El tiempo tras romper aguas son 24 horas

Las posturas ante una ruptura de aguas han sido siempre controvertidas puesto que no había consenso en cuanto a la actuación más adecuada, si esperar al parto natural o inducirlo a partir de la ruptura. En la actualidad sí existe un protocolo médico que avoga por la primera opción, en caso de romper aguas lo más seguro es inducir el parto.

Se trata en definitiva de buscar el mayor beneficio para todos, para la madre, para el bebé y la seguridad de ambos. En el protocolo de recomendaciones de la SEGO sobre asistencia al parto publicado en el 2008 se hace referencia a la asistencia al parto del siguiente como: El nacimiento de un niño sano no es un hecho casual sino fruto de una serie de cuidados y atenciones llevadas a cabo por un equipo de profesionales. Esta atención, apunta, ha de basarse en los principios de humanización, control fetal y alivio del dolor; siendo evidentemente el objetivo de todos ellos traer al mundo un niño sano asegurando en todo momento el bienestar tanto materno como de recién nacido.

Protocolo a seguir antes del parto

En el momento en que una mujer ingresa con síntomas de parto se realizan una serie de pruebas como son: toma de constantes vitales, exploración, monitorización del feto, comprobación de analíticas y estudios previos y finalmente evaluación del riesgo. En general se evita el ingreso de pacientes que no se consideren en fase activa de parto, esto es, en términos ginecológicos, dinámina uterina regular, borramiento cervical superior al 50% y una dilatación de al menos 3 cm.

En caso de que ocurra una rotura de membranas o lo que generalmente se conoce como rotura de aguas, no es conveniente que se retrase el parto más de 24 horas. Una bolsa rota puede dar lugar a infecciones y otro tipo de complicaciones que son fácilmente evitables mediante una inducción a tiempo. Si bien es cierto que el porcentaje de mujeres que padecen rotura de membranas antes de estar a término es relativamente bajo (inferior a un 10%), son estos los casos más complicados y que más preocupan y para los que una correcta actuación de los profesionales puede ser decisiva.

Inducir el parto

Tal como hemos comentado, el mayor riesgo de una rotura de membranas es la expulsión del líquido que puede dar lugar a una amnionitis, infección peligrosa tanto para el feto como para la madre. Es por ello que las recomendaciones de los grupos profesionales se orientan en esta dirección, se ha de provocar el parto farmacológicamente si este no sucede de modo espontáneo entre las 12 y las 24 horas posteriores a la rotura.

Las razones por las cuales se produce una rotura de membranas siguen siendo una incógnita, suele ser un cúmulo de circunstancias y difícilmente se atribuye a una única y clara causa. Lo que sí es claro es que una rotura de membranas previa predispone a la parturienta a que se repita el hecho en posteriores embarazos.
Existe un estudio que corrobora lo dicho anteriormente. Dicho estudio dispone de una amplia muestra, 5000 mujeres con rotura temprana de membranas, y fue realizado en Portland por el jefe de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregón, Aaron B. Caughey.

En este estudio se indujo el parto a 2500 mujeres de la muestra y el resto fueron monitorizadas e inducidas 4 días más tarde. Los resultados, publicados en New England Journal of Medicine en 1966 pusieron de manifiesto que el riesgo de infección para las gestantes era considerablemente menor cuando se realizaba una pronta inducción del parto y también el índice de complicaciones en los recién nacidos se veía disminuido. Desde entonces el protocolo del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos recomienda la inducción del parto en estos casos, al igual que ocurre en España.

Evidentemente no dejan de ser recomendaciones puesto que el criterio del profesional en ese momento e incluso la opinión de la afectada una vez conocidos los riesgos y beneficios de cada alternativa serán también importantes y ayudarán a la toma de decisión. Cuando la rotura se produce antes de las 37 semanas de gestación es habitual administrar antibióticos para prevenir infecciones a la espera de la completa maduración de bebé.

Un comentario

  1. usuario
    Pili

    24 horas!! me parece mucho tiempo, siempre había pensado que el tiempo entre romper aguas y parir era mucho menor. Gracias por la información!!

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar