¿Cómo se hace una inseminación artificial paso a paso?

Por (embrióloga), (embrióloga), (embrióloga) y (ginecóloga).
Actualizado el 08/09/2020

La inseminación artificial (IA) es una técnica de reproducción asistida de baja complejidad que consiste en introducir los espermatozoides en el útero de la mujer. Para ello, el especialista controla la ovulación con medicación hormonal para aumentar la probabilidad de embarazo.

Se trata de un procedimiento sencillo que se realiza en la consulta ginecológica habitual. La IA no requiere de anestesia, ya que simplemente hay que introducir una cánula de inseminación y no resulta doloroso.

A continuación tienes un índice con los 9 puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿En qué consiste el proceso de IA?

La inseminación artificial es un proceso de reproducción asistida sencillo en el cual, el ginecólogo es el encargado de introducir los espermatozoides, previamente capacitados en el laboratorio, en el útero de la mujer.

Tal y como se observa en el siguiente vídeo, el proceso de inseminación artificial incluye las etapas de estimulación, recogida del semen, procesado en el laboratorio e inseminación.

Estimulación de la ovulación

Esta fase de la IA tiene una duración de entre 10 y 12 días. La paciente deberá administrarse diariamente fármacos hormonales en pequeñas dosis. Con esta medicación, se pretende estimular el ovario de forma controlada para conseguir que madure más de un óvulo, que es lo que ocurre de forma natural. Es importante estudiar el desarrollo ovárico y ajustar la dosis de medicación hormonal para evitar la maduración de muchos óvulos.

A diferencia de lo que ocurre en la fecundación in vitro (FIV), normalmente sólo es necesario el desarrollo de 1-2 folículos en la IA. Si la estimulación ovárica no está controlada, podría aumentar el riesgo de embarazo múltiple.

Control del ciclo

Como ya se ha comentado, a través de la ecografía transvaginal se puede controlar la maduración de los folículos. Además, el especialista solicitará una analítica de sangre para valorar los niveles de estradiol en la paciente.

Los folículos son las estructuras del ovario en cuyo interior se desarrollan los óvulos. No todos los folículos que se observen siempre contienen un óvulo, puede ocurrir que el folículo esté vacío.

Cuando el ginecólogo observa que el tamaño de uno o dos folículos alcanza los 16-18 milímetros, se induce la ovulación mediante la administración de la hormona hCG.

Generalmente, esta hormona se administra el día 12-14 del ciclo de la mujer y se realiza con un único pinchazo. La función de la hormona beta hCG es permitir que los folículos liberen el interior de su contenido, es decir, los óvulos. Así, éstos salen del ovario y se dirigen a las trompas de Falopio, donde esperan la llegada de los espermatozoides para que se produzca la fecundación.

Por ello, la inseminación o introducción de la muestra de semen se programa aproximadamente un día después, ya que a las 36 horas de la administración de hCG se produce la ovulación.

Recogida y preparación del semen

En el mismo día que se va a realizar la IA, se recoge la muestra de semen para prepararlo en el laboratorio. La muestra de esperma se obtiene por masturbación tras un periodo de abstinencia sexual de entre 3 y 5 días.

Una vez obtenido el esperma, es procesado en lo que se conoce como capacitación espermática. Se trata de concentrar la muestra en espermatozoides de mayor calidad. De esta forma, se eliminan los espermatozoides inmóviles, los espermatozoides muertos y también el plasma seminal.

Este proceso de selección espermática ocurre de forma natural a lo largo del tracto reproductor femenino. Por cuando, cuando la capacitación espermática se realiza en el laboratorio, facilita la selección de los espermatozoides y aumenta las posibilidades de éxito del tratamiento. A continuación, la muestra de semen capacitada se introduce en la cánula de inseminación.

Si se trata de una inseminación artificial de donante (IAD), la muestra de semen debe haber estado congelada durante un periodo mínimo de 6 meses. Por tanto, será descongelada el mismo día de la inseminación. La capacitación de dicha muestra puede realizarse de forma previa a la congelación o tras la descongelación.

También puede ocurrir que la muestra de semen de la pareja esté congelada por distintos motivos. En ese caso, se procedería igual que en el caso de la IAD.

Puedes leer más sobre el proceso de preparación del esperma en este artículo: Capacitación espermática.

Inseminación

Para realizar el procedimiento de inseminación propiamente dicho, la mujer se coloca en posición ginecológica y el médico introduce la cánula cargada de espermatozoides por la vagina hasta el útero. Una vez ahí, los espermatozoides son depositados lentamente en la cavidad uterina.

Para visualizar el camino de la cánula y controlar el lugar donde son depositados los espermatozoides, la inseminación se realiza de forma ecoguiada, es decir, bajo ecografía abdominal. Gracias a la ecografía, también se evitar rasgar las paredes uterinas de la paciente, lo cual podría afectar a la implantación embrionaria.

El proceso de la IA no es doloroso; de hecho, es similar a una revisión ginecológica o una citología.

Los espermatozoides sobreviven en el interior del aparato reproductor femenino de 3 a 5 días, mientras que el óvulo tiene una supervivencia de tan solo 24 horas. Por ello, es importante realizar la inseminación tras inducir la ovulación con la hormona hCG, ya que así se asegura que óvulo y espermatozoide se encuentren en el trato reproductor femenino.

Otras técnicas de inseminación

Normalmente, la IA se lleva a cabo de forma intrauterina. Sin embargo, existen otros tipos de inseminación artificial, aunque cada vez son menos frecuentes. A continuación, se enumeran todos ellos:

La inseminación artificial intratubárica
el semen se coloca directamente en la trompa de Falopio. Es muy poco habitual porque requiere una mayor intervención que no está justificada por un aumento significativo de las tasas de embarazo.
La inseminación artificial intracervical
los espermatozoides se depositan en el cuello del útero, por lo que deben realizar un mayor recorrido para llegar a las trompas de Falopio que en la inseminación intrauterina.
La inseminación artificial intravaginal
el esperma se sitúa en el fondo de la vagina, al igual que ocurre con una relación sexual normal. Este tipo de inseminación artificial se utiliza cuando el hombre no puede eyacular en el interior de la vagina por problemas como la disfunción eréctil o la eyaculación retrógrada.
La inseminación artificial intrafolicular
los espermatozoides se aplican directamente en el interior del folículo, es decir, alrededor del óvulo. Prácticamente, este tipo de IA está en desuso, ya que es muy complicado desde el punto de vista técnico y se puede crear algún tipo de lesión en la paciente más fácilmente. Además, la IA intrafolicular no aumenta las posibilidades de lograr una gestación con respecto a la inseminación artificial intrauterina.

Después de la inseminación

Una vez realizada la inseminación, la mujer debe reposar unos 15-30 minutos. Tras este periodo, la paciente puede continuar con su vida normal, aunque se recomienda no realizar esfuerzos excesivos y tener una actitud relajada.

Por otra parte, los especialistas suelen indicar a la mujer que se administre progesterona vaginal para mejorar la preparación del endometrio (capa interna del útero) y favorecer que los embriones puedan implantar en el útero.

Una vez trascurridos unos 12-15 días desde el momento de la inseminación, la paciente puede realizarse el análisis sanguíneo de la hormona beta-hCG que determinará si ha habido o no implantación y, por tanto, si está embarazada. Otra opción es hacer un test de embarazo en orina, aunque estas pruebas, normalmente, son menos precisas que las sanguíneas.

Es importante que la paciente tenga paciencia y espere a hacer el test de embarazo el día indicado, ya que hacerlo antes de tiempo puede dar lugar a resultado erróneos (falsos positivos y falsos negativos).

Según la Dra. Valeria Sotelo:

La tasa de embarazo normalmente en la inseminación oscila entre el 15 y el 20% aproximadamente.

En caso de un resultado del test de embarazo negativo, se puede volver a realizar la inseminación artificial modificando la pauta de estimulación o controlando mejor el momento de la ovulación.

La mujer puede empezar un nuevo ciclo de inseminación artificial de forma consecutiva o puede dejar el siguiente intento para más adelante. La probabilidad de embarazo no se ve afectada por espaciar los intentos.

Pasos a seguir en la seguridad social

En primer lugar, para poder hacer un tratamiento de inseminación artificial en la seguridad social es necesario contactar con el médico de cabecera para que derive a la pareja o a la paciente a un médico especialista en problemas de fertilidad. Él será el encargado de solicitar una serie de pruebas médicas para detectar la causa de infertilidad y poder decidir el mejor tratamiento.

Una vez hechas las pruebas y habiendo determinado que se va a intentar un embarazo por inseminación artificial, la pareja entra en una lista de espera específica para dicho tratamiento. El periodo de espera en la Seguridad Social para un tratamiento de reproducción asistida es variable según la Comunidad Autónoma y el centro.

Generalmente, la IA no tiene lista de espera o, como mucho, es de 3-4 meses. No obstante, si finalmente el tratamiento indicado es la FIV, esta espera se alarga a 1 año aproximadamente.

Por otro lado, el número de intentos de IA está limitado a 3 o 4 ciclos en la sanidad pública Española. Esto también varía de unas Comunidades Autónomas a otras, ya que cada una tiene sus propios requisitos y condiciones.

En el caso de las parejas de mujeres y de mujeres que desean ser madres solas, es importante tener en cuenta que no en todas las Comunidades Autónomas se les va a dar un tratamiento reproductivo por la seguridad social.

En cualquier caso, es importante que los pacientes se informen previamente de las condiciones de acceso a un tratamiento de reproducción asistida en su Comunidad Autónoma. Para ello, los pacientes pueden llamar a su centro de referencia y ellos se encargarán de ofrecer toda la información disponible.

Precios

Si los pacientes no cumplen con los requisitos de la Seguridad Social de su comunidad o, directamente, no quieren el servicio público, pueden recurrir a una clínica privada. En este caso, el coste de la IA puede variar en función del centro, se las pruebas incluidas en el presupuesto o según el origen de la muestra seminal. Sin embargo, la IA es una de las técnicas más económicas que existen dentro de la reproducción asistida.

El precio de la IA con semen de la pareja, también llamada IA conyugal, oscila entre los 600 y los 1.000€. En cambio, la IA con semen de donante (IAD) tiene un coste superior, entre 1.100 y 1.700 euros.

Además, hay que tener en cuenta que normalmente el precio de la medicación para la estimulación ovárica y la preparación endometrial no está incluido en el presupuesto.

Si necesitas una inseminación artificial u otro tratamiento de reproducción asistida, te recomendamos obtener este informe de fertilidad personalizado, con información detallada de las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Preguntas de los usuarios

¿Cuánto dura el proceso de inseminación artificial?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Si únicamente contamos el momento en sí de la inseminación, el tiempo de duración es de unos 15 minutos más otros 15-30 de reposo. Por el contrario, si hablamos de todo el procedimiento, incluido el tiempo de medicación hablamos de unos dos meses:

  • Un mes para controlar el ciclo con los anticonceptivos
  • Dos semanas de estimulación ovárica hasta la ovulación
  • Un día para el proceso de inseminación
  • Unas dos semanas más hasta la prueba de embarazo

En cualquier caso, puesto que dependemos de la respuesta de cada mujer a la medicación así como de las características de cada situación, los tiempos pueden verse ligeramente modificados.

¿Es necesario regular el ciclo ovárico antes de una inseminación artificial?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Aunque es habitual controlar de forma detallada el ciclo menstrual de la mujer antes de comenzar el tratamiento para la inseminación artificial, no siempre se hace.

Lo más probable es que el ginecólogo recete un tratamiento con anticonceptivos hormonales un mes antes de la IA, ya que regulan el ciclo y se facilita el proceso. No obstante, si la mujer tiene ciclos muy regulares, es posible que este paso se obvie.

¿Se puede hacer la inseminación artificial sin estimulación ovárica, es decir, sin tomar medicación hormonal?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Sí, es lo que se conoce como inseminación artificial en ciclo natural. Consiste en controlar cuándo se produce la ovulación natural mediante ecografías y hacer la inseminación justo en el mismo día o el día previo.

La probabilidad de éxito sería prácticamente la misma a la obtenida con las relaciones sexuales. Es posible que un poco mayor debido a la capacitación del esperma.

¿Es más común hacer una inseminación única o una inseminación doble? ¿Cuál es la diferencia?

Por Sara Salgado (embrióloga).

Ambos tipos de inseminación se suelen hacer por igual. La principal diferencia es el momento de la inyección de la hormona hCG para inducir la ovulación y que, en la inseminación doble, en la mujer tiene que acudir dos días seguidos a la clínica para repetir el proceso.
Leer más

¿Cuáles son los riesgos asociados a la inseminación artificial?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Como hemos indicado, este proceso es sencillo y, por tanto, sujeto a pocas complicaciones y riesgos. Los únicos problemas que podrían derivarse están relacionados con la estimulación ovárica.

Por ello, es fundamental que este tratamiento sea controlado por un especialista que pueda medir la respuesta de cada mujer de forma personalizada y, en base a ello, ajustar el protocolo de medicación.

Por otra parte, es importante controlar el desarrollo ovárico para evitar el embarazo múltiple. Este tipo de gestación resulta más arriesgada tanto para la madre como para los bebés.

Lectura recomendada

Como se ha comentado, en un proceso de inseminación artificial es necesaria una fase previa de estimulación ovárica suave, que dura entre 10 y 12 días. Puedes informarte en detalle sobre este paso aquí: La estimulación ovárica controlada en una inseminación artificial.

Asimismo, también es necesario preparar la muestra de semen para optimizar su calidad. En el siguiente artículo puedes informarte en profundidad acerca de cómo se lleva a cabo este paso fundamental: ¿En qué consiste la capacitación de los espermatozoides?

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Allegra A, Marino A, Coffaro F, Scaglione P, Sammartano F, Rizza G, Volpes A (2007). GnRH antagonist-induced inhibition of the premature LH surge increases pregnancy rates in IUI-stimulated cycles. A prospective randomized trial. Hum Reprod; 22: 101 – 108.

Boomsma CM, Heineman MJ, Cohlen BJ, Farquhar C (2007). Semen preparation techniques for intrauterine insemination (Review). Cochrane Database Syst Rev; Art No.: CD004507.

Goldberg JM, Mascha E, Falcone T, Attaran M (1999). Comparison of intrauterine and intracervical insemination with frozen donor sperm: a meta-analysis. Fertil Steril; 72(5):792-5.

Gomez-Polomares JL, Juliia B, Acevedo-Martin B, Martinez-Burgos M, Hernandez ER, Ricciarelli E (2005). Timing ovulation for intrauterine insemination with a GnRH antagonist. Hum Reprod;20:368 – 372.

Ragni G, Somigliana E, Vegetti W. (2004) Timing of intrauterine insemination: where are we? Fertil Steril;82:25 – 26.

The ESHRE Capri Workshop Group (2009). Intrauterine insemination. Human Reproduction Update; 15 (3): 265–277.64

Preguntas de los usuarios: '¿Cuánto dura el proceso de inseminación artificial?', '¿Es necesario regular el ciclo ovárico antes de una inseminación artificial?', '¿Se puede hacer la inseminación artificial sin estimulación ovárica, es decir, sin tomar medicación hormonal?', '¿Es más común hacer una inseminación única o una inseminación doble? ¿Cuál es la diferencia?' y '¿Cuáles son los riesgos asociados a la inseminación artificial?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Andrea  Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo
 Marta Barranquero Gómez
Marta Barranquero Gómez
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV) y especializada en Reproducción Asistida por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) en colaboración con Ginefiv y en Genética Clínica por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH). Más sobre Marta Barranquero Gómez
Número de colegiada: 3316-CV
 Sara Salgado
Sara Salgado
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Biología Molecular por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), con Máster en Reproducción Humana Asistida por la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Título de Experto Universitario en Técnicas de Diagnóstico Genético por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre Sara Salgado
Dra. Valeria Sotelo
Dra. Valeria Sotelo
Ginecóloga
Licenciada en Medicina por la universidad de Buenos Aires, con la especialidad en Ginecología y Obstetricia. Formación de Máster en Cirugía Videolaparoscópica y título de especialista en Tocoginecología. Miembro asociado de la SEF y SEGO. Más de 10 años de experiencia en el campo de Medicina Reproductiva. Más sobre Dra. Valeria Sotelo
Número de colegiada: 030309166

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.