Conservar la leche materna

La leche materna también puede conservarse, es cierto que lo idóneo es dar el pecho directamente o extraer la leche justo antes de la toma. Pero también existe la posibilidad de preservar la leche, es una buena solución cuando la madre se incorpora al trabajo o si no puede estar presente en el momento de la toma.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Cómo se almacena la leche?

Para guardar la leche se deben utilizar recipientes de vidrio o plástico que estén bien lavados y completamente secos. La leche se debe dividir en la cantidad que toma el niño. Además es necesario escribir la fecha de extracción para utilizar primero aquella con la fecha más antigua.

Si se congela, se debe tener en cuenta dejar un espacio al envasarla, ya que aumenta el volumen en el congelador. Los envases de leche deben estar perfectamente cerrados para evitar contaminación cruzada.

Duración de la leche materna

La leche materna puede ser congelada o refrigerada, dependiendo del tiempo de preservación que se requiera. Una vez extraída y colocada en el envase bien cerrado se coloca directamente en la nevera o congelador.

Durante la conservación, la leche pierde su aspecto característico y se producen tres fases distintas: la parte superior es más grasa, la segunda fase es una capa acuosa con grumos y por último un precipitado más denso. Con agitarla suavemente antes de utilizarla la leche recupera su aspecto homogéneo.

La duración de la leche materna es la siguiente:

  • Temperatura ambiente: 10 horas.
  • Refrigerada: 5 días.
  • Congelada: dependiendo del congelador empleado de 20 días a 4 meses.

Calentar la leche congelada

Para descongelar la leche materna es necesario descongelarla de forma gradual, es recomendable sacar la leche del congelador y guardarla en la nevera el día antes a su utilización. De esta forma las proteínas no sufren cambios bruscos de temperatura y conservan al máximo sus propiedades.

La leche materna no puede hervir, puesto que las enzimas que forman las defensas se destruirían. No se recomienda calentarla directamente ni emplear horno microondas. La forma correcta de calentarse es mediante t calienta al baño maría. Los restos de leche sobrante pueden almacenarse en el frigorífico durante uno o dos días, siempre que se haya actuado de forma higiénica.

2 comentarios

  1. usuario
    sandra

    gracias por las recomendaciones tenia muchas dudas sobre la leche materna refrigerada

  2. usuario
    Soledad

    No sabía que la leche materna se podía guardar, estoy de 11 semanas, madre míaaaaa cuanto tengo que aprender…

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar