¿Qué efectos tiene en el bebé fumar durante el embarazo?

Por (ginecóloga) y (embrióloga).
Actualizado el 04/03/2019

Fumar durante el embarazo está totalmente desaconsejado debido a los efectos de la nicotina sobre el feto.

Los bebés de madres fumadoras tienen un mayor riesgo de presentar signos del síndrome de abstinencia al nacer, como irritabilidad, temblores y alteraciones del sueño.

A largo plazo, el tabaquismo en el embarazo puede ocasionar deficiencias conductuales en los niños, un menor coeficiente de inteligencia, falta de atención e hiperactividad.

Efectos del tabaco

El tabaco contiene multitud de compuestos dañinos y cancerígenos como el cianuro o el plomo, pero los más peligrosos para el bebé que se encuentra en desarrollo son la nicotina y el monóxido de carbono.

Al fumar, todos estos compuestos pasan a la sangre y, por tanto, llegarán al feto a través del cordón umbilical en las madres fumadoras.

La sangre materna es la principal fuente de oxígeno y nutrientes del feto durante todo el embarazo.

Se considera que la nicotina y el monóxido de carbono pueden reducir la cantidad de oxígeno que recibe el bebé y, como consecuencia, afectar a su normal desarrollo en el útero.

A continuación, vamos a comentar algunos riesgos que pueden sufrir los bebés de madres fumadoras.

Bajo peso al nacer

El consumo de tabaco duplica el riesgo de que el bebé nazca con bajo peso. Aproximadamente, los hijos de madres fumadoras pesan un promedio de 200 gramos menos. Los principales motivos de esto son los siguientes:

Desarrollo insuficiente del feto
el oxígeno que llega al feto no es el suficiente debido a que, por una parte, la nicotina estrecha los vasos sanguíneos y, por otra parte, el monóxido de carbono se une a los glóbulos rojos y desplaza al oxígeno.
Parto prematuro
por rotura prematura de la bolsa o complicaciones en la placenta. Por ejemplo, hay un mayor riesgo de placenta previa, en la cual la placenta se sitúa en la parte baja de la matriz y cubre el cuello uterino, o de haber un desprendimiento de placenta antes del parto.

También es muy probable que ambas cosas sucedan de forma simultánea. En los casos más graves, cuando los niveles de nicotina son muy elevados, se producirá un aborto espontáneo o una muerte fetal intrauterina, con el consecuente nacimiento de un bebé sin vida.

Riesgos en el recién nacido

Después del nacimiento, los bebés de madres fumadoras pueden presentar diversas complicaciones por haber estado expuestos a las sustancias tóxicas del tabaco durante toda la gestación. Las comentamos a continuación:

Malformaciones congénitas
labio leporino, paladar hendido, malformaciones cardiacas, etc.
Síndrome de abstinencia en el recién nacido
los bebés pueden presentar los mismos síntomas de abstinencia que los adultos, los cuales se manifiestan en estrés, ansiedad e irritabilidad.
Problemas respiratorios
como infecciones que acaban en otitis, bronquitis o neumonías. También hay un mayor riesgo de sufrir asma y alergias. En ocasiones, es necesario disponer de respiradores para ayudarles cuando tienen una crisis.
Síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL)
consiste en la muerte repentina de un bebé aparentemente sano y menor de un año, sin poder esclarecer la causa exacta de su fallecimiento.

La mujeres que decidan tener un hijo deben conocer los efectos del consumo de tabaco para así evitar estar expuestas y no ocasionar perjuicios al recién nacido.

La exposición al humo del tabaco por mujeres no fumadoras también influye en la probabilidad de bajo peso al nacer, así como de otras complicaciones.

Fumar durante la lactancia

Los efectos que puede ocasionar el tabaco en el bebé no terminan con el parto. Si la madre sigue fumando durante la lactancia, la nicotina y otras sustancias tóxicas también pueden transmitirse a través de la leche materna.

Los síntomas y complicaciones que ocasionará esto en el bebé lactante son los siguientes:

  • Cólicos
  • Dificultad para amamantar
  • Palpitaciones y nerviosismo
  • Dormir durante periodos más cortos
  • Menor duración de la lactancia materna
  • Síndrome de muerte súbita del lactante

Por todo esto, es recomendable que la mujer no vuelva a fumar después de dar a luz.

En caso de no haber dejado de fumar durante el embarazo, será necesario tener en cuenta algunas consideraciones a la hora de dar el pecho al bebé como, por ejemplo, fumar después de amamantar y no antes, fumar al aire libre y no dentro de casa, y reducir al máximo el número de cigarrillos diarios.

Complicaciones a largo plazo

En ocasiones, los bebés de madres fumadoras no presentan ninguna de las alteraciones comentadas en el momento de nacer. Esto no significa que no puedan aparecer otras complicaciones más adelante, en una etapa posterior de su vida.

Es habitual que estos niños expuestos al humo del tabaco presenten problemas de comportamiento y aprendizaje. Otros trastornos que se han visto asociados al hecho de fumar durante el embarazo son los siguientes:

  • Déficit de atención
  • Hiperactividad
  • Tendencia a tener presión arterial alta
  • Predisposición a sufrir problemas de caries
  • Sobrepeso u obesidad infantil

Además, los hijos de mujeres fumadoras serán más propensos a fumar una vez alcancen la edad adulta.

Ventajas de no fumar

Lo más aconsejable es dejar de fumar en el momento de planear un embarazo, es decir, antes de la concepción y no cuando la mujer ya sabe que está embarazada.

No obstante, dejar de fumar durante el embarazo, ya sea en el primer, segundo o tercer trimestre, ya aportará beneficios a la salud de futuro bebé.

Evidentemente, cuanto antes se deje de fumar, mejor. Cabe destacar que el desarrollo de los principales órganos y sistemas del organismo tiene lugar durante las primeras semanas de gestación.

Dejar de fumar aporta múltiples beneficios tanto para la madre como para el feto. Los comentamos a continuación:

  • El feto recibe más oxígeno, incluso a las 24 horas de haber dejado el tabaco.
  • El feto tiene un mejor desarrollo y crece al ritmo adecuado.
  • Las tasas de aborto o parto prematuro disminuyen considerablemente.
  • La madre se siente con más energía y puede respirar con mayor facilidad.
  • Hay una mayor producción de leche durante la lactancia.
  • Las posibles alteraciones de los recién nacidos expuestos al tabaco se reducen.

Preguntas de los usuarios

¿Cuándo se recomienda dejar de fumar para quedarse embarazada?

Por Dra. Blanca Paraíso (ginecóloga).

Lo ideal para una mujer que busque el embarazo es abandonar el tabaco cuanto antes. El efecto deletéreo sobre los óvulos no será recuperable, de forma que, en caso de precisar de técnicas de reproducción asistida, muy probablemente el número y calidad de los óvulos obtenidos será menor de lo que correspondería a una mujer de la misma edad.

Sin embargo, hay estudios que postulan que el tabaco tiene también un efecto sobre la receptividad endometrial. Es posible, aunque no existen evidencias claras, que este efecto pueda revertirse al abandonar el tabaco, por lo que tendría sentido dejar de fumar por lo menos un ciclo antes de empezar a buscar la gestación.

Lo que está claro es que una vez embarazada, hay que evitar al máximo el tabaco, para facilitar una placentación correcta y no exponer a riesgos al bebé.
Leer más

¿Cuáles son las consecuencias de fumar en el primer mes de embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

El tabaco tiene efectos negativos sobre el feto en cualquier mes de embarazo. No obstante, fumar durante las primeras semanas de gestación aumenta el riesgo de aborto espontáneo y de sufrir malformaciones fetales, pues es durante este tiempo cuando tiene lugar todo el desarrollo embrionario con la formación de tejidos y órganos específicos.

¿Es cierto que fumar 5 cigarros diarios durante el embarazo es seguro?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

No. No hay ninguna cantidad exacta de tabaco que sea segura para el feto. Es cierto que fumar unos pocos cigarrillos al día es mejor que un paquete, pero cabe destacar que el cuerpo de las personas fumadoras es especialmente sensible a las primeras dosis de nicotina cada día. Por tanto, la diferencia entre fumar unos pocos cigarros al día o muchos no es tan grande.

¿Fumar porros estando embarazada es malo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Sí. Fumar hachís o marihuana estando embarazada tiene efectos negativos sobre el feto. Al igual que ocurre con el tabaco, el bebé puede nacer de forma prematura y con bajo peso, además de presentar los síntomas de abstinencia (llantos, temblores, patrón del sueño alterado, etc).

Puedes leer más sobre este tema en el siguiente artículo: ¿Qué consecuencias tiene el consumo de drogas en el embarazo?

Lectura recomendada

Si eres fumadora habitual y estás pensando en quedarte embarazada, te animamos a seguir leyendo en el siguiente post: Dejar de fumar en el embarazo.

Al igual que el tabaquismo, beber alcohol durante el embarazo también tiene efectos nocivos sobre el feto. Si quieres continuar leyendo sobre esto, puedes hacer clic en el siguiente enlace: Ingesta de alcohol durante el embarazo.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

Dra. Blanca Paraíso
Dra. Blanca Paraíso
Ginecóloga
Licenciada en Medicina y doctorado por la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Diplomada en Estadística en Ciencias de la Salud. Doctora experta en Ginecología y Reproducción Asistida. Más sobre Dra. Blanca Paraíso
Número de colegiado: 454505579
 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.