Crecimiento intrauterino retardado

El crecimiento intrauterino retardado (CIUR) o la restricción del crecimiento intrauterino (RCIU), es el crecimiento deficiente de un bebé mientras está en el útero durante el embarazo. Específicamente, significa que el feto pesa menos del 90% que otros bebés de la misma edad gestacional.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Causas crecimiento intrauterino retardado

Muchos aspectos pueden provocar un retraso en el crecimiento fetal. Es posible que la placenta no reciba suficiente oxígeno y nutrientes debido a factores utero-placentarios, ambientales, maternos, y fetales:

Factores uteroplacentarios

En ocasiones la placenta no funciona con normalidad, por ejemplo cuando hay un mal desarrollo o un envejecimiento placentario prematuro, miomas o cicatrices uterinas, infarto placentario… el feto no recibe suficientes nutrientes y sufre CIUR.

Factores Ambientales

  • Vivir a cierta altitud: Se aprecian diferencias de crecimiento fetal entre las embarazadas que viven a nivel del mar, y las que viven en la montaña. Esto es así porque la cantidad de oxígeno que ser respira disminuye con la altura.
  • Tomar determinados medicamentos: algunos antibióticos, anticoagulantes…

Factores maternos

  • Tabaquismo: los hijos de madres fumadoras pesan entre 100-300 gramos menos que los hijos de las que no fuman. La nicotina disminuye el calibre de los vasos placentarios, por lo que le llega menos sangre al feto. También disminuye los niveles de vitaminas y otras sustancias esenciales para el feto.
  • Alcoholismo: El alcohol provoca en el feto toda una serie de malformaciones y alteraciones conocidas, entre ellas el CIUR.
  • Drogadicción: El consumo de drogas también favorece el CIUR. No se ha podido comprobar si la aparición de esta anomalía se debe al efecto de la droga en sí, o a las malas condiciones higiénicas y nutricionales que tienen las madres consumidoras de drogas.
  • Nutrición: Se ha constatado que bajo condiciones de hambruna, las mujeres que consumen menos de 1.500 kilocarías/día paren niños con talla y peso menores de lo esperado. Si el incremento de peso es de menos de 6 kilos al final de la gestación, se triplica el riesgo de crecimiento intrauterino retardado.
  • Elevado esfuerzo físico: Las embarazadas que realizan trabajos que les suponen un gran esfuerzo físico, tienen más riesgo de que sus fetos sufran CIUR.
  • Cardiopatías: Las enfermedades de corazón y de los vasos sanguíneos como la hipertensión, provocan que llegue menos sangre y oxígeno a la placenta lo que afecta al crecimiento del futuro bebé.
  • Enfermedades metabólicas: Algunas enfermedades metabólicas disminuyen el nivel de vitaminas y sustancias nutritivas necesarias para el desarrollo normal.

Factores Fetales

  • Anomalías cromosómicas y malformaciones congénitas: Ambas son causa de crecimiento intrauterino retardado. Entre las primeras está el síndrome de Down, el síndrome de Turner, el síndrome de Patau, el síndrome de Edwards y otros. Entre las malformaciones, encontramos el caso de los acondroplásicos (comúnmente conocidos como enanos), y las malformaciones cardíacas que no distribuyen bien la sangre por el cuerpo del feto.
  • Infecciones intrauterinas: Existen varios agentes infecciosos que producen infecciones en el feto que afectan al crecimiento intrauterino, como la rubeola, la sífilis, el citomegalovirus y la toxoplasmosis.
  • Embarazo múltiple: La falta de espacio en el útero en este tipo de embarazos hace que los fetos sean más pequeños, esta restricción del crecimiento hay que controlarla con medicación para prevenir complicaciones.

Tratamiento y expectativas de vida del CIUR

El CIUR aumenta el riesgo de aborto. Cuando se detecta, se hace un seguimiento cuidadoso durante el embarazo vigilando el crecimiento, los movimientos, la circulación y el líquido amniótico del bebé mediante una cardiotocografía en reposo, prueba que valora la presencia o ausencia de contracciones uterinas y el grado de bienestar fetal.

Dependiendo de los resultados de estos exámenes puede ser necesario adelantar el parto, y según la causa y gravedad del crecimiento retardado evolucionará el recién nacido. El pronóstico del bebé lo valorarán el obstetra y el pediatra.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar