¿Qué valores son normales en el análisis de la movilidad espermática?

Por (embrióloga) y (embrióloga).
Actualizado el 22/08/2018

Los espermatozoides que muestran una motilidad baja o que son inmóviles no son capaces de llegar hasta el óvulo para fecundarlo, por lo que la movilidad espermática es un parámetro de calidad del semen fundamental para lograr el embarazo natural.

Se analiza mediante un espermatograma y se considera que está alterada cuando el número de espermatozoides con movilidad progresiva es inferior al 32% o el número total de espermatozoides móviles en el eyaculado es inferior al 40%.

Gracias a los tratamientos de fecundación in vitro (FIV), es posible conseguir una gestación a pesar de presentar valores de movilidad seminal reducida, incluso en los casos en los que únicamente se encuentran espermatozoides vivos inmóviles.

Análisis de motilidad de los espermatozoides

La movilidad del esperma es evaluada mediante un análisis del semen llamado seminograma o espermograma. Para realizar este análisis, es necesario que el varón entregue en el laboratorio de andrología una muestra de semen en un frasco homologado y con su nombre. Será obtenida por masturbación tras una abstinencia sexual de entre 3 y 5 días.

Con esta muestra, se estudiará el movimiento de los espermatozoides bajo el microscopio analizando una pequeña gota en la cámara de Makler o en la de Neubauer.

A la hora de realizar este estudio, no solo es importante saber si se mueven o no, sino que además se debe analizar la forma en que se mueven. Así, en primer lugar, se analiza el porcentaje total de espermatozoides móviles e inmóviles y, en segundo lugar, se especifica cómo es el movimiento de los espermatozoides móviles:

Progresividad
se analiza si la movilidad es progresiva o no. Si los espermatozoides no consiguen avanzar en distancia, atravesar el aparato reproductor femenino hasta llegar al óvulo será muy complicado.
Forma de movimiento
se indica si los espermatozoides se mueven de forma rectilínea o en círculos o en zigzag.
Velocidad
se anota si el movimiento es rápido o lento.

También se puede calcular el total de espermatozoides viables que hay en el eyaculado, es decir, los espermatozoides vivos, tanto móviles como inmóviles.

Es importante tener en cuenta que no todos los laboratorios realizan de igual forma el seminograma en relación a la motilidad. Hay centros que únicamente distinguen entre espermatozoides móviles e inmóviles y otros más minuciosos que detallan si el movimiento es progresivo, rápido o rectilíneo.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas, ya que, evidentemente, no todos son iguales.

Esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Tipos de movilidad espermática

Aunque no todos los centros de reproducción asistida la utilizan, existe una clasificación de la movilidad de los espermatozoides en base a los parámetros comentados anteriormente:

Movilidad tipo A o de grado 3 (+++)
grupo de espermatozoides con movilidad progresiva, rápida y rectilínea.
Movilidad tipo B o de grado 2 (++)
espermatozoides se mueven de forma progresiva pero lenta.
Movilidad tipo C o de grado 1 (+)
la movilidad de los espermatozoides es lenta y sin desplazamiento. No se observa progresión, sino que se mueven sobre la misma posición.
Movilidad tipo D o de grado 0
se trata del grupo de espermatozoides estáticos o inmóviles, tanto vivos como muertos.

¿Cuándo hay problemas de movilidad?

La patología asociada a la movilidad espermática se denomina astenozoospermia o astenospermia. Se define como la alteración del semen caracterizada por la baja movilidad de los espermatozoides.

Según los valores de referencia de calidad seminal establecidos por la OMS (Organización Mundial de la Salud), un hombre padece astenozoospermia cuando el número de espermatozoides con movilidad progresiva (tipo A + B) es inferior al 32% y cuando el número total de espermatozoides móviles en el eyaculado (tipo A+B+C) es inferior al 40%.

Esta alteración puede ser motivo de infertilidad y por ello es considerado un problema de fertilidad masculina.

Existen diversas alteraciones que llevan a la aparición de problemas de movilidad de los espermatozoides. Puedes leerlas aquí: Causas astenozoospermia.

No obstante, en muchas ocasiones esta patología es de origen desconocido y no tiene tratamiento específico. En estos casos, el tratamiento para mejorar la movilidad de los espermatozoides se basa en administrar antioxidantes, como las vitaminas C y E.

Vitalidad y movilidad del esperma

Como hemos comentado anteriormente, no siempre la movilidad va relacionada con la vitalidad.

Aunque los espermatozoides muertos no pueden moverse, no todos los espermatozoides que no se mueven están muertos. Por tanto, hay espermatozoides vivos inmóviles que, aunque no sean viables para el embarazo natural, podrían utilizarse para fecundar óvulos mediante una inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI).

Por tanto, es posible tener hijos aun teniendo astenozoospermia, siempre y cuando encontremos espermatozoides vivos entre los inmóviles.

Tal y como nos comenta la embrióloga Laura Mifsud:

En los casos de astenozoospermia severa, la técnica más apropiada sería una fecundación in vitro con ICSI, que consiste en introducir un espermatozoide dentro de un ovocito para asegurar la fecundación.

Existen pruebas, como el test de eosina o el test hipoosmótico, que detectan la vitalidad en los espermatozoides que no se mueven y nos permiten distinguir entre aquellos espermatozoides que no se mueven por deterioro o fallo de su maquinaria de movilidad y aquellos que no muestran movimiento por estar muertos.

Puedes saber más sobre estos análisis accediendo al siguiente enlace: Pruebas de vitalidad.

Síndrome de Kartagener

Existe una patología relacionada con la movilidad espermática llamada síndrome de Kartagener. Se trata de una enfermedad poco habitual en la que todos los espermatozoides son inmóviles pero no todos están muertos.

La falta de movilidad se debe a una alteración en la que las células no presentan movimiento ciliar, pero quien la padece sufre sus consecuencias en las vías respiratorias, por lo que se es consciente de su afección previamente a la búsqueda de embarazo.

A pesar de que actualmente no existe una solución definitiva para este síndrome, se han descrito embarazos mediante la técnica ICSI en casos de pacientes que lo padecen, por lo que pueden ser padres.

Recomendamos leer este artículo para obtener más información sobre este tema: Síndrome de Kartagener.

Preguntas de los usuarios

¿Los espermatozoides inmóviles pueden estar vivos?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Sí. De hecho, a pesar de que no se consideran de buena calidad, pueden utilizarse espermatozoides inmóviles vivos para fecundar los óvulos mediante ICSI si no se dispone de móviles.

¿Qué son los espermatozoides vagos?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Coloquialmente, hablamos de espermatozoides vagos cuando nos referimos a aquellos con baja movilidad debido a que son lentos.

En algunos casos, puede conseguirse el embarazo natural con espermatozoides vagos, pero otros puede que sea necesario tener que recurrir a tratamientos de reproducción asistida para lograrlo, sobre todo si hay pocos espermatozoides móviles.

Lectura recomendada

Como hemos comentado, la alteración de la movilidad espermática recibe el nombre de astenozoospermia. En este enlace puedes encontrar más información sobre ésta: Definición, causas y tratamiento de la astenozoospermia.

La movilidad espermática se analiza mediante un espermobiograma. Si deseas saber más detalles sobre esta prueba, te recomendamos que leas los siguientes artículos:

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Andrade-Rocha FT (2003).Semen analysis in laboratory practice: an overview of routine test. J Clin Lab Anal 2003; 17: 247-258.

Centola GM, Herko R, Andolina E, and Weisensel, S. (1998). Comparison of sperm separation methods: effect on recovery, motility, motion parameters, and hyperactivation. Fertil. Steril., 70

Guzick DS, Overstreet JW, Factor-Litvak P, Brazil CK, Nakajima ST, Coutifaris C, et al. (2001). Sperm morphology, motility, and concentration in fertile and infertile men. N Engl J Med 2001; 345: 1388-1393.

Kvist U, Björndahl L. ESHRE Monographs: Manual on Basic Semen Analysis. Oxford: Oxford University Press, 2002.

Male infertility best practice policy committee of the American Urological Association (AUA). The optimal evaluation of the infertile male. AUA Best Practice Statement. Revised, 2010.

Ramírez JP, Vergara F, Yoldi AS, Herencia M, Álvarez C, Castilla JA. Resultados preliminares de un programa nacional de control de calidad externo para anáálisis de semen. ASEBIR 1998;3:13-5.

Sigman M, Zini A. (2009). Semen analysis and sperm function assays: what do they mean? Semin Reprod Med; 27: 115-123

Sociedad Española de Fertilidad (SEF) (2011). Manual de Andrología. Coordinador: Mario Brassesco. EdikaMed, S.L. ISBN: 978-84-7877.

WHO Laboratory Manual of Examination of Human Semen and Semen-Cervical Mucus Interaction. Cambridge: Cambridge University Press, 1999.

World Health Organization (WHO) (2000). WHO Manual for the Standardized Investigation, Diagnosis and management of the infertile male. Cambridge: Cambridge University Press.

Preguntas de los usuarios: '¿Los espermatozoides inmóviles pueden estar vivos?' y '¿Qué son los espermatozoides vagos?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Laura Mifsud Elena
Laura Mifsud Elena
Embrióloga
Licenciada en Biología por la Universidad de Valencia. Tiene un Máster en Investigación Biomédica por la Universidad de Valencia y otro en Medicina y Genética Reproductiva por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Cuenta con una amplia experiencia como embrióloga y es la responsable de laboratorio en el hospital Quirónsalud de Valencia. Más sobre Laura Mifsud Elena
 Rebeca Reus
Rebeca Reus
Embrióloga
Graduada en Biología Humana (Biomedicina) por la Universitat Pompeu Fabra (UPF), con Máster Oficial en Laboratorio de Análisis Clínicos por la UPF y Máster sobre la Base Teórica y Procedimientos de Laboratorio de Reproducción Asistida por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre Rebeca Reus

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.