Por (embrióloga).
Actualizado el 23/11/2018

La inseminación artificial (IA) es una técnica de reproducción asistida de bajo precio y poca complejidad. Sin embargo, no siempre permite lograr el embarazo, ya que es necesario cumplir una serie de requisitos. Por esta razón, muchos se preguntan cuándo se recomienda hacer la inseminación artificial.

Dependiendo del problema de infertilidad y las circunstancias de cada paciente, se indicará la IA conyugal o la IA con semen de donante. En este artículo lo explicamos con detalle.

Indicaciones de la IAC

Los casos más habituales en los que se suele realizar la IAC son los siguientes:

  • Dificultades para mantener relaciones sexuales completas como pueden ser los casos de eyaculación retrógrada, disfunción eréctil, eyaculación precoz, etc.
  • Alteraciones de grado leve o moderado en algunos parámetros de calidad del esperma como la movilidad, morfología o concentración de los espermatozoides en el semen.
  • Alteraciones del ciclo ovárico como irregularidades de la ovulación.
  • Factor cervical o anomalías en el cuello del útero que compliquen el paso de los espermatozoides de la vagina al útero.

Una pareja puede padecer únicamente una de estas alteraciones o más de una. Si afectan a ambos miembros de la pareja, nos encontramos ante un caso de esterilidad de origen mixto, pues la incapacidad para lograr el embarazo está causada tanto por problemas en el hombre como en la mujer.

Indicaciones de la IAD

Este tipo de inseminación artificial se suele indicar en los siguientes casos:

  • Mujeres que optan por ser madres solteras.
  • Parejas de mujeres.
  • Mala calidad del semen de la pareja: nivel grave de azoospermia, astenospermia, oligospermia, etc.
  • Posibilidad de que el padre transmita alguna enfermedad genética no detectable por DGP.

Si la mala calidad del esperma no permite hacer la inseminación artificial, es posible aplicar la fecundación in vitro (FIV) con semen propio, a excepción de casos de azoospermia secretora. Es decir, la mala calidad seminal puede “solucionarse” mediante la técnica de fecundación in vitro de ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides).

No obstante, si la pareja muestra algún impedimento religioso, moral o médico para hacer la FIV, se puede recurrir a la inseminación artificial de donante.

Por último, es importante resaltar que, actualmente, la presencia de una enfermedad de transmisión sexual (ETS) ya no es un motivo por el que tener que hacer la IAD, pues los procesos de lavado seminal permiten eliminar la carga patógena de la muestra de semen para poder realizar una IAC o una FIV.

Si necesitas una inseminación artificial u otro tratamiento de reproducción asistida, te recomendamos obtener este informe de fertilidad personalizado, con información detallada de las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Cuándo no realizar una inseminación artificial

La inseminación artificial es la técnica de reproducción asistida que requiere una menor intervención por parte del especialista.

Muchas personas deciden acudir a ella porque es más cómoda y económica. Sin embargo, si no se cumplen los requisitos necesarios, muy posiblemente no exista probabilidad de conseguir el embarazo a través de este método.

Para poder hacer una inseminación artificial, tanto conyugal como de donante, se necesita que la mujer cumpla dos requisitos fundamentales:

  • Tener las trompas permeables, es decir, que el paso a su través no esté bloqueado.
  • Ser capaz de ovular, ya sea de forma espontánea o a través de medicación hormonal.

Por tanto, si, por ejemplo, la mujer se ha realizado la ligadura de trompas, en ningún caso podrá someterse a una inseminación artificial, puesto que sus trompas están bloqueadas. Esto significa que los espermatozoides nunca podrán encontrarse con el óvulo para fecundarlo, así que deberá realizarse un tratamiento de fecundación in vitro.

Por otra parte, la inseminación artificial tampoco está indicada en mujeres a partir de los 35-37 años. Esto es porque, con la edad, la reserva ovárica disminuye y la probabilidad de embarazo se ve reducida. Esto no significa que a estas mujeres les vaya a ser imposible obtener un embarazo por este método, pero muchas veces las posibilidades son tan bajas que no merece la pena. En estos casos se recomienda la fecundación in vitro.

En cuanto a la parte masculina, es necesario que el semen tenga una buena calidad, ya que los espermatozoides han de ser capaces de atravesar, por sí solos, todo el aparato reproductor femenino, llegar hasta las trompas de Falopio y fecundar al óvulo.

Si la calidad seminal del futuro padre no es adecuada, o bien se realiza una FIV, o bien se utiliza esperma de donante, el cual presenta una calidad excelente.

Preguntas de los usuarios

Si tengo una trompa permeable y la otra obstruida, ¿puedo ser madre por inseminación artificial?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Si al menos una de las trompas de Falopio es permeable, el espermatozoide y el óvulo podrán entrar en contacto y permitir la fecundación. Por tanto, sí es posible el embarazo con una sola trompa de Falopio.

No obstante, es importante resaltar que la probabilidad de éxito es menor.

El resultado del seminograma indica que hay astenospermia moderada. ¿Se puede hacer IA o es mejor FIV-ICSI?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

La astenozoospermia hace referencia a los problemas de movilidad de los espermatozoides. Si existe un porcentaje elevado de espermatozoides con mala o nula movilidad, es poco probable que, tras la inseminación, los espermatozoides sean capaces de llegar hasta el óvulo y fecundarlo. Por tanto, aunque dependerá del grado de astenospermia, lo más probable es que sea más conveniente hacer la FIV-ICSI.

¿Cómo se controla la ovulación para saber cuándo hay que hacer la inseminación?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Para programar la inseminación en el momento óptimo, es decir, en el momento de la ovulación, la mujer recibe medicación hormonal en bajas dosis. Este tratamiento permite regular y controlar el ciclo ovárico de la mujer. Para ello, el médico realiza un seguimiento de este tratamiento mediante ecografías transvaginales y análisis sanguíneos de estradiol.

Lectura recomendada

En este artículo hemos hecho referencia a los dos requisitos fundamentales que debe cumplir la paciente para garantizar un mínimo de éxito en una inseminación artificial. Para conocer otras condiciones necesarias, haz clic aquí: Requisitos básicos para la inseminación artificial intrauterina.

Si te estás planteando la inseminación artificial como tratamiento de reproducción asistida para tener un hijo, te recomendamos que leas atentamente el siguiente artículo para conocer el proceso en detalle: ¿Cómo se hace una inseminación artificial paso a paso?

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Corson SC, Batzer FF: Homologous artificial insemination. J Reprod Med 26:231, 1981.

Dixon RE, Buttram VC Jr, Schum CW: Artificial insemination using homologous semen: a review of 158 cases. Fertil Steril 27:647, 1976.

Meeken CI: The infertile patient: guidelines for successful workup. Postgrad Med 68:139, 1980.

Nachtigall RD, Faure N, Glass RH: Artificial insemination of husband's sperm. Fertil Steril 32:141, 1979.

Nunley WC Jr, Kitchin JD III, Thiagarajah S: Homologous insemination .. Fertil Steril 30:510, 1978.

Pfeffer WH, Wallach EE, BeckWW, Barrett ATM: Artificial insemination with husband's semen: prognostic factors. Fertil Steril 34:356, 1980.

Scott JZ, Nakamura RM, Mutch J, Davajan V: The cervical factor in infertility: diagnosis and treatment. Fertil Steril 28:1289, 1977.

Speichinger JP, Mattox JH: Homologous artificial insemination and oligospermia. Fertil Steril 27:135, 1976.

Ver más

Autores y colaboradores

 Andrea  Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.