Por Cristina Mestre (embrióloga).
Actualizado el 02/06/2012

Aproximadamente un mes antes, al cuerpo de la mujer empieza a prepararse para el parto. El parto normalmente ocurre entre la semana 38 y la semana 40 de gestación. Las molestias del final del embarazo en ocasiones se pueden confundir con el parto, por lo que es importante conocer cuáles son los síntomas que se producen antes del parto.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

No es necesario que todas las embarazadas experimenten todos los síntomas:

El bebé desciende

Unas semanas antes de que se produzca el parto, puedes sentir unas molestias en la pelvis o la vagina, y al mismo tiempo se aliviará la tensión en la caja torácica de forma que se puedes respirar mejor. Se debe a que el bebé se ha encajado en la pelvis, preparándose para nacer.

Contracciones de Braxton Hicks

Estas contracciones empiezan a partir del tercer mes de embarazo, pero no puedes sentirla hasta que estás en un estado más avanzado, son contracciones esporádicas del útero.

Hacia las últimas semanas de gestación se pueden confundir con las contracciones propias del parto, y producirse una “falsa alarma”. La diferencia es que las contracciones del parto van aumentando en intensidad y más progresivamente, mientras que las de Braxton Hicks, aunque pueden ser dolorosas duran un instante.

El cuello del útero madura

Las contracciones de Braxton Hicks pueden provocar la dilatación del cuello uterino, además si no es el primer parto es posible que antes del parto hayas dilatado un centímetro. El ginecólogo determina el momento del parto a través de la dilatación uterina.

Expulsión del tapón mucoso

Al inicio del embarazo, en el cuello del útero se forma un tapón de moco espeso que sirve de protección al feto a modo de aislamiento contra posibles infecciones. Es de una masa gelatinosa de color marrón-rojizo, se puede expulsar días antes del parto o nada más iniciarse.

Romper aguas

Es el síntoma característico del inicio del parto, la rotura del saco amniótico que ha protegido al bebé durante toda la gestación. Se rompe por las contracciones del parto, existen diferencias dependiendo del color:

  • Si el líquido que se desprende es de color claro, no hay problemas, acude al hospital pero no es necesario que vayas de emergencia
  • Si el color es verdoso acompañado de sangre, significa que existe algún problema en el feto, debes acudir con extrema urgencia al hospital

Contracciones de parto

Al contrario de las de Braxton Hicks, éstas son siempre dolorosas, se producen cada vez con mayor frecuencia durante al menos una hora. Se debe ir al hospital cuando se produzcan cada 5 minutos durante más de una hora, en los casos de embarazo gemelar si se producen a intervalos de 10 minutos.

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial, compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Síguenos en nuestras redes

Todas las novedades sobre la reproducción asistida en nuestros canales.

Autores y colaboradores

 Cristina Mestre
Licenciada en Ciencias Biológicas, Genética y Reproducción Humana por la Universidad de Valencia (UV). Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Embrióloga en IVI Barcelona. Más información

Un comentario

    1. Ruth Navarro

      De la expulsión de la placenta ni me enteré, después del dolor del bebé no te das ni cuenta