La aspirina y prevención de la preeclampsia

Por (embrióloga).
Actualizado el 16/04/2014

La preeclampsia es una alteración de la placenta que afecta a un 5% de las embarazadas, que se caracteriza por una elevación de la tensión arterial por el embarazo pudiendo provocar un crecimiento lento del feto así como acarrear problemas en distintos órganos en la madre.

Existe una gradación de niveles de preeclampsia, los niveles leves desaparecen al finalizar el embarazo, tras el parto, pero en ocasiones puede provocar la necesidad de provocar un parto antes de tiempo por el peligro que supone para la madre mantener la gestación.

A continuación tienes un índice con los 3 puntos que vamos a tratar en este artículo.

El consumo de fármacos en embarazadas está muy restringido, debido a los efectos sobre el desarrollo, conocidos o no, que los distintos medicamentos pueden tener sobre el feto.

¿Qué hace la aspirina en el embarazo?

La aspirina, cuyo principio activo es el ácido acetilsalicílico está desaconsejado durante el embarazo porque provoca mayor riesgo de hemorragias, tanto para la madre como para el feto. Un grupo de expertos ha alzado voces a favor de su uso en mujeres embarazadas con peligro de desarrollar preeclampsia.

El US Preventive Task Force, es un organismo estadounidense independiente formado por equipo de expertos que se dedican a evaluar de manera sistemática la eficiencia de las recomendaciones que se dan para la prevención de enfermedades.

Este grupo de expertos ha encontrado que el consumo de aspirina infantil diaria tras la semana 12 de gestación podría beneficiar el embarazo en mujeres con alto riesgo de desarrollar preeclampsia. Esta conclusión avala la recomendación emitida por una importante asociación de ginecólogos estadounidenses un año antes.

Para que la aplicación del fármaco sea beneficioso, se han de cumplir dos condiciones: que el tratamiento con aspirina se inicie a las semanas 12 a 14 de embarazo, pues se ha visto que a partir de la semana 20 carece de eficacia, y la otra condición es que se hace necesario un cribado previo para determinar a qué mujer se ha de indicar este tratamiento.

Tomar aspirina en el embarazo

Las mujeres de alto riesgo, serán en primera instancia las que hayan sufrido preeclampsia en un embarazo anterior. Entre otros factores, la hipertensión, los antecedentes familiares y la obesidad son indicativos de posible desarrollo de preeclampsia.

Medicamentos y embarazo

El origen de la preeclampsia puede deberse a múltiples factores, y según el Dr. Josep María Laílla, presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) el origen de la preeclampsia debido a alteración vascular es la que es susceptible de ser evitada con el tratamiento con aspirina.

En ningún caso esta recomendación debe de ponerse en práctica sin la supervisión del médico encargado del seguimiento del embarazo, y exclusivamente puede suponer un beneficio para aquellas mujeres que tienen riesgo de que la elevación de tensión arterial debida al embarazo se incremente hasta unos valores que podrían causar problemas en la madre y en el correcto desarrollo fetal.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autor

 Laura Garrido
Laura Garrido
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Pablo de Olavide (UPO), con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad de Valencia (UV) y el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Experiencia en laboratorios de FIV, andrología y análisis general. Embrióloga especialista en reproducción asistida. Más sobre Laura Garrido

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.