¿Qué es la preeclampsia en el embarazo? ¿Por qué se produce?

Por (embrióloga) y (embrióloga).
Actualizado el 14/10/2022

La preeclampsia es una complicación del embarazo que cursa, principalmente, con hipertensión arterial. Esta afección puede incluso llegar a causar la muerte de la gestante y/o el feto en los casos de mayor gravedad.

Además, la preeclampsia también puede ser causa de restricción en el crecimiento fetal, y de hecho, es uno de los motivos más frecuentes de ello.

Esta alteración gestacional suele aparecer a partir de la semana 20 de embarazo, pero en raras ocasiones ocurre tras el parto. En cualquier caso, es importante establecer una opción terapéutica lo antes posible para evitar complicaciones.

Definición de preeclampsia

La preeclampsia es una patología que surge en el embarazo caracterizada, principalmente, por una hipertensión arterial. Además, la preeclampsia puede provocar daños en algunos órganos como en el hígado o el riñón, por ejemplo. Esta complicación gestacional suele aparece a partir de la semana 20 de embarazo.

Existen casos, aunque menos frecuentes, en los que la mujer presenta preeclampsia cuando da a luz al bebé. Esto es lo que se conoce como preeclampsia postparto.

La incidencia de la preeclampsia es del 3-10% de las mujeres embarazadas, especialmente, si se trata del primer embarazo. Además, algunos autores indican que existe una mayor probabilidad de que suceda en mujeres de etnia afroamericana.

Es fundamental tratar lo antes posible la preeclampsia para evitar su evolución a eclampsia, lo que supondría un grave peligro para la vida tanto de la embarazada como la de su bebé.

Etiología de la preeclampsia

La causa exacta por la que surge la preeclampsia no se conoce. Algunos especialistas consideran que la preeclampsia puede ser derivada de trastornos autoinmunitarios, problemas vasculares, dieta o de los genes.

Factores de riesgo

Pese a desconocer la causa de la preeclampsia, existen algunos factores de riesgo. A continuación, se enumeran algunos de ellos:

  • Nuliparidad, es decir, que se trate del primer embarazo.
  • Mujeres con enfermedades como diabetes, hipertensión, etc. previas al embarazo.
  • Mujeres que padecen insuficiencia renal.
  • Embarazo múltiple.
  • Mujeres con obesidad.
  • Antecedentes familiares.
  • Preeclampsia en embarazo previo.
  • Síndrome antifosfolípido.
  • Diabetes mellitus preconcepcional y/o diabetes gestacional
  • Infección recurrente de vías urinarias.

Además de todos estos factores de riesgo para la preeclampsia, también hay que tener en cuenta que fumar, padecer estrés o padecer alteraciones en la coagulación también incrementan la probabilidad de que ocurra esta patología en el embarazo.

¿Cuáles son los síntomas de preeclampsia?

La detección de la preeclampsia se determina con la aparición de algunos síntomas claros, aunque la embarazada no se siente enferma.

Algunos de los síntomas asociados a preeclampsia son los siguientes:

  • Aumento de la presión arterial (hipertensión).
  • Detección de proteínas en la orina.
  • Aparición de edemas en las extremidades.
  • Hinchazón de manos, pies o cara.
  • Aumento repentino de peso.

En los casos de preeclampsia más graves también puede parecer síntomas como dolor intenso de cabeza, náuseas, orinar con poco frecuencia, problemas de respirar, cambios de visión, etc.

Además de estos síntomas principales, la preeclampsia puede ocasionar un buen número de trastornos en todos los órganos. Esta complicación gestacional se asocia a un déficit de la llegada de la sangre a los órganos maternos como el hígado, el cerebro, los riñones o la placenta y, por tanto, que no le lleguen bien los alimentos al bebé. Otra de las consecuencias de la preeclampsia es que puede producir desprendimiento de placenta.

Tratamiento

La preeclampsia puede ser leve o severa. En los casos de preeclampsia leves, las anomalías que se han sucedido durante el embarazo suelen resolverse con el parto.

En cualquier caso, llevar una dieta sana, reposo y un exhaustivo control médico, tanto de la madre como del feto, puede ser el tratamiento más efectivo de la preeclampsia leve.

En los casos de preeclampsia severa se pueden dar más síntomas como trastornos mentales, dolores epigástricos, edema pulmonar, aumento repentino de peso (2 kg a la semana), alteraciones de la visión o cefaleas. Cuando esto ocurre, la solución de la misma suele ser un tratamiento a base de antihipertensivos o con el parto. De ahí que en muchas ocasiones sea necesaria la inducción al parto, la cesárea programada o incluso aborto para evitar complicaciones graves en la madre y el feto.

Un correcto diagnóstico de la preeclampsia es complicado, ya que en ocasiones es asintomática o produce síntomas que pueden ser habituales en el embarazo. Por ello, es importante que el médico detecte si ya existía hipertensión antes del embarazo y que se la embaraza acuda a todas las revisiones médicas establecidas durante la gestación y especialmente consulte con el especialista cualquier signo de alarma.

Preguntas de los usuarios

¿Qué factores aumentan el riesgo de sufrir preeclampsia en el embarazo?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

La preeclampsia es una complicación gestacional bastante frecuente y, si no se trata correctamente, puede ser motivo de mortalidad perinatal.

El motivo por el que aparece preeclampsia gestacional se desconoce, pero existen algunos factores que se asocian a la aparición de preeclampsia. A continuación, se comentan cada uno de ellos:

  • Madre primeriza.
  • Antecedentes familiares o personales de preeclampsia.
  • Gestación múltiple (gemelar o triple)..
  • Obesidad.
  • Edad materna avanzada.
  • Raza negra.
  • Antecedentes de hipertensión arterial, diabetes, enfermedad renal y/o enfermedad tiroidea.
  • Gestación por ovodonación.
  • Dieta inadecuada.
  • Estrés crónico.

Por tanto, en mujeres con alta probabilidad de desarrollar preeclampsia, es fundamental realizar un seguimiento médico adecuado, así como establecer un tratamiento precoz.

¿Qué complicaciones puede conllevar la preeclampsia?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

Cuando una mujer sufre preeclampsia en el embarazo es importante que tenga especial cuidado, pues es posible que se desarrollen complicaciones. A continuación, se comentan cada una de ellas:

Crecimiento fetal retardado
cuando existe preeclampsia, las arterias que aportan sangre a la placenta están afectadas. Por tanto, el bebé no consigue la cantidad adecuada de sangre y oxígeno, así como de nutrientes.
Parto prematuro
en los casos de preeclampsia severa es necesario adelantar la fecha de parto, pero también puede ocurrir que el bebé nazca antes de la fecha prevista.
Desprendimiento de la placenta
esto significa que la placenta se separa de las paredes uterinas antes de que ocurra el parto, lo que conlleva a una gran pérdida de sangre en la mujer.
Síndrome de HELLP
es la destrucción de los eritrocitos o glóbulos rojos acompañada de un aumento de las enzimas hepáticas y de la cantidad de plaquetas.
Eclampsia
en los casos más graves de preeclampsia se deriva en eclampsia, lo que conlleva a convulsiones.
Imagen: Complicaciones de la preeclampsia

¿Está recomendada la aspirina para la preeclampsia?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

La aspirina o el ácido acetilsalicílico no se recomienda durante el embarazo. Sin embargo, es cierto que, a veces, los especialistas aconsejan tomar pequeñas cantidades de aspirina en mujeres con riesgo de desarrollar preeclampsia, así como en embarazadas con abortos recurrentes o trastornos de la coagulación.

Lecturas recomendadas

Como hemos comentado anteriormente, la preeclampsia es una complicación gestacional, pero no es la única. Si quieres saber más información acerca de todas ellas, puedes visitar este artículo: ¿Cuáles son las complicaciones del embarazo más comunes?

Hacemos un gran esfuerzo para ofrecerte información de máxima calidad.

🙏 Por favor, comparte este artículo si te ha gustado. 💜💜 ¡Nos ayudas a seguir!

Bibliografía

Anouk Bokslag, Mirjam van Weissenbruch, Ben Willem Mol, Christianne J M de Groot. Preeclampsia; short and long-term consequences for mother and neonate. Early Hum Dev. 2016 Nov;102:47-50. doi: 10.1016/j.earlhumdev.2016.09.007 (Ver)

Baha M Sibai, Caroline L Stella. Diagnosis and management of atypical preeclampsia-eclampsia. Am J Obstet Gynecol. 2009 May;200(5):481.e1-7. doi: 10.1016/j.ajog.2008.07.048.

Cararach V y Botet F. Preeclampsia. Eclampsia y síndrome HELLP. Institut Clínic de Ginecologia, Obstetrícia i Neonatologia. Hospital Clínic de Barcelona.

Margaret Olutayo Alese, Jagidesa Moodley, Thajasvarie Naicker. Preeclampsia and HELLP syndrome, the role of the liver. J Matern Fetal Neonatal Med. 2021 Jan;34(1):117-123.

Marwan Ma'ayeh, Maged M Costantine. Prevention of preeclampsia. Semin Fetal Neonatal Med. 2020 Oct;25(5):101123. doi: 10.1016/j.siny.2020.101123 (Ver)

Sarosh Rana, Elizabeth Lemoine, Joey P Granger, S Ananth Karumanchi. Preeclampsia: Pathophysiology, Challenges, and Perspectives. Circ Res. 2019 Mar 29;124(7):1094-1112. doi: 10.1161/CIRCRESAHA.118.313276 (Ver)

Preguntas de los usuarios: '¿Qué factores aumentan el riesgo de sufrir preeclampsia en el embarazo?', '¿Qué complicaciones puede conllevar la preeclampsia?' y '¿Está recomendada la aspirina para la preeclampsia?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Laura Garrido
Laura Garrido
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Pablo de Olavide (UPO), con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad de Valencia (UV) y el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Experiencia en laboratorios de FIV, andrología y análisis general. Embrióloga especialista en reproducción asistida. Más sobre Laura Garrido
 Marta Barranquero Gómez
Marta Barranquero Gómez
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV) y especializada en Reproducción Asistida por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) en colaboración con Ginefiv y en Genética Clínica por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH). Más sobre Marta Barranquero Gómez
Número de colegiada: 3316-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.