Complicaciones en los hijos de madres fumadoras

El consumo del tabaco durante el embarazo convierte al feto en un fumador pasivo expuesto a los efectos nocivos de los componentes del humo del tabaco.

El tabaquismo puede producir asma bronquial y mayor riesgo de infecciones respiratorias, aparte de otras consecuencias neurológicas y cardíacas sobre la salud de los bebés recién nacidos.

A largo plazo, el tabaco puede ocasionar deficiencias conductuales, un menor coeficiente de inteligencia, trastornos de deficiencia de atención e hiperactividad. Estos niños también tendrán una mayor predisposición a sufrir obesidad, hipertensión y caries.

Puedes leer el artículo completo en:    751
Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies