La inyección intracitoplasmática de espermatozoides, abreviada como ICSI, es uno de los pasos de un tratamiento de fecundación in vitro (FIV). En concreto, la ICSI hace referencia al método de fecundación de los óvulos con los espermatozoides.

No obstante, muchas personas suelen utilizar el término ICSI o FIV-ICSI para referirse al proceso de completo del tratamiento de fertilidad. Por ello, en este artículo vamos a detallar paso a paso todas la fases de la FIV-ICSI.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Cómo es el tratamiento de ICSI?

La ICSI tiene procedimientos que son completamente iguales a las partes del proceso de la FIV convencional. La diferencia radica en la forma en la que se produce la fecundación una vez se han obtenido los óvulos y los espermatozoides en el laboratorio.

Las etapas de la FIV-ICSI se describen a continuación:

Estimulación ovárica controlada

La estimulación ovárica consiste en la administración de medicación hormonal con el objetivo de conseguir que varios folículos ováricos consigan madurar a la vez. De esta manera, será posible obtener un número mayor de óvulos para fecundar y aumentar la posibilidad de embarazo.

Además, con la estimulación ovárica se consigue controlar el ciclo menstrual de la mujer y evitar que tenga lugar la ovulación espontánea, lo cual haría fracasar el ciclo de FIV-ICSI.

Antes de empezar con la estimulación ovárica, es habitual recetar la píldora anticonceptiva a las pacientes para poder sincronizar el ciclo menstrual.

En función de la duración de la estimulación ovárica, existen dos protocolos básicos en las pacientes de FIV:

Protocolo largo
se inicia antes de la menstruación con los pinchazos de los fármacos agonistas de la GnRH, los cuales sirven para frenar la hipófisis y evitar la secreción de hormonas endógenas. Una vez llega la regla, se combinan los pinchazos anteriores con los de gonadotropinas para iniciar el desarrollo folicular múltiple.
Protocolo corto
el número de pinchazos se reduce, ya que la estimulación con gonadotropinas se inicia después de la llegada de la menstruación. Sobre el día 8 del ciclo, se empiezan a administrar los pinchazos con antagonistas de la GnRH para hacer el frenado hipofisiario.

En los último años, hay una tendencia a la simplificación de los protocolos de estimulación ovárica controlada por la multitud de ventajas que ofrece.

La fase de administración de gonadotropinas (FSH) suele tener una duración aproximada de 6-10 días. Durante este tiempo, la paciente tendrá que acudir a control ecográfico unas 2 o 3 veces para comprobar el crecimiento folicular.

Puedes leer más sobre esta etapa del proceso en el siguiente enlace: ¿Qué es la estimulación ovárica?

Punción folicular

La punción folicular consiste en la aspiración del líquido contenido en los folículos ováricos para extraer los óvulos maduros a través de una punción vaginal ecoguiada. Esto es una sencilla intervención de unos 30 minutos de duración que se realiza en el quirófano bajo anestesia.

Unas 30-34 horas antes de la punción ovárica, la paciente debe administrarse una inyección de la hormona hCG para desencadenar la ovulación e inducir la maduración final de los óvulos.

Una vez en el laboratorio, el líquido folicular debe examinarse detalladamente bajo la lupa para localizar los óvulos y trasladarlos a una placa con medio de cultivo.

Si te interesa conocer con más detalle esta fase del tratamiento, puedes seguir leyendo en el siguiente post: ¿Qué es la punción folicular de un proceso de FIV?

Decumulación de los óvulos

La decumulación ovocitaria es la eliminación de la capa de células de la granulosa que rodea al óvulo maduro. Para llevarla a cabo, es necesario esperar unas horas después de la punción folicular porque el óvulo experimenta una maduración final durante este tiempo en reposo.

Para hacer la decumulación de los óvulos, existen dos técnicas:

Decumulación química
se utiliza un medio con hialuronidasa, una enzima que degrada el ácido hialurónico que une las células de la granulosa entre sí. En la fecundación natural, la hialuronidasa es secretada por el espematozoide para poder penetrar el óvulo.
Decumulación mecánica
el óvulo se va pasando por pipetas de diferente calibre, de mayor a menor diámetro, hasta despegar por completo todas las células que lo rodean.

Normalmente, los protocolos del laboratorio de FIV combinan ambos métodos para decumular los óvulos de manera más eficaz.

Después de la decumulación, hay que comprobar si los óvulos son maduros para poder hacer la ICSI. Para ello, es necesario visualizar el corpúsculo polar en el espacio perivitelino del óvulo.

La decumulación de los óvulos, también conocida como denudación, es un paso necesario antes de hacer la microinyección intracitoplasmática de espermatozoides.

Recogida y preparación del semen

Mientras la mujer se encuentra en la punción folicular, el hombre debe dejar una muestra de semen en el laboratorio recogida por masturbación, a no ser que vaya a utilizarse semen congelado o de donante.

Para la preparación de la muestra seminal, es necesario hacer una capacitación espermática: se elimina el plasma seminal y se concentran los espermatozoides de mayor calidad en un medio de cultivo nuevo.

Existen varias técnicas para capacitar el semen. Puedes encontrar cómo se hacen detalladamente en el siguiente artículo: ¿En qué consiste la capacitación de los espermatozoides?

El objetivo es conseguir una muestra de espermatozoides móviles progresivos (REM) de un millón por mililitro aproximadamente, ya que si hubiera más espermatozoides sería difícil seleccionarlos bajo el microscopio.

Por otra parte, en los casos de factor masculino severo, es posible que se obtenga un menor número de espermatozoides y de peor calidad. De hecho, a veces es necesario obtener los espermatozoides con una punción o biopsia testicular para hacer la ICSI.

No obstante, aunque sea más complicado, la ICSI también puede hacerse bajo estas condiciones, pues solamente son necesarios tantos espermatozoides vivos como óvulos se vayan a inyectar.

Fecundación con ICSI

La manera de fecundar los óvulos es la que diferencia a la técnica de la ICSI de la FIV convencional.

Como su propio nombre indica, la ICSI consiste en la inyección del espermatozoide directamente dentro del citoplasma del óvulo. Para ello, se siguen los siguientes pasos cuidadosamente:

Preparación inicial
se colocan las pipetas de sujeción (holding) y de microinyección (ICSI) en un microscopio invertido. A continuación, se prepara la placa de ICSI con gotas de medio de cultivo donde se colocarán los óvulos por una parte y los espermatozoides por otra.
Selección del espermatozoide
se observa la muestra de espermatozoides buscando el de mejor calidad y, una vez seleccionado, debe inmovilizarse con un movimiento rápido de la pipeta de ICSI para fracturar su cola. A continuación, se aspira el espermatozoide con esta misma pipeta.
Orientación del óvulo
para no dañar las estructuras internas del óvulo con la inyección, éste se coloca orientado con su corpúsculo polar en la parte superior y es sujetado por la pipeta holding para que no se mueva.
Inyección intracitoplasmática
se presiona suavemente al óvulo con la pipeta de inyección para traspasar la zona pelúcida y la membrana interna. Una vez dentro del óvulo, se aspira un poco de citoplasma hasta ponerlo en contacto con el espermatozoide y, a continuación, se introduce suavemente en el interior del óvulo.
Valoración final
el tipo de rotura del óvulo aporta información sobre la calidad ovocitaria y puede condicionar su desarrollo posterior. Por tanto, es necesario valorar el tipo de rotura, la cual puede ser por presión o por aspiración.

Una vez terminado todo el proceso de la ICSI, también es importante anotar las características morfológicas de los óvulos: corpúsculo polar, citoplasma, espacio perivitelino, zona pelúcida, etc.

Por último, se guardan los óvulos en placas de cultivo en el incubador, a la espera de valorar si ha habido fecundación.

