interrupción del riego sanguíneo en el testículo. Por tanto, puede llevar a problemas graves si no se corrige de inmediato, incluso a la pérdida del testículo.

Cabe destacar que la espermatogénesis queda interrumpida en el testículo después de 4 o 6 horas con ausencia de flujo sanguíneo.

Lectura recomendada

Aparte de las comentadas en este post, existen otras enfermedades que provocan infertilidad masculina por un factor pretesticular o postesticular. Puedes averiguar más sobre ellas en el siguiente artículo: Enfermedades que causan esterilidad masculina.

Para saber si existe algún problema de infertilidad masculina, es necesario llevar a cabo análisis hormonales y pruebas médicas. Puedes seguir leyendo sobre esto en el siguiente enlace: Diagnóstico de la infertilidad masculina.

Si quieres saber los tratamientos que existen ante una situación de esterilidad masculina, puedes obtener más información en el siguiente post: ¿Qué tratamientos existen ante la infertilidad masculina?

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

G.R. Dohle, T. Diemer, A. Giwercman, A. Jungwirth, Z. Kopa, C. Krausz (2010). Guía clínica sobre la infertilidad masculina. European Association of Urology 2010 (actualización en abril de 2010).

Griffin DK, Finch KA (2005). The genetic and cytogenetic basis of male infertility. Human Fertil;8(1);19-26.

Guzick DS, Overstreet JW, Factor-Litvak P, Brazil CK, Nakajima ST, Coutifaris C, et al. (2001). Sperm morphology, motility, and concentration in fertile and infertile men. N Engl J Med; 345: 1388-1393.

Juárez de Diego JF (1999). Principales causas de infertilidad masculina. En: Arrondo JL. Actualización en Andrología. Publimed Comunicación SL. Pamplona.

Male infertility best practice policy committee of the American Urological Association (AUA) (2010). The optimal evaluation of the infertile male. AUA Best Practice Statement. Revised,.

Matorras R, Hernández J (eds.) (2007): Estudio y tratamiento de la pareja estéril: Recomendaciones de la Sociedad Española de Fertilidad, con la colaboración de la Asociación Española para el Estudio de la Biología de la Reproducción, de la Asociación Española de Andrología y de la Sociedad Española de Contracepción. Adalia, Madrid.

Pierik FH, Van Ginneken AM, Dohle GR, Vreeburg JT, Weber RF (2000). The advantages of standardized evaluation of male infertility. Int J Androl; 23(6): 340-6.

Sociedad Española de Fertilidad (SEF) (2011). Manual de Andrología. Coordinador: Mario Brassesco. EdikaMed, S.L. ISBN: 978-84-7877.

World Health Organization (WHO) (2000). WHO Manual for the Standardized Investigation, Diagnosis and management of the infertile male. Cambridge: Cambridge University Press.

Preguntas de los usuarios: '¿Las paperas puede causar infertilidad por factor testicular?', '¿La fertilidad masculina se encuentra afectada en varones con un solo testículo?' y '¿La torsión testicular puede causar infertilidad?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Marta Barranquero Gómez
Marta Barranquero Gómez
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV) y especializada en Reproducción Asistida por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) en colaboración con Ginefiv y en Genética Clínica por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH). Más sobre Marta Barranquero Gómez
Número de colegiada: 3316-CV
 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.