FIV o ICSI: ¿Cuál es la diferencia? ¿Qué es mejor?

Por (embrióloga), (ginecólogo), (ginecólogo), (embrióloga) y (embriólogo).
Actualizado el 07/07/2021

La fecundación in vitro (FIV) es una técnica de reproducción asistida en la que, como su nombre indica, la fecundación del óvulo se produce in vitro, es decir, en el laboratorio. Este procedimiento se puede llevar a cabo de forma clásica o mediante la inyección intracitoplasmática de espermatozoides, conocida como ICSI o FIV-ICSI por sus siglas en inglés.

El objetivo de estos dos métodos de FIV es el mismo: favorecer la fecundación del óvulo por un espermatozoide para dar lugar a un embrión. Sin embargo, existen diferencias entre ambas técnicas.

FIV vs. ICSI

Tanto la fecundación in vitro convencional como la microinyección intracitoplasmática de espermatozoides son procedimientos de FIV. No obstante, generalmente usamos el término FIV para referirnos a la primera y utilizamos el calificativo FIV-ICSI o, simplemente, ICSI para la segunda.

  • La FIV (fecundación in vitro clásica) nació para solucionar determinados problemas de fertilidad como la obstrucción de las trompas de Falopio y la endometriosis, o para casos en los que la inseminación artificial (IA) fallaba.
  • La técnica ICSI surgió para tratar los casos de infertilidad masculina severa, en los que otras técnicas como la inseminación artificial (IA) o la FIV convencional no permitían lograr el embarazo.

Actualmente, la ICSI se emplea de forma generalizada en numerosas clínicas. Esto quiere decir que no solo se utiliza la ICSI ante problemas de fertilidad en el hombre, sino también ante problemas reproductivos de otra índole, lo que ha dejado a la FIV en un segundo plano.

En este sentido, existe controversia entre profesionales. Hay quienes defienden la aplicación de la ICSI en la mayoría de casos de infertilidad y quienes apuestan por realizar FIV siempre que sea posible, dejando la ICSI únicamente para situaciones en las que la FIV no ofrezca solución.

Si necesitas hacerte un tratamiento de fecundación in vitro para poder ser madre, en 3 simples pasos, esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Unión de óvulo y espermatozoide

La diferencia primordial entre ambos métodos de fecundación in vitro es la forma de unir los gametos (óvulo y espermatozoide) en el laboratorio, para que ambos fusionen sus núcleos y den lugar al embrión.

Fecundación 'in vitro' convencional

En la FIV clásica, el embriólogo pone en una misma placa de laboratorio el óvulo y una gota de semen con miles de espermatozoides, con el objetivo de que uno de los espermatozoides penetre el óvulo por sí solo, sin ayuda expresa.

Para que esto ocurra, el espermatozoide ha de tener cierta vitalidad y movimiento, pues debe acercarse hasta el óvulo y tener la capacidad de atravesar la zona pelúcida ovocitaria. Si el espermatozoide es de muy mala calidad, este proceso no ocurrirá y, por tanto, no se logrará obtener embriones.

Por otra parte, en la FIV convencional existe una selección natural del espermatozoide que fecunda al óvulo. Esto no ocurre en la ICSI, ya que en esta última técnica, como veremos a continuación, es el embriólogo quien elige el espermatozoide a microinyectar.

Inyección intracitoplasmática de espermatozoides

Cuando se realiza la técnica ICSI, el embriólogo selecciona el que le parece el mejor espermatozoide, especialmente en relación a su movilidad y morfología, para introducirlo con ayuda de un microinyector en el interior del óvulo.

De esta forma, con la ICSI se da un paso más hacia la fecundación. No obstante, cabe destacar que el hecho de introducir el espermatozoide directamente en el óvulo no necesariamente implica que la fecundación vaya a producirse.

En el caso de la ICSI, no se requiere una elevada calidad espermática, ya que el espermatozoide va a tener una gran ayuda para fecundar al óvulo.