Cultivo embrionario

Después de la fecundación y durante todo el desarrollo embrionario, es necesario valorar las características morfocinéticas de los embriones con el objetivo de transferir aquellos de mejor calidad y con mayor posibilidad de implantar.

En función del estadio de desarrollo en el que se encuentre el embrión, se valorarán unos parámetros u otros:

Cigotos
se valoran unas 18 horas postfecundación para ver si han aparecido los dos corpúsculos polares y los dos pronúcleos, lo cual indicará que la fecundación ha tenido éxito.
Embriones de 2-3 días
el embrión ya se ha dividido y, por tanto, se valoran el número de células, su simetría, la fragmentación, la multinucleación, si hay vacuolas, etc.
Blastocistos de 5-6 días
en este estadio, el embrión ya está formado por multitud de células que forman la masa celular interna y el trofoectodermo. También se valora el grado de expansión de los blastocistos y si han empezado a salir de la zona pelúcida, lo cual se conoce con hatching.

Para más información sobre las condiciones y características del cultivo embrionario, puedes seguir leyendo en el siguiente post: Cultivo de embriones en el laboratorio de FIV.

Transferencia de los embriones

En función de las características del tratamiento y el número de embriones obtenidos, la transferencia embrionaria puede realizarse en día 3 o en día 5.

Para ello, se seleccionará el embrión o embriones de mejor calidad en base a los parámetros comentados. Puedes saber cómo se hace está selección embrionaria en el siguiente enlace: Calidad embrionaria para la transferencia.

Antes de la transferencia embrionaria, la mujer debe haberse administrado estrógenos y progesterona para una óptima preparación endometrial.

El procedimiento de transferencia es muy sencillo y no requiere anestesia. En primer lugar, se coge el embrión seleccionado con un catéter fino y, seguidamente, se introduce por la vagina de la mujer hasta llegar al útero.

Gracias a la ecografía que se hace simultáneamente, es posible ver como se deja al embrión en el fondo uterino para que se produzca la implantación.

En el siguiente artículo encontrarás todos los pasos detallados de la transferencia embrionaria después de un tratamiento de FIV: ¿Cómo se hace la transferencia de embriones?

Congelación de los embriones

En la mayoría de ciclos de FIV, quedarán embriones sobrantes después de la transferencia embrionaria, pues la legislación española solo permite transferir un máximo de 3 embriones. No obstante, cada vez existe una tendencia mayor a transferir solamente un embrión en lugar de dos o tres.

En consecuencia, los embriones que no son transferidos en el primer intento son vitrificados para usarlos en futuras ocasiones, bien porque la primera transferencia no ha tenido éxito, o bien para poder tener un segundo hijo en el futuro.

Para poder vitrificar los embriones, éstos deben tener una calidad buena o media, de manera que se pueda garantizar la supervivencia de los embriones después de la desvitrificación.

Si quieres saber cómo son los protocolos de congelación en la actualidad, no te pierdas la lectura del siguiente post: ¿Qué es la vitrificación de embriones?

En Reproducción Asistida ORG tenemos convenios con diferentes centros españoles para poder ofrecerte los tratamientos de fertilidad al mejor precio.

Si quieres obtener más información y una primera visita gratuita en la clínica que elijas, te invitamos a entrar en el siguiente enlace: Ver descuentos en FIV/ICSI.

Preguntas de los usuarios

¿Es posible hacer una inyección intracitoplasmática de espermatozoides lentos?

Sí. Lo más importante para hacer una ICSI es asegurarse de que los espermatozoides están vivos. En muestras de semen astenozoospérmicas, con movilidad espermática reducida, se intetarán seleccionar los espermatozoides que puedan moverse de la manera más recta posible y que tengan buena morfología.

¿Cuándo se hace el DGP después de la ICSI?

El diagnóstico genético preimplantacional o DGP consiste en el análisis genético de una célula del embrión para saber si éste padece alguna alteración genética. Esta biopsia celular se hace normalmente 3 días después de la ICSI cuando el embrión cuenta con unas 8 células aproximadamente. Sin embargo, también es posible hacer el DGP con blastocistos, biopsiando varias células de su trofoectodermo.

Para más información relacionada con este tema, puedes seguir la lectura haciendo clic aquí: ¿Qué es el diagnóstico genético preimplantacional?

¿Cuándo es posible hacer un test de embarazo después de la ICSI?

Tanto en una FIV como en una ICSI, es recomedable hacer el test de embarazo cuando hayan pasado al menos 14 días de la punción folicular. De esta manera, el riesgo de falso positivo o falso negativo es mínimo. No obstante, lo más recomendable es hacer el análisis de la beta-hCG antes que un test de orina para saber si ha habido éxito, pues la prueba de la beta es más fiable.

Lectura recomendada

Si estás interesado en el tratamiento con la ICSI y quieres obtener más información relacionada con esta técnica, te recomendamos visitar el siguiente artículo: ¿Qué es la FIV-ICSI?

Hemos comentado la tendencia actual de las clínicas de reproducción asistida a utilizar los protocolos simplificados de estimulación ovárica. Si quieres conocer con más detalle en qué consiste esto, puedes entrar en el siguiente post: ¿Qué es un protocolo corto con antagonistas de la GnRH?

La transferencia embrionaria puede hacerse en día 3 o en día 5, ya que ambas prácticas tienen una serie de ventajas e inconevnientes que deben valorarse en cada caso. Para saber más sobre este tema, te recomendamos seguir leyendo en el siguiente artículo: ¿Cuándo hacer la transferencia de embriones?

7 comentarios

  1. Destacado
    avatar
    GloriaHH

    Buenos días. Van a hacernos una ICSI por la teratozoospermia de mi marido, pero he leído que existe una técnica mejor. Quiero saber qué es exactamente y porque no nos la hacen si es mejor.

    Gracias

    • avatar
      Zaira SalvadorEspecialista en reproducción asistida

      Hola GloriaHH,

      Supongo que te refieres a la técnica de IMSI. Esto es como una ICSI pero con la ventaja de poder seleccionar los espermatozoides morfológicamente gracias a un microscopio con más aumentos.

      Al ser una técnica más compleja, la IMSI no está disponible en todas las clínicas de fertilidad.

      Puedes leer más sobre este tema en el siguiente enlace: ¿Qué es la IMSI?

      Espero haberte ayudado.

      Un saludo

  2. Destacado
    avatar
    Gladys

    Hola, hoy me practicaron el icsi con dos embriones, tengo 39 años. ¿Qué posibilidad hay que salga todo bien y puede ser que tenga un embarazo múltiple?

    • avatar
      Zaira SalvadorEspecialista en reproducción asistida

      Hola Gladys,

      La tasa de embarazo con ICSI en mujeres de 39 años es del 26% aproximadamente. Al transferirte 2 embriones, habría más probabilidad de conseguir el embarazo al menos de un embrión. Si ambos embriones eran de buena calidad, sí que podrías quedarte de ambos.

      Te recomiendo leer el siguiente post para más información: Tasas de éxito y resultados del método ICSI.

      Espero haberte ayudado.

      Un saludo

    • avatar
      Diana

      Hola cuando te transfirieron los dos embriones en qué clínica te lo hiciste? Yo estoy en el proceso de estimulación ahora qué tal la experiencia tengo 33 años. Espero que tengas suerte guapa un abrazo

      • usuario
        Kranina Murhulo

        Gracias por la página web . La semana que viene tengo la prueba y me ha tranquilizado la información

      • usuario
        Elvira

        Yo tenía mucho miedo cuando me sometí a mi primer ICSI, entre la punción y la transferencia de los embriones no sabía que esperar, pero de verdad es más sencillo de lo q parece y se pasa rápido, no os preocupéis!!!

      Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar