Oligohidramnios: causas, diagnóstico y tratamiento en el embarazo

Por (embrióloga).
Actualizado el 16/07/2018

El líquido amniótico es el fluido que rodea al feto durante la gestación. Se encuentra en el interior del saco amniótico y tiene la función de proteger al feto durante todo su desarrollo, desde el inicio del embarazo hasta el nacimiento del bebé.

Una cantidad anormal de líquido amniótico es indicativa de alteraciones fetales o problemas en la madre que pueden poner en riesgo el embarazo. Por ello, es importante medir el volumen de líquido amniótico en las ecografías, sobre todo en el último trimestre.

Una poca cantidad de líquido amniótico se conoce como oligohidramnios, mientras que una excesiva cantidad de líquido amniótico se denomina polihidramnios.

Definición de oligohidramnios

El término oligohidramnios hace referencia a la poca cantidad de líquido amniótico en el embarazo. Esta alteración afecta a menos del 10% de las mujeres embarazadas, aunque solo son diagnosticadas alrededor del 5%.

El oligohidramnios suele darse en el último trimestre, sobre todo si la embarazada se pasa de la fecha de parto, aunque también puede aparecer en cualquier otro momento del embarazo.

Por lo general, las consecuencias del oligohidramnios son más graves si aparece en los dos primeros trimestres de gestación que en el tercero. A pesar de ello, la mayoría de embarazos con oligohidramnios consiguen desarrollarse con normalidad y dar lugar al nacimiento de bebés sanos.

La cantidad de líquido amniótico varía a lo largo de la gestación. En promedio, el saco amniótico contiene unos 30 ml de líquido a las 10 semanas, 100 ml en la semana 14, 200 ml en la semana 16 y alcanza su máximo en la semana 34, con unos 800 ml de líquido amniótico.

Después de la semana 36, la cantidad de líquido amniótico disminuye gradualmente hasta llegar a los 600 ml en el final del embarazo, pero nunca debe llegar a desaparecer.

¿Cómo se mide el líquido amniótico?

La cantidad de líquido amniótico puede medirse con una ecografía de ultrasonido utilizando el llamado método de Phelan o, lo que es lo mismo, calculando el índice de líquido amniótico (ILA).

Este método consiste en dividir la cavidad uterina en cuatro cuadrantes y, a continuación, medir los diámetros de las lagunas máximas libres de líquido amniótico en cada cuadrante.

El ILA se obtiene al sumar estas 4 medidas obtenidas. El valor normal del ILA debe estar entre los 8-24 cm para considerar que el volumen de líquido amniótico es el correcto.

Un ILA<8 o un volumen de líquido amniótico inferior a 500 ml entre las semanas 32 y 36 de gestación son indicativos de que la mujer sufre oligohidramnios.

Causas

No siempre es posible averiguar con seguridad cuál es la causa exacta del oligohidramnios. No obstante, los motivos principales de la disminución de líquido amniótico son los siguientes:

Embarazo postérmino
cuando el embarazo se prolonga unas dos semanas más de la fecha aproximada de parto.
Ruptura prematura de las membranas (PROM)
el saco amniótico se rompe antes del parto y parte del líquido amniótico puede escapar. La mujer puede notarse estas pérdidas en la ropa anterior.
Alteraciones en la placenta
como el desprendimiento prematuro de placenta, que puede impedir que la sangre y los nutrientes suficientes lleguen al feto y éste deje de producir orina.
Problemas maternos
preeclampsia, hipertensión crónica, deshidratación, diabetes, lupus, etc.
Embarazo múltiple
al producirse el síndrome de transfusión intergemelar, en el que uno de los gemelos tiene muy poco líquido amniótico mientras que el otro genera demasiado.
Alteraciones fetales
malformaciones congénitas que afectan a los riñones y vías urinarias, restricción del crecimiento fetal, muerte fetal, etc.
Medicamentos
los fármacos que contienen inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, como el captopril para tratar la hipertensión, pueden provocar oligohidramnios.

Síntomas y complicaciones

La insuficiencia de líquido amniótico puede ocasionar problemas más o menos graves en el bebé en función de la etapa del embarazo en el que se encuentre.

En la mayoría de casos, el oligohidramnios no provoca ningún síntoma en la mujer y, por ello, sólo será diagnosticado en una ecografía de control. El único síntoma posible es la pérdida de líquido amniótico si hay una rotura de membrana.

A continuación, vamos a comentar los posibles riesgos del oligohidramnios en cada uno de los trimestres del embarazo:

Primer trimestre
la falta de líquido amniótico al inicio del embarazo puede tener consecuencias fatales, ya que es cuando se forman todos los órganos del futuro bebé. Así pues, el oligohidramnios puede provocar malformaciones en pulmones, brazos o piernas. También supone un riesgo de aborto espontáneo, parto prematuro o muerte fetal intrauterina.
Segundo trimestre
en este periodo el oligohidramnios afecta al crecimiento fetal y también puede impedir la correcta formación y maduración de los pulmones.
Tercer trimestre
aunque las complicaciones son menores, la falta de líquido amniótico al final del embarazo aumenta el riesgo de compresión del cordón umbilical, lo cual afecta a la oxigenación y frecuencia cardiaca del bebé. El oligohidramnios también aumenta el riesgo de complicaciones durante el trabajo de parto, lo que llevará a la necesidad de practicar una cesárea.

Tratamiento

El tratamiento del oligohidramnios consiste en hacer un control más exhaustivo del embarazo. La mujer tendrá que hacerse varias ecografías para asegurarse de que el feto crece al ritmo adecuado.

Otras indicaciones para tratar la falta de líquido amniótico son beber mucho, controlar las patadas y la actividad del bebé, hacer reposo parcial o absoluto, etc. Todo esto dependerá de lo avanzado que esté el embarazo y de si existen otras alteraciones asociadas.

Si la mujer se encuentra es un estado avanzado de la gestación, es muy probable que le induzcan el parto, sobre todo si se confirma que hay sufrimiento fetal.

Una técnica novedosa que puede ayudar a mantener los niveles de líquido amniótico durante el parto es la amnio-infusión. Consiste en introducir un catéter a través del cuello uterino y bombear una solución salina hacia el saco amniótico de forma constante. Con esto se reduce el riesgo de compresión del cordón umbilical y se aumenta la probabilidad de tener un parto natural.

Preguntas de los usuarios

¿A qué se debe la poca cantidad de líquido amniótico?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Las causas de la escasez de líquido amniótico en el embarazo son varias como, por ejemplo, la rotura de las membranas, el desprendimiento de placenta, la hipertensión, las malformaciones fetales, el embarazo prolongado, etc.

¿Cómo se puede clasificar el oligohidramnios?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

La clasificación del oligohidramnios en función de su gravedad es la siguiente:

Leve
ILA entre 6 y 7.
Moderado
ILA entre 4 y 5.
Severo
ILA<3.

Cabe destacar que existen variaciones en esta clasificación en función del especialista. Además, también es necesario valorar otros parámetros, como la tensión arterial, para hacer un diagnóstico acertado del oligohidramnios.

¿Qué consecuencias puede tener un oligohidramnios moderado o grave?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

La falta de líquido amniótico durante un periodo prolongado de tiempo puede afectar a la organogénesis y al crecimiento del feto, en especial a la maduración de los pulmones, dando lugar a una hipoplasia pulmonar.

En el momento de dar a luz, el oligohidramnios también puede dar lugar a complicaciones, como el sufrimiento fetal o el síndrome de aspiración de meconio (SAM), lo cual llevaría a practicar una cesárea de urgencia.

Lectura recomendada

Una de las causas del oligohidramnios es la rotura del saco amniótico antes del parto. Si quieres conocer todos los detalles sobre esto, te recomendamos entrar en el siguiente artículo: ¿Cómo sé si estoy perdiendo líquido amniótico en el embarazo?

Otra alteración en la cantidad de líquido amniótico es el polihidramnios, es decir, el exceso de líquido amniótico. Si quieres saber en qué consiste esta alteración, puedes seguir leyendo aquí: ¿Qué es el polihidramnios?

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.