¿Cómo es el proceso de la fecundación in vitro paso a paso?

Por (embrióloga), (ginecóloga), (embrióloga) y (ginecólogo).
Actualizado el 23/07/2020

La fecundación in vitro (FIV) hace referencia a la unión del óvulo de la mujer y los espermatozoides del hombre en el laboratorio con el objetivo de generar embriones.

El procedimiento de FIV convencional y de FIV con miroinyección intracitoplasmática de espermatozoides (FIV-ICSI) es el mismo, a excepción de uno de los pasos: la unión del óvulo y el espermatozoide. Por ello, en este artículo se van a detallar cada uno de los pasos necesarios para llevar a cabo una FIV de forma general.

Por otra parte, el proceso de FIV tampoco cambia si se lleva a cabo en una clínica privada o en la Seguridad Social. La única diferencia serán los tiempos de espera y el coste del tratamiento.

¿En qué consiste el proceso de FIV?

Fecundación "in vitro" significa fusionar los gametos (óvulos y espermatozoides) en el laboratorio para crear embriones que, posteriormente, se transferirán al útero de la mujer para lograr un embarazo.

Previamente a la unión de los gametos, es necesario seguir una serie de pasos. A continuación, se detallan cada uno de ellos.

Estimulación ovárica controlada

La estimulación ovárica consiste en la administración de hormonas específicas a la mujer con dos fines principales:

  1. Conseguir que todos los óvulos que inician el crecimiento en ese ciclo, logren el estadio de maduración final. En el ciclo natural de la mujer, solo uno de los óvulos llega al estadio final de maduración, el cual será liberado en la etapa de ovulación. Por tanto, a mayor cantidad y calidad de óvulos, mayor será la probabilidad de obtener embriones y la tasa de embarazo aumentará.
  2. Controlar el ciclo ovárico y saber aproximadamente cuándo los óvulos están maduros y, por tanto, cuándo va a ocurrir la ovulación. De esta forma se aumenta la posibilidad de éxito.

Existen varios los protocolos médicos para estimular el ovario, aunque generalmente consisten en la administración de gonadotropinas y análogos de la GnRH. El médico establecerá el tratamiento más apropiado para cada paciente.

Normalmente, la estimulación ovárica tiene una duración de 6-10 días, tiempo durante el cual será necesario que la paciente acuda a consulta médica periódica cada 2 ó 3 días. Así, el especialista controlará la evolución del ovario y podrá programar la punción en el momento adecuado, es decir, cuando los folículos ováricos alcancen un tamaño de 16-18 mm.

En el siguiente vídeo, la Dra. Elena Martín nos comenta que:

La estimulación ovárica consiste en la inyección generalmente de forma subcutánea de las hormonas que participan en el proceso de la reproducción, durante aproximadamente 9-14 días.

Si quieres conocer los detalles exactos de este paso, visita este enlace: Estimulación del ovario.

Punción folicular

Una vez que los folículos ováricos alcanzan el tamaño deseado, el siguiente paso es la obtención de los óvulos por punción folicular u ovárica. Se trata de una intervención quirúrgica realizada bajo anestesia en la que el ginecólogo va pinchando los folículos del ovario ("bolsas" que contienen los óvulos) y aspirando su contenido. Posteriormente, el líquido folicular aspirado será analizado en el laboratorio en busca de los óvulos.

Este proceso dura más o menos 30 minutos y la paciente no siente dolor. Además, la mujer puede volver a casa cuando finaliza la punción ovárica, por lo que no requiere hospitalización.

Si quieres conocer más datos sobre la punción folicular, puedes visitar este artículo: ¿Qué es la punción ovárica en un proceso de FIV?.

Recogida y preparación del semen

Generalmente, la muestra de esperma se obtiene por masturbación y requiere un periodo de abstinencia de 3-5 días. Unos minutos después de la eyaculación, la muestra pasa por un proceso conocido como capacitación espermática que consiste en eliminar los espermatozoides de mala calidad y el plasma seminal. Así, se concentra la muestra en espermatozoides con movilidad progresiva.

En casos en los que la masturbación no permite obtener espermatozoides, la muestra puede ser obtenida por biopsia testicular o aspiración de epidídimo. Este tipo de muestras requieren la fecundación a través del método de ICSI, debido a la baja cantidad y mala calidad de los espermatozoides.

Fecundación o fusión de los gametos

La fecundación se refiere al momento en que óvulo y espermatozoide se fusionan para juntar la dotación genética de ambos padres y dar lugar al nuevo ser. La unión puede darse con mayor o menor intervención del embriólogo. No obstante, en general funciona de la siguiente manera:

FIV convencional
el embriólogo simplemente coloca en la misma placa de cultivo los óvulos y los espermatozoides, a la espera de que éstos últimos sean capaces de penetrar en el óvulo.
ICSI
el embriólogo es el que deposita directamente el espermatozoide en el interior del óvulo.

En el siguiente artículo puedes leer todas las diferencias entre estos dos tipos de fecundación in vitro: Diferencias FIV convencional e ICSI.

Comprobar la fecundación

Cuando han transcurrido entre 16 y 20 horas de la fecundación, el embriólogo comprueba si el óvulo ha sido correctamente fecundado o si por el contrario a habido algún error que ha impedido la fusión. Para ello, analiza la presencia de los dos corpúsculos polares (CP) y los dos pronúcleos (PN), que se fusionarán para dar lugar al cigoto (embrión de una célula).

Cultivo de los embriones

Los cigotos se dejan en cultivo para que continúen su evolución, pasando por el estadio de embrión y blastocisto. Estos embriones se dejarán en un incubador específico que mantiene las condiciones de temperatura y gases idónea para el crecimiento embrionario hasta el momento de la transferencia al útero materno. Durante el tiempo en que están en el incubador, se analizará su estado y se determinará su calidad.

Puedes leer más pinchando en el siguiente enlace: Calidad embrionaria para transferencia o congelación de embriones.

Preparación del endometrio

La paciente recibirá medicación hormonal distinta a la de la estimulación ovárica para conseguir que su endometrio esté receptivo, es decir, sea capaz de interaccionar con el embrión para que éste implante y de inicio al embarazo.

El endometrio debe tener un aspecto trilaminar y un grosor de entre 7 y 10 mm aproximadamente para favorecer la implantación embrionaria.

En la mayoría de las ocasiones, la medicación para la preparación endometrial consiste en estrógenos y progesterona. Estos fármacos se pueden administrar por vía vaginal, oral o en forma de parches.

Si la FIV se hace en fresco, muchas veces se aprovecha la liberación natural de estrógenos y únicamente se da progesterona para apoyar la fase lútea.

Transferencia de embriones

En base a la calidad de los embriones, se selecciona el mejor embrión, es decir, el de mayor potencial de implantación. Este embrión se transfiere al útero de la futura madre a través de una cánula específica, a la espera de que implante en el endometrio uterino y se produzca así el embarazo.

La transferencia es indolora y de corta duración. Se trata de un proceso sencillo que es realizado por el ginecólogo en la consulta o en el quirófano sin necesidad de anestesia.

Te recomendamos leer este artículo para mayor información relacionada con esa fase de la FIV: La transferencia de embriones: cuándo y cómo se hace.

Congelación de los embriones

La legislación española permite transferir un máximo de tres embriones, aunque lo común es uno o en algunos casos dos. Sin embargo, él número de embriones que se obtiene en un ciclo de FIV puede ser superior. Por esta razón, existen tres posibles destinos para aquellos embriones de buena calidad que no se vayan a transferir:

  • Criopreservar los embriones para futuras transferencias embrionarias.
  • Donación de embriones a otras personas con problemas de fertilidad.
  • Donación de embriones a la investigación.

El Dr. Miguel Dolz detalla en el siguiente vídeo los posibles destinos de estos embriones sobrantes:

Uso por parte de la propia pareja para poder tener un segundo hijo o para volver a intentarlo en caso de no haber obtenido embarazo sin tener que pasar por todo el proceso, donarlos con fines de investigación siempre sujetos a la legalidad, donarlos con fines reproductivos si se cumplen los requisitos legales y, por último, destruirlos cuando el periodo de vida fértil de la mujer haya finalizado.

Prueba de embarazo

Una vez realizada la transferencia embrionaria, la mujer deberá esperar entre 10 y 15 días para hacer una prueba de embarazo y comprobar si el tratamiento de FIV ha tenido éxito.

La prueba de embarazo se puede hacer tanto en orina como en sangre. Ambas técnicas se basan en la detección de la hormona beta-hCG, conocida por ello como "la hormona del embarazo". Por esta razón, al periodo entre la transferencia y el test de embarazo se le conoce como "la beta-espera".

Precio de la FIV

El coste de la fecundación in vitro varía en función del centro donde se realice el tratamiento y de las características de cada paciente. Aproximadamente puede costar entre 3000 y 5000€.

Hay que tener en cuenta que muchos de los pasos comentados anteriormente no se incluyen en el presupuesto inicial, como por ejemplo la congelación de embriones. Esto se considera un proceso aparte y su precio es de 300-600€. Los mismo ocurre con la medicación para la estimulación y para la preparación del endometrio, lo cual encarece el tratamiento unos 1000-1500€.

La pareja debe informarse bien de todo lo incluido en el presupuesto inicial una vez decidido que el tratamiento de reproducción asistida va a llevarse a cabo.

Si necesitas hacerte un tratamiento de fecundación in vitro para poder ser madre, en 3 simples pasos, esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Es importante tener presente que el embarazo no siempre se consigue a la primera. Por ello, debes consultar el coste de someterte a más intentos en la clínica y si hacen algún tipo de descuento.

Preguntas de los usuarios

¿Las pastillas anticonceptivas se dan siempre antes de un tratamiento de fertilidad?

Por Dr. Manuel Aparicio Caballero (ginecólogo).

No necesariamente. Un ciclo de estimulación ovárica puede comenzar entre el 1º y 4º día de la regla sin usar anticonceptivos. Sin embargo, tienen muchas utilidades en nuestra especialidad.

Los anticonceptivos pueden darse porque se observe algún quiste folicular (también llamado folículo persistente) antes de realizar una estimulación ovárica. En este caso, se usan durante al menos unos 14-15 días para reducir el folículo y dejar los ovarios en estado basal, listos para comenzar la estimulación ovárica. También tienen mucha utilidad en pacientes con endometriosis ya que, en algunos casos, pueden disminuir los síntomas y tamaño de algunos endometriomas.

Una de las ventajas principales de los anticonceptivos es que disminuyen el riesgo de que ocurra una asincronía durante la estimulación ovárica. Una asincronía no es más que el crecimiento acelerado de unos pocos folículos y, por consiguiente, un peor resultado a la hora de realizar la punción ovárica. Esto provocaría la obtención de muchos menos ovocitos de lo que correspondería a la paciente y un resultado subóptimo.

Otra ventaja es que ayudan a planificar el inicio de la estimulación ovárica y por ende la distribución de la carga de trabajo de los centros de reproducción asistida. Sin embargo, abusar de los anticonceptivos durante más de 2 semanas antes de una estimulación ovárica puede producir una respuesta más lenta y dar peores resultados.

¿Cómo es el procedimiento de FIV con embriones congelados?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

La FIV con embriones congelados consiste directamente en la preparación endometrial y la transferencia de los embriones al útero materno. Los pasos de estimulación ovárica, punción folicular y cultivo de embriones se obvian puesto que los embriones ya han sido creados y criopreservados.

¿Cuál es la duración del procedimiento de fecundación in vitro?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

La fecundación in vitro dura aproximadamente un ciclo femenino, es decir, unos 30 días. Desde el inicio del ciclo menstrual, marcado en el momento en que baja la regla, la mujer empieza a estimularse. Unos 6-10 días después, se programará la punción folicular, en la que se obtendrán los óvulos, los cuales se fecundarán y darán lugar a los embriones. Éstos se mantendrán en cultivo y, pasados 3 o 5 días, dependiendo del caso, se transferirán al útero materno. En este momento, habrán pasado unos 15 días aproximadamente.

Dos semanas después de la transferencia, podremos hacer la prueba de embarazo y comprobar si el tratamiento ha tenido éxito.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

ACE, Association of Clinical Embryologists (2003). Accreditation Standards and Guides for IVF Laboratories.

Alper M, Brinsden PR, Fischer R, Wikland M (2002). Is your IVF program good? Hum Reprod; 17: 8-10.

Bourgain C, Devroey P. The endometrium in stimulated cycles for IVF. Hum Reprod Update 2003;9:515 – 522.

Brian, K. (2010). The Complete Guide to IVF: An Insider’s Guide to Fertility Clinics and Treatments. Published by Hachette Digital, Londres.

The Practice Committee of the American Society for Reproductive Medicine and the Practice Committee of the Society for Assisted Reproductive Technology. Criteria for number of embryos to transfer: a committee opinion. Fertil Steril 2013; 99(1):44-6.

Gianaroli L, Plachot M, van Kooij R, Al-Hasani S, Dawson K, DeVos A, Magli MC, Mandelbaum J, Selva J, van Inzen W (2000). ESHRE guidelines for good practice in IVF laboratories. Committee of the Special Interest Group on Embryology of the European Society of Human Reproduction and Embryology. Hum Repro; 15: 2241-6.

Lenton, E. (1993) Natural cycle versus stimulated cycle IVF. /. Assist. Reprod. Genet., 10,406-08.

Mantikou E, Youssef MA, van Wely M, van der Veen F, Al-Inany HG, Repping S, et al. Embryo culture media and IVF/ICSI success rates: a systematic review. Hum Reprod Update 2013;19:210–20.

Mayer J, Jones EL, Dowling-Lacey D, Nehchiri F, Muasher SJ, Gibbons WE, Oehninger SC. Total quality improvement in the IVF laboratory: choosing indicators of quality. Reprod BioMed Online 2003;7:695- 9.

Nijs, M. and Geerst, L. (1993) Prevention of multiple pregnancies in an IVF program. Fertil. Steril., 59, 1245-1250.

Preguntas de los usuarios: '¿Las pastillas anticonceptivas se dan siempre antes de un tratamiento de fertilidad?', '¿Cómo es el procedimiento de FIV con embriones congelados?' y '¿Cuál es la duración del procedimiento de fecundación in vitro?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Andrea  Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo
Dra. Elena Martín Hidalgo
Dra. Elena Martín Hidalgo
Ginecóloga
Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Salamanca, con especialidad en Obstetricia y Ginecología en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo. Es especialista en medicina reproductiva y la directora médica actual de la clínica Reprofiv. Más sobre Dra. Elena Martín Hidalgo
Número de colegiada: 28454504653
 Marta Barranquero Gómez
Marta Barranquero Gómez
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV) y especializada en Reproducción Asistida por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) en colaboración con Ginefiv y en Genética Clínica por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH). Más sobre Marta Barranquero Gómez
Número de colegiada: 3316-CV
Dr. Miguel Dolz Arroyo
Dr. Miguel Dolz Arroyo
Ginecólogo
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia en 1988 y doctorado en Medicina en 1995, con especialidad en Obstetricia y Ginecología. Es experto en Medicina Reproductiva, con más de 20 años de experiencia en el sector, y actualmente es el director médico y fundador de FIV Valencia. Más sobre Dr. Miguel Dolz Arroyo
Número de colegiado: 464614458

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.