A los ocho meses de gestación tu hijo ya percibe los olores.

Tendrá ataques de hipo que tu interpretarás como pequeñas sacudidas parecidas a calambres.

Su espacio es muy limitado, como se observa en la imagen.

Puedes leer el artículo completo en:    866

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar