Si los padres se implican en un rol de cuidado, sus cerebros responderán a las necesidades y emociones de los niños del mismo modo que los cerebros de las madres.

Puedes leer el artículo completo en:    48

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar