Doctor / especialista: Zaira Salvador.
Última actualización: 03/07/2018

Existen varios tipos de tratamientos de fertilidad y técnicas de reproducción asistida que pueden ayudar a hombres y mujeres estériles a conseguir un embarazo y cumplir su sueño de ser padres.

Los tratamientos más utilizados, y por ello los más conocidos en la sociedad de hoy en día, son la inseminación artificial (IA) y la fecundación in vitro (FIV).

Cada una de estas técnicas está indicada para pacientes distintos y problemas de fertilidad diferentes. Por ello, es muy importante conocerlas bien y saber qué tratamiento es el más adecuado para garantizar el éxito.

Elección de la técnica de reproducción asistida

Todas aquellas parejas que no consiguen el embarazo después de un año manteniendo relaciones sexuales sin protección deberían acudir a una clínica de reproducción asistida para empezar a hacerse pruebas de infertilidad.

Este tiempo aconsejado de espera se reduce a los 6 meses cuando la mujer tiene más de 36 años. Tampoco será necesario esperar si existen problemas evidentes de esterilidad.

Una vez obtenidos los resultados de las pruebas de fertilidad, entre los que se incluye el análisis hormonal, la ecografía y el seminograma, el especialista valora qué técnica es la más adecuada para cada caso. Algunos de los aspectos que se tienen en cuenta son los siguientes:

  • Edad de la mujer
  • Reserva ovárica
  • Permeabilidad de las trompas de Falopio
  • Calidad del semen

El especialista debe explicar toda esta información a los pacientes y las razones de por qué recomienda una u otra técnica: procedimientos, riesgos, tasas de éxito, etc.

No obstante, los pacientes son lo que tienen que aceptar si hacer una IA o una FIV y firmar un consentimiento informado para empezar con el tratamiento.

Diferencias entre IA y FIV

La IA es una técnica más sencilla que la FIV y, por ello, es el tratamiento indicado en primer lugar en muchas ocasiones. Consiste en depositar el semen capacitado en el interior del útero de la mujer después de haber hecho una leve estimulación ovárica.

Los espermatozoides nadan hasta las trompas de Falopio (donde estará el óvulo) y la fecundación tiene lugar de forma natural. Para ello, es necesario que la mujer tenga las trompas permeables y el hombre una buena calidad seminal.

Por otra parte, la FIV es una técnica más complicada. Después de la estimulación ovárica controlada, se extraen los óvulos de la mujer a través de una intervención quirúrgica conocida como punción folicular.

Los óvulos recuperados son fecundados en el laboratorio con el semen de la pareja o un donante y, a continuación, el embrión o embriones de mejor calidad se transfieren al útero de la mujer para que tenga lugar el embarazo.

¿Cuándo hacer IA y cuándo FIV?

La inseminación artificial se suele indicar cuando los problemas de infertilidad son mínimos o como primera estrategia ante una esterilidad de origen desconocido. Como hemos dicho, es necesario cumplir con unos requisitos previos y, por ello, sus indicaciones son las siguientes:

  • Mujeres menores de 35-37 años.
  • Las alteraciones de la ovulación y de la reserva ovárica deben ser mínimas.
  • Trompas de Falopio permeables y funcionales.
  • El recuento de espermatozoides móviles (REM) debe ser al menos de 3 millones.

Cuando los problemas de infertilidad son más graves o la mujer es mayor a los 37 años, el tratamiento más adecuado es la FIV. A continuación, vamos a comentar sus indicaciones más frecuentes:

En los casos más graves, será necesario utilizar la técnica ICSI (microinyección intracitoplasmática de espermatozoides) para fecundar los óvulos durante una FIV. Si quieres saber las indicaciones de esta técnica en particular, puedes seguir leyendo aquí: ¿Cuándo es necesario hacer una ICSI?

Medicación para estimular el ovario

Tanto en la IA como en la FIV, es necesario administrar a la mujer medicación hormonal para que tenga lugar un desarrollo folicular controlado.

En el caso de la IA, la dosis de gonadotropinas (FSH y LH) será mucho menor que en la FIV, puesto que se pretende conseguir solamente uno o dos folículos maduros para hacer la inseminación. Si se obtuviera un desarrollo folicular mayor, habría riesgo de embarazo múltiple.

En una fecundación in vitro, en cambio, la estimulación ovárica es mayor para poder conseguir un desarrollo folicular múltiple que permita obtener un número elevado de óvulos y, así, aumentar la posibilidad de conseguir buenos embriones.

Lo normal es obtener entre 6-10 óvulos por cada ciclo de FIV. Después de la fecundación y la transferencia embrionaria, los embriones sobrantes son vitrificados para utilizarlos en futuros intentos o para tener un segundo hijo.

En Reproducción Asistida ORG podemos ofrecerte un precio especial en tratamientos de fertilidad gracias a nuestros convenios con clínicas españolas. Puedes encontrar más información en la Sección de Descuentos, además de una primera visita gratuita:

Precio

La diferencia de precio entre la inseminación artificial y la fecundación in vitro es bastante elevada, aunque esto va a depender de cada clínica en concreto.

La dificultad técnica de la FIV y el personal necesario para llevarlo a cabo implica unos costes mayores: ginecólogos, embriólogos, quirófano, laboratorio, etc.

Mientras que el coste de una IA ronda los 600-1.400€, una FIV puede llegar a costar entre 3.000 y 5.000€.

Además, debe tenerse en cuenta que la medicación hormonal no suele estar incluida en los presupuestos iniciales de estos tratamientos y esto supone un coste adicional importante.

En una IA, la medicación para la estimulación se sitúa entre los 200€ y 600€. Por otra parte, la mediación de la FIV tiene un precio de entre 500€ y 1.100€.

Igualmente, el precio de ambos tratamientos se encarece unos 400€ más si es necesario recurrir al semen de donante.

Para seguir leyendo sobre este tema, puedes acceder al siguiente post: Precios de las técnicas de reproducción asistida.

Tasas de éxito

Las tasas de éxito también son muy distintas entre la IA y la FIV.

Evidentemente, con la FIV hay una mayor probabilidad de conseguir el embarazo debido a que se introduce el embrión de 3 o 5 días ya desarrollado en el interior del útero. Lo único que debe producirse de forma natural en la mujer es la implantación.

A continuación, vamos a comentar las tasas de parto conseguidas en ambas técnicas en función de la edad de la mujer, según los últimos datos publicados por la Sociedad Española de Fertilidad (SEF).

Mujeres <35 años
la tasa de parto por cada IA es de 10,8%, mientras que la tasa de parto por transferencia en la FIV es de 34,0%.
Mujeres 35-39 años
la tasa de parto por cada IA es de 9,5%, mientras que la tasa de parto por transferencia en la FIV es de 25,2%.
Mujeres ≥40 años
la tasa de parto por cada IA es de 5,4%, mientras que la tasa de parto por transferencia en la FIV es de 12,5%.

Como se puede comprobar en las cifras, la edad es un factor muy importante a la hora de decidir la técnica de reproducción asistida. No obstante, estos valores también dependen en gran medida de la causa de esterilidad.

En conclusión, no existe una técnica que sea mejor que la otra. Cada tratamiento debe adecuarse a cada tipo de paciente y personalizar al máximo todos los procedimientos para conseguir aumentar las tasas de éxito al máximo.

Preguntas de los usuarios

¿Tiene los mismos riesgos la inseminación artificial que la fecundación in vitro?

No. Como hemos dicho, la IA es una técnica mucho más sencilla que la FIV y sus riesgos son menores. Es posible que la medicación hormonal tenga algunos efectos secundarios, pero nada más grave.

En cambio, en la FIV, las dosis más elevadas de fármacos implican un riesgo de sufrir el síndrome de la hiperestimulación ovárica. Además, la punción folicular es una intervención que se hace en quirófano con anestesia, lo cual también implica ciertos riesgos, aunque no son graves.

Puedes obtener más información sobre todo esto en el siguiente artículo: Riesgos de la fecundación in vitro.

¿Qué técnica es mejor para las mujeres solas o lesbianas que buscan un embarazo? ¿La IA o la FIV?

Todas aquellas mujeres sin pareja masculina que deseen convertirse en madres podrán cumplir su sueño gracias a donación de semen. En principio, si la mujer receptora del tratamiento no tiene problemas de infertilidad, la inseminación artificial con semen de donante (IAD) es la mejor opción. En cambio, si la mujer tiene más de 36 años y su reserva ovárica está afectada, tendrá que recurrir a la FIV con donante de semen.

Lectura recomendada

Si quieres conocer todos los detalles del tratamiento de inseminación artificial, puedes continuar con la lectura aquí: ¿Qué es la IA?

Por otra parte, si el tratamiento que te interesa es la fecundación in vitro, puedes conseguir toda la información en el siguiente post: ¿Qué es la FIV?

Autores y colaboradores

Embrióloga especialista en Medicina Reproductiva
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI).
Embrióloga especialista en Medicina Reproductiva. Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI).
Aviso: La información publicada en Reproducción Asistida ORG es un apoyo general y una base de conocimiento médico que no debe usarse para autodiagnosticar un problema de salud ni reemplazar la consulta a un médico o especialista con licencia.

8 comentarios

  1. Destacado
    avatar
    Sara

    Hola tengo 31 años, tengo un hijo de 11 años y ahora tengo nueva pareja, llevábamos un año intentando y no me quedo. El problema es que tengo ovarios poliquísticos, ese problema con la IA sería posible? No estoy muy puesta en el tema. Clínicas de Barcelona conocéis con buenas referencias? Que diferencia hay? Las posibilidades que puedan salir más de uno. Es lo mismo está prueba que la otra?

    • avatar
      Zaira SalvadorEmbrióloga especialista en Medicina Reproductiva

      Hola Sara,

      Siguiendo el tratamiento adecuado sí es posible quedarte embarazada con una IA, aunque es el ginecólogo el que debe valorar tu caso e informarte. En el siguiente post puedes encontrar más información sobre esto: Embarazo con SOP.

      Actualmente no tenemos convenio con clínicas de Barcelona, pero es muy probable que próximamente se incorpore una. Puedes ir revisando nuestra Sección de Descuentos, donde también encontrarás una primera visita gratuita para ir al centro a valorar tu caso sin compromiso.

      Encuentra toda la información en el siguiente enlace: Ver descuentos en reproducción asistida.

      Espero haberte ayudado.

      Un saludo