Desde que en 2005 se modificara la Ley de Reproducción Asistida, eliminando el derecho al anonimato de los donantes de semen, se ha producido una caída brusca de estas donaciones.

Este hecho ha provocado que las mujeres que necesitan semen de donante lo busquen en el extranjero e incluso, que opten a otro tipo de tratamiento como la microinyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI). Aunque lo más alarmante es el descenso del número de ciclos de inseminación artificial de donante (IAD) en todas las clínicas del Reino Unido.

Puedes leer el artículo completo en:    82

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar