¿Cuántos intentos es recomendable hacer en reproducción asistida?

Por (ginecóloga), (ginecólogo), (ginecólogo) y (embrióloga).
Actualizado el 06/09/2018

Una de las dudas más frecuentes en la reproducción asistida es cuántos tratamientos realizar, ya que no siempre se consigue el éxito en el primer intento. Lo más recomendable es hacer un valoración personalizada y, dependiendo de cada caso y del tipo de tratamiento del que se trate (inseminación artificial, fecundación in vitro [FIV], ovodonación...), hacer un número de intentos u otro.

Para establecer cuándo se debe parar o cambiar de estrategia, se deben tener en cuenta las probabilidades de conseguir el embarazo, el estrés, el precio... En el caso de que se realicen en la Seguridad Social, hay un número limitado de tratamientos disponibles por cada paciente.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Por qué los intentos son limitados?

En los tratamientos de reproducción asistida, entendemos como intentos las veces que una pareja se somete a cualquiera de las técnicas que tienen por finalidad ayudar a conseguir un embarazo.

A pesar de que no hay limitación legal en el número de intentos que se pueden hacer, existen una serie de recomendaciones a la hora de decidir si seguir realizando tratamientos o cambiar de estrategia reproductiva.

Estas recomendaciones se basan en el porcentaje de éxito acumulado esperado en los tratamientos realizados y en las particularidades clínicas de cada caso concreto. La decisión se tomará teniendo en cuenta la probabilidad de embarazo que se prevea que existe con un tratamiento en concreto.

A la hora de decidir si se deben realizar más intentos, es imprescindible evaluar los resultados obtenidos en los ciclos anteriores.

El objetivo de limitar el número de intentos es evitar realizar tratamientos inútiles en el caso de que no existan probabilidades de conseguir el éxito reproductivo, ya que cada intento supone un desgaste emocional en los pacientes y comporta una serie de riesgos, así como un desembolso económico importante en la mayoría de los casos.

Inseminación artificial

La inseminación artificial consiste en depositar en el útero una pequeña cantidad de semen que ha sido previamente capacitado. La capacitación espermática es un proceso que permite seleccionar los espermatozoides de mejor movilidad. Éstos serán los que se introducirán en el cuerpo de la mujer coincidiendo con la ovulación.

La inseminación artificial puede realizarse con semen de la pareja o de donante. A esta última se recurre en el caso de:

  • Parejas de lesbianas
  • Mujeres solteras
  • Cuando el semen de la pareja no es apto para utilizarlo en el tratamiento

Esta técnica suele ser la primera opción en los casos de esterilidad de origen desconocido, en las pacientes con problemas ovulatorios y en mujeres que no tienen pareja masculina. La indicación de la inseminación artificial también influirá a la hora de decidir cuántos ciclos se realizan con esta técnica, es decir, se tendrá en cuenta el motivo por el cual se ha realizado la inseminación.

En general, se considera que, si tras cuatro inseminaciones artificiales no se ha logrado el embarazo, las probabilidades de conseguirlo apenas mejorarán en las inseminaciones sucesivas. Por tanto, es recomendable pasar a un tratamiento más invasivo: la fecundación in vitro (FIV).

En el caso de las inseminaciones artificiales con semen de donante, se considera que las tasas de embarazo mejoran hasta el sexto ciclo. Será tras ese tratamiento cuando se recomendará cambiar de estrategia.

No obstante, como ya hemos comentado, esto dependerá de cada caso, porque llegar a 4-6 inseminaciones no es tan común.

Fecundación 'in vitro' (FIV)

La fecundación in vitro (FIV) es una técnica reproductiva en la que, como su nombre indica, la fecundación tiene lugar en el laboratorio y no en el cuerpo de la mujer, como ocurre de forma natural o en la inseminación artificial. Existen dos tipos principales:

  • FIV convencional
  • Microinyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI)

En ambos casos, se trata de estimular hormonalmente a la mujer para conseguir un mayor número de óvulos maduros. Éstos se extraen de los ovarios mediante una punción folicular y se fecundan para la obtención de embriones, que posteriormente se dejarán en cultivo para evaluar su desarrollo y transferir los mejores al útero materno.

En el caso de la FIV no está tan claro el número máximo de ciclos recomendados, pero algunos estudios lo limitan a tres. Otros recomiendan hacer hasta cuatro intentos.

En palabras del Dr. Miguel Dolz:

Al final hay que poner un límite porque también, aunque sean tratamientos ya controlados y se tenga experiencia, evidentemente yo creo que con 3-4 ciclos como máximo ese sería el número normal hasta dónde deberíamos llegar.

Cabe destacar que, en estos tratamientos, los intentos se contabilizan según el número de estimulaciones ováricas que se realizan. Por tanto, si en un tratamiento hormonal se consiguen muchos óvulos, se podrán realizar varias transferencias de embriones vitrificados, lo que aumentará las probabilidades de embarazo.

Si tras ese número de intentos no se consigue el embarazo, lo más probable es que el especialista recomiende recurrir a la donación de gametos (óvulos o espermatozoides), siendo más común optar por la ovodonación.

La esperanza en casos de infertilidad

La mayoría de las parejas que inician un tratamiento reproductivo lo hacen llenos de ilusión y esperanza, frecuentemente con expectativas demasiado altas. Esto dificulta la aceptación de un posible fracaso, cosa que lleva en muchas situaciones a la frustración.

La tasa de abandono de los tratamientos de reproducción asistida por parte de las parejas que desean tener hijos es muy elevada. Tras uno o varios fracasos, los pacientes suelen darse por vencidos: prácticamente el 50% de las parejas que acuden a centros de fertilidad desisten tras un primer intento.

En ocasiones, el motivo es exclusivamente económico, pero la mayoría de las veces entran en juego otro tipo de circunstancias como el estrés y la ansiedad que estos tratamientos ocasionan a la pareja. El desgaste emocional también es muy elevado y algunas parejas no pueden soportar la presión. Por este motivo, es importante plantearse antes de iniciar el tratamiento cuántos intentos se van a realizar y hasta dónde se piensa llegar.

Factor económico y Seguridad Social

Además de las dificultades emocionales, evidentemente, hemos de contar con el factor económico. El coste de una inseminación artificial oscila entre los 500 y los 1700€, mientras que una técnica in vitro supone una inversión de al menos 3000€. Si pasamos a gametos donados, como vemos en la siguiente tabla, el precio aumenta considerablemente, pudiendo llegar incluso a los 9000€.

Además, si se requieren técnicas complementarias, como el diagnóstico genético preimplantacional (DGP), el precio se encarecerá aún más.

Afortunadamente, es posible realizar algunos de estos tratamientos en la Seguridad Social. Los principios de actuación los decide un grupo de expertos en la materia para garantizar el uso racional de las técnicas. Se busca reducir los potenciales riesgos que puedan derivarse de su uso y establecer las pautas para determinar en qué situaciones debe o no haber cobertura pública. Dependen de la edad, de la causa de esterilidad, del número de ciclos totales realizados, etc.

En general, la Seguridad Social cubre estas técnicas hasta los 40 años de edad. No obstante, no está regulado a nivel nacional sino autonómico, por lo que hay variaciones entre las diferentes comunidades autónomas.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Evidentemente, no todos son iguales.

Por ello, esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con toda la información detallada de las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Preguntas de los usuarios

¿Cuáles son las condiciones óptimas o los requisitos que debe cumplir una paciente que va a someterse a un ciclo FIV?

Por Dr. Juan Antonio García Velasco (ginecólogo).

No existen condiciones óptimas ya que cada paciente es diferente, pero sí que debe tener unos requisitos de buen estado de salud físico y psíquico para llevar adelante un embarazo. Cuanto más joven sea la mujer, mejores serán los resultados ya que es la edad el principal factor limitante del éxito de la reproducción asistida.

En cuanto al número de intentos máximo recomendado, ¿se tiene en cuenta si son de FIV convencional o de ICSI?

Por Dra. Ana Mª Villaquirán Villalba (ginecóloga).

A no ser que haya habido un fallo de fecundación con FIV, lo normal es tener en cuenta todos los ciclos realizados con ambas técnicas para decidir cambiar a otro tratamiento, como la donación de óvulos. Y aunque no todos los pacientes son iguales el número máximo de ciclos recomendados serían 3 o 4 en nuestra clínica.

¿Todos los intentos en tratamientos de reproducción asistida tienen el mismo precio?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

En general, si se trata del mismo tratamiento, tienen el mismo precio todos los intentos. En el caso de las FIV, cabe recordar que éstos se contabilizan teniendo en cuenta los ciclos de estimulación hormonal, no las transferencias. Por tanto, aunque una transferencia sea más barata, no es un intento como tal.

¿Cuántos intentos de inseminación artificial se pueden hacer?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Los intentos que se pueden hacer no están limitados legalmente. Sin embargo, muchos especialistas consideran que si en la cuarta inseminación no se ha conseguido el embarazo, las probabilidades de lograrlo mediante esta técnica son bajas. En algunos casos, se recomienda realizar hasta seis intentos.

¿Cuántos intentos de FIV son necesarios para quedarme embarazada?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Es muy difícil determinarlo, ya que cada caso tiene unas características particulares. Puede que una paciente consiga el embarazo en el primer intento y que otra necesite recurrir a la ovodonación para hacerlo.

Lectura recomendada

Como hemos visto, una de las limitaciones a la hora de realizar los tratamientos de reproducción asistida es su precio. ¿Quieres saber cuánto cuestan? Te lo contamos en el siguiente enlace: Precios en reproducción asistida.

Dependiendo de cada caso y de la técnica que esté indicada para cada paciente, puede haber mucha diferencia de coste. Por tanto, otro punto clave a la hora de limitar los tratamientos es la técnica de la que se trate. En este artículo te explicamos qué técnicas existen: Técnicas de reproducción asistida: tipos, precio y seguridad social.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

Dra. Ana Mª Villaquirán Villalba
Dra. Ana Mª Villaquirán Villalba
Ginecóloga
Licenciada en Medicina por la Universidad del Valle en Colombia, con la especialidad de Obstetricia y Ginecología, y Máster en Reproducción Humana por la Universidad de Valencia y el IVI. Actualmente, es la directora médica de la clínica Tahe Fertilidad. Más sobre Dra. Ana Mª Villaquirán Villalba
Número de colegiado: 303007571
Dr. Juan Antonio García Velasco
Dr. Juan Antonio García Velasco
Ginecólogo
Licenciado en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid. Especialista MIR en Obstetricia y Ginecología en el Hospital La Paz. Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Madrid, con subespecialidad en Reproducción por la Universidad de Yale (EE. UU.). Profesor Titular de Ginecología en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Más sobre Dr. Juan Antonio García Velasco
Número de colegiado: 282842556
Dr. Miguel Dolz Arroyo
Dr. Miguel Dolz Arroyo
Ginecólogo
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia en 1988 y doctorado en Medicina en 1995, con especialidad en Obstetricia y Ginecología. Es experto en Medicina Reproductiva, con más de 20 años de experiencia en el sector, y actualmente es el director médico y fundador de FIV Valencia. Más sobre Dr. Miguel Dolz Arroyo
Número de colegiado: 464614458
 Rebeca Reus
Rebeca Reus
Embrióloga
Graduada en Biología Humana (Biomedicina) por la Universitat Pompeu Fabra (UPF), con Máster Oficial en Laboratorio de Análisis Clínicos por la UPF y Máster sobre la Base Teórica y Procedimientos de Laboratorio de Reproducción Asistida por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre Rebeca Reus

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.