Sol y asma

Sol y vitamina D, grandes aliados contra el asma infantil.

Un reciente estudio sobre prevalencia del asma en las diferentes ciudades del territorio español demuestra cómo ésta varía en función de las horas de exposición solar de cada una de ellas. Esto es así porque la vitamina D, que constituye un factor de protección frente al asma, requiere del sol para ser asimilada por el organismo.

Casi la totalidad de la Vitamina D se sintetiza por mediación de la exposición al sol, cuanto menor es la cantidad de vitamina D la severidad del asma es mayor y la respuesta a los tratamientos más dudosa. Así pues conforme las horas de exposición de cada una de las ciudades o países va en aumento (generalmente hacia el sur), la severidad de la enfermedad es menor. Cabe tomar las medidas necesarias para que los países de menor insolación puedan aumentar de algún modo su exposición o bien tomar algún tipo de suplemento que compense estas carencias.

Puedes leer el artículo completo en:    39

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar