¿Es posible el embarazo con la vasectomía? – Técnicas y precios

Por (embrióloga) y (embriólogo clínico senior).
Actualizado el 11/12/2018

La vasectomía es una intervención a la que se someten muchos hombres para quedar estériles y, por tanto, evitar el embarazo. Aunque debemos considerarla como un método anticonceptivo permanente e irreversible, existe la posibilidad de reversión. Aun con ello, el embarazo natural no siempre se consigue.

En caso de que la reversión no sea posible o no permita recuperar la calidad seminal, la reproducción asistida ofrece otras posibles soluciones para poder lograr el embarazo después de la vasectomía.

Ser padre de nuevo

En principio, la vasectomía es un tratamiento quirúrgico de esterilización masculina permanente, recomendado solo a aquellos hombres que tienen claro que no desean tener más hijos. Sin embargo, por diferentes circunstancias de la vida (cambio de pareja, modificación de prioridades, etc.), puede que un hombre cambie de opinión.

Por esta razón, muchos hombres se preguntan si se puede ser padre después de haberse sometido a la intervención de la vasectomía.

La vasectomía consiste en bloquear los conductos deferentes para que los espermatozoides, producidos en el testículo, no puedan formar parte del eyaculado. Si no hay expulsión de espermatozoides durante la eyaculación, el embarazo no ocurrirá.

Cuando un hombre se realiza la vasectomía, debe eyacular varias veces para vaciar los conductos antes de garantizar que no hay espermatozoides en el eyaculado. Esto significa que la efectividad de la vasectomía no es inmediata, sino que requiere un tiempo y, en concreto, una serie de eyaculaciones posteriores, para asegurar la ausencia de espermatozoides en el eyaculado.

Es importante destacar que, aun con la vasectomía, el hombre continúa produciendo espermatozoides, solo que éstos no pueden salir porque el camino que deben seguir hasta el exterior está bloqueado. Por tanto, si desbloqueamos o permitimos de nuevo el paso, en principio, se recuperará la fertilidad.

Éste proceso es lo que se conoce como reversión de la vasectomía o vasovasostomía. Hablamos detenidamente de ello a continuación.

¿Qué es la vasovasostomía?

La vasovasostomía consiste en unir de nuevo los extremos de los conductos deferentes que se bloquearon en la vasectomía. De esta manera, se permite que los espermatozoides formen parte del eyaculado y, con ello, se abre de nuevo la posibilidad de embarazo natural. Se trata de una intervención compleja que dura unas dos horas.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que, aunque el procedimiento de reversión tenga éxito, no es seguro que el hombre pueda concebir un hijo naturalmente. Es posible que la calidad seminal no sea buena o, al menos, no lo suficientemente buena como para lograr la fecundación.

La probabilidad de obtener un embarazo tras la vasovasostomía es aproximadamente del 64%.

Por otra parte, también existe la opción de que no resulte exitosa, es decir, que no consigamos permitir el paso de los espermatozoides. El éxito dependerá, principalmente, de la forma en que los conductos fueron sellados, así como la habilidad y destreza con la que se hizo la vasectomía.

Resultados de la vasovasostomía

El tiempo que haya transcurrido desde la realización de la vasectomía influye en gran medida en la probabilidad de gestación natural.

Cuanto menos tiempo haya pasado, mayor probabilidad existe de recuperar la fertilidad. Así:

  • Más de 15 años: baja probabilidad de embarazo.
  • Menos de 5 años: más del 90% de los hombres recuperan su fertilidad.

Para comprobar si la operación para revertir la vasectomía ha tenido éxito, es necesario hacer varios seminogramas seriados. Así, podremos estudiar si aparecen espermatozoides nuevamente en el eyaculado.

El primer seminograma se realiza a los 2-3 meses después de la operación, y los siguientes se siguen haciendo cada 2-3 meses hasta que el número de espermatozoides sea considerado normal o se consiga el embarazo.

Habitualmente, se consigue el embarazo a los 12 meses de realizar la reversión de la vasectomía, pero, en ocasiones, el tiempo puede ser mayor e incluso puede ser necesario algún tratamiento de fertilidad para alcanzar la paternidad.

Otras opciones de embarazo con vasectomía

Para aquellos varones que no deseen someterse a la opción quirúrgica que supone la vasovasostomía o para aquellos casos en los que ésta no ha permitido el embarazo, la reproducción asistida ofrece otras opciones para poder ser padres:

Vasoepididimostomía

Una alternativa a la vasovasostomía menos común es la vasoepididimostomía. Se trata de una intervención mucho más complicada que se realiza cuando la vasovasostomía no ha funcionado o cuando no hay posibilidad de realizarla.

Consiste en la unión de uno de los extremos de los conductos deferentes directamente con el epidídimo. Su duración es mayor (alrededor de cinco horas) y la probabilidad de conseguir el embarazo es algo menor: un 40%.

Aspiración de espermatozoides

Se trata de una intervención quirúrgica de baja complejidad en la que se extraen espermatozoides por aspiración directamente del epidídimo o del testículo.

Consiste en pinchar el epidídimo o el testículo, y aspirar el contenido interior. A continuación, en el laboratorio, se buscan espermatozoides en el líquido obtenido y se microinyecta uno por óvulo mediante la técnica de ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides).

Los embriones viables obtenidos podrán ser transferidos al útero de la pareja del varón que se realizó la vasectomía.

Si quieres más información al respecto, te recomiendo consultar este artículo: Aspiración de espermatozoides del epidídimo.

Biopsia testicular

Este procedimiento consiste en extraer una pequeña porción de testículo con el fin de encontrar en ella espermatozoides que puedan ser empleados para fecundar el óvulo mediante la técnica de ICSI. Es muy similar al procedimiento anterior; la única diferencia es que, en lugar de aspirar, se hace una incisión en el testículo y se extrae un pequeño fragmento.

Se realiza bajo anestesia local y dura aproximadamente unos 15 o 20 minutos.

Aquí puedes leer más sobre este técnica: ¿En qué consiste la biopsia de testículo?

Congelación de esperma

Otra opción que se ofrece a los hombres que van a hacerse la vasectomía es congelar un muestra de semen antes de la intervención. De esta forma, si, pasado un tiempo, el paciente quiere volver a ser padre, podrá utilizar dicha muestra para aplicar un proceso de reproducción asistida.

En función de la calidad del semen tras la descongelación, se indicará la inseminación artificial (IA), la fecundación in vitro (FIV) convencional o la microinyección espermática (ICSI).

Donación de semen

La opción de recurrir a esperma de donante es, generalmente, la última alternativa, pues implica la renuncia a la herencia genética. En cualquier caso, es un camino más y puede que sea el único cuando las técnicas comentadas anteriormente fallan.

Si quieres obtener información detallada sobre esta opción, te recomiendo consultar este artículo: ¿Cómo funciona la donación de semen?

Precios

Todas las opciones comentadas implican que la pareja se someta a un tratamiento de reproducción asistida, aunque la mujer no presente problemas de fertilidad.

En el caso de la aspiración del epidídimo o la biopsia de testículo, es necesaria la estimulación ovárica de la mujer para posteriormente extraer los óvulos con una punción folicular y fecundarlos con una ICSI. Todo este proceso tiene un coste de 3.000-5.000€, aunque hay que tener en cuenta que la medicación no está incluida en este precio.

La congelación de semen tiene un coste más económico: entre los 200-700€. Además, si el semen es de buena calidad, se puede conseguir un embarazo con una inseminación artificial, cuyo coste también es mucho menor que la FIV y ronda los 500€ y los 1.000€.

Igualmente, si fuera necesario recurrir a una inseminación artificial de donante (IAD), los precios varían entre 900€ y 1.700€ en función de la clínica de reproducción asistida.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas, ya que, evidentemente, no todos son iguales.

Esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Preguntas de los usuarios

¿Por qué solo se aplica la ICSI en casos de biopsia de testículo?

Por Dr. Javier Alfonso Grasa (embriólogo clínico senior).

En los casos de biopsia de testículo es obligado emplear la técnica de ICSI como técnica de inseminación ovocitaria, ya que se trata de espermatozoides inmaduros, que no han madurado de manera fisiológica en su paso a través del epidídimo. Además, el recuento de espermatozoides tras la biopsia suele ser bajo, insuficiente para realizar una inseminación artificial o una FIV convencional.

¿Cuál es el riesgo de embarazo si me hice la vasectomía hace 10 años?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Si la vasectomía se ha realizado correctamente, la probabilidad de embarazo es prácticamente nula. En cualquier caso, puedes confirmarlo haciendo varios espermiogramas. Si el resultado de todos ellos demuestra la ausencia de espermatozoides en el eyaculado, podremos confirmar que la vasectomía ha tenido éxito y que, por tanto, no hay posibilidad de embarazo natural.

¿Existen casos de embarazo con vasectomía?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Sí, existen casos de vasectomías mal realizadas que han derivado en embarazo. Por esta razón, es fundamental hacer varios seminogramas, en distintos meses, para confirmar la ausencia de espermatozoides en el eyaculado.

En cualquier caso, se trata de algo excepcional, pues los avances en cirugía permiten obtener los resultados deseados mediante la vasectomía.

¿La vasovasostomía se hace en la Seguridad Social?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

No. La reversión de la vasectomía no está incluida en la cartera de servicios de la Seguridad Social, a excepción de que sea necesaria por alguna razón médica de gravedad. Por esta razón, un hombre que quiera realizar la vasovasostomía debe acudir a una clínica privada.

El coste aproximado de este tratamiento es de unos 4.000 euros aproximadamente.

¿Cuáles son los riesgos de la vasovasostomía?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

La vasovasostomía es una intervención que rara vez conlleva complicaciones alarmantes. A pesar de ello, los posibles riesgos que se podrían derivar son:

  • Sangrado del escroto
  • Infección (algo que puede ocurrir en cualquier cirugía)
  • Dolor persistente

Lectura recomendada

En este artículo hemos visto que la vasovasostomía no siempre es efectiva. Por esta razón, es fundamental meditar bien sobre la vasectomía y solo hacerla en caso de tener muy claro que no se quieren más hijos. Para ayudarte en la decisión, te recomendamos leer detenidamente este artículo sobre las consecuencias de la vasectomía: ¿En qué consiste la vasectomía?

Si, tras leer esta información, te entran dudas, quizá te interese conocer otras opciones anticonceptivas como las que se detallan en este artículo: Métodos anticonceptivos.

En cualquier caso, si finalmente la vasovasostomía no permite el embarazo de nuevo, siempre habrá alguna técnica de reproducción asistida que te ofrezca la posibilidad de ser padre de nuevo. Puedes consultar los distintos tratamientos aquí: Tratamientos de reproducción asistida.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Andrea  Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo
Dr. Javier  Alfonso Grasa
Dr. Javier Alfonso Grasa
Embriólogo Clínico Senior
Licenciado en Veterinaria por la Universidad de Zaragoza, con un Máster en Técnicas de Reproducción Asistida del Hospital Universitario La Fe Valencia y Doctor en Biotecnologia por la Universidad Politécnica Valencia. Certificado de embriólogo clínico senior por la ESHRE y ASEBIR. Más sobre Dr. Javier Alfonso Grasa

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.