Intercambio entre madre y feto

Investigados del Reino Unido han determinado cómo la estructura de la placenta puede llegar a condicionar el tiempo de gestación del feto en el interior de su madre.

Hasta el momento ciertas corrientes consideraban que el intercambio de nutrientes se realizaba a través de la sangre. Este estudio, sin embargo, demuestra que el intercambio de nutrientes se realiza a nivel de placenta, de modo que a mayor superficie de contacto el crecimiento sería más rápido.

La placenta de los humanos tiene una estructura mucho más sencilla que la de otros mamíferos como el perro o el leopardo. La superficie de contacto de la madre con el feto se ve más limitada y en consecuencia, el crecimiento del feto es más lento y la duración del embarazo mayor.

Puedes leer el artículo completo en:    49

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar