Los casos de preeclampsia leve suelen solucionarse con una vida sana, reposo y las adecuadas revisiones médicas.

Hay casos que requieren hospitalización y en los casos más severos es necesario un tratamiento con antihipertensivos.

El parto suele ser también una de las mejores soluciones.

Puedes leer el artículo completo en:    81

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar