Enfermedades asociadas a la azoospermia e infertilidad

Por (embrióloga).
Actualizado el 20/11/2018

Es frecuente que la azoospermia aparezca asociada a otras enfermedades. De hecho, es común que la azoospermia, ya sea secretora u obstructiva, surja como consecuencia de otras enfermedades de tipo genético o anatómico.

Aunque existen muchas enfermedades que pueden ocasionar azoospermia, aquellas en las que se ha encontrado una relación más directa son las que se detallan en este artículo.

Alteraciones genéticas

Existen diferentes anomalías a nivel cromosómico o genético que pueden causar esterilidad masculina, ya sea por azoospermia obstructiva o secretora. Algunas de las más comunes son:

Síndrome de Klinefelter

El síndrome de Klinefelter es una alteración cromosómica por la que los hombres presentan un cariotipo 47, XXY en lugar de 46, XY que es lo normal en los varones.

La mayoría de varones con este síndrome presenta azoospermia secretora, pues la alteración cromosómica causa un desequilibrio de hormonas que influye negativamente en la espermatogénesis (fabricación de espermatozoides). Además, en caso de poder producir espermatozoides, existe una mayor probabilidad de que éstos sean aneuploides, es decir, presenten alteraciones cromosómicas.

En función del grado de afección de la enfermedad, el efecto sobre la fertilidad será mayor o menor.

Microdeleciones del cromosoma Y

En el cromosoma Y, responsable de la diferenciación sexual masculina, encontramos genes únicos implicados en la producción de espermatozoides (espermatogénesis). La pérdida de pequeñas partes de la zona donde encontramos estos genes, conocida como región AZF, puede llevar a la falta de algunos de estos genes y, por tanto, afectar de forma directa a la espermatogénesis.

Cerca del 10-15% de los casos de azoospermia secretora (no obstructiva) se deben a microdeleciones del cromosoma Y.

Síndrome de Kallman

En una enfermedad genética ligada al cromosoma X que afecta a la funcionalidad del hipotálamo, lo cual causa desregulación del sistema hormonal que controla la producción de espermatozoides. Por esta razón, los varones con esta anomalía padecen, entre otros síntomas, infertilidad.

Fibrosis quística

La fibrosis quística es una enfermedad genética hereditaria que principalmente afecta al páncreas y los pulmones, pero también puede causar problemas de fertilidad.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Evidentemente, no todos son iguales.

Por ello, esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con toda la información detallada de las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Es una anomalía genética muy común en la población caucásica. De hecho, 1 de cada 25 personas es portadora de la mutación del gen CFTR, causante de esta enfermedad.

Alrededor del 10% de los hombres con azoospermia obstructiva presentan ausencia congénita bilateral de los conductos deferentes, es decir, no tienen los conductos encargados de transportar los espermatozoides desde los testículos hasta la uretra. De estos pacientes, aproximadamente un 70% tienen fibrosis quística o son portadores de la mutación genética responsable de la enfermedad.

Ser portador de la enfermedad no implica necesariamente padecerla, aunque sí abre la posibilidad de que la descendencia la herede.

Insuficiencia renal crónica

La insuficiencia renal crónica (IRC) se define como la pérdida progresiva y permanente de la actividad renal. Puede alterar significativamente la regulación hormonal de la producción de espermatozoides.

El aumento de la prolactina, la FSH y la LH, así como el descenso de la producción de testosterona, afectan de forma directa a la espermatogénesis, lo cual puede llegar a causar azoospermia en los casos más severos.

Varicocele

El varicocele es una dilatación de las venas del cordón espermático, que es el conjunto de vasos que nutren al testículo para la producción de espermatozoides.

En los casos más graves, el varicocele de mayor grado (el más severo) puede afectar de forma negativa a la espermatogénesis y llegar incluso a impedir la producción de espermatozoides, lo cual lleva a la azoospermia secretora. No obstante, el varicocele también puede causar azoospermia obstructiva.

En este artículo puedes encontrar más información sobre esta alteración: ¿Qué es el varicocele?

Paperas

Existen algunas enfermedades que, sufridas en la infancia, pueden comprometer el adecuado desarrollo del sistema reproductor masculino y llegar a causar azoospermia no obstructiva en la edad adulta debido a la inflamación del testículo (orquitis).

Un buen ejemplo de ello lo encontramos en la parotiditis, conocida popularmente como "paperas". En este caso, el efecto es la llamada orquitis urliana (infección testicular por el virus de la parotiditis).

Otras patologías infantiles que pueden derivar en problemas espermáticos como orquitis son la meningitis, las fiebres altas o ciertos procesos infecciosos severos (por ejemplo, el ocasionado por la bacteria Chlamydia).

Criptorquidia

La criptorquidia es una anomalía del desarrollo masculino que impide que los testículos desciendan a la bolsa escrotal, por lo que quedan retenidos en la cavidad abdominal o el canal inguinal. Si esto no es tratado en los primeros años de vida, puede causar esterilidad permanente y aumentar el riesgo de cáncer testicular.

Durante el desarrollo embrionario, los testículos deben descender por el canal inguinal hasta el escroto. De esta manera, tras el nacimiento, los testículos están inmersos en las bolsas escrotales.

Esta situación les permite estar a unos 2°C menos de temperatura que el resto del cuerpo. Estas condiciones son necesarias para que la espermatogénesis pueda llevarse a cabo. Por esta razón, los testículos no descendidos (situados en la cavidad pélvica) son motivo de azoospermia secretora.

Cáncer testicular

Se trata de la proliferación maligna de células en el testículo. El daño causado a nivel testicular puede comprometer la producción de espermatozoides y, por tanto, ser motivo de azoospermia.

Los síntomas más comunes del cáncer de testículo son la inflamación de la zona testicular (orquitis y/o epididimitis), la aparición de abultamiento o masa en el testículo, dolor o pesadez genital, etc. Aunque estos síntomas pueden corresponderse también a otras alteraciones, se recomienda consultar al especialista.

Preguntas de los usuarios

¿La azoospermia genética tiene cura?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Las anomalías genéticas como el Síndrome de Klinefelter o el de Kallmann no tienen cura en sí, aunque hay tratamientos para paliar los síntomas o mejorar la calidad de vida. Por ejemplo, existen tratamientos hormonales o quirúrgicos que pueden ayudar a solucionar la azoospermia derivada de estas enfermedades.

¿El estrés puede causar azoospermia?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Sí, las situaciones de mucha ansiedad o estrés pueden alterar el sistema hormonal que regula la producción de espermatozoides y ello llevar a la ausencia de éstos. No obstante, son situaciones de azoospermia pasajera o temporal que, tras la vuelta a la normalidad, revierten. Es decir, una vez superado el estrés y en una situación de mayor tranquilidad, la producción espermática regresa y la azoospermia desaparece.

Lectura recomendada

Estas enfermedades pueden ser causa de azoospermia pero existen otras situaciones como los traumatismos o ciertas cirugías que pueden también derivar en azoospermia. ¿Quieres saber cuáles son las principales causas de la ausencia de espermatozoides en el eyaculado? Descúbrelas aquí: Causas de la azoospermia.

Por otra parte, hemos hablado de diferentes enfermedades. Si quieres más información de cada una de ellas, puedes consultar este artículo: Esterilidad debida a un factor testicular.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

de Souza DAS, Faucz FR, Pereira-Ferrari L, Sotomaior VS, Raskin S. Congenital bilateral absence of the vas deferens as an atypical form of cystic fibrosis: reproductive implications and genetic counseling. Andrology. 2018 Jan;6(1):127-135.

Elzanaty S. Non-obstructive azoospermia and clinical varicocele: therapeutic options. Int Urol Nephrol. 2013 Jun;45(3):669-74.

Hagiuda J, Ishikawa H, Hagiwara M, Kono H, Nakagawa K, Oya M. Obstructive azoospermia caused by low ligation of varicocele: A case report. Syst Biol Reprod Med. 2017 Oct;63(5):338-339.

Röpke A, Tüttelmann F. MECHANISMS IN ENDOCRINOLOGY: Aberrations of the X chromosome as cause of male infertility. Eur J Endocrinol. 2017 Nov;177(5):R249-R259.

Ramasamy R, Lipshultz LI. Cystic fibrosis transmembrane regulator mutation and congenital bilateral absence of the vas deferens: a bad combination for successful intracytoplasmic sperm injection outcomes. Fertil Steril. 2014 May;101(5):1246.

Preguntas de los usuarios: '¿La azoospermia genética tiene cura?' y '¿El estrés puede causar azoospermia?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Andrea  Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.