Otras diferencias entre FIV e ICSI

Similitud con fecundación natural

La diferencia en el modo de fusionar el óvulo y el espermatozoide hace que las técnicas de FIV e ICSI varíen en otro sentido: la similitud con la fecundación natural.

La FIV se acerca mucho más al proceso fisiológico que ocurre en un embarazo natural, ya que la intervención por parte del embriólogo es menor. En el caso de la ICSI, la manipulación es mucho mayor. Esto puede suponer una ventaja de la ICSI en casos de mala calidad seminal, pero podría resultar contraproducente en otras situaciones.

Por último, no debemos olvidar que la ICSI permite la fecundación en casos especiales como aquellos en los que la muestra espermática se ha obtenido por biopsia de testículo o aspiración de epidídimo.

Decumulación de los óvulos

Existe otra diferencia entre la FIV y la ICSI: la llamada denudación o decumulación de los ovocitos. Este es un proceso que se realiza a los óvulos antes de microinyectar los espermatozoides cuando se va a emplear la técnica de ICSI. La denudación consiste en eliminar las células del cúmulo que rodean al ovocito, para facilitar la introducción del espermatozoide en el mismo.

En la FIV convencional, la decumulación no se hace antes de la fecundación, sino tras esta. La eliminación de las células del cúmulo en la FIV clásica se realiza en el día 1, cuando se va a evaluar si ha habido o no fecundación.

Resultados

Si bien es cierto que la ICSI permite obtener buenos resultados reproductivos en casos en los que la FIV no sería adecuada, los porcentajes de éxito de ambas técnicas varían mucho en función de factores como:

  • Habilidad del embriólogo.
  • Causa de infertilidad de la mujer o pareja.
  • Calidad de los gametos, tanto los óvulos como los espermatozoides.

En los centros de reproducción en los que aplican ambas técnicas, se analizan estos y otros aspectos para valorar cuál es el método que permitirá un mejor resultado en cada caso.

Como ejemplo, si el óvulo tiene la zona pelúcida engrosada, es complicado que el espermatozoide sea capaz de atravesarla. Por ello, la ayuda que ofrece la ICSI puede ser necesaria para lograr el embarazo en este caso. Del mismo modo, si el espermatozoide tiene problemas de movilidad (astenozoospermia), es difícil que la fecundación por FIV se produzca.

Por otra parte, en caso de óvulos de mala calidad, es posible que la manipulación que requiere la ICSI suponga un daño extra al ovocito que impida la fecundación.

¿Es mejor FIV o ICSI?

No hay una técnica mejor que otra, sino que dependerá de cada caso. La FIV presenta una serie de ventajas y desventajas en relación a la ICSI y, en función de la evaluación personal de cada paciente, será mejor aplicar uno u otro método.

Por ejemplo, será mejor aplicar ICSI cuando se disponga de pocos óvulos y en caso de tener una muestra seminal valiosa (como pueden ser las obtenidas por biopsia testicular o en casos de pacientes oncológicos).

Tal y como nos comenta el embriólogo Víctor Montalvo:

Normalmente, cuando se obtienen pocos óvulos, la tendencia es usar la técnica de microinyección (ICSI), ya que se logra una optimización al escoger un buen espermatozoide, que se mueva bien y tenga buena morfología.

También se recurre a la ICSI si se va a realizar un test genético preimplantacional (PGT). De esta manera, se evita que los espermatozoides que quedan adheridos al óvulo en la FIV convencional puedan alterar el resultado del análisis genético.

Por otra parte, cuando se emplean gametos de donantes, puesto que son óvulos y espermatozoides de buena calidad, no será necesario realizar una ICSI, pues la FIV convencional dará buenos resultados.

Ciclo combinado: FIV + ICSI

Una opción que se aplica en algunas clínicas de reproducción asistida es lo que se conoce como ciclo mixto o fecundación combinada. Esta alternativa consiste en realizar tanto FIV como ICSI en un mismo ciclo, lo cual permite aprovechar las ventajas de ambos procesos.

Para ello, en el ciclo mixto se divide la cohorte de óvulos obtenidos en dos grupos: la mitad se fecundarán mediante FIV convencional y la otra mitad a través de la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI).

Este método suele aplicarse cuando se cuenta con una elevada cantidad de óvulos y las condiciones no permiten tomar una decisión clara por una u otra técnica.

También se opta por el ciclo mixto cuando la mujer o pareja prefiere un proceso más natural, pero las características de su situación no lo permiten.

Preguntas de los usuarios

FIV o ICSI, ¿quién y cómo se elige la técnica a aplicar en cada caso?

Por Dr. Sergio Rogel Cayetano (ginecólogo).

Si bien hasta hace relativamente poco tiempo la técnica ICSI en una fecundación in vitro era considerada un "extra" (incluso generando un coste añadido), a día de hoy la mayoría de laboratorios de reproducción asistida la consideran una parte más de sus herramientas terapéuticas. De esta forma el equipo de médicos y embriólogos es quienes deciden habitualmente su uso, en función de distintos criterios, como pueden ser: cantidad y calidad de los ovocitos obtenidos, edad de la paciente, proceso de decumulación previo (valorar la madurez del ovocito extraído), causas de la esterilidad, etc.

¿Cuál es el porcentaje de éxito de ICSI? ¿Y de FIV?

Por Dr. Mark P. Trolice (ginecólogo).

Por suerte, un gran número de estudios han demostrado que las tasas de fecundación y embarazo con la ICSI son iguales a las de la FIV convencional.

¿Cuál es la diferencia de precio entre FIV e ICSI?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

El coste de un tratamiento de fecundación in vitro no suele variar en función de la técnica exacta que se aplique. Por tanto, en este sentido, no hay diferencias entre la FIV y la ICSI. El precio medio de ambas es de entre 3.000 y 6.000 euros aproximadamente.

En el siguiente enlace puedes encontrar descuentos para hacer este tratamiento en distintas clínicas de reproducción asistida a un precio más económico: Descuentos para la técnica de FIV-ICSI.

¿Hay alguna diferencia en el tratamiento si aplicamos FIV o ICSI?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

No, el tratamiento que se sigue es el mismo. A grandes rasgos, los pasos principales de ambas técnicas son:

Lecturas recomendadas

Hemos comentado que el proceso a seguir es prácticamente el mismo para la FIV convencional y para la ICSI, a excepción de la decumulación y la forma exacta de unir el óvulo y el espermatozoide. Si quieres conocer el procedimiento completo que se sigue en estas técnicas, te recomiendo consultar este artículo: ¿Cómo es el proceso de la fecundación in vitro paso a paso?

Por otra parte, aunque hemos dicho que en la mayoría de clínicas se aplica ICSI de forma general, existen ciertas indicaciones para esta técnica. ¿Quieres saber cuáles son? Pincha aquí: Indicaciones de la ICSI: ¿cuándo es necesario hacerla?

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Alper M, Brinsden PR, Fischer R, Wikland M (2002). Is your IVF program good? Hum Reprod; 17: 8-10.

Andersen AN, Gianaroli L, Felberbaum R, de Mouzon J, Nygren KG (2005). Assisted reproductive technology in Europe, 2001. Results generated from European registers by ESHRE. Hum Reprod; 20: 1158 – 1176.

ASRM, American Society for Reproductive Medicine (2002). Revised minimum standards for in vitro fertilization, gamete intrafallopian transfer, and related procedures. A Practice Committee Report. Guidelines and Minimum Standards.

Aytoz A., Camus M., Tournaye H., Bonduelle M., Van Steirteghem A. and Devroey P. (1998): Outcome of pregnancies after intracytoplasmic sperm injection and the effect of sperm origin and quality on this outcome. Fertil. Steril. 70: 500-505.

Bruno I, Pérez F, Tur R, Ricciarelli E, De la Fuente A, Monzó A. et al. (2005). Grupo de interés en Salud Embrionaria. Sociedad Española de Fertilidad. Embarazos múltiples derivado de FIV-ICSI en España: Incidencia y criterios sobre la transferencia embrionaria. Rev Iberoam Fertil; 22 (2): 99-110.

ESHRE Capri Workshop Group. Intracytoplasmic sperm injection (ICSI) in 2006 (2007): evidence and evolution. Hum Reprod Update;13:515 – 526.

Fernández A, Castilla JA, Martínez L, Núñez AI, García-Peña ML, Mendoza JL, Blanco M, Maldonado V, Fontes J, Mendoza N (2002). Indicadores de calidad asistencial en un programa de FIV/ICSI. Rev Iberoam Fertil; 19: 249-52.

Hamoda H, Sunkara S, Khalaf Y, Braude P, El-Toukhy T. Outcome of fresh IVF/ICSI cycles in relation to the number of oocytes collected: a review of 4,701 treatment cycles. Hum Reprod 2010;25:147.

Jones H.W. and Schrader C. (1988): In-Vitro Fertilization and Other Assisted Reproduction. Annals of The New York Academy of Sciences, Vol. 541, New York.

Moomjy M, Sills ES, Rosenwaks Z, Palermo GD (1998). Implications of complete fertilization failure after intracytoplasmic sperm injection for subsequent fertilization and reproductive outcome. Hum Reprod; 13:2212 – 2216.

Sociedad Española de la Fertilidad (SEF). Fecundación in vitro o microinyección espermática (FIV/ICSI), y criopreservación de embriones. Documento informativo.

Preguntas de los usuarios: 'FIV o ICSI, ¿quién y cómo se elige la técnica a aplicar en cada caso?', '¿Cuál es el porcentaje de éxito de ICSI? ¿Y de FIV?', '¿Cuál es la diferencia de precio entre FIV e ICSI?' y '¿Hay alguna diferencia en el tratamiento si aplicamos FIV o ICSI?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Andrea  Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo
Dr. Mark P. Trolice
Dr. Mark P. Trolice
Ginecólogo
Doctor en Medicina, con especialidad en Ginecología y Obstetricia, por la Rutgers Robert Wood Johnson Medical School de Nueva Jersey (EE. UU.). Profesor asociado en el Departamento de Ginecología y Obstetricia de la University of Central Florida College of Medicine. Director de la clínica Fertility Care: The IVF Center. Título de Top Doctor in America. Más sobre Dr. Mark P. Trolice
Licencia médica: ME 78893
Dr. Sergio  Rogel Cayetano
Dr. Sergio Rogel Cayetano
Ginecólogo
Licenciado en Medicina por la Universidad Miguel Hernández en Alicante con la especialidad de Ginecología y Obstetricia en el Hospital General de Alicante. Amplió su experiencia en reproducción asistida mientras trabajaba en diferentes clínicas de Alicante y Murcia, hasta que en el año 2011 se unió al equipo médico de IVF Spain.

Más sobre Dr. Sergio Rogel Cayetano
Número de colegiado: 03-0309100
 Silvia Azaña Gutiérrez
Silvia Azaña Gutiérrez
Embrióloga
Graduada en Biología Sanitaria por la Universidad de Alcalá y especializada en Genética Clínica por la misma universidad. Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Más sobre Silvia Azaña Gutiérrez
Número de colegiada: 3435-CV
 Víctor Montalvo Pallés
Víctor Montalvo Pallés
Embriólogo
Licenciado en Genética por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y Máster en Biología Reproductiva y Técnicas de Reproducción Asistida por la UAB y el Instituto Universitario Dexeus, con varias publicaciones científicas en el campo de la Genética. Curso de Medicina Genómica de precisión. Más sobre Víctor Montalvo Pallés

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